cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Nuevos modelos de negocio para marcas de moda / Mesa IV La moda a debate 2015

Publicado 2015-06-20 02:03:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

“Un buen diseño no puede arreglar un modelo de negocio dañado” Jeffrey Veen, ex director de UX de Google, actual co director de True Ventures. 

Esta cita demuestra lo importante que es en cualquier negocio el diseño de un modelo acorde. En la industria de la moda se ha olvidado lo necesaria que es la educación empresarial y administrativa para los creadores, se ha seguido perpetuando el mito romántico del arte por el arte del que han sido víctimas más de una marca. Por eso, la cuarta mesa redonda de 2015 decidimos abordar la necesidad de la creación de modelos de negocio adecuados para cada emprendimiento.  E invitamos a líderes del sector a discutir al respecto: Luc Gerard –fundador y CEO de TRIBECA–; Pilar Luna –Directora ejecutiva de Revistas femeninas TV y novelas, Infashion, Vanidades, CosmopolitanLike–; Laura Laurens –empresaria y diseñadora de su marca homónima–; y Luz Adriana Naranjo –directora de Transformación Estratégica de Inexmoda. Moderó el debate Rocío Arias Hofman, fundadora y editora de www.sentadaensusillaverde.com.

 1.    La brecha entre el creativo y el empresario

Luz Adriana Naranjo –LAN–: En Colombia hay una gente muy creativa, pero el reto de Inexmoda en todos los proyectos que tenemos ahora es cómo volverlos realmente empresarios de moda, porque necesitamos consolidar los negocios del futuro y creo que lo más importante es una cambio de mentalidad. Últimamente he escuchado mucho esta frase de gente famosa en este sector y la quiero compartir con ustedes, lo escuché la semana pasada en un conversatorio y lo escuché hace veinte días de un diseñador colombiano que nos decía: ‘no quiero ser más famoso, no quiero salir en las revistas, en las pasarelas, yo quiero es facturar’. Entonces es un cambio de mentalidad pensar que maravilloso ser creativo, pero debemos fijarnos en la innovación que fundamentalmente está direccionada a generar empresa, a generar empleo.

Pilar Luna –PL–: Son muchos ingredientes que se deben juntar para llegar a hacer un negocio exitoso, pero sobre todo es necesario que cada vez haya más profesionalización. Ese sería como el titular, Colombia ya está en proceso de graduarse en ese sentido en lo que es cada empresa. Esto tiene muchos procesos, entre ellos hacer desfiles, salir en revistas de moda, pero más allá de eso es tener un negocio pensado y constituido de hacia dónde va. Uno ve muchas marcas que han nacido y se han muerto pronto porque realmente no tienen las herramientas suficientes, creo que las universidades no les dan las herramientas suficientes para hacer negocio; la creatividad es clave pero hay que hacer negocio. Por eso es importante tener un financiero, tener un administrador, porque los diseñadores no pueden hacer todo. Cada uno tiene un expertise y se necesita que el negocio crezca y para eso se necesita tener claro hacia dónde y qué instrumentos y herramientas necesita para poder profesionalizarlo.

Laura Laurens –LL–: Empecé como artista y en esa dualidad descubrí que me encantaba la parte administrativa, cosa que nunca imaginé. Hoy por hoy creo que forma y contenido es lo mismo y uno como diseñador creativo tiende a diferenciarlo. Esta idea occidental de separar todo: si uno es creativo, no puede ser administrativo, es mentira, esto es algo que he aprendido y lo quiero compartir con la gente porque esa es mi enseñanza entre el ser artista y emprendedora.

Luc Gerard –LG–: El desafío más grande que tiene esta industria es pasar del arte al negocio. En Colombia la industria de la moda está muy desarrollada, pero al mismo tiempo hay muchas marcas que son de moda en el sentido de, y sin faltarles al respeto, marcas como GEF, Studio F, etc. No son necesariamente marcas de moda sino de estilo de vida, tienen unos valores, un ADN, pero no son marcas de moda porque no innovan. Esta industria en Colombia está muy desarrollada y la cadena de proceso está muy bien dominada. Y del otro lado existe una industria de artesanos, diseñadores y diseñadoras que tienen en la mayoría de los casos un pequeño taller en el que ellos mismo producen, eso es la industria del arte. Esto nunca va a ser una empresa si no se resuelven algunas cosas y creo que el espacio donde estamos hoy es ese caso y no la otra que son los GEF de este mundo.

