cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

Moda Viva

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

KARL LAGERFELD

EL FIN DE UNA ERA Karl Otto Lagerfeld (1933-2019) se ha ido con varios capítulos históricos no solamente vividos en la moda sino protagonizados por él mismo.

fb
¿Qué espacio ocupa el negocio de la moda en las industrias creativas? | MODA 360 Mesa V 2018

Publicado 2018-10-29 15:14:00 | Por Valentina Osorio

foto

Marco Llinás (Vicepresidente de Competitividad y Valor Compartido en la Cámara de Comercio de Bogotá); Carolina Romero Romero (Abogada y Directora de la dirección nacional de derecho de autor) y María José Arjona (Artista PERFORMER y bailarina de danza contemporánea)

 

MODA 360 / CCB

“¿Qué espacio ocupa el negocio de la moda en las industrias creativas?”

 


“La doble faceta de las industrias culturales – a la vez recurso económico y fuente de identidad y cohesión social – exige considerarlas con un doble enfoque: por un lado buscando el máximo aprovechamiento de sus aptitudes para contribuir al desarrollo de la economía, y por otro para que su afianzamiento económico favorezca la creatividad y la diversidad cultural.” Esta advertencia de Néstor García Canclini, Profesor - investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, resulta precisa para abordar la discusión que se planteó en esta última edición de MODA 360 del 2018  sobre la pertinencia de la moda en las industrias creativas. Para definirlo fue necesario ahondar en el territorio del derecho, la propiedad intelectual y la extensa declaración de valor que generan las industrias culturales.


Los protagonistas de esta conversación fueron: Marco Llinás (Vicepresidente de Competitividad y Valor Compartido en la Cámara de Comercio de Bogotá); Carolina Romero Romero (Abogada y Directora de la dirección nacional de derecho de autor) y María José Arjona (Artista  PERFORMER y bailarina de danza contemporánea), conversaron con Rocío Arias Hofman (Periodista, fundadora y editora de SillaVerde) el 29 de octubre del 2018, en la Cámara de Comercio de Salitre, en la ciudad de Bogotá, (Colombia). Estos fueron los temas que trataron:

 





1.    ¿Cúal es la relación entre la moda, el arte y el derecho?

 

Carolina Romero Romero -CRR-:

Bueno, muy buenos días para todos. Agradecimientos a la Cámara de Comercio y a Rocío y a Marco por la invitación y, por supuesto, muchas gracias por estar aquí y por su interés en estas materias. Bueno, lo que pasa es que, en un principio, no veíamos una relación entre la Industria de la Moda y el Derecho, pero cada vez más estamos viendo relaciones dado que están surgiendo nuevas disciplinas como El Derecho a la Moda, que agrupa, por supuesto, todas las cosas que una persona del sector debería saber si quisiera hacer empresa en este sector. Entonces, encontramos una nueva especialidad y, dentro de esa especialidad, encontramos una parte que es la propiedad intelectual. Entonces, ¿de qué manera, cuando acá comentaba María José, está el artista presente para el derecho de autor? El autor y el artista siempre van a ser el centro, y en esto concuerda esta visión, ¿por qué en el centro? La Declaración Universal de los Derechos Humanos tiene consagrado el derecho de los autores a perseguir la justa remuneración por la explotación de su obra, desde el punto de vista patrimonial, pero desde el punto de vista moral, también hace un reconocimiento que está atado a la personalidad del autor. Es decir, el autor es libre de determinar si su obra se modifica o no; el autor tiene el derecho a reclamar siempre la paternidad de su obra; el autor tiene derecho a defender la integridad de su obra. Entonces, como ser humano, para el derecho de autor, el autor, el creador siempre va a ser el centro. Ahora, ese autor también tiene un público, también tiene unos usuarios y también tiene unos consumidores, y esto también es una doble vía, porque debe haber asertividad de lado y lado. Cuando yo estoy en el sector, también tengo que ser asertivo pues, si otra persona ha realizado algo que pueda ser susceptible por la protección de la propiedad intelectual, sea por el derecho de autor o por otra de las áreas de la propiedad intelectual, pues yo tengo que partir de la base del respeto de ese contenido, de esa creación, del respeto hacia ese autor o esa persona que ha creado esa obra. Yo estoy enfocada acá en el derecho de autor, porque es de lo que se hace cargo la Dirección Nacional de Derecho de Autor, pero, por supuesto, hay otras áreas de la propiedad intelectual, aquí involucradas. Por ejemplo: cuando la protección que otorga el derecho de autor no se puede materializar porque no se cumple con los requisitos, también existe la protección de derecho industrial, y a cargo de esta protección está la Superintendencia de Industria y Comercio. También es posible que cuando nosotros estemos realizando un emprendimiento o una empresa a partir de este tipo de empresa necesitemos identificarnos con este tipo de competidores, y para eso están los signos distintivos las marcas, las enseñas comerciales, etc. Hay una industrias relacionadas, por ejemplo, la empresa de tecnología. Porque es que resulta que ahorita nosotros vemos que también se imprimen en 3D piezas de moda y en eso seguramente esté involucrado una empresa tecnológica, que está creando este tipo de impresoras o softwares que sirven para hacer este tipo de cosas.


María José Arjona -MJA-:

Creo que para mí es muy importante aclarar una serie de diálogos que ocurren cada vez que sucede una exposición. La persona con la que vengo colaborando de cerca, desde hace más o menos 4 o 5 años, es Jorge Duque, que es un diseñador paisa que vive aquí en Bogotá, con quien he desarrollado un trabajo realmente increíble, no solamente por el producto final, que es el vestuario que utilizo en una serie de performances, sino en lograr que estas prendas transmitan una serie de ideas que son importantes para mí: no es solamente una prenda, creo que son piezas, y en ese sentido me interesaba muchísimo que entraran a nivel de museo. Había unas piezas que no las estaba usando directamente yo, pero que estaban expuestas como cualquier otra de las esculturas o dibujos que estaban en la exposición. Para mí era muy importante que no quedara separado este lugar entre moda y arte, sino este diálogo claro entre dos creativos que logran gestionar, a través de una prenda, toda una serie de tratados conceptuales. Entonces, en el museo, digamos en el centro de la exposición, era una serie de reactivaciones con artistas que invitamos de generaciones anteriores a la mía, y la idea era que estos artistas presentaran obras que yo había hecho anteriormente, que son obras que no son objetuales, que son totalmente efímeras, en las que yo estaba intentando borrar toda esta noción de la autoría, de desaparecer eso, de no tener ese contrato específico como una serie de ideas, sino más bien establecer otro diálogo, con otros artistas, de otra generación, con unas necesidades muy diferentes de cuerpo a las que yo les paso esta idea, y ellos traducen esta experiencia, durante tres meses, todos los días, en el museo. Los performers estaban vestidos por Ropa de Trabajo, que fue otra de las marcas con la que interactué, con Natalia, después de varios diálogos, para cubrir cierto tipo de necesidades. Sí me parece muy interesante como estos dos hechos, la conversación extensa con Jorge para producir estas prendas que utilizó hoy, que son muy específicas en cada performance, y la conversación con Natalia, que era producir una serie de uniformes que me parecían importantes en la medida en la que le permitían al público pasar por las experiencias sin la necesidad de definir exactamente como este artista es, como borrar un poco la parte de la identidad personal del artista, y más bien trabajar desde el cuerpo. Entonces, logramos establecer estos dos lugares y en la parte del programa abrir esta conversación con Gloria Saldarriaga y Jorge Duque, en la que ahondamos un poco en profundidad en los procesos y sobre la publicación de Fucsia que coincidió precisamente con la exhibición.


CRR:

Bueno, me encanta que esta intervención me toque, después de tu introducción y después de tu intervención María José, porque lo que ustedes dijeron me sirve para explicar un poco este tema. Cuando tú comenzaste tu contextualización mencionabas que una obra genera un impacto estético. Cierto es que una creación artística debe generar un impacto estético, pues, sin proponértelo, tú has descrito una obra de arte aplicada, que es uno de los mecanismos por los cuales se puede proteger este tipo de creaciones. Una obra de arte aplicada es precisamente una obra que está incorporada en un objeto utilitario. En este caso, puede tratarse de prendas de vestir o puede tratarse como mencionaba Marco, marroquinerías, zapatos, etc. ¿Qué es lo que ocurre, para que esta obra o esta pieza sea considerada obra? Tiene que cumplir con un requisito, que es la originalidad y obviamente es muy difícil juzgar la originalidad. Yo estoy segura de que en el campo artístico hay muchos debates entorno a este tema, pero desde el punto de vista jurídico, cuando un juez o un abogado tienen que juzgar la originalidad lo que tiene que determinar es primero si eso ha sido copia de otra cosa.
Mi vestido, por ejemplo, difícilmente va a ser catalogado como una obra de arte aplicado, porque alguien me va a decir: “¿Pero qué de original tiene eso si simplemente es un vestido negro y cuando te vi no me produjo ningún impacto estético?” Lo que estaba viendo, entonces, no va a cumplir el requisito suficiente para ser considerada como obra de arte aplicada. Sin embargo, no quiero decir que este vestido no tenga otra protección por otra rama de la propiedad intelectual. Me explico: puede suceder que alguien diga: “No cumple con el requisito de la originalidad, no apela al sentido estético de la persona que lo contempla, pero es posible que obtenga una protección vía diseño industrial, porque sí es novedoso”: la novedad es distinta a la originalidad. Estoy hablando en términos jurídicos. Es decir, el alcance de la palabra “novedad”, para obtener la protección vía diseño industrial, es distinto al alcance de la palabra “originalidad”, vía derecho de autor.

MJA:

A mí me quedan muchas preguntas aquí, porque hacia adentro del discurso del arte ya no estamos ni siquiera debatiendo qué es lo original ni qué es nuevo o novedoso. Entre todas las obras de arte que se están viendo hoy, las que vieron en ARTBO esta semana, hay una serie de reinterpretaciones y dislocaciones, y como que siempre hay una mirada atrás en la que es importante, justamente, recapitular sobre algo que sucedió antes, en la que ninguno de esos términos aplica, sobre todo hablando de performances. Creo que es como un ámbito totalmente desamparado, no solamente en Colombia, sino en el mundo. ¿Cómo define un juez si mi idea es original o si es novedosa o cuáles de los clusters aplica? Yo lo digo porque tengo a las dos personas expertas en el asunto acá, y yo me he visto en esa grave situación de no saber a quién acudir, porque nadie sabe qué hacer con estas cosas que son un poco inmateriales. Es que los bienes no son objetos, son ideas. Lo que promueve, y creo que impulsa, la industria creativa del país no es solamente quién produce estas cosas, sino quién genera estas ideas. Entonces, es muy problemático para una artista que le digan qué tiene impacto estético, es original o no. ¿Cuántos artistas puedo haber citado yo en mis obras o con cuántas personas he tenido diálogos en los que juntamos y finalmente logramos la construcción de algo? Para mí, sería muy problemático que, por ejemplo, un juez avalara una obra mía, porque es original; no tiene un impacto estético, sí, pero no creo que en los marcos legales entiendan realmente el tratado y cómo conceptualmente se generan las obras de los artistas.


2.    La propiedad intelectual como criterio para definir las industrias culturales



Marco Llinás -ML-:

Muchísimas gracias, Rocío, y muchísimas gracias por la invitación a este último espacio de este ciclo. No había tenido la oportunidad de acompañarte y lo cierto es que tengo grandes expectativas de lo que va a resultar de esta conversación en la que hay una artista, una abogada, un ingeniero industrial, pero que está trabajando en desarrollo económico. Entonces, estoy con grandes expectativas de lo que va a salir de todo este popurrí. Lo cierto, Rocío, es que efectivamente la palabra cluster, no solamente sale frecuentemente en mi hoja de vida, que lo he venido hace ya varios años, sino que es una palabra que está totalmente central a toda esta agenda de desarrollo productivo que estamos trabajando en Bogotá, Cundinamarca. Precisamente, a la luz del tema que nos convoca, hoy en día es la economía naranja, como parte de esas industrias creativas y culturales, parte de esa economía naranja, lo cierto es que hoy Bogotá, Cundinamarca viene trabajando la agenda de desarrollo productivo más importante del país y una de las más importantes de Latinoamérica. Aquí, hace dos años, en este escenario, de pronto un poco ampliado, en frente de 1000 personas, lanzamos lo que es la partitura de desarrollo económico de la región, se trata de nuestra estrategia de especialización inteligente, una estrategia que fue, además, construida de manera colectiva por parte de múltiples actores del sector público, privado, la academia, y en la que definimos 5 áreas sobre las que hemos dedicado la mayor cantidad de esfuerzos y recursos; 5 áreas que están totalmente alineadas con el desarrollo productivo de esta región y, para hacer el cuento más corto, a una de esas cinco áreas, precisamente, la denominamos Bogotá, región creativa o economía naranja, como venimos llamándola hoy en día por las señales dadas desde el gobierno. El presidente viene dando, ya tu diste un contexto sobre el tema, y lo cierto es que mucha gente habla de la economía naranja como una puesta a largo plazo, y que el país tiene una apuesta en ese tema. Yo vengo diciendo algo un poquito diferente, y es que aquí en Bogotá, Cundinamarca, la economía naranja ya es una realidad. Aquí, precisamente nosotros, hicimos un conteo somero de cuantas empresas registradas en Cámara de Comercio hacen parte de esa economía naranja. Nos dimos cuenta de que alrededor de 85.000 empresas, de las cerca de 500.000, que están registradas en la Cámara de Comercio, directa o indirectamente, están relacionadas con la economía naranja y eso ya da solución a un 18%. Yo creo que, precisamente, parte del reto que tenemos ahora como país, ahora que hablamos de economía naranja, va a ser, efectivamente, definir los linderos de qué estamos contando como economía naranja, porque lo cierto es que, para nosotros, hoy en día, esa economía naranja se viene materializando a través de 8 iniciativas cluster. Para volver a tu pregunta, y dentro de los 8 cluster en que estamos trabajando, hay 3 de Moda, precisamente el de Prendas de Vestir, el de Cuero, Calzado y Marroquinería y el cluster de Joyería y Bisutería


ML:

Sí, yo quería mencionar un par de cosas asociadas a esta conversación de propiedad intelectual. En este sector de la moda donde entro, de una vez advierto, en arenas movedizas, porque aquí nuestra experta es Carolina, pero lo cierto es que quería traer a colación una conversación que tuve la semana pasada con un experto de la OEA que trajimos. Belisario Contreras, que esta allá en Washington, me planteaba una frase que, a mí me parece, hay que analizarla de manera concienzuda. Me decía, palabras más palabras menos: “Marco, con esta apuesta del presidente Duque con la economía naranja todo se puede ir al traste, todo puede ser un gran fiasco si no le paramos bolas a estos temas de propiedad intelectual”. En ese sentido, mejor dicho, has traído a colación este caso de Moschino. Nosotros hace relativamente poco escuchamos un caso: fue un diseñador que invitamos, en la primera edición del Bogotá Fashion Week, Custo Barcelona, que también tuvo su tema legal con esta firma Desigual, en la medida en la que también hubo una acusación, precisamente, por un tema de propiedad intelectual de los diseños. Lo cierto es que a ese tema vamos a tener que ponerle más atención y, particularmente, en la agenda de los tres clúster relacionados con moda, pero en general en todos los clústeres y, particularmente, esos que suman a los 8 clúster asociados a economía naranja. Ahí vale la pena aclarar que, en particular, en los tres clústeres de moda hemos priorizado un segmento de negocio, que es el segmento marquista. No todos los empresarios relacionados con moda están en el segmento marquista, pero lo hemos priorizado porque creemos que ahí tenemos el potencial mayor para crecer. Colombia ya no es un país de ingresos bajos, que pueda competir precisamente en el segmento de maquila, o en otros segmentos de bajo valor, y le queremos apostar a este tema marquista. En este tema de propiedad intelectual vamos a tener que profundizar mucho más, porque no nos puede pasar esto con los diseñadores que, con tanto esfuerzo, plantean diseños con impacto estético, que sean originales porque eso quiere decir, probablemente, porque se esté copiando. Porque esa será la forma, ya lo decía María José al final del día, esto es un tema de ideas, es una economía de las ideas y de sacarle valor a las ideas, y en ese sentido, la propiedad intelectual es pieza fundamental de esta conversación.

