cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
UNA CHAQUETA PARA CUMPLIR SIGLOS

Publicado 2016-05-01 09:10:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Las variaciones de la prenda más famosa creada por Chanel son ilimitadas. Su legado es centenario.

Coco Chanel está más viva que nunca. La estela negra creada por la icónica diseñadora se extiende ahora, de país en país, gracias a la exposición itinerante y al libro que rinde homenaje a la chaqueta que selló su estilo. Un tributo fotográfico realizado por el director creativo de Chanel, Karl Lagerfeld y la editora Carine Roitfeld.

El instinto afilado, el orgullo tallado desde una infancia de pobreza y orfandad en una zona rural de Francia y las manos hábiles construyeron a Coco Chanel. Tímida al principio pero aupada por su gran amor, el brillante empresario de origen británico Arthur “Boy” Capel, la jovencita sin curvas acertó plenamente al fijar su penetrante mirada en la moda pomposa, incómoda y coloreada que vestía a las mujeres francesas desde finales del siglo XIX. No más Pasquin o Poiret, parecía rezar sobre la puerta de la primera boutique que Chanel abrió en París con el soporte financiero de Capel. Líneas simples, aspecto sobrio, colores básicos, cortes sueltos, bolsillos amplios emergieron como las reglas de la dueña de la casa. Y quién mejor que ella misma para mostrar este punto de quiebre en la historia de la moda con su pecho casi plano, las caderas huesudas, su melena corta y un cuello muy largo.

El famoso caricaturista Sem de principios del siglo pasado dibujó algo genial: Coco Chanel sostenida por un polista brioso (el propio “Boy” Capel) a lomos de su caballo y, en la mano, una caja de sombreros. Con esta publicación la fama comenzó a trazar su escalera (la que luego sería real, circular, hecha de espejos en su casa de modas en la Rue Cambon de París). Paulatinamente Chanel comenzó a fijarse en todo, meterse en los armarios de sus amigos hombres y quedarse también con todo, desde los gorros de los pescadores, las rayas azules de los ayudantes en los yates, hasta las chaquetas de lana de quienes disfrutaban el mundo ecuestre. Con apenas treinta y dos años, la niña que fue educada en la zona de “las sin recursos” de un convento católico, ya contaba con una potente empresa de moda que le producía lo suficiente como para devolver los dineros prestados a su confidente y amigo. Era 1919. Y ahí, en ese momento, llegaron las chaquetas. El tema central de este artículo.

“Fui la primera en vivir la vida del siglo XX. Por eso, me convertí en una diseñadora exitosa”. Palabras de la creadora. La frase es rescatada por la escritora Janet Wallach en Chanel, her style and her life, quizá uno de los mejores libros que he leído de la abundante bibliografía que se ha escrito sobre la diseñadora. Una publicación creada por la editora norteamericana Nan Talese donde figuran sugestivas fotos sobre la carrera de Chanel. Wallach escribe “...todo lo que encontraba (Chanel) a su paso se convertía en material para su moda. Guiada siempre por una noción de libertad para las mujeres”. 

Eso mismo parecen transmitir las más de cien mujeres elegidas para ser fotografiadas por Karl Lagerfeld (en Chanel desde enero de 1983) y Carine Roitfeld (colaboradora de Elle Francia, estilista y luego editora de Vogue París 2001-2010, ex modelo, musa de diseñadores) en el libro The little black jacket. Un volúmen que ya va por su segunda edición y que rinde un tributo a la creadora de la CASA a través de la chaqueta, quizás su prenda fabulosa. Con la que creó un estilo único e inimitable aunque haya sido replicada incansablemente por la propia marca y por los miles copistas que llenan el mercado de la moda.

Keira Knightley, Laura Neiva, Diane Kruger, Carla Bruni, Carlota Casiraghi, Sarah Jessica Parker, Joo Soo y Carole Bouquet son algunas de las mujeres que viajan por el mundo mostrando de manera personalísima “la pequeña chaqueta negra”. Lo hacen en las fotografías de gran formato que salen del libro mencionado y cuelgan en salas de exhibición de varias ciudades del mundo. El recorrido inició el 4 de abril de 2013 en Milán y, uno tras otro, como naipes van sucediéndose los lugares donde Chanel exhibe, sin compasión con el límite físico y evidente de la existencia humana, lo que resulta ser su eterna vitalidad.