 2.    Sobre el ADN de marca

LG: Desde la perspectiva los inversionistas uno mira 10 marcas, 10 diseños y algunas tienen un ADN que es el de la diseñadora 100% , eso es a la vez muy bueno porque es lo que hace el éxito pero también muy peligroso. Voy a dar el ejemplo grosero, toma Olga Piedrahita y comprarla a Silvia Tcherassi. En los de Silvia la personalidad no está tan marcada como en los de Olga, por su forma de trabajar, de colección en colección se puede perder un poco la identidad de la persona que hay detrás. 

Algunas como Amelia Toro, usted lo ve y sabe inmediatamente de quién es; eso es fantástico para posicionar la marca pero qué pasa cuando la marca se vuelve obsoleta o cuando por una razón X pierde la conexión con su público y yo cómo inversionista cómo hago para protegerme de esto. En este contexto para un inversionista cuando se habla de el ADN de la marca, se habla de cuáles son los elementos que tiene su identidad propia pero que al mismo tiempo no sea un carcán demasiado rígido, que no por mantener ese ADN pierda la relevancia con el público. 

Hablemos de Agatha Ruiz de la Prada que tiene una personalidad muy fuerte un diseño muy fuerte pero, cuántas personas aquí podrían ponerselos sin perder un poquito lo que uno quiere que es no necesariamente ser vistos desde 50 km. Entonces ahí está el riesgo, a veces algunos de esos ADN son tan fuertes que tienen el riesgo de tener una vida muy corta: Dsquared, Custo Barcelona en un año en cinco años ¿uno va a seguir queriendo ponérselos? Entonces la dificultad es encontrar un ADN, cinco o seis elementos que siempre deben estar pero al mismo tiempo que no sean tan fuertes como para marcar el producto para siempre.

Cada marca tiene un ratio diferente. Para hablar de Onda de Mar y de algunos de sus competidores como Touché, Agua Bendita. Un Touché va a tener un porcentaje muy grande, es decir que en términos de ropa no necesariamente busca lanzar modelos nuevos pero está ofreciendo una oferta estilística diferente y nueva. Y, al otro extremo, una marca como Agua Bendita que tiene un porcentaje de fashion content muy importante, es decir, que cada colección es una cosa totalmente distinta y nueva que se lanza. Entonces estos dos extremos son muy importantes a la hora de tomar decisiones. 

Muchos diseñadores cuando todavía es arte arrancan con una hoja en blanco y vuelven a pensar una colección nueva, ¿sí? Eso significa que en cada colección está jugando al poker porque está pensando de cero. Cuando uno empieza a mover hacia una industria, dice 20%  o 30% de mi colección va a ser totalmente nueva pero el 70% van a ser los modelos que se vendieron bien en una tela nueva o corte nuevo, uno empieza ahí manejando el riesgo, poniendo lo que se vendió bien pero innovando poco a poco. Entonces si uno lo mira, por ejemplo típicamente sobre un modelo de tres colecciones, la primera colección del  año tiene 20% de modelos totalmente nuevos, 60% de modelos del año pasado que se cambian de tela o color y 20% que son los clásicos, los modelos que sabemos que se venden. En la colección siguiente, de los 20% nuevos de la anterior vuelven a aparecer en los clásicos porque ya no son innovación y otra vez hay que traer 20% nuevo y de los que estaban en el style, los que sí logran unos buenos números de venta se vuelven clásicos; un clásico para mí es el que puede durar hasta cinco o seis colecciones sin cambio o alteración, este es el que uno va a producir en serie, mientras que en el fashion content probablemente va a perder dinero. Uno con este no debe calcular dinero sino el diseñador divirtiéndose intentando cosas nuevas y al mismo tiempo es ver si el mercado responde, este es el que uno puede permitirse decir ya no hay. Mientras que en el style y el clásico cada vez que usted dice que no hay stock está perdiendo una venta, mientras que en el otro no importa, está creando tendencia.

