cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

Moda Viva

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

KARL LAGERFELD

EL FIN DE UNA ERA Karl Otto Lagerfeld (1933-2019) se ha ido con varios capítulos históricos no solamente vividos en la moda sino protagonizados por él mismo.

fb
¿Qué sigue después de la cuarta revolución industrial para la moda sostenible? | MODA 360 Mesa II 2018

Publicado 2018-07-06 07:00:00 | Por Valentina Osorio

foto

En esta conversación nos acompañó: Carlos Paz (Filosofo y director de la Fundación Ética Mundial en Colombia); Juan Pablo Calderón (Científico y educador, co-fundador de Bogohack y miembro del movimiento “Makers”) y Sergio Isaza (Gerente de marcas globales en Protela)

MODA 360 / CCB

“¿Qué sigue después de la cuarta revolución industrial
para la moda sostenibilidad?”


“Si estamos interesados en cambiar el enfoque del diseño, de diseñar para el mundo como es ahora a diseñar cómo podría ser el mundo: tendremos que recurrir a la cultura especulativa.” Esta reflexión que Anthony Dunne y Fiona Raby, profesores del Royal Collage of Art, consignaron en su libro titulado Speculative Design logra capturar el espíritu de la conversación durante esta segunda mesa en el ciclo de MODA 360 2018. La especulación colectiva nos llevó a indagar cuál era el rol de la ética frente a la evolución tecnológica y nos permitió entender cómo el despertar de una nueva conciencia puede guiar nuevos modelos de producción. Esto puede llegar a alterar la jerarquía (en términos de producción de conocimiento) existente del norte sobre nosotros los del sur. Esta mesa fue una invitación directa a tener conciencia sobre lo que hacemos y lo que consumimos para encontrar en la cuarta revolución industrial oportunidades de mejora colectiva y no individual.

En esta conversación nos acompañó: Carlos Paz (Filosofo y director de la Fundación Ética Mundial en Colombia); Juan Pablo Calderón (Científico y educador, co-fundador de Bogohack y miembro del movimiento “Makers”) y Sergio Isaza (Gerente de marcas globales en Protela), conversaron con Rocío Arias Hofman (Periodista, fundadora y editora de SillaVerde) el 27 de junio del 2018, en la Cámara de Comercio de Salitre, en la ciudad de Bogotá, (Colombia). Estos fueron los temas que trataron:

 


1.    Para especular sobre la cuarta revolución industrial ¿desde qué idearios construyen su marco filosófico personal?

Carlos Paz -CP-: Nosotros desde la fundación planteamos 4 actitudes humanas que están perdidas y que hacen difícil el orden internacional. La primera es la no violencia, la segunda  justicia, luego verdad, y la cuarta es la fraternidad. Esta última se refiere a la solidaridad e implica compañerismo entre hombres y mujeres. Si todos los ciudadanos nos autorregulamos teniendo esto como norma el mundo sería distinto, especialmente, el país sería distinto. Si hacemos un análisis profundo del debate en el que ha estado Colombia, y en el que ha estado por ejemplo México, encontramos los problemas que tenemos como sociedad y de allí se derivan los problemas que tenemos en el Estado. La ausencia de estas cuatro actitudes es evidente. Somos violentos, injustos, y mentimos con facilidad. Podemos hacer debates electorales pero no conocemos la verdad,  podemos llevar 40 años de historia y nos negamos a conocer la verdad. Esto hace que tampoco seamos fraternos.

En la revolución francesa se planteó el ideario de libertad, igualdad y fraternidad. Todos somos más o menos libres, todos somos más o menos iguales pero lo que nos cuesta es ser fraternos. La mitad del mundo está en situación de pobreza. La situación de Siria es grave desde 2011 y no hemos encontrado una sola voz que haya dicho “voy a siria a hacer la paz” ni siquiera el Papa. Allí es en donde está el corazón de la humanidad. Son solo esas cuatro actitudes las que nos hacen perder el rumbo ético.

Juan Pablo Calderón -JPC-:  Mis principios arrancan por no agredir a nadie, compartir, ayudar a la gente, y hacer preguntas. Creo que uno debe moverse por el mundo haciendo preguntas, con las preguntas uno va descubriendo cómo son las reglas del juego. Después viene la creatividad que es esa habilidad de jugar con las reglas. Para mí es muy importante entender que uno puede jugar, mover y cambiar las reglas con creatividad. Con curiosidad conozco el mundo y con la creatividad empiezo a crear el mundo, a mover esas reglas y a jugar con eso. Puede ser controversial pero siempre y cuando uno tenga sus principios claros y una guía ética, uno se puede mover por este mundo. Yo pienso mucho en esto ¿cómo ir cambiando estas reglas impuestas que nos tienen jodidos? porque hay una personas que se inventaron unas reglas y a nosotros se nos olvidó que podemos romper las reglas y podemos cambiar el juego. Desde hace rato yo me identifico con la filosofía hacker, me considero anarquista porque yo me he dado cuenta que a veces hay unas barreras muy tontas y fáciles de superar pero no lo hacemos porque alguien dijo que no, aunque tenga todo el sentido hacerlo. Tiene el sentido romper ciertas reglas si hace un mundo mejor.


Sergio Isaza -SI-:  Yo personalmente empecé estudiando ingeniería de producción. Después de 5 semestres dije: puedo salir a trabajar en un banco, en cerámicas o comida, pero me puse a pensar que me apasiona y ahí fue cuando tome una decisión personal de cambiar lo que estaba haciendo por una ingeniería textil. Fue por un tema de pasión, en este sector de verdad se disfruta lo que uno está haciendo. Existen muchas personas que trabajan en textiles, pero tarde o temprano se van a trabajar en otro sector si no hay pasión. Para mí esto ha sido un proceso en el que yo siento las telas, vivo por las telas, he desarrollado telas pensando en que quiero que pase con ellas. Yo creo que la base de todos los que trabajamos en un sector como este, es que nos apasiona. A todos nos motivan cosas distintas, habrá personas que los motive el triunfo, la fama o el reconocimiento. Todos tenemos diferentes motivaciones, pero sí creo importante tener pasión sin fanatismos.  Se trata de diferenciar la frontera entre pasión y fanatismo porque esto nos puede nos puede hacer muy ciegos antes los demás actores en la cadena. Yo creo es cuestion de entender cómo podemos aportar lo que cada uno de nosotros tiene para aportar en este mundo. Al final del día para mí todo se resume en que nos guste lo que estamos haciendo. 

 

 

2.    Cómo la perdurabilidad depende del uso que le demos a la tecnología, que cada vez es más dominante.

 CP: Yo creo en el balance que propone Juan Pablo. Las reglas del juego son modificables y ese es el sentido de la democracia. Por eso es necesario tener un despertar de la conciencia desde donde estamos y con lo que somos. Si estamos en el sector textil pues lo nuestro es tener conciencia de todo lo que implica nuestra cadena en el sector, desde la producción de las fibras naturales (algodón, yuca, fique) hasta conocer el proceso de industrialización para incorporar avances tecnológicos. Hay un filósofo argentino que dice “no venimos para durar porque somos finitos, pero desde luego que nosotros necesitamos trascender”. Desde luego, en una industria tan pasajera cada año necesitamos nueva ropa y nuevo calzado porque se desgasta, no porque seamos unos consumistas furiosos sino porque estamos satisfaciendo una necesidad de abrigo o de identidad. Como dice Rocío, nos vestimos también por cómo queremos presentarnos o identificarnos.

Allí viene el tema de la conciencia, llevamos 50 años abusando de todos los recursos naturales, no solo en Colombia sino en el mundo entero. Al igual que los conquistadores, estamos detrás de todo lo que podamos succionar de la tierra. Así fue hasta que llegamos a los años 70 y gracias a los científicos descubrimos que el crecimiento tenía un límite. Siempre escuchábamos a los presidentes decir que queremos crecer, lo cual es cierto, pero ese crecimiento también tiene un límite. Es aquí donde entra a jugar la combinación  de velocidad y ligereza que estamos viviendo. Todos los días producimos más coches, más aviones, más teléfonos, más metros de tela, más plástico y más contaminación. Tenemos más de todo, pero necesitamos contenernos, y eso empieza por el productor. Es la conciencia de que lo que hagamos sea valioso. Recuerden que el modisto de alta costura en Francia, curiosamente tenía un nombre que significa valor -Worth-, decía que cada cosa que nosotros hagamos debe tener valor, y no valor como dice Sergio solamente para enriquecerse, sino que todo lo que hagamos sea valiosos y en ese sentido perdurable. Esto lo combinamos con una conciencia de austeridad y de comercio justo, tener solamente lo que necesitamos. Las cosas han de ser durables, no podemos estar sencillamente produciendo, consumiendo y tirando y sin asumir responsabilidad por el destino.

JPC-: Por un lado nosotros tenemos miedo a la muerte, todo el mundo quiere vivir más y yo creo que hay muchas cosas que deberían morir. Morir es sano y natural, es una forma de reciclar y es una forma de mover la energía. Ahora estamos entrando en unos cambios grandes y pronto vamos a tener la posibilidad de ser inmortales. Los avances en ciencia, en biotecnología, nanotecnología y robótica van a permitir que vivamos mucho más tiempo. Dicen que la primera persona que va a vivir mil años ya nació. Entonces tenemos que inspirarnos mucho en la naturaleza. Yo creo en esta idea de reciclaje, en pensar que las cosas que estamos haciendo no se estanquen.

Cuando hablaba Rocío estaba pensando en perdurar como raza, como humanidad. Eventualmente el concepto de humanidad también va a cambiar con los avances en ingeniería genética.  Nos estamos fusionando con la tecnología, el humano va a cambiar y tal vez terminemos siendo inteligencias artificiales dentro de un computador. Entonces tenemos que pensar hacia dónde queremos ir y no me refiero a pensar en cómo voy a pagar la renta mañana, sino como humanidad en 10 mil años ¿qué va a pasar? ¿en qué deberíamos estar pensando? pues estamos manejando un barco y en este momento no estamos mirando ni el mapa ni la brújula.


SI-: Cuando hablamos de qué estamos haciendo o cómo estamos perdurando, estamos hablando un poco del mundo en el que yo me muevo, el de las marcas. Existen marcas como Patagonia que tuvo éxito cuando sacaron su campaña “Don’t Buy This Jacket”. Esta campaña lo que hizo fue sacar un aviso de página completa diciendo: esta es la mejor chaqueta que pudimos fabricar, pero no la compre porque si usted alguna vez me compró una chaqueta a mi o tiene una chaqueta con ese desempeño, no gaste más plata comprando otra chaqueta nuevamente si alguna vez se le dañó tráigala y yo se la arreglo. Cuando me sentaba con Rocío y me preguntaba ¿cuando habíamos tomado conciencia? o ¿en qué momento empezamos a hablar de temas de sostenibilidad? fue muy difícil responder porque como empresa hace más de 30 años empezamos a hacer inversiones en este tema. Teníamos una serie de productos de materiales reciclados, entre comillas, porque ahí yo encuentro una doble moral, puede ser reciclado y biodegradable pero la huella de carbono que uno deja para conseguir un montón de material reciclado, para luego venderlo como una tela reciclada, implica una doble moral. Pero lo que me quiero centrar es que no necesariamente nos tenemos que inventar todo desde cero. Hay muchas cosas que se han hecho y que nos enseñar cómo podemos lograr los beneficios que esperamos en los productos que nuestro mercado nos está exigiendo sin que necesariamente tengamos que inventarnos todo desde cero.

 

3.    En las prácticas de la innovación y de investigación textil ¿cómo se da la mediación entre la mano y la máquina?

JPC: Bogohack, que es mi empresa, empezó a pensar en lo local, lo cercano y lo chiquito. En el mundo del código abierto generalmente diseñamos global y producimos local. Este tipo de tecnologías cada vez nos permiten hacer cosas más chiquito, más cerca, más personalizado, entonces para mí no tiene nada de sentido mandar a hacer impresoras en China para enviarlas a todo el mundo. Eso a mi me suena absurdo porque yo tengo el poder de mandar objetos digitales y materializarlos localmente y yo creo que el mundo va para allá. Deberíamos ir en esa dirección para que podamos tener fábricas en el barrio porque enviar cosas cuesta mucho y se demora mucho. Sin mencionar que esas cadenas de valor tan largas hacen que se creen injusticias y causan que los beneficios no lleguen a la gente que de verdad está haciendo las cosas, la plata se va lejos. Si fomentamos comercios locales podemos distribuir lo que hacemos y garantizar que la plata esté entre nosotros, entre los amigos, y así crecer como comunidad. Bogohack se empezó a crear esto, es una fábrica chiquita, nosotros no queremos vender diez mil impresoras 3D, vendemos 2 o 3 y está bien.


CP-: Es un llamado a la conciencia de las fibras naturales. Yo soy hijo de industrial, mi papá tenía una fábrica que producía muebles. Cuando la madera empezó a ser escasa, el mundo industrial aportó diferentes soluciones. Ahí empezó mi fascinación por el mundo natural, por los bosques. Nosotros plantamos cedros en el putumayo y conocí el bosque en el pacífico. Posteriormente trabajé en buscar desarrollo agropecuario en las frutas de exportación pero despues regrese a la comercialización de madera con la que hicimos diseños de hoteles que están en Jamaica y Costa Rica. Así resulte haciendo este libro del valor de la cooperación, que es uno de los valores fundamentales que nos permiten salir de la situación de la que estamos. Si cooperamos vamos hacia adelante, si no cooperamos puede que no nos pase nada individualmente pero el conjunto no vamos a poder progresar. Hacer este libro fue un ejercicio interesante que me llevó por 15 ciudades del país conociendo cuáles eran las necesidades, cuáles eran las expectativas empresariales y cuáles eran las posibilidades de insistir en la cooperación. Descubrimos o planteamos que uno de los temas principales era la cooperación verde. Esto hace referencia a la reforestación en Colombia que la hemos planeado hacer desde 1957. El 70 % del territorio colombiano fue declarado forestal y Alberto Lleras Camargo dictó un decreto que plantea que Colombia debe seguir siendo así. Sin embargo, hemos ido consumiendo un 20% de esa gran reserva forestal ósea que ya estamos alrededor del 50 %. Deforestamos cerca de 300 mil hectáreas como fue reportado en el anterior informe que cubre más o menos 2 o 3. Esto quiere decir que es una tala de bosque de 100 mil hectáreas. El problema sería mucho menor si fuéramos capaces de reforestar la misma cantidad como lo que hace Faber Castell, que produce todos los árboles que va a procesar en lápices. Esta es la mínima compensación que podríamos hacer con la naturaleza.

A raíz de la contaminación que produce el plástico ya se habló de una isla de plástico en el Pacífico. Ayer encontraron una ballena con 15 libras de bolsas plásticas en el estómago, no es poca cosa lo que hacemos. En el mundo se produce millones de bolsas plásticas y solo una pequeña fracción se recicla, la mayoría no porque el plástico no es biodegradable y mucho menos compostable. La conservación del plante lo debemos trabajar desde dos puntos: El primero es educativo y pedagógico que implica despedirnos del plástico, esto nos va a costar tiempo pero debemos ir haciéndolo. El segundo es hacer un trabajo de responsabilidad social, empresarial y ambiental. Ya empresas como El Éxito, Olímpica y los demás supermercados han resuelto el tema práctico de la bolsa para la compra. Nosotros queríamos crear productos que fueran compostables hechos a base de fibra de yuca. Se toma la yuca, se descascara, se forma la harina y con ella se hacen las bandejas y los platos. Estamos haciendo toda la vajilla desechable para que tiendas como Juan Valdez o Starbucks puedan resolver un problema grave que tienen. Estas tiendas producen toneladas de basura diaria que las acopian con unos vasos que tienen una mezcla de plástico y papel por lo que no son del todo reciclables. Queremos ir introduciendo estos primero implementos en estas tiendas, sobre la base de que el café es una de nuestros productos naturales más importantes y nuestra entrada en el comercio mundial.

SI: Muchas veces nos inspiramos en la naturaleza para entender qué vamos a tener que hacer para que la tela funcione o para que el producto funcione. Voy a poner un caso muy sencillo en el cual basamos una investigación en ello. Junto con un grupo en la Universidad de los Andes investigamos los brasieres deportivos. Cuando uno habla de un brasier normalmente lo que hacen las mujeres es agarrarse con la mano, así que empezamos a entender cuál era esa forma. ¿Qué tiene que hacer la tela y la confección de una prenda para que al final la persona se sienta cómoda?. Basamos toda la investigación en entender qué podíamos replicar de la forma en la que una mano está agarrando, para evitar el movimiento o sentirse más cómodo. Ahí empezamos a hacer medidas tridimensionales las cuales basamos en ciencia  como los principios básicos de la aceleración. Analizamos el balanceo del cuerpo para entender como una tela tenía que comportarse.

 

4.    Sobre la cultura de colaboración y el acceso libre a la información

JPC: Hace aproximadamente 6 años, navegando por internet vi que había una máquina que se podía reproducir a ella misma, eso me llamó la atención. Cuando la busque valía 1200 dólares y la compré. Me llegó acá y la armé con un amigo, que ahora es mi socio, era una impresora 3D. Resulta que esas máquinas existen desde hace muchos años pero personas egoísta sacaron patentes y joden a todo el mundo, pero se vencieron las patentes y empezó el movimiento del código abierto. El open source y el movimiento hacker buscan compartir los diseños, esto empezó una nueva ola de innovación. Armamos esta máquina que se llamaban Mendel y la otra Darwin, llevan los nombres de grandes científicos que han estudiado la evolución porque la máquina es una muestra de evolución. A mí me encantó que la máquina la armamos nosotros. Al principio fallaba mucho pero un día entré a un foro a escribir “oigan se me safa el eje z” a algún problema así.  En 5 minutos me había respondido un tipo desde Alemania “oiga a mí también me fallaba eso, imprima esta pieza y cámbiela” y yo me demore unos 15 minutos imprimiendo esa pieza y cambiándola. Fue muy bonito porque pasaron varias cosas: 1- tenía una máquina que antes no funcionaba y ahora si funcionaba y 2- la cooperación me asombro. Alguien sin ningún interés me había enviado una pieza que él había diseñado en 3d, me la envió por email y viajó por correo hasta que se materializó en mi impresora, como Startreck. Yo le di las gracias y hasta ahí quedó nuestra relación pero lo bonito de esto es que la máquina había mutado, ya no era la misma de antes y a partir de ese día se bifurcó. Se crearon dos máquinas y una especie nueva de impresora 3D. Empezó a reproducirse y los genes cambiaron, la genética de la máquina cambió, la máquina era diferente y era un poquito mejor porque había resuelto un problema que tenía su antepasado. Eso fue muy bonito era como demostrar que nosotros humanos si estamos controlando el mundo, estamos controlando la evolución y controlando hacia dónde vamos. Cuando yo digo “manejar el barco” es a esto a lo que me refiero, hoy es con máquinas pero en unos años va a ser con nuestros propios genes, incluso ya está pasando con nuestros propios genes.

SI: Algo bastante simpático, por que no era un open source específico como en el que trabaja Juan Pablo, sino que nos dimos cuenta que había investigaciones en distintas partes del mundo que se basaban en principios similares a los nuestros. Específicamente una de ellas estaba en Inglaterra y otra en Australia y con ellos comenzamos a compartir información. Los colombianos somos muy desconfiados porque nos da miedo que otros tomen la información que generamos para ellos, pero nos dimos cuenta que estábamos hablando de los mismos principios y el hecho de ser abiertos y colaborar muchas veces nos va a dar más que el temor de lo que nos van a quitar. Para nosotros fue una experiencia interesante que nos permitió pasar de un mundo unidimensional, que es el que normalmente trabajamos en los textiles, a uno 3D. Gracias a esto desarrollamos telas 3D, evaluamos el comportamiento 3D y vimos sobre el cuerpo qué significaba tener una tela 3D como respuesta para satisfacer esas necesidades.

