cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Silvia Alfonzo: desde Bucaramanga para el mundo

Publicado 2013-09-03 17:17:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

La diseñadora reunió en un solo espacio taller, almacén, oficina y estudio creativo.

Tan fascinante como volver una y otra vez sobre los creadores de moda consagrados resulta ir tras lo que la industria llama los “talentos emergentes”: jóvenes diseñadores convencidos de su pasión y con talento suficiente para dejar su impronta. Es el caso de la bumanguesa Silvia Alfonzo, una mujer de sutilezas que se presenta el 9 de septiembre de 2013 en la octava edición del Santander Fashion Week (Colombia) con su más reciente colección "Summer Illusion".

Hay puntadas que se sabe llegarán lejos. Se adivina en su preciosismo, en la manera en que los hilos recorren las telas como si fueran sus propias venas. Pequeñas flechas que indican un camino a lo largo del cual se desmayan, ondean o se yerguen blusas, faldones, pantalones, cárdigans, abrigos, chaquetas. Prendas que visten un paisaje y van nombrando su geografía. La de Silvia Alfonzo, por ejemplo. Con 32 años y aspecto tan cambiante como el color de las hojas en otoño –“a veces llego a un sitio y ya no me reconocen porque me corto el pelo o he variado mi estilo”-, hace a un lado las cosas que debe atender esta tarde para conversar sobre moda. Es tímida y se frena a ratos. Habla suave, tan raro en una santandereana pero es enfática como cualquiera de sus coterráneas.

Es preciso detenerse en un punto de esguince de la biografía de Silvia Alfonzo porque la historia política de Colombia se atravesó, cruel –siempre cruel- en la formación de una niña de 17 años. Vuelo 9463, Bucaramanga-Bogotá. Un trayecto en apariencia inocente que se convirtió en el primer secuestro masivo hecho en Colombia contra la población civil. El ELN, responsable de alejar de sus vidas cotidianas a 46 personas que viajaban en ese avión la mañana del 12 de abril de 1999. Horror nacional. Gloria Amaya de Alfonzo, madre de Silvia, tomó ese vuelo por casualidad. Y fue obligada a pasar 19 meses en cautiverio. Una empresaria tremenda, afirma su hija, una mujer de empuje y muy valiente dedicada a trabajar y a la familia. Gloria fue la última secuestrada en recuperar la libertad, el 22 de noviembre de 2000. El padre de Silvia, arquitecto, también resultó secuestrado durante dos meses al convertirse en el vocero de los familiares de las víctimas de esta barbaridad.

Silvia debió entonces definir sus estudios, su rumbo. Inició con Economía en la Universidad de los Andes en Bogotá. Poco logró concentrarse. Encontró en talleres de pintura la paz y el sosiego que le habían arrebatado. Ahí descubrió el inicio de su pasión. La misma que hoy transmite a través de prendas cargadas de personalidad y matices donde la calidad de su materia prima habla por sí sola del nivel de exigencia que la diseñadora se impone.

 Barroque es el título inspirador de la colección otoño-invierno 2013-2014 que presentó en Plataforma K en Barranquilla. ¿Qué tiene de barroco su trabajo?

SA: Está inspirado en un barroco dulce, femenino. En las telas se puede apreciar a través de los terciopelos, jacquards, los cristales y perlas bordados sobre estos materiales, así como su presencia en los accesorios. Trabajo colores barrocos como el cereza y el azul profundo. También mezclo el cereza con el rosa. Todo esto es el resultado de consultar informes acerca de investigaciones sobre tendencias de moda y revistas como “The view”, algo que hago normalmente. La época lujosa del barroco contrasta, en mi colección, con una mujer contemporánea, ciudadana del mundo. Hago asimetrías en mis prendas, del corto al largo. Contrastes que logran dos mujeres en una, formal e informal al tiempo, dos comportamientos sugeridos en una sola prenda. A veces no queremos sentirnos “tan sexy”. Las mujeres somos una mezcla indescifrable, cambiante.

Al barroco se le suele enfrentar el mundo clásico justamente porque cada uno representa una interpretación muy distinta del entorno. El primero busca recargar y el segundo, en cambio, está obsesionado con la limpieza de las líneas. Estéticamente, ¿le interesa el pasado, alguna época en particular?

SA: Sí, me interesa el pasado para contrastarlo con el futuro. Por eso, acabo trabajando a partir del barroco pero busco crear prendas atemporales para una mujer fuerte y segura que es al tiempo suave y elegante. La ropa en sí es una armadura, es el vínculo entre ti y el mundo externo. El hecho de ponerse algo encima significa mucho porque refleja cómo quiero que me vean. Ahora la competencia entre mujeres y hombres es muy fuerte. Creo que las mujeres debemos mantener un equilibrio en una sociedad machista, un mundo que parece del pasado pero que existe y no le permite a la mujer ser libre. Me gusta reflejar eso en la ropa. Que mis prendas sean para mujeres libres, no me importa la edad porque eso está en la mente. Mis clientas rompen paradigmas porque quieren sentirse bien consigo mismas. Yo me visto para mi, así no salga de casa.

Observo que sus prendas no huyen de los pliegues, de esa suerte de laberinto de tela en el que no debe ser fácil trabajar. ¿Cómo se “enganchó” con los pliegues?

