cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Palma, historias de Colombia

Publicado 2018-01-25 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Rocío Arias Hofman –RAH–: Cuando tomas la decisión de iniciar Palma en 2017, vienes con todo tu bagaje previo, tu experiencia en ser una persona que conecta que formaliza procesos de producción entre comunidades artesanas en la industria de la moda, pero que también se ha dado cuenta de que los ritmos de la moda contemporánea son vertiginosos para el ritmo de los artesanos. En ese sentido, Palma ¿con qué convencimiento nace en ese sentido?

Carolina Melo –CM–: El pensamiento de Palma es ir produciendo de una forma más orgánica y salir con una primera colección. En el proceso de diseño hay una reflección en términos de que me gusta conocer bien de dónde viene la técnica, cómo se hace, qué proceso tiene detrás, qué significa, y de ahí ya sale la colección. Es ir viendo qué ritmo podemos tener: ¿una colección al año?, ¿dos colecciones al año? Pero es una cosa que vamos a ir trabajando entre los artesanos y la marca.

Pienso que Palma es una marca en la que los artesanos y el diseñador diseñamos conjuntamente. No es una apropiación, no es coger un objeto que ya existe y ponerle otros elementos.            

RAH: Entonces, en términos de diseño, Palma propone ¿qué tipo de cocreación?, ¿cómo, en campo, se produce eso?, o combinando campo y ciudad puesto que la oficina o taller de Palma está en Bogotá y  me imagino que aspiras a trabajar con comunidades artesanas que están en sus sitios de origen.

CM: Palma a lo que apunta es a que sean piezas que cuenten muchas historias de Colombia o de su origen. Por eso siempre trato de que en una sola pieza hablen diferentes culturas: que se mezcle la iraca con la mola y con otro tejido que pueda ver que hay un diálogo entre esas piezas. Lo que hace Palma es unir esas historias

RAH: Ese es el planteamiento conceptual del diseño. La operación de diseño con las comunidades, cuando hablas de co-creación, ¿qué tipo de método te gustaría implementar después de toda tu experiencia?

CM: Lo clave es ir primero al lugar, entender cómo se hacen las cosas, qué es lo que a ellas más les gusta hacer, qué formas se les facilita más para tejer, qué cosas tienen más significado para ellas. Todo este material lo voy recopilando. Siempre estoy en contacto con ellas, pido aprobación antes de decidir alguna forma: ‘qué les parece si la base es rectangular, ¿lo pueden tejer bien?’. A la final como es una marca que también va a tener una cantidades, pensando que no va a ser un volúmen gigante pero puede pasar-

RAH: Entonces hablemos del esquema de producción de Palma. Justamente por tu experiencia profesional previa, has estado interactuando con las grandes plataformas de lujo asequible del mundo: Intermix, Moda Operandi, Net-a-Porter, el tipo de exigencia de demanda y presión la has conocido. Detectaste un desajuste entre el comportamiento cultural de las comunidades y lo que está pidiendo el mercado contemporáneo. Entonces, ¿Cómo es el esquema de producción de Palma?

CM: Creo que las marcas también podemos proponer nuestros ritmos y es muy importante que si uno tiene esa filosofía en su marca, no es que no pueda venderle a un Net-a-Porter o a Moda Operandi sino que debe dejar claro desde el principio que uno hace una colección al año o dos. Y cuando está nuestra colección la presentamos a nuestros clientes. Creo que es algo que está pasando a nivel mundial también, la moda está yendo hacia allá. Me parece que nosotros lo podemos hacer también. 

RAH: Estamos hablando de una coyuntura de producción salvaje, de centenares, de toneladas de producción al año en distintos puntos del planeta. ¿Palma quisiera contribuir en ese sentido de sostenibilidad a qué, con sus piezas?.

CM: A la moda lenta, que tenga un ritmo propio que se ajuste a la realidad del contexto donde es producida. No pretender cumplir con las exigencias que tiene el mercado masivo, que es son cuatro o cinco colecciones al año y las tiendas que ahora están cambiando cada cuatro semanas. En Palma pensamos en la basura que genera eso, en qué va a pasar con este producto cuando lo deje de usar. A eso le apunta la marca. Ahorita es muy difícil uno desde el principio  lograr que todo sea biodegradable, pero va a hacia allá. ¿La misma marca se puede encargar de recuperarlo?, ¿otra parte se puede reciclar? Hay que pensar en estas cosas, porque es una realidad del mundo. Hoy oímos del calentamiento global y el diseño tiene un gran papel en eso. Hay una parte del modelo de producción que estoy ahorita investigando y es cómo podemos proponer a las comunidades artesanales un sistema que sea para ellas asociativo.