SI: Una de las cosas que descubrimos es que teníamos que dejar de criticar lo que hacen los otros. Internamente nosotros lo vivíamos así, teníamos equipos que estaban trabajando en un proyecto y el resto de la compañía no sabía. Un día nos pusimos a pensar en eso y decidimos empezar a trabajar distinto. Nos inventamos algo, que de invento no tiene nada, pero lo llamamos la polinización cruzada. Lo que hacíamos era contarnos las cosas, por ejemplo yo le contaba a Juan Pablo, vea es que vamos a desarrollar un proyecto que en vez de espuma va a tener un tejido tridimensional para reemplazar las copas de brasier por que tiene estos beneficios. Al intercambiar información llegaba el otro y decía, yo estoy haciendo unos colchones para bebés donde uno de los principales problemas es la temperatura por el síndrome de muerte súbita. Así empezábamos a desarrollar una serie de temas en conjunto y destinando un producto que desarrollamos para una cosa en muchas otras categorías. Entonces este tema de polinización cruzada era un open source en donde cada uno compartía sus necesidades y nos entregamos información de como poder enfrentarlo.

Hoy desde el punto de vista de marcas globales lo vemos reflejado en alianzas. Para nosotros es muy gratificante que como compañía nunca tomamos una decisión de ser más amigables con el medio ambiente, simplemente siempre ha sido importante para nosotros. Con el personal con el que trabajamos, comenzamos a desarrollar todo un tema de tratamiento de aguas y emisiones que nos han permitido llegar a trabajar con grandes marcas que comparten estos principios.  Un ejemplo fue la alianza con Disney, que llamamos la democratización de la marca. Disney es una empresa que cuida mucho su marca por lo que tiene una serie de regulaciones y auditorías a las que nos sometimos para verificar los productos y los procesos. Afortunadamente logramos cumplir con todos los requisitos por que el networking en esta rama es muy estrecho. Algunas veces lo llamo una mafia porque si en determinada reunión mencionó que trabajo con tal empresa, esta persona facilmente toma el telefono y lo llama en medio de la reunión para verificar que sea cierto.  Por eso es esencial ser responsables con lo que se afirma, palabras como sostenibilidad o innovación no pueden ser una moda. Todo lo que está detrás de los temas de sostenibilidad han sido todo un reto pero también todo un orgullo porque las empresas se hablan entre ellas. Uno tiene que ser muy claro y muy responsable con las estrategias, cómo las está creando y cómo las está soportando, porque es muy facil quedar en evidencia si uno está haciendo algo mal.

 


5.    Sobre el futuro de la dinámica de producción del norte y copia del sur

CP:Es cierto que debemos producir para una comunidad local, para autoabastecerse ir al mercado interno pero resulta que por efectos de la globalización, el conocimiento se ha democratizado. Hoy tenemos acceso prácticamente a cualquier información en tiempo real, entonces necesitamos hacer buen uso de ella. Ese es el trabajo que hemos venido haciendo en ética corporativa, es llamar la atención sobre la responsabilidad social empresarial. Queremos lograr que las empresas puedan dirigir esos recursos en dos áreas específicas: la innovación y el desarrollo, que es también digital osea I+D+D. El doctor Duque habla de que volvamos a crecer al 5% y esa meta está bien pero para poder lograrla las empresas existentes deberían destinar por lo menos el 2% de las utilidades que han obtenido a la inversión en desarrollo.  Pero cuando uno se da cuenta que esas inversiones en realidad son mínimas, da a pensar que tenemos como pereza. Como somos los del trópico y somos los del sur estamos acostumbrados a que los del norte son los que están produciendo. Esperamos a que esos progresos sea en salud, en moda, en textiles o en medicina nos lleguen de allá y nosotros intentamos (como los chinos) imitarlo, copiarlo y lanzarlo al mercado. En algunos casos puede funcionar pero desde el punto de vista de conseguir ser audaces, no es suficiente. Necesitamos una conciencia en el empresariado.

Carolina Agudelo -CA-: Vienen pasando desde hace como un año cosas maravillosas en la Universidad de los Andes. Yo soy diseñadora de textiles, maestra textil de los Andes. Tengo una maestría de diseño del futuro en Saint Martins y mi entrenamiento es en imaginar futuros, que va a pasar en 100 años. Yo no me voy a la escala de mil años como Juan Pablo porque me da susto, pero si animamos a los estudiantes a pensar que va a pasar en 50 o 100 años. Los invitamos a pensar no en lo que nos va a tocar a nosotros sino lo que le va a tocar a la gente que va después de nosotros, ósea cuál va a ser nuestro legado. Era increíble imaginar esos escenarios porque podemos incluso tintar con hongos. Ahí entra la pregunta de ¿cómo lo hacemos? bueno no lo sabemos hacer muy bien desde el diseño y desde el arte pero apareció en el panorama Giovanna. Giovanna es bióloga y es profesora de planta de diseño, ella les contará más sobre ese proyecto. Pero el proyecto evidencia precisamente que estas nuevas generaciones ya no estamos esperando a que Europa o el norte nos diga qué es lo que tenemos que hacer. Nosotros sabemos perfectamente que es lo que tenemos y qué es lo que tenemos que hacer: trabajar y trabajar con una visión conjunta y colectiva de futuro.

Giovanna Daníes -GD-:  Yo soy Giovanna Daniés, soy bióloga y microbióloga de formación. Hice un doctorado en fitopatología, enfermedades de plantas entonces soy 100% científica pero tengo un amor grandísimo por la educación. Hice un doctorado porque quería enseñar y casualmente Hernando, que ahora es el decano de la facultad de arquitectura y diseño de la Universidad de los Andes, está soñando con una facultad bastante interdisciplinar entonces él me dijo: porque no vienes a dictar una materia junto con una diseñadora que se llame biodiseño. Me animé y le dije bueno vamos a ver cómo nos va. Esta clase consistía en preparar a los estudiantes para competir en un reto, que ya va en la tercera edición. Ocurre en Nueva York en junio, justamente ocurrió la semana pasada, se llama el Biodesign Challenge. Es una invitación a que los estudiantes se imaginen un futuro distinto en 20 años utilizando la biotecnología. Entonces estos estudiantes de diseño aprendieron un poquito de ciencia para imaginarse un futuro distinto. El año pasado fuimos y nos fue muy bien, así que ya por lo menos tenían ubicado a Colombia en el mapa. Ha sido un proceso bastante lindo. El año pasado se creó un reto dentro del challenge, me refiero a un premio que patrocina Stella McCartney y Peta. El reto era crear algo como la lana pero que no viniera de los animales.

Lo que hicimos fue definir que era la lana o la nobleza de la lana.  Esta definición arranco por que la lana tenía un significado artesanal, algo que históricamente todos usamos desde el hemisferio norte hasta el hemisferio sur. Es algo que mantiene el calor. Qué mejor lugar para encontrar un reemplazo que en las fibras colombianas, tenemos más de 114 fibras colombianas, y muchas de las cuales podrían tener esas propiedades. arrancamos esa búsqueda y decidieron utilizar el desecho del coco y cáñamo. El cáñamo tiene un rol importante en la historia del posconflicto porque mucha gente tiene que dejar de cultivar marihuana y el cáñamo es un primo de la marihuana, entonces tienen todo el conocimiento de cómo cultivarla. Es un cultivo mucho más amigable con el medio ambiente que por ejemplo el algodón porque no hay que echarle tantos pesticidas ni tanta agua y tiene algunos beneficios para el suelo también. Es una alternativa legal para la gente que ya tiene ese know-how de cómo cultivar este tipo de plantas. Sin embargo, cuando hicieron esa mezcla de la fibra de coco y la de cáñamo les faltaba esa suavidad que tiene la lana. Es ahí donde viene la parte de biotecnología, los hongos son unos expertos en suavizar, desde fibras hasta maderas. Entonces incluimos en el equipo a otro profesor que es experto en biotecnología. Mi labor ha sido unir y colaborar, lo que decía Sergio, compartir las cosas para hacerlas más grande y mejores. Después de un semestre suavizando la fibra con hongos,llegaron a un producto. Aún es un producto que tiene mucho por mejorar, pero lo lindo fue la historia que construyeron. No es solamente la lana, no es algo idéntico a la lana, sino que te hace sentir esa nobleza que la lana representa para nosotros. El premio fue el viernes pasado y ganaron. La presentación fue en el Moma de Nueva York y ya se imaginaran a estos estudiantes, no lo pueden creer. Los invitaron a las instalaciones de Stella Mccartney y están que no se lo creen. Pero para mi lo más importante es que entiendan que en Colombia podemos hacer cosas fascinantes, podemos trabajar equipo y podemos escalar nuestros proyectos a cosas maravillosas. Hay que soñar y trabajar duro pero lo que yo siempre les dije es que el éxito es trabajar en equipo. Siempre en equipo se pueden hacer cosas más maravillosas.



 

6.    Entender hacia dónde va la I+D+I en términos económicos, desde la óptica del consumidor uniendo consumo y producción.

SI: El experto en ética me corregirá, pero yo creo que en estos temas hay una doble moral. La ética llega hasta el punto en el que las personas estén dispuestas a pagar más. Hay un consumo que puede estar demandando cierto tipo de productos pero cuando la gente se da cuenta que cuesta un poco más, precisamente porque no hay volumen en la producción, no lo compran. El consumo va demandando ciertos volúmenes de producción que, al final del día, los que estamos en un negocio industrial tenemos que producir. Muchas veces esa doble moral hace que frente a nuestras producciones sostenibles la gente empiece a dudar dos veces. Hay pocas marcas o empresas que son lo suficientemente aventureras como para mantener estos productos siempre en su producción. Yo creo que nosotros los consumidores somos quienes tenemos que empezar a demandar estos productos. Ahora cuando uno va a comprar cualquier producto alimentario, desde una mantequilla hasta una leche, la gente está dispuesta a pagar 1000 pesos más por un litro de leche que sea orgánico o que fue producida sosteniblemente, que ayudó a familias o a mujeres cabezas de hogar. Yo creo que el reto está en que seamos conscientes de lo que estamos haciendo.

La ética de nosotros como generadores de conocimiento o generadores de productos tiene que ser muy clara porque no podemos renunciar a ciertos principios por la posibilidad de producir más barato, por ejemplo utilizando productos químicos que contaminan nuestros ríos. Yo creo que hay ciertos principios a los que no podemos renunciar, tenemos que dar alternativas a los usuarios y yo creo que algunos estaremos dispuestos a pagar un poco más por ciertos tipos de producto que los cumplan.  Tenemos que ser muy claros en que lo que ofrezcamos realmente sea beneficiosos para el usuario final y tengamos nuestra conciencia tranquila. Tenemos que romper esa doble moral, hoy todavía se vive en nuestro sector. Yo personalmente he vivido el caso en el que muchas empresas dicen no, si eso les va a costar más, prefieren olvidarse de la parte ambiental.

 


JPC: Yo soy de la línea de producir cuando necesito. En mi mundo vamos a lo local y a tener fábricas sólo en el momento en el que se necesite.  Las máquinas que hacemos en Bogohack tienen garantía de por vida. Si se te daña una pieza pues la imprimes y si la quieres actualizar pues imprimes el nuevo set de piezas y la agrandas. El código abierto y la transparencia que menciona Sergio es muy importante. Que seamos transparentes para poder armar y actualizar y arreglar. Yo creo que ahora en el mundo existe una herramienta que nos va a permitir innovar mucho en la forma en la que hacemos negocio y la forma en la que pensamos los negocios.  A nosotros nos han metido en la cabeza que no hay plata, y que la plata es escasa y vivimos en un mundo en el que para crear plata tenemos que pagar. Eso puede cambiar muy pronto porque tenemos tecnologías que pueden crear plata y con estas tecnologías de Blockchain y de criptomonedas podemos empezar a hablar el lenguaje de la plata. Al final la plata es un lenguaje, cuánto te doy yo por esto y cuánto me das tu por esto, y pues así es una conversación. Alguien invento una sola palabra: dólar. Ahora piensen que si cada uno de nosotros puede inventar plata, entonces podemos empezar a innovar con más palabras y empezar a darle valor a todas las pequeñas cositas que están por ahí.  Valorar mejor que es un árbol porque un árbol no es solo madera, un árbol es oxígeno, es techo para insectos y es fabrica agua. Pronto vamos a empezar a experimentar con modelos de economías diferentes. Un poco para dejar aquí la espinita, yo si creo que muy pronto vamos a empezar a valorar mejor las cosas y a trabajar mejor. Mucho de lo que nos pasa hoy es que no podemos decir que no pero pronto vamos a tener la posibilidad de hacer las cosas no porque toca sino porque lo queremos. Se que al final es porque falta plata pero podemos inventarnos plata que es la buena noticia.



CP: Yo creo que esta revolución tecnológica nos plantea desde Colombia incorporar el respeto a lo artesanal. También es necesario completar la industrialización. Empezamos la industria textil más o menos en 1904 o 1910 en Barranquilla como epicentro, posteriormente fue Medellín. Es una industria que ha pasado las urnas y las maduras pero esto nos implica que para poder hacer esa revolución tecnológica que incorpore el diseño digital, que incorpore la impresora 3D, las nuevas comunicaciones, el nuevo manejo de los temas financieros, de seguros y de transporte. No podemos ser solo productores desentendidos del consumo ni consumidores desentendidos de lo que hace la producción, realmente tenemos que unir esas dos actividades. Debemos producir conocimiento, textiles, fibras y diseños. Consumir con esa lógica de que es qué tiene sentido realmente, qué necesito, qué es justo, qué es bueno, qué me sirve para construir. Debemos aceptar que si necesitamos crecer pero que ese crecimiento será un crecimiento verde. En el caso del sector en el que estamos textil, moda, diseño y arquitectura, hay una propuesta que se ha denominado economía naranja que realmente quiere decir exprimimos el jugo a lo que somosy a lo que tenemos.

Hay un millón de personas en esta actividad que produce más o menos unos 10 mil millones de dólares de los 372 mil millones de dólares que produce el país. Es un sector que necesita un cambio de actitud y cambio de pensamiento. Necesitamos empieza a generar una nueva visión recogiendo los elementos que aquí en esta conversación hemos mencionado. Yo pienso que enfrentamos retos muy grandes pero que realmente hay oportunidades dependiendo de la conciencia que le incorporamos nosotros al quehacer para que realmente sea sostenible,  incluso llegando a decir esa empresa no la hago, con ese material ya no trabajamos más o esta contaminación no la voy a generar. En Colombia tenemos que llegar al punto en el que decimos no explotamos más oro y punto, no explotamos más el carbón de la Guajira y punto pero esas son decisiones que en la empresas es difícil de tomar. En nuestro todavía tenemos la posibilidad de hacerlo.No puedo estar montado en un negocio en el que el precio sea la contaminación o la deforestación o la aniquilación del agua. Hay un criterio de priorizar la conservación y el cuidado de la tierra y de la gente. Esa es la prioridad número uno y por eso es que la ética es fundamental para poder construir esa economía, esa política y conservar esa casa común que nos pertenece a todos.