SA: Es interesante para mi jugar con texturas y volúmenes para crear siluetas agradecidas con el cuerpo. Al buscar el pliegue huyo de la prenda ajustada al cuerpo. Quiero equilibrar con volumen para evitar caer en lo “sexy” y más bien apostarle a lo “sensual”. En ese sentido no me gusta dar demasiada información sobre el cuerpo, prefiero sugerir con puntos suspensivos.

Pudo trabajar con Vivianne Westwood, icónica donde las haya, y creadora del famoso “Red Label”, su línea de bajo costo comercial. ¿Por eso cuenta usted también con un Silvialfonzo Red Label?

SA: Fue una experiencia maravillosa ayudar tras bambalinas en los desfiles de Vivianne Westwood en el Milán Fashion Weeks. Me sentí, por primera vez en mi vida, que pertenecía a un mundo de gente parecida a mi. Como los niños cuando pueden ver de cerca a sus astros del fútbol, yo me sentí transportada de poder estar al lado de la diseñadora, ayudando como vestuarista. Me abrió los ojos. Aprendí cómo se hace un desfile. Ahora mi marca, Silvialfonzo refleja mi nombre y yo no lo quería así porque soy muy tímida. Pero como dicen por ahí “no hay nada más permanente que lo temporal” y quedé con mi nombre asociada a la marca. La influencia de Westwood con “Red Label” es una consecuencia inconsciente y es mi línea de ropa creada para la cadena de almacenes La Polar (un nuevo proyecto que inicia en marzo de 2013 con 22 referencias para un público masivo sin perder el sello distintivo de diseño de Silvialfonzo).

¿Qué materiales le interesa más tener entre las manos para diseñar?

SA: Me gustan los tejidos naturales, la seda y el algodón. Telas que tengan cierta estructura para poder trabajar siempre en mi línea de contrastes. El Jacquard me permite eso, por ejemplo. La ropa es de emociones y de sensaciones. Si llueve o estás triste, debería existir una “prenda antidepresiva” (risas). Cuando te sientes bien anímicamente se crea una cadena de acciones y reacciones. Entiendo la moda desde el punto de vista emocional. Soy muy idealista tal vez, pero como diseñadora siento esa responsabilidad. Es una suerte de aporte que me gusta hacer.

¿Cómo le gusta definir el total look de Silvialfonzo?

SA: Tiene que ver con los opuestos: una prenda femenina con una masculina. Un tejido suave con uno más rudo. Los contrarios en términos de colores, materiales y estilos. Voy buscando siempre un equilibrio que es lo más difícil de hallar. Me gusta pensar en ese tipo de búsqueda porque ando en pos de la perfección, de la belleza.

Si tuviera que describir el recorrido que a usted le inspira en el mundo de la moda, ¿qué nombres serían “paradas imprescindibles”?

SA: Paul Poiret, Madame Vionnet, Coco Chanel, Christian Dior, Vivienne Westwood, John Galliano. La práctica que hice con Martín Churba, diseñador de moda, me influyó mucho en el acercamiento al mundo de los estampados. Me cautivó la manera en que trabajaba piezas únicas mediante la estampación.

Bucaramanga para nacer, Bogotá para estudiar Diseño Industrial, Buenos Aires y Barcelona para hacer prácticas de joyería y accesorios, Milán para aprender diseño de moda en el Marangoni. Una ciudad, un destino. Sin embargo, volvió a Bucaramanga para iniciar su marca: Silvialfonzo. ¿Le daba seguridad?

SA: Quería volver a mis raíces, a mi casa, a mi familia después de estar cuatro años fuera de Colombia. Soñaba con poder dar lo que había recibido de aprendizaje cerca de las personas que quiero. Mi familia es sin duda un gran apoyo para este proyecto de vida que he ido armando. La gente no entendía que quisiera volver a Bucaramanga. Pero aquí hay progreso, falta mucho por hacer y me encanta estar en un lugar donde puedo hacer muchas cosas que no existen. Aquí la gente es conservadora pero también hay un público que quiere cosas nuevas porque su mente abierta y moderna espera algo diferente en materia de moda.

En 2007 regresó a Colombia, formada en el mundo que la apasiona, y en cuestión de meses armó su taller. Hoy trabaja con 30 personas en su taller, almacén, show-room. Su perfil digital insiste en sus cualidades de empresaria, ¿qué tan fundamentales han sido para haber desarrollado una marca en solo 5 años?

SA: He recibido mucho apoyo  por parte de mi familia en la parte gerencial, administrativa. De hecho mi hermana Ana Milena se ocupa hoy de esta área de la empresa. Somos un equipo y cada uno desempeña un rol. Ha sido fundamental para poder sacar adelante mi visión creativa. Sola no hubiera podido hacerlo y el problema es que no me veo haciendo nada diferente en mi vida.

¿Qué funciones no la divierten del mundo de la moda, del hecho de ser diseñadora y empresaria?

SA: No sé cómo decirlo pero la exposición pública no es divertida. Eso de no poder agradar a todo el mundo es difícil. No debería pensar en eso pero resulta inevitable. Por otro lado, hay detalles de producción que me cansan porque no son del área de diseño sino relacionados con maquinaria o manejo de personal.

¿Qué instantes, sin embargo, no cambiaría de su trabajo?

SA: Me fascina poder ver en 15 minutos de pasarela el trabajo de muchos meses. Es un momento mágico a pesar del trajín. No es lo mismo ver una camisa colgada que apreciarla puesta. Cuando las prendas están sobre la pasarela cobran vida.

Este texto ha sido publicado en la edición impresa de la revista Diners de marzo de 2013.

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7