RAH:Desde el punto de vista ambiental hay un planteamiento. Es por ir entendiendo los macros de impacto en sostenibilidad. Lo ambiental está definido de esta manera. En relación con lo social, laboral, y como diseñadora industrial que te has dedicado a formalizar procesos justamente, ¿qué es lo que quieres plantear en Palma?

CM: Es ver diferentes esquemas que hayan funcionado en otras partes del mundo. Es proponer un sistema de asociatividad con las comunidades. Que sea para ellas –digo ellas porque casi siempre trabajo con mujeres–, que vean un beneficio con el paso del tiempo.

RAH: El emprendimiento de Palma, ¿quiere crear una asociatividad con las comunidades bajo qué fórmula? 

CM: Hasta ahora estoy investigando los diferentes esquemas, pero uno de esos es que la comunidad tenga unas regalías o haga parte de las ganancias sobre el producto. El primer año es un mayor porcentaje para la empresa, que es la que está haciendo la inversión, y la comunidad empieza con un porcentaje pequeño. El segundo año va bajando el de la empresa y sube el de la comunidad.  

RAH: ¿La comunidad previamente está organizada bajo qué modelo? 

CM: Me gusta trabajar con comunidades que ya estén asociadas. Porque se necesita arrancar con un modelo en el que ellas ya estén organizadas, para poder proponer este modelo en el que teóricamente en cuatro años la empresa tenga un veinte por ciento y ellas tengan un ochenta por ciento sobre la ganancia; porque ellas son las encargadas de producir. Todo este esquema de producción estaría montado y sería aplicarlo en otras comunidades. Creo que es una forma cómo la empresa puede innovar y seguir creciendo y variando su portafolio y al mismo tiempo dejándole a la comunidad un sistema que por sí solo funcione.

RAH: Y desde el punto de vista económico, que es la otra troncal de sostenibilidad importante, ¿cómo evalúas la otra convención de una tabla de precios, no sé cómo lo califiques. Toda la parte de establecer una tabla de precios con las comunidades. ¿A Palma qué tipo de rangos le interesa manejar?, ¿cómo piensa financiar el proyecto?

CM:En este momento está siendo inversión propia. El proyecto es encontrar financiación de otros lugares, pero también salir al mercado en los próximos meses.

RAH:¿Y desde el punto de vista de los precios con los artesanos y la manera de pago entre las partes cómo la imaginas?

CM: Siempre trabajo 50% por adelantado y 50% a contraentrega. Ellas son las que deciden el precio, las comunidades, principalmente las indígenas que son con las que he trabajado la mayoría del tiempo, todo lo hablan entre ellas, todo lo acuerdan, y yo lo que hago es que primero hago unas muestras y siempre les digo ‘háganlo primero y luego me dan el precio’, porque es diferente cuando ya lo están haciendo.

RAH: ¿Este precio resulta del producto terminado o de una combinación de las horas, materia prima y mano de obra?, ¿cómo les has enseñado tú a evaluarlo?

CM: Con las comunidades con las que estoy trabajando para Palma son todas nuevas. El precio ellas lo definen. Confío en que ese precio es justo para lado y lado.

RAH: ¿Discriminan en una tabla lo que corresponde a materia prima, mano de obra o a talento?

CM: En mi experiencia con las wayuu, que son con las que trabajé los últimos cinco años, ellas lo tienen discriminado. Y la líder cobra con un porcentaje por supervisión y calidad. Ella asume el costo del hilo y a las artesanas les dan el hilo, la aguja, todo, que ellas simplemente tengan que empezar a tejer. En el caso de los guna, hasta ahora los estoy conociendo. Creo que hay muchos vacíos en este proceso, lo ideal sería que hubiese un sistema transparente tanto para diseñadores como artesanos. Ahorita que hay tanto interés de los diseñadores de trabajar con artesanos, es importante pensar cómo es transparente de parte de los dos. Porque ha habido muchos casos en que los artesanos se quejan de que los diseñadores están vendiendo cuatro veces más caro el producto que les están comprando a ellos. Pero tampoco de parte del diseñador hay un conocimiento de ‘usted por qué me está cobrando eso’. Sería ideal que hubiera una transparencia que es más de entrenamiento.