No, nosotros tenemos, digamos, los creadores como elementos centrales en todos estos clústeres relacionados con Economía Naranja. Aquí gira, generalmente, alrededor de los diseñadores, pero hay que, digamos, tener claro todo el panorama en materia de Economía Naranja. Estamos hablando de un clúster de industrias creativas y de contenidos, que abarca el sector audiovisual, de cine, publicidad, videojuegos, animación. En todo ese clúster, el creador está en el centro de toda la conversación y la cadena de valor. Estábamos hablando del clúster de música en el que el creador, el compositor de proyectos musicales, es elemento central de esa cadena de valor.  Aquí, estamos hablando del clúster de gastronomía, donde efectivamente ese cocinero que genera estas nuevas recetas con las que puede crear valor hace parte de toda esta conversación. Todo esto, en parte, para responder esta pregunta, Rocío, de que nosotros estamos convencidos de que el creador de estas ideas es elemento central de toda esta agenda de los clústeres. Ahora bien, sí quiero matizar el comentario de María José, porque no es solo tener ideas y dejarlas en el éter, es concretarlas, porque ahí es en donde se da la creación de valor. En ese sentido, es tener claridad de cómo lograr que esos creadores, de esos que tienen gran imaginación y son grandes creadores de ideas realmente logren concretarlas y logren enfrentarlas al mercado y capturar el valor que se merecen.


CRR:

Bueno, yo quiero hacer esta intervención, porque lo que han manifestado María José y Marco me da pie también para hacer una aclaración y para subscribir un poco de sus palabras. El derecho de autor, como tal, no protege las  ideas, sino que protege la forma en la que las ideas son expresadas y materializadas a través de la obra. Entonces, en el caso concreto de la situación ésta de Moschino, claro, lo que podemos ver es una idea expresada o materializada de forma diferente, por eso es que el derecho de autor tampoco protege, por ejemplo, las técnicas. Es decir, yo no me puedo apropiar de una técnica como el óleo, de una técnica para hacer costura, de cómo resolver, no sé, algo relacionado con la estética de esta creación. Entonces, digamos, que la distinción entre idea, expresión y materialización de la idea es muy importante para efectos de definir si hay o no protección para el derecho de autor, y sobre esto ya hay casos en otras áreas. No hay mucha jurisprudencia para el caso del sector de la moda, pero en otras áreas sí hay situaciones como esta. Hay un caso famoso de Gabriel García Márquez con “Relato de un Náufrago”: cuando el náufrago le reclamó por la autoría el juez falla a favor de García Márquez, porque, lo que dice, quien materializó y expresó a través de un lenguaje literario lo acontecido al náufrago fue Gabriel García Márquez. El náufrago hubiera podido escribir el mismo relato, con sus mismas características personales, e iban a hacer dos relatos completamente diferentes con dos expresiones distintas. En relación con lo que exponía María José sobre la interpretación, de cómo hoy en día los artistas toman como ciertos elementos de otros artistas, eso también, en el marco del derecho de autor, tiene un sentido desde el punto de vista de obras derivadas. En el caso de las obras derivadas, yo tomo como base una obra u otras obras prexistentes, y con base en esa obra puedo hacer una obra totalmente diferente, que además también es original.




3.    Los límites y retos que el arte y la moda le imponen al derecho



MJA:

No, pues yo soy un poco la abogada del diablo aquí, me parece particular hablar de un
creador como alguien que da una idea éter, porque hay ideas que están ahí y que justamente
se materializan a través de algo que no es físico, o sea, un músico finalmente tiene una
canción y tiene unas partituras y hay una serie de cosas; en una artista como yo no; hay sí
cosas mucho más etéreas, son cosas que son totalmente impermanentes, que existen
solamente en el momento y se fueron, en las que es muy posible que el aparato legal tenga
una gran dificultad en definir cómo o quién las regula, o de quién es o de quién no es, en
las que obviamente, en mi practica y, justamente después de Artbo, hay una serie de cosas
que salen, que son productos, pero que no tienen nada que ver con la experiencia que
realmente es mi obra, que fue lo que presentamos en el MAMBO; o sea, la particularidad
de la obra de un artista , hoy en día, está en la experiencia. Entonces, todos estos marcos y
todos estos clusters que funcionan para personas y artistas y creativos que están desde otros
lugares, desde la moda, desde los zapatos, desde la música, el cine, la fotografía, aplican;
mucho más allá de esto, existen otros artistas en el mundo contemporáneo que quedan
totalmente desamparados.


CRR:

Sí, pero lo que yo quiero decir es que tú tienes toda la razón, que hay ciertas
circunstancias en las que el derecho no alcanza a llegar a ellas pero, por ejemplo, cuando
mencionas el tema de que tú instalación después desaparece, que es más etérea, y no
tenga protección, quiero aclarar que el derecho de autor protege incluso las obras morales.
Yo ahora puedo estar hablando y estar presentando una idea a través de la oralidad y con
posterioridad alguien copiarla y atribuírselo, yo puedo decir yo la grabé y la que dijo eso
fue Carolina y no la persona que ahora la está repitiendo. Entonces, pasa lo mismo con tu
obra, tú piensas que es etérea porque simplemente está ahí la instalación y después
desaparece, pero no significa que no tenga protección.


CRR:

El derecho de autor protege las obras, independientemente de su destino. Entonces tú
decides que el destino de tu obra es la destrucción, eso lo puede escoger el autor también y
no significa que la obra no esté protegida; lo que ocurre aquí es que seguramente alguien
que pase por la exposición y dice, ah, yo la voy a copiar y la voy a hacer igual a la
instalación de María José, y alguien la está copiando, porque nosotros lo vimos, porque
además le tomamos una foto y supimos que existió y ahí, obviamente, María José va a
poder decir también si exactamente eso fue de su exposición.


MJA:

Sí, yo tuve una situación así, y lo que pasa es que variaron el color de los trajes y dijeron
es otra obra, simplemente porque variaron el color de los trajes y era exactamente la misma
obra y, obviamente, el traje no lo hace la otra obra, pero sucedió eso, la imagen que
presentaron era otra obra, en otro color, son temas super delicados y específicos. Y yo sé
que la Cámara no tiene ese enfoque específico, porque la obra tampoco tiene productividad
a nivel de dinero, y la única cifra que puedo presentar, por ejemplo, que es la gran belleza
de la exhibición del Mambo, es que tuvimos 17.000 espectadores durante los 3 meses, que
para un museo es realmente como increíble en este país; esta es la productividad de estas
cosas, que hala un montón de conceptos, hace que  la ciudad pueda vivir y pueda percibirse
de otra manera , pero que no está amarrada a toda una cadena productiva, y que si termina
afectando al llevar la obra a otro lugar. A mí no me beneficia nada, estoy hablando de
cosas que son muy inmateriales y por eso es que es tan complejo el marco, pero si me
interesa la conversación, porque me interesa cómo puede funcionar.





4.    ¿Cúal es el valor que generan las industrias creativas?



ML:
Contestandote de manera muy concreta Rocío, qué es productividad. Finalmente, es poder
producir más con los mismos insumos o los mismos recursos que incluimos para esa
producción. De nuevo, los países en situaciones que han crecido son aquellos que con los
mismos factores de producción logran tener mayor producción. En otras palabras, para
traerlo en palabras del clúster de economía, es la posibilidad de hacer una torta más grande
con la misma cantidad de ingredientes; y para detonar esa productividad , precisamente, la
más reciente literatura de desarrollo económico nos indica que hay que trabajar en agenda,
esta agenda donde se han definido apuestas alineadas con la situación productiva de la
región, esas 5 áreas de especialización que se materializan en esos 17 clúster y donde la
economía naranja es una de esas grandes apuestas. Entonces, te agradezco de nuevo la
pregunta, porque vuelvo a poner otra vez la discusión por lo menos en la agenda de sus
justas proporciones y es que no se nos puede olvidar que, más allá de hablar de diseño, de
marquistas, en estos clúster de moda, al final del día, lo que estamos apuntando es a
detonar la productividad de estos sectores para que se conviertan en grandes promotores del
desarrollo económico y logremos mayores niveles de prosperidad para todos los que
habitamos acá.



CRR:
Bueno, comienzo yo, como dice Rocío, son cifras impactantes, que aturden. Quiero
comenzar mencionando algo que decía la directora del instituto Humboldt, cada vez que
había un ataque a un oleoducto eso parecía un suicidio, un auto infligirse daño. Entonces,
yo creo que a futuro todos tenemos que pensar que nuestros negocios sean socialmente
responsables, socialmente sostenibles, amigables con el medio ambiente, porque tenemos
que pensar en el colectivo y en esta casita vivimos todos y una manera de cuidarnos, es
pensar en esas cosas también. La pregunta es cómo generar valor, porque de pronto, desde
el punto de vista artístico no solamente se recibe valor  a partir de una retribución
económica, hay otras maneras de generar valor y, bien lo mencionaba María José cuando
decía no hubo una generación de valor concreta, pero hubo no sé cuántos miles de
espectadores que asistieron al MAMBO, por la taquilla, entonces, es una manera de
generar valor; se jalonan, de cierto modo, un tipo de dinámicas pero, por otro lado, tenemos
a Marco en la Cámara de Comercio, quien dice que a mí me también me interesa la

productividad para generar valor y que para mí ese generar valor también incluye no
solamente un contenido simbólico, sino que también quiero que ese contenido se vea
representado en un contenido económico y, que además, eso se vea reflejado en el
bienestar de los ciudadanos que estamos aquí, sea en Bogotá, Cundinamarca y Región o
sea Colombia como país. En ese generar valor también está la propiedad intelectual y está
el derecho de autor, porque estos derechos son los que le permiten a la persona creadora la
explotación de esos intangibles. Si no hay derecho, no hay manera de explotar ese
intangible, porque simplemente no hay nada, querría decir que cualquier persona podría
utilizar el intangible sin pedir ninguna autorización, sin pedir ningún permiso. Una de las
cosas muy sabiamente establecidas en la ley del 82 es que dice: el autor es libre de que su
obra sea utilizada a título gratuito, es decir, la libertad del autor parte también de su
decisión de querer o no tener un lucro a partir de la explotación de su obra y esa decisión la
toma el autor desde un principio, porque él es libre de decir que considera para él generar
valor y, entonces, Marco también mencionaba algo, a lo que también me suscribo, y es que
a estos temas de la propiedad intelectual hay que prestarles atención, porque cuando yo
creo una pieza única, esa pieza única que tiene un impacto, que es apetecida por el
consumidor, pues claro yo quiero ser el que reciba esos beneficios y no otro, porque si otro
comienza a reproducirla y a copiarla, ese otro está obteniendo un beneficio al costo de mi
trabajo y, eso en campo jurídico, es como una competencia desleal, porque obtengo la
ventaja competitiva a partir de la explotación de un bien en el que yo no he invertido ni
tiempo, ni dinero, ni esfuerzo administrativo, ni esfuerzo económico, ni nada, entonces,
esto es lo que se conoce como los free riders, porque se están beneficiando sin ningún
esfuerzo, de cada uno de los demás actores en el mercado y, por el contrario, el beneficio
que ellos obtienen o el provecho económico los enriquece a costa de ningún esfuerzo, y
eso se ve reflejado en el empobrecimiento de quien sí hizo el esfuerzo económico,
financiero para crear esa creación.



ML:
Porque yo creo que hay que traerlo a esta conversación para hablar de sostenibilidad social,
ambiental y económica y, un poco para el público, hacer una breve reseña. En el año 2011,
luego de la crisis económica, los profesores de la Universidad de Harvard Michael Porter
y, otro, Cramer, sacaron este paper que se llama Creando Valor Compartido y es esta
noción de que prácticas, acciones y negocios desde el sector privado pueden no solo ser
buenos negocios sino tener un impacto social y ambiental y económico en su entorno. Y,
de alguna manera, estos autores traen este paper casi que como una salvación del
capitalismo. Acordémonos que estábamos en el 2011, que estaba ocurriendo toda esta
satanización al capitalismo, que se había reventado 2008/2009 con la crisis económica,
porque lo cierto es que nosotros, desde nuestro nombre que es la Vicepresidencia de
Competitividad y Valor Compartido, porque todo lo que estamos haciendo es demostración
de ese valor compartido, toda esa gente de especialización inteligente, la agenda de los
clúster y, particularmente, quería referirme a algunos casos puntuales. Les he hablado que
una de las cinco áreas de especialización es la Economía Naranja, pero hay una segunda
que es Bogotá Región Ciudad Sostenible, y que apunta a resolver desafío de la ciudad
región y ahí estamos hablando de proyectos y agendas como la recuperación del Rio
Bogotá, proyectos y agendas en términos de materia energética, de economía circular, que
ya tu mencionabas ahorita con los maniquíes; entonces, ese tema de sostenibilidad está

totalmente presente en toda la agenda que estamos trabajando, más aún, yo sería aún más
tajante, y creo que la sostenibilidad es requisito de la competitividad y cada vez más los
mercados y las nuevas generaciones van solo a comprar  productos que sean sostenibles
desde el punto de vista ambiental y social; y en ese sentido, nosotros venimos trabajando
particularmente en el sector de moda en distintas agendas que materializan esa
sostenibilidad, ese concepto de valor compartido, solo por mencionar algunas, en el clúster
de cuero, calzado y marroquinería que tiene un gran impacto ambiental en sus eslabones
primarios con todas las curtiembres que efectivamente estaban teniendo un impacto en el
río Bogotá. Ahí venimos trabajando con curtiembres de Chocontá y otros municipios
cercanos para adoptar otras economías que no tengan el impacto ambiental que veníamos
teniendo; en el clúster de joyería y bisutería hemos logrado proyectos  de trazabilidad de la
materia prima para no fomentar la minería ilegal y que se haga en las mejores condiciones,
con el menor impacto ambiental; y en joyería y bisutería también hemos venido trabajando
proyectos en materia de residuos de materiales, en la medida en la que se utilizan una
cantidad de químicos que pueden llegar a ser nocivos; en fin, nosotros estamos convencidos
en el tema de sostenibilidad y productividad y en eso ya venimos trabajando.


MJA:
Yo creo que hay varios casos de artistas que trabajan con cero basura, que su producción
implica otro tipo de producción, en la que no hay ningún objeto de nada, y que estamos
provocando experiencias a las que la gente acude masivamente sin todos estos datos que
nos estabas dando que son terriblemente difíciles de manejar. Además, creo que hacia
dentro de la industria creativa y el trabajo del artista están siendo contemplados de una
manera supremamente clara, cada vez hay menos artistas con estudios llenos de materiales
y llenos de cosas, y esto lo estoy hablando como a nivel, y creo que estos cambios se
implementan más como a nivel personal, en una instancia, de convencernos que a partir de
la práctica personal es que podemos implementarlo hacia afuera; y creo que, en ese
relacionarse con artistas que funcionan de la misma manera que uno, hay toda una serie de
otros sistemas económicos que son interesantes y que tienen unas implicaciones
internacionales también profundas. La obra de Nicolás París, esa es una de las tantas que
quisiera nombrar, es un educador quien trabaja con escuelas en sitios muy marginales y a
través de la obra de arte y de plantearles esta serie de experiencias, está dando una cantidad
de herramientas a las personas para hacer lo que hacen desde su localidad; entonces creo
que hay un canal que se tiene que establecer entre las cosas maravillosas que ustedes están
haciendo y las cosas que están sucediendo también en otros lugares, para que se nutra.



MJA:
Yo creo que cada exposición que uno hace es un gran emprendimiento, empezando porque
para muchos diseñadores estas ideas por lo general no encuentran  estos patrocinadores que
te permiten generar una producción; es más que todo digamos que la reunión de una serie
de personas que creen en una idea y que se lanzan un poco; es como otro sector creativo o
de producción sin las ayudas que tienen otros sectores de producción, como el de la moda,
de los zapatos, los músicos. En este sentido si tengo que expresar que los artistas, a pesar de
entender los marcos, no son del todo tenidos en cuenta. Voy  a poner un ejemplo,