Conclusiones Mesa II


CONCLUSIONES 

-La tecnología debe crearse e implementarse desde un planteamiento ético sólido que le permita ser guiada por ideales de construcción de comunidad y del bien común antes que privilegiar el beneficio individual.

-Para que la innovación y el desarrollo tecnológico prosperen en caminos positivos es necesario establecer la cultura de colaboración abierta como base. Abrir caminos de cooperación y compartir información libremente nos harán ganar más al final que si acaparamos la información y la guardamos con miedo.

-Una gran oportunidad en la cuarta revolución industrial es romper las barreras geográficas y lograr establecer cadenas de valor más cortas. Esto implica que no hay tantas manos involucradas en un proceso y así la trazabilidad es mejor. Esto cierra el espacio a la injusticia y abre el camino a la remuneración justa.

-En cuanto a prácticas sostenibles es importante basar estas estrategias en honestidad y transparencia, no solo decirlo porque está de moda sino que realmente tengan estructuras detrás que lo soporte. La validación de estas prácticas entre pares es uno de los mecanismos de control para garantizar la veracidad.

-Tenemos el reto de pensar como el marco ético se puede volver formulador de iniciativas de I+D+I en Colombia que permitan romper la dinámica pasiva que juega el sur en materia de producción intelectual ante el liderazgo del norte.

-El consumidor debe tener un rol más activo en trazar en la demanda una guía de sostenibilidad para que los productores tengan un mayor respaldo ante la apuesta de producir procesos y productos sostenibles.



Conoce+ Mesa II

 

CONOCE +

 

Libros:

1. Manus x Machina: Fashion in an Age of Technology:

2. Speculative Design. De Anthony Dunne y Fiona Raby

Exposiciones:

1. Fashioned from Nature: Museo V&A. Curadora: Edwina Erhman

Podcast:

1. "WARDROBE CRISIS". Episodio 44, V&A CURATOR EDWINA ERHMAN ON 'FASHIONED FROM NATURE'. Entrevista con EDWINA ERHMAN la curadora de la exposición FASHIONED FROM NATURE del Victoria & Albert Museum.

2. Sound Cloud. Entrevistas completas de Andrew Bolton a los diseñadores que

hicieron parte de la muestra MANUS X MACHINA.





Junio

27

2019

Calendario MODA EN COLOMBIA

BOGOTÁ FASHION WEEK (Bogotá): 2 al 4 de ABRIL

MODA VIVA en Expoartesano (Medellín): 10 al 19 de MAYO

COLOMBIAMODA (Medellín): 23 al 25 de JULIO

GALA MAMBO (Bogotá): 14 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
SillaVerde

Esta compañía tiene su sede en Bogotá -"la ciudad asentada sobre una silla verde"- tal como alude el escritor Germán Arciniégas a las montañas orientales que la resguardan.

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nace en Madrid y vive en Colombia desde 1994. SillaVerde cuenta con un equipo de jóvenes investigadoras afines al diseño sostenible; a la lectura y al marketing digital.

Consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia desde 2015 y del proyecto MODA VIVA.

Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá (2015-2019) y la franja de conocimiento de Bogotá Fashion Week (2018 y 2019).

2012: forma sentadaensusillaverde.com 

Un medio de comunicación especializado en la investigación de procesos creativos, técnicos y modelos de negocio de la industria de la moda.

Es colaboradora de El Espectador, El Malpensante, Fucsia, Diners y Vogue Latinoamérica.

Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de premios y convocatorias de la industria de la moda.

2016: funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento para concebir e impulsar proyectos de moda con énfasis en sostenibilidad y en tradición artesanal.

2017: estreno de la serie audiovisual LA VIDA ANIMADA en Youtube en alianza con Expor Mannequins.

2018: inicia la primera temporada del podcast TALKING CLOSET en alianza con Akorde.

 

RASGOS de SillaVerde

Ofrecemos contenidos editoriales sobre la industria de la moda especializados en:

* SOSTENIBILIDAD

* TRADICIÓN ARTESANAL

Elegimos trabajar en conjunto con el sector público y privado en Colombia. Contribuimos a fortalecer alianzas y a diseñar oportunidades de negocio con un sentido social, ético y productivo. 

pinzas

CRECER EN REPUTACIÓN

pinzas

TENDER PUENTES ENTRE PERSONAS Y SECTORES

pinzas

CONTENIDOS ORIGINALES

pinzas

INFORMACIÓN, ANÁLISIS Y CONOCIMIENTO

pinzas

PRODUCIR CON SENTIDO

pinzas

MODA CON PERSONALIDAD

pinzas

PENSAR GLOBAL, ACTUAR LOCAL