RAH: ¿Quién se te ocurre que podría jugar un papel importante, conociendo las instancias de Colombia?

CM: Artesanías de Colombia, porque tiene acceso a una gran cantidad de comunidades y un montón de información. 

RAH: ¿Propondrías que Artesanías de Colombia ayudara a regular el mercado?

CM:Claro, porque de lo que me he dado cuenta en todos estos años es que el mercado artesanal es súper informal.  El precio varía por personas, pero es entendible también, porque las artesanas no tienen un mercado garantizado y tienen que sacar provecho del momento. Y esa es la cultura que tenemos nosotros de la circunstancia. Pero si logramos que haya un libre mercado y unas políticas claras puede mejorar. Si el artesano es claro conmigo, es transparente conmigo, podemos construir juntos. Porque yo también soy clara con ellos.

Me parece muy importante ahora que hay este boom de artesanía de lujo, que los artesanos también conozcan el proceso que hay después de que entregan el producto. Porque dicen ‘cómo así que yo le vendo en 200 mil y está en las tiendas en 600 u 800 mil’. Entonces es importante que entiendan los procesos que hay después: los envíos, la distribución, si no soy una tienda sino una marca que vende a tiendas, cada tienda le sube tres veces el precio. Ellas se sienten explotadas porque no entienden esa parte tampoco. Ahora pienso en Artesanías de Colombia, pero también la empresa privada puede ayudar a  hacer estas capacitaciones. Porque si le estamos apuntando a que Colombia va a ser un gran exportador y estamos mostrando nuestras raíces y cultura y riqueza, que haya una cadena en la que todos sepamos en qué estamos metidos, a qué estamos jugando. Con eso el artesano se vuelve un socio con el que trabajamos en cooperación. En Palma siempre hablamos de que somos un grupo de colaboradores y entre esos están los artesanos, los que hacen los acabados, los diseñadores: colaboramos entre todos. Con eso podemos estar claros y no pasa esta inconformidad de que el artesano siente que lo están explotando o el diseñador siente que le están cobrando más de lo que es. 

RAH: Y eso nos lleva a un campo que es el del consumidor final. Palma, ¿qué tipo de relación quiere establecer justamente con este?, ¿qué le quiere contar?, qué importancia le quiere dar a qué? 

CM: Es contar ¿cómo vivimos aquí? El tagline de Palma es handcrafted in paradise, es mostrar ese paraíso en el que vivimos nosotros, y ese paraíso que está reflejado en nuestros productos. Cómo esa pieza fue concebida en las montañas, en los valles, en la costa. Que transmita a través de la etiqueta, la página, qué hay detrás, quién lo hace, cómo trabaja, por qué empezó a hacerlo, que es una historia muy rica. Estos productos terminan siendo muy costosos, porque es un trabajo detrás muy grande. Porque si una parte la mandan de Nariño y otra de Antioquia, pero resulta que no viene de Medellín sino de una comunidad indígena y luego llega a Bogotá, donde tiene otro proceso, hay muchas manos detrás. Por eso termina siendo una pieza que tiene muchos costos, pero también muchas historias para contar.

RAH: ¿Qué método quieres emplear para trasladar esa historia de una manera eficiente? Un hashtag claro, ¿pero qué más sigue?

CM:Estaba hablando con una antropóloga porque ella conoce la historia de las comunidades. Hasta se me ocurrió que con la colección sería chévere que saliera un librito con la historia. Porque uno ve, por ejemplo, las figuras de la mola, pero resulta que si son un laberinto, puede representar uno en el que ellos quieren que las enfermedades queden ahí. Entonces sería súper que haya un acompañamiento con la colección en la página y las redes, contando esa historia. No solo la foto del artesano sino lo que hay detrás. 

RAH: ¿La operación de Palma va a transcurrir online inicialmente? ¿Estás pensando en hacer un wholesale a nivel Colombia?

CM:Inicialmente es online y estar presentes en ciertos eventos, para que la gente empiece a conocer la marca. Es que mi experiencia siempre ha sido fuera.

RAH: Es interesante porque vienes de un mundo de volúmen y exportación. Y tu mirada está haciendo una relectura, inclusive en tu propio proceso, para entender algo que te habías perdido en el camino. O ¿por qué prefieres otro proceso o tamaño?