“Cuando llegué a Chanel la marca era como una bella durmiente, ni siquiera bella incluso roncaba. Los dueños lo sabían, por eso me llamaron. El respeto a la memoria no vende, eso también lo sabían. El respeto nunca funciona. Me llamaron para revivir a una mujer muerta. La noción de revitalizar una marca no existía en 1983. Algunos opinaron que no lo hiciera, no era algo que se comprendiera en esa época. No es arrogante lo que digo, era lo que pasaba en ese momento. Dijeron “Chanel se va a revolcar en la tumba” y no pasó porque lo que hice probó que Chanel no estaba muerta. Una reacción violenta es una reacción, cuando no se da eso significa la muerte”, cuenta Karl Lagerfeld en Lagerfeld Confidential, el incisivo documental realizado por Rodolph Marconi en torno a la figura del hombre que lleva décadas al mando de la mítica casa de modas.

“¿Qué accesorios voy a llevar para estas criaturas?” se pregunta el diseñador alemán mientras busca algo concreto entre dieciseis ipods, centenares de anillos que turna en las primeras falanges de sus dedos índice al meñique (nunca los lleva en los pulgares), miles de libros, revistas y pilas de papeles. La escena transcurre en la habitación de Lagerfeld, en su casa de París, y murmura la pregunta dirigida a modelos invisibles. El hombre del pelo blanco recogido en una cola desde que cumplió treinta años (y es de 1933) habla consigo mismo mientras le filman, antes de salir hacia una sesión fotográfica. Una actividad incrustada en su rutina dentro de la industria de la moda. “En 1987 me inicié en la fotografía, se trataba de un press kit. Los verdaderos fotógrafos no lo hacían, era tarea para principiantes y muy necesaria antes de presentar las colecciones de alta costura. Se equivocaron tres veces al hacerlo. Eric Pfrunder (director creativo de Chanel en ese momento) me dijo que si me iba a poner difícil era mejor que lo hiciera yo mismo. Contraté a un asistente y seis meses después teníamos un catálogo. No resulté tan malo, lo que me fascina es capturar el instante. Hay algo melancólico, algo imposible de retener que hace tan fascinante la fotografía”.

La tarea de registrar la actitud de las mujeres con la chaqueta, hoy convertida en pieza de arte, debió ser intensa. Tanto o más como la manera en que Lagerfeld y Roitfield suelen abordar su trabajo. Esa, attitude es la que nació con Gabrielle y luego anidó en su adolescente espíritu para volverse el rasgo dominante de la Coco Chanel que logró seducir a José María y Misia Sert, Pablo Picasso, Jean Cocteau, Igor Stravinsky, los duques de Windsor, banqueros, nobles, empresarios, marchantes y millones de hombres y mujeres anónimos que reconocen la impronta de esta mujer con solo atisbar, por ejemplo, esa chaqueta negra, cortada unos breves centímetros abajo de la cintura, con botones afirmativos y cuatro bolsillos que parecen sin ribete, elaborada en suave lana.

Una prenda liviana, inolvidable, una de las piezas imprescindibles que recomendaría cualquier asesor de moda y que hoy pasea por el mundo de las maneras más originales. Se la han puesto como una tiara en la cabeza, luce en un atuendo de monja conventual, ha sido descosida para mostrar el pecho desnudo, posa modosa sobre los hombros delicados de una ex modelo francesa, aparece volando por el aire, un sinfín de imágenes que retan la imaginación. Lagerfeld menciona un proverbio alemán que dice “tú no puedes tomar prestado del pasado”.

Se equivoca el hombre en este punto. Justamente la sensación de quedarte sin palabras al observar la exquisita y divertida colección de The little black jacket es que es precisamente la fuerza demoledora de la Chanel del pasado es presente pues logró ser pasado. Porque ella, la mujer menuda e incrustada en la soledad como una de sus famosas cruces de Malta elaboradas por De Verdura, sigue siendo, a mi juicio, el paradigma de la mujer contemporánea que busca “afecto e independencia, éxito y seguridad” como escribió Jane Wallach.

Publicado en la edición impresa de la revista Diners, mayo de 2013.

Diciembre

17

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Maestros ancestrales 2017

La revista Fucsia, Artesanías de Colombia y el INALDE se unieron este año para la iniciativa "Maestros ancestrales". En esta, algunas marcas locales como Isabel Henao, Aldea, MAZ interactuaron y co-crearon cápsulas con la comunidad wounaan, wounaan pour y embera.


pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA