cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
"DRESS UP" DE AMAAALIA

Publicado 2016-03-02 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

El zorro de la ilustradora colombiana Amalia Restrepo.

Amalia Restrepo (Medellín, 1991) es en realidad AMAAALIA. Así es conocida esta mujer colombiana en las redes sociales donde expone su trabajo como ilustradora y diseñadora gráfica. Y ahí fue donde la hallé. Una de sus series es Dress up, un ejercicio metafórico y lleno de humor realizado en 2015 acerca de esa categoría que en moda recibe el nombre de "complementos y accesorios". Los protagonistas son modelos encarnados en el cuerpo y la personalidad de animales. Como si se tratara de una fábula fiel al estilo de Esopo, desfilan ante nuestros ojos: el zorro, el elefante, el sapo, el oso, el caballito de mar, la lechuza y el dragón.

SillaVerde (SV): ¿Cómo se fraguó la serie?

Amalia Restrepo (AR): Hago mucha ilustración pero quería enfocarme en el animal completo para aprender de su anatomía. Inicié con el zorro. Siempre he sido muy imaginativa y cuando ví al animal solo, lo sentí plano. Entendí que le faltaba algo. Me puse a imaginar al zorro saltando como bailarina y apareció la necesidad de utilizar algún elemento adicional. La ropa y los accesorios definen mucho a las personas y me dí cuenta que en realidad estaba construyendo personajes. Así comenzó todo.

SV: ¿Cuál es el método de trabajo que utilizaste?

AR: El zorro fue primero objeto de muchos rayones, más que bocetos. Suelo pensar en las cosas y se me vienen de manera poco práctica. Intento cargar siempre una libreta y un lapicero para acordarme de lo que quiero hacer. Así surgen los primeros bocetos con base en líneas, no son técnicos. Comencé a mirar fotos de zorros. Esa etapa preliminar de estudio sobre el animal es extensa y utilizo muchos libros. El internet también es una herramienta muy poderosa. De los grandes fotógrafos de animales me sirven sus imágenes para comprender la figura y la forma del animal que a mí luego me es útil para, por ejemplo, entender que deseaba vestir al zorro con un tutú rosado de bailarina. Una vez hecho esto, me siento en el computador y conecto mi tableta digital Wacom de dibujo.

SV: ¿Cómo te relacionas con este proceso?

AR: Soy muy detallista, rozando el perfeccionismo. Me "suelo ir" de insegura. En verdad, la autocrítica se vuelve un arma de doble filo. Es preciso identificar lo que es bueno y lo que no lo es pero, a veces, creo que me falta confianza y seguridad. Dibujo bocetos con lápices, rapidográfo, esfero y, a veces, con colores. Luego paso a lo digital para escoger color. No me gusta trabajar sobre blanco porque se traga los colores y las expresiones. Cuando trabajo sobre fondo oscuro y comienzo a dibujar con blanco, ahí encuentro la delicia de ese color y logro la máxima expresividad. El blanco le da permiso a las líneas y formas de salir cuando lo utilizo sobre colores de contraste como el azul navy que utilicé para la serie de Dress up. Claro que no siempre aplico la misma técnica.

SV: El orden y limpieza que luce tu escritorio de trabajo, ¿obedece a tu personalidad o a que la vida digital hace que no tengas que “untarte tanto”?

AR: En realidad, creo que es más lo segundo. Cuando trabajo en el computador y con la Wacon ya no necesito periódicos, pinceles ni trementina. Los hago a un lado para concentrarme en el proceso digital. En Dress up, por ejemplo, me demoré –concentrada al máximo- unas dos horas y media por animal. Para ponerles los accesorios, fue más fácil pues es más sintético. En general, siempre que inicio una ilustración es porque ya lo he planeado. Pero, como en todo, a veces no sale como me lo he imaginado previamente. La asignación de los accesorios para cada animal de la serie fue una mezcla de mi estudio previo y de la espontaneidad del momento.

SV: ¿Por qué resultaron ocho animales al final y no menos o más?

AR: Lo principal era hacer diez. Pero no me gusta publicar las piezas con las que no estoy conforme. Entonces, hay algunas ilustraciones que son buenas para practicar la técnica pero nomás. Solo las buenas son las que quedaron.

SV: ¿Crees que la tecnología mina necesariamente el trabajo manual a los artistas de tu generación?

AR: Como arquitecta estuve trabajando manualmente hasta décimo semestre. El “facilismo de lo digital” no es tan cierto. Es una realidad actual que no se puede desconocer y que tiene otras reglas. Me encanta la artesanía y los dibujos manuales que logran una expresión única. Lo digital tiene sus ventajas: con mi mano alzada sigo trabajando en la Wacon. Trato de combinar los dos ámbitos para ser una artista completa. Me gusta tanto lo digital como lo manual. Hay cosas que están hechas para hacerlas en óleo y otras en digital. La ventaja de trabajar en digital es su misma desventaja. Es decir si me equivoco, puedo corregir mis errores fácilmente. Pero, entonces también me convierte en alguien más imprecisa en la tarea.

SV: Tu facilidad de expresión hace pensar en que quizás seas buena lectora.

AR: (Risas) Leo de todo. No hay día que no lo haga. Si me acuesto sin leer es un día perdido. Utilizo libros en papel y el Kindle. Prefiero las novelas, Murakami me tiene enganchada desde hace un par de años. En mi estudio-habitación, duermo, leo y trabajo. Si hace mucho calor, me llevo el computador a otro espacio de la casa de mis padres. Pero el epicentro de todo ocurre en la habitación que tengo desde los trece años en el barrio El Poblado en Medellín. Cuando llegué de estudiar en Boston, en junio de 2015, volví a instalarme en mi sitio de siempre. No me he independizado todavía porque voy a viajar pronto para hacer una maestría en Savannah School of Arts and Design en Estados Unidos. Nos da la oportunidad a los estudiantes de formarnos como profesores y esa es una de las metas en mi vida: ser docente. Desde chiquita he dado clases de música y matemáticas, me ha gustado siempre enseñar. Esa maestría me permitirá ser profesora tanto en colegios como en universidades.

SV: El arte te rodea, Amalia…

AR: Tengo primos escritores, mi tío abuelo era Alberto Aguirre. Mis padres son administradores de empresas pero son en esencia músicos, lectores. Mi abuelo, arquitecto. Mi hermana es música. Mi abuela es cantante autodidacta y ha ganado festivales nacionales. Compositora prolífica: boleros, villancicos, de todo. Hemos ido heredando toda esa vida intelectual. Ese ambiente en el que crecí leyendo y con la necesidad de entender el mundo y comprender cómo iba a expresarme en él.

SV: ¿Cómo se ha dado tu relación con la moda?

AR: En el mundo de la moda no me desenvuelvo en absoluto. No tengo idea de cuál es el diseñador del 2016. Pero sí soy consciente de que la moda nos toca a todos. En una escala personal, el hecho de decidir qué te vas a poner sí tiene implicaciones muy personales, de la manera en que te quieres relacionar con el mundo. En Dress up utilicé la moda como herramienta. No voy a desfiles ni nada de eso pero pienso que cada persona usa la moda para expresar ciertos ideales, creencias, principios. Ahí sí encuentro que tengo una relación con la moda.

SV: ¿Y cómo sueles vestir?

AR: Utilizo muchos tenis, los Converse. Nunca los tacones. Me gustan los colores sólidos y las prendas estructuradas. Le echo cabeza a lo que me pongo. Compro lo que encuentro y me gusta. Prefiero los diseñadores independientes para acompañar ls prendas básicas. Los anillos y las pulseras son mis favoritos, no me gustan tanto las aretas. El bolso sí debe ser grande para cargar todas mis cosas, libreta y libro.

SV: ¿Por qué le tocó el pañuelo al cuello al dragón?

AR: Me ha llamado la atención que los dragones chinos en sus fiestas de año nuevo, estos animales –entre su dureza y aspereza- se mueven tan ondulantes que resultan vaporosos. Los dragones parecen moverse tan fácil que parecen aire.

SV: ¿Y el elefante cómo resultó con sombrilla?

AR: Es mi animal preferido. Son poderosos pero no pueden saltar. Esa contradicción me produce ternura y fascinación. Es tan grande que nunca se pondría una sombrilla. Su piel arrugada está pidiendo sombra. El arte se presta a innumerables formas de interpretación.

SV: Al sapo le dibujaste una chistera.

AR: Encuento que los sapos tienen cierta elegancia, en su saltos, en la manera cómo se alimentan (su lengua entra y sale sin ruidos). Se posan en las hojas de loto que son muy elegantes.

SV: El búho viste accesorios para practicar submarinismo y el caballito de mar usa alas. Sin embargo, ambos lucen como si fuera un ejercicio metafórico para mostrar moda.

AR: El caballito de mar no pesa nada, está hecho como de telarañas. Es una plumita y su forma remite a otro mundo, resulta maravilloso. Si algo pudiera tener son alas. En el caso del búho, me encontré con problemas. El búho es sabio, con algo de intelectual. Lo opuesto es el océano. El búho nunca entra allá y sin embargo lo veo como un explorador. De manera que le vestí con dos aletas y una careta.

SV: ¿Tienes intención de seguir dibujando en relación con la moda?

AR: No lo había pensado. Pero ahora que me demostraste interés como periodista de moda, me hace ver mi trabajo distinto. Creo que quedé con ganas para seguir explorando.

SV: ¿Qué moraleja sacas entonces de esta experiencia con Dress Up?

AR: Que soñar y crear es lo más maravilloso que hay. Que lo que yo invento e imagino, algún día puede generar pensamientos, deseos, confusiones y risas en otra persona. Los animales de la serie demuestran que existe siempre un mundo desconocido. Que hay algo más a la hora de enfrentarse a un animal.

  

 

La ilustradora Amalia Restrepo posee dos ojos inmensos, sus mejores accesorios, sin duda. Con ellos verifica hasta el mínimo detalle de su trabajo que publica en www.amaliara.com En Instagram @amaaalia.

Esta entrevista también ha sido publicada en El Espectador, edición impresa y digital del lunes 28 de marzo de 2016.

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7