CM:El proceso con Palma fue en un principio una marca para exportar, por eso los textos están en inglés y todo está pensado para afuera. Y de ahí me puse a pensar que si estoy hablando de producción local, Palma tiene que estar en Colombia. Con la gente con la que he trabajado acá en Colombia siempre me dice ‘es divino, dónde lo puedo comprar’ y yo ‘no vendemos en Colombia’. Eso tiene que cambiar. Me parece que si bien ya no pasa tanto, los colombianos tenemos en la cabeza a la artesanía como algo que es barato y no tiene tanto valor, porque siempre lo hemos visto en el mercado, en Expoartesanías. Entonces, me parece un reto entrar al mercado colombiano y mostrar los productos y ver la gente qué reacción tiene. ‘Si dicen sí está súper’ o ‘eso es paja, la mola la consigo más barata’.

RAH: Y en términos de tu generación, en la que has tenido una experiencia de país muy dura que te ha hecho tener una relación compleja con tu origen, pero que sin duda estás acá y tienes claro por qué lo quieres hacer desde aquí. ¿Sientes que generacionalmente entra la artesanía a hablarse con una mujer como tú y qué detectas que pasa con tus amigas?

CM: Mi generación es muchísimo más receptiva. Hablándolo en la experiencia que he tenido con la gente que ha visto el proyecto, les gusta oír la historia, qué técnica es, dónde la hacen. Tienen un interés por conocer el país y cultura. Lo que me parece interesante es que a través de la moda se puede contar la historia del país. Y mi generación en eso es más receptiva. Las de más atrás es la cosa de ‘esto es barato’.

RAH: ¿Te ha ayudado con esta parte de la biografía que te tocó vivir directamente?

CM: Sí. Creo que debido a esas circunstancias que tuve por las que en un momento dado me tuve que ir de mi país, siempre tuve esa necesidad por buscar mi origen, conocer de dónde venía, qué me identifica de mi país. Y a través de las artesanías y el trabajo con artesanos he encontrado ese medio. Cada vez me sorprendo más, poder contarle a la gente de dónde vengo y cuál es mi cultura y cuál es la riqueza que hay aquí.

RAH: Cuando uno se pone a pensar desde el punto de vista de ciudad, como ciudadana, este esquema colaborativo que estás planteando en Palma, ¿crees que podría crear qué tipo de sociedad?, ¿cómo crees que podría evolucionar y trascender de un hecho empresarial a tener un impacto político y social en tu entorno?

CM:Creo que es decir que todos tenemos derecho a lo mismo. La vez pasada estaba leyendo a una persona que es el alcalde de Cartagena que decía ‘yo quiero que lo que para mí fue un privilegio sea un derecho para todos’.  Coyunturalmente, Colombia está en el ojo del mundo, es el momento de que nosotros propongamos qué tipo de sociedad somos. Que yo como empresaria puedo salir adelante pero arrastro conmigo a un grupo de gente muy grande que es la mayoría del país. ¿Por qué unos pocos podemos progresar y el resto no? Desde pequeña eso me ha obsesionado. Eso es lo que Palma propone.

RAH: Te voy a meter ya en el terreno de la palabras.  ¿De tu infancia rescatarías qué palabras?, ¿cómo la definirías?

CM:El campo, la naturaleza, una vida muy de pueblo.

RAH: Pero palabras concretas, que revelen que tu infancia no es cualquier campo sino el de los llanos.

CM:Vacas por todas partes, cerdos. Mucho silencio, soledad. Cuando uno está en el campo a las seis de la tarde ya no hay luz. Y si no hay electricidad hay que acostarse a dormir o quedarse en la hamaca callado. El silencio ha estado muy presente en la forma como crecí, esos momentos en que no pasa nada. 

RAH:En términos de color...

CM: Verde, pero también el sol rojo, el cielo naranja del atardecer y el amanecer. Muchos morados, amarillos, café, azul.

RAH: Y en términos de sabor 

CM: Plátano, carne, mucha sal y ácido de probar las frutas que no estaban maduras de los árboles.

RAH: Y objetos de la finca llanera 

CM:Todas las herramientas propias del caballo, de marcarlo, la silla, el apero, cómo está tejida la rienda, la fusta que es de cuero. Dónde se calientan los hierros que es una lata con fuego. Eso es lo que llevo adentro.

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7