simplemente por ponerlo, yo voy a dar una conferencia entre el marco de arte
contemporáneo que empieza el 22 de noviembre. Cuando me piden suscribirme, en la caja
que se abre para hacer la suscripción en la Cámara de Comercio no existe una caja en la que
yo quepa porque ninguna de mis acreditaciones son válidas para la Cámara. Entonces, por
más de que uno trata de ser parte del sistema para muchos no hay ese campo, entonces es
peculiar, porque para mí sí ha sido interesante. Después de llegar de vivir mucho tiempo
por fuera del país, de entender cómo estas empresas que uno crea temporalmente, digamos
la misma exhibición del MAMBO, como estos grandes emprendimientos en los que
estamos además empleando a un montón de personas, a un montón de artistas a los que se
les pagó tres meses por hacer una experiencia, qué ayudas y en qué circunstancias estamos
creando. L o que yo te contaba con la sutileza que tuve con una obra mía es real, como
hubo un cambio de ropa es otra obra y es la misma obra. Creo que no es que a uno no le
interesa el mismo sistema, como de productividad digamos, o de dar una serie de resultado
que también pueden ser económicos, de hecho yo vivo de mi obra; entonces creo, que es
más un diálogo en el que deberíamos entrar todos los agentes, porque creo que la industria
creativa es súper potente, poderosísima, además hace que Colombia también se conozca
desde otro lugar que también es súper importante; creo que hacen falta esos vínculos entre
sectores, no solo desde ustedes, como la Cámara de Comercio, sino también desde los
mismos artistas, en querer relacionarse y en entender como estos eventos productivos y
estos momentos de productividad. Como una exposición, como la pasarela, por ejemplo,
de Jorge Duque, todo lo que se requiere para que finalmente eso suceda, creo que esos
procesos en diferentes lugares y en los diferentes lados deberían entenderse, o sea, debería
haber un diálogo para que existan los mecanismos para poder ayudarnos todos.






5.    ¿Cómo debe funcionar la propiedad intelectual en las comunidades artesanas de Colombia?



MJA:
Yo lo que siento es que primero tenemos que hablar desde el mismo lugar, desde la
horizontalidad, y no porque soy artista entonces soy más que el artesano, sino tenemos que
empezar a hablar desde un mismo lugar creativo; creo que, también, hay un respeto que le
debemos nosotros a cada una de las etnias y sus saberes y creo que eso debe ser claro. El
hecho de que yo vaya en una investigación de campo a entender como son todos esos
procesos creativos y de producción, no significa que yo me pueda apropiar de ellos así no
más; creo que hay una cosa que para mí es muy importante, que es una relación de respeto
en su propia concepción cósmica,  sobre todo con unas personas, y ver uno hasta dónde
puede llevar ciertas cosas que aprendo y hasta dónde eso se queda en el lugar de origen,
sobre todo cuando hablamos de conocimiento. Yo no sé mucho y en eso si les pido
disculpas, no sé cómo es todo el proceso que hace Artesanías de Colombia de integrar a los
diseñadores, a los diferentes artesanos de Colombia, pero sí creo mucho, por ejemplo, en
todo este paso de conocimiento de unos a otros; sí siento que tenemos mucho que aprender
de ellos, creo que todo el proceso, por ejemplo, de cero basura, del no desperdicio, del
respeto a la naturaleza, del respeto al otro y a la construcción del otro; y creo que eso, por
ejemplo, debería filtrar mucho más todos nuestros proyectos, y me incluyo, en el que
respetamos los proceso de los otros, en el que los incluimos de alguna manera, los
referenciamos, les damos el crédito, como lo hice yo con Jorge. Creo que es muy
importante cuando uno trabaja en colaboración con otros dar los créditos, nombrar las
personas que dicen ciertas cosas porque hacen parte del propio esfuerzo de uno y si uno
puede además seguir patrocinando ese tipo de colaboraciones humanas. Eso es como otro
lugar, las personas y los emprendimientos son lugares de poquitas personas, son personas
que se unen entorno a una idea y generan un producto, pero sí creo que esta relación
de reconocimiento de las ideas de los discursos, de las técnicas, y en esa instancia creo que
a los artesanos si les debemos eso. Yo siento mucho que no estoy muy involucrada en
este renglón pero sí creo que hay valor que para nosotros algunas veces es como un poco
secundario.




CRR:
Indudablemente los artesanos tienen su lugar y un lugar importantísimo en el marco de las
industrias creativas y, de hecho, hay muchas actividades del gobierno encaminadas a darle
cada vez más relevancia y visibilidad. Ahora, desde el punto de vista jurídico si tengo que
hacer dos distinciones. Por una parte, lo que está protegido por la propiedad intelectual
desde el punto de vista de lo que hace un artesano, que puede ser en Artesanías de
Colombia, ya ha tenido experiencias con la obtención de denominaciones de origen y
también esa obra de artesanía puede ser considerada una obra de arte aplicada, y en ese
caso no importa que sea un producto artesanal, que sea elaborado manualmente o un
producto de escala industrial. Entonces , en el caso concreto de la artesanía cabe
perfectamente, eso lo tengo desde este lado, pero desde este lado hay una cantidad de
saberes tradicionales donde no necesariamente existe una protección vía propiedad
intelectual,  me refiero con esto a expresiones culturales tradicionales, conocimiento
tradicional y recursos genéticos, estos tres por decirlo de alguna manera, vertiente que se
desprenden de las comunidades, la propiedad intelectual, porque no entra a otorgar una
protección ahí, porque en el caso concreto del derecho de autor se necesita individualizar,
se necesita el individuo o los individuos, así sean veinte, los que realizaron la obra, pero en
el caso de estos saberes y estas expresiones culturales muchas veces no se sabe quiénes
fueron, sino se dice es la comunidad y, pues como es la comunidad, no es posible
identificar el autor. María José menciona algo que es muy importante y dice, no significa
con eso que yo me lo vaya a apropiar o que yo no vaya a hacer un reconocimiento y aquí es
una de las áreas en la que nosotros tenemos que trabajar, porque en otros países, como por
ejemplo Perú o México, ellos tienen una experiencia en la creación de un sistema de
protección sui generis, ya no sería ni el derecho de autor ni la propiedad industrial, sino un
sistema de protección sui generis que atienda esas características muy peculiares y muy
particulares de ese tipo de expresiones; pero nosotros acá en Colombia no tenemos un
sistema de protección sui generis para proteger este tipo de manifestaciones de nuestras
comunidades indígenas tradicionales, rom, afrocolombianas, etc.



