cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
"IMPRESIONES" de MARÍA ELENA VILLAMIL

Publicado 2015-10-15 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

La diseñadora no ha dejado nunca de vivir y trabajar en Cali. Sin embargo, su firma también se encuentra en Bogotá.

María Elena Villamil la vida le pasa con una cadencia particular. Pareciera no dejar huella sobre su rostro y su cuerpo, tan tersa la piel de ambos que se diría contener algún secreto. De día y de noche luce naturalmente radiante. No es un cumplido, se trata más bien de una constatación surgida del asombro. Como el patio interior de su taller de moda en el barrio Granada de Cali que luce impecable, escueto, inundado por la luz, la diseñadora exhala esa misma vitalidad resuelta sin artificios. Presenta "impresiones", su más reciente colección en una carrera que inició en 1995.

Libros, lápices, flores naturales, pequeños cuadros, cuadernos y muestras de tela llenan el espacio de la oficina que María Elena Villamil utiliza para evolucionar MEV -la firma que apareció para darle nombre a su trabajo creativo en el territorio de la moda-. Hay tableros de inspiración, claro. Y un par de racks con las más recientes producciones aguardando su revisión. Llaman por teléfono y ella contesta suave pero con ese filo indiscutiblemente caleño que no parece tan tropical. El "vé, mirá, sabés" se alternan para demarcar el tono y dar a conocer sus posiciones. La arquitectura y las artes tienen que ver con esta mujer menuda que suele enfundarse en tonos mono cromomáticos de sus prendas cortadas holgadamente, un sello personal para hacer del cuerpo el depositario de armonía estética y no de artilugios llamativos.

Vista en retrospectiva la apuesta estética que se atrevió a hacer en los años 90 esta mujer, no es un dislate considerar (guardadas las proporciones) que produjo en Colombia en general y en Cali, en particular, un remezón -por lo menos visualmente similar- al que causaron los diseñadores japoneses cuando irrumpieron en la escena europea en esa misma década del siglo XX. Así como Rei Kawakubo y Yohji Yamamoto cambiaron las reglas del juego de la moda occidental con sus siluetas sueltas y rompedoras sobre el cuerpo, María Elena Villamil reivindicó en plena era del narcotráfico -donde los cuerpos femeninos resultarían forrados y exagerados durante demasiados años- prendas amplias de grandes bolsillos laterales y externos superpuestos en faldas y vestidos de noche, sin lentejuelas ni plumas ni técnicas de relleno impostado. Simplemente se hizo diseñadora en un entorno en el que nadie hablaba como ella lo hacía. Algo que, pasadas dos décadas, puede haberse olvidado.

Su madre, Nora, siempre está cerca. O en el taller contiguo, apoyada sobre la mesa de corte atenta a examinar nuevas molderías con las trabajadoras de MEV o en la boutique amplia que sigue a continuación del hall de entrada de una casona recuperada para que María Elena Villamil tenga lo que el diseño independiente pide siempre: espacio y buena iluminación para que las prendas febrilmente producidas cuenten con el escenario adecuado en el que "respirar" y darse a conocer. 

Paredes blancas, varios maniquíes de elevada estatura y las prendas perfectamente alineadas. Bermellón, verde esmeralda profundo, azul petróleo, negro azabache, blanco purísimo y grises se suceden en la bitácora de la diseñadora. Como si no pudiera desprenderse de ellos, ligada por razones afectivas a cada tono. Hay inquietudes que carecen de respuesta. Sin embargo, ciertas anécdotas son elocuentes. María Elena tiende lazos apretados en su entorno más inmediato. Madre, hermana -Cristina, la psicóloga- y amigas. En ese orden. Vive en apartamentos contiguos con las dos primeras. Por eso, se permite un ritual poco frecuente en una mujer que ya cruzó la mitad de su vida y que consiste en desayunar "orgánicamente y con café" en una terraza fresca junto a las dos mujeres en quienes más confía. De ellas, como con ciertos colores, tampoco se separa.

Anualmente María Elena Villamil se impone el ritmo de presentar públicamente una ambiciosa colección tanto conceptual como en número de piezas. Aunque durante doce meses en su taller nunca se dejan de confeccionar prendas de referencias existentes o innovaciones textiles y de moldería, el reto de un desfile tiene unas implicaciones de producción y comerciales distintas. La marca MEV soporta a su ritmo la expectativa y la exigencia de lo nuevo que solicita febrilmente el mercado de la moda. Esa es una licencia que la diseñadora se da a sí misma pero también un compromiso de metas claras para consolidar su empresa que da trabajo directo a casi una veintena de personas, la mayoría mujeres. Por esa razón, preparar "Impresiones", la serie que marca el 2015 de MEV en materia estética y técnica es el mayor cometido de todo el equipo en el segundo semestre del año.

Octubre es el mes elegido para presentar lo que la empresaria califica como "la búsqueda de un lenguaje simple y austero que no olvida el diseño de detalles que hacen la diferencia. Una minuciosa composición que acompaña esta historia de sensaciones, emociones y pasiones que nos dejan huellas indelebles"

Acompañada por Víctor Abril, uno de los más sobresalientes estilistas de Colombia, y por la modelo María Teresa MoraMaría Elena Villamil no deja nada al azar. Presente en la sesión fotográfica que recoge la impronta de "Impresiones" revisa cuidadosamente cada elemento del mosaico que compuso en su cabeza silenciosamente hace meses y que se ha ido traduciendo en prendas cargadas de significado para mujeres reales.

La colección comprende suits, jumpsuits, vestidos con volantes, faldas largas y midi, pantalones de cintura alta. Piezas que requieren generosos metros textiles para crear esa sensación volátil que caracteriza a MEV. "Es una mujer dandy como expresión del nuevo feminismo" precisa la diseñadora.

 

 

Con colores neutros como el negro y el off white, María Elena Villamil equilibra las tonalidades de esta nueva colección que abarcan "desde rojo cereza, rojo imperial, Burgandy y Bordeaux con acentos en paprika armonizando la paleta y estimulando los sentidos" como figura en la descripción de su colección. Este repertorio visual tan vinícola no es casual ni puntual. Acompaña a la diseñadora casi siempre y ya se ha convertido en un referente del armario que ofrece MEV. Su territorio estético es en ese sentido un abundante viñedo en el que, año tras año, se eligen los colores de una gama que ofrece algo infalible: calidez sobre la piel.

La consulta del trabajo de artistas plásticos es recurrente en esas jornadas aparentemente lentas en las que la diseñadora se toma el tiempo de consultar sus libros o de conversar con quienes puede compartir su gusto por el arte. Los resultados de esta práctica habitual son evidentes en cada una de sus colecciones. Esta vez, "Impresiones" contiene trazos refrentes a la obra de Wassily Kandinsky. Las fallas de seda, acetatos, tafetanes crepes, viscosas y neoprenos absorben la propuesta gráfica que persigue también uno de los lemas que motiva el trabajo de María Elena Villamil: "termino mi historia en alusión a la célebre frase del diseñador Dieter Rams: menos pero con mejor ejecución".

Agosto

17

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

La historia de RELIGARE es un relato poderoso en torno a una fibra -el cumare-, a una comunidad indígena -la koreguaje- y a un modelo de negocio que crece basado en la convocatoria de consumidores que se sientan motivados para creer en la moda sostenible tanto en sus procesos, en su consumo y en sus historias. Manuela Peña es su directora creativa.

pinzas

Religare 1

pinzas

Religare 2

pinzas

Religare 4

pinzas

Religare 5

pinzas

Religare 6

pinzas

Religare 7

pinzas

Religare 8

pinzas

Religare 9

pinzas

Religare 10