ML:
Yo simplemente quería decir que si hay espacios para involucrar mucho más a nuestros artesanos, nos solo de esta región sino de todo el país, en la agenda que estamos trabajando. Lo cierto es que ya venimos trabajando con ellos entonces no es necesario plantear una conversación de cero. Hemos trabajado con ellos en tres clúster de los que vale la pena mencionar dos casos: El primero es el clúster de Joyería y Bisutería que integra talleres de artesanos ya hace varios años, es importante entender cómo podemos mejorar la productividad de esos artesanos para que al final ellos reciban una parte más grande de esa torta económica que venimos intentando crecer. El segundo caso ocurrió durante esta versión del Bogotá Fashion Week cuando la curaduría insistió en que los diseñadores organizaron sus colecciones a partir de historias propias, de narrativas propias que conducían a las raíces de la colombianidad, varios diseñadores que incluyeron artesanos como parte de las colecciones. Entonces yo sí creo que ya venimos teniendo una conversación con ellos, una donde los hacemos parte de esta normativa de productividad y probablemente aún hay mucho más por hacer.


Conoce+ Mesa V

 

CONOCE +

 

Libros

  1. ECONOMÍA NARANJA:Innovaciones que no sabías que eran de América Latina y el Caribe. BID

  2. El futuro de la economía naranja: Fórmulas creativas para mejorar vidas en
    América Latina y el Caribe. BID



Ensayos

  1. LAS INDUSTRIAS CULTURALES Y EL DESARROLLO DE LOS PAÍSES AMERICANOS. Néstor García Canclini


Estudio

  1. The Trade Mark Reporter Vol. 107 No. 6: FASHION ISSUE




Conclusiones Mesa V

 

CONCLUSIONES

 

-En Colombia la industria de la moda es protegida por la propiedad intelectual en materia de derechos de autor. Esto acobija la justa remuneración por la explotación de su obra y abarca el punto de vista patrimonial y moral. Este instrumento, sin embargo, es muy poco utilizado en el país.


-El derecho, desde la propiedad intelectual, ha tratado de acercarse a esta industria con nuevas ramas como el “derecho de moda”. Aun así, la innovación constante y la evolución de la moda han retado los límites del derecho cuando avances científicos y tecnológicos se transforman en la base de la industria de la moda futura.


-Las industrias culturales, que componen la denominada economía naranja, la determinan las industrias amparadas por el derecho de autor.  Un criterio determinante en esta segmentación es tener al creador como protagonista y la obra como materialización de su creación.


-Las industrias creativas generan un valor que trasciende el indicador económico de productividad, aun cuando también lo impacta de forma positiva.  El aporte en construcción de cultura es un aspecto que no se puede olvidar y que la cultura también impulsa la productividad y el bienestar de un país. .


-Existen retos grandes para el derecho en la protección intelectual de los actores más desafiantes del arte, como los performers. Pero un reto, aún más grande, se encuentra en extender el derecho de autor hacia la protección de saberes patrimoniales como los que tienen las comunidades ancestrales de Colombia. Adaptar un modelo como el de Perú es esencial para poder garantizar una protección que no esté en contravía con sus costumbres y sus principios.


Marzo

22

2019

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIATEX (Medellín): 22 al 24 de ENERO

IFLS + EICI (Bogotá): 5 al 7 de FEBRERO

BOGOTÁ FASHION WEEK (Bogotá): 2 al 4 de ABRIL

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
SillaVerde

Esta compañía tiene su sede en Bogotá -"la ciudad asentada sobre una silla verde"- tal como alude el escritor Germán Arciniégas a las montañas orientales que la resguardan.

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nace en Madrid y vive en Colombia desde 1994. SillaVerde cuenta con un equipo de jóvenes investigadoras afines al diseño sostenible; a la lectura y al marketing digital.

Consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia desde 2015 y del proyecto MODA VIVA.

Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá (2015-2019) y la franja de conocimiento de Bogotá Fashion Week (2018 y 2019).

2012: forma sentadaensusillaverde.com 

Un medio de comunicación especializado en la investigación de procesos creativos, técnicos y modelos de negocio de la industria de la moda.

Es colaboradora de El Espectador, El Malpensante, Fucsia, Diners y Vogue Latinoamérica.

Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de premios y convocatorias de la industria de la moda.

2016: funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento para concebir e impulsar proyectos de moda con énfasis en sostenibilidad y en tradición artesanal.

2017: estreno de la serie audiovisual LA VIDA ANIMADA en Youtube en alianza con Expor Mannequins.

2018: inicia la primera temporada del podcast TALKING CLOSET en alianza con Akorde.

 

RASGOS de SillaVerde

Ofrecemos contenidos editoriales sobre la industria de la moda especializados en:

* SOSTENIBILIDAD

* TRADICIÓN ARTESANAL

Elegimos trabajar en conjunto con el sector público y privado en Colombia. Contribuimos a fortalecer alianzas y a diseñar oportunidades de negocio con un sentido social, ético y productivo. 

pinzas

CRECER EN REPUTACIÓN

pinzas

TENDER PUENTES ENTRE PERSONAS Y SECTORES

pinzas

CONTENIDOS ORIGINALES

pinzas

INFORMACIÓN, ANÁLISIS Y CONOCIMIENTO

pinzas

PRODUCIR CON SENTIDO

pinzas

MODA CON PERSONALIDAD

pinzas

PENSAR GLOBAL, ACTUAR LOCAL