LL: Con Laura Laurens siempre me la planteé como una marca de vanguardia, contemporánea, bajo un slogan de la moda que incomoda y cuando digo que incomoda no es desde un aspecto de utilidad y funcionalidad porque yo creo que obviamente tiene que tener la ergonomía. Incómoda en un sentido intelectual, yo creo que uno puede decir a través del traje muchas cosas, entonces para mí eso sí ha sido parte del ADN de la marca que es un equilibrio entre concepto, funcionalidad y creatividad. Y creo que al nicho a dónde yo le estoy apuntando como estos almacenes como Opening Ceremony en Nueva York, en Soho, todas estas tiendas, eso fue lo que les cautivó de la marca, cosa que no voy a perder porque es el espíritu que les hizo dar ese primer paso de comprar a una diseñadora colombiana desconocida que se llama Laura Laurens.

Ya en París hay otros diseñadores que diseñan para la marca porque ya hay una construcción de identidad de marca tal que tengo a una japonesa y a una francesa que diseñan en conjunto. Hemos podido hacer una lógica paralela, yo acá pongo el 80% de la colección y ellas desarrollan el 20% allá. Y digamos que cuando yo voy allá y unimos no se nota qué fue hecho por mí y qué por los otros diseñadores, precisamente porque estamos haciendo todo el ejercicio de que sea una marca y que la marca no sea yo.

Pilar Luna: Quiero hablar desde mi experiencia de lo que he visto durante tantos años: el ADN es lo fundamental y es lo que hace que otros puedan hacer esa marca. Cuando uno conoce el ADN lo puede traspasar, comunicar y ahí es donde llegan otros diseñadores, porque sino las marcas más importantes no hubieran trascendido. Lagerfeld hace Chanel a su manera pero con todo el ADN de Chanel, nunca se ha salido de lo que es, haciendo cosas muy diferentes a lo que podía hacer Coco. Pero siempre el ADN es lo que hace que la marca trascienda o no en el momento en el que no esté el creador detrás de eso. Y también la moda funciona muy mecánicamente en muchos momentos y uno dice pero cómo si esto es algo creativo, pero todos sabemos que funciona por ciclos y que si está de moda tal color todos están sacando ese color entonces finalmente no es tan creativo sino que es construido. Lo difícil es encontrar ese ADN dentro de lo que ordenan de alguna manera las tendencias, que es otro tema que hace que las marcas estén vigentes sin salirse de su estilo. Ahí es dónde está la gran habilidad de la empresa y de las personas que buscan crecer con sus marcas.

Creo que no todo el mundo tiene ADN o no lo ha encontrado. Casos como los de Laura no son fáciles de encontrar en Colombia. Por nuestros desfiles de Colombiamoda, por ejemplo, tenemos el desfile de Infashion –donde queremos que sea una ópera prima de un diseñador para Medellín–lo hemos venido haciendo hace varios años y vemos que algunos salen adelante después de eso –no necesariamente solo por el desfile–, que unos se disparan y otros no volvemos a saber de ellos. Nos ha pasado que hemos patrocinado diseñadores que después se pierden un poco. Entonces, ahí es cuando uno dice: estos no tienen claro su ADN y su negocio.

Otra cosa es hablar de vanguardia, como lo es Laura, que es más difícil en gente que la consuma, es más difícil de entender, tal vez ese ha sido el gran tema de Olga Piedrahita, que aquí que es la maestra de eso. Alguna vez cuando la entrevisté, ella había empezado con Taller Barroco, era su primer acercamiento a esto, y de un momento a otro, cuando ya era muy exitoso, lo dejó de hacer y se vino a Bogotá y creó Olga Piedrahita y cuando le pregunté por qué lo cerró si le estaba yendo tan bien me dijo: ‘cuando una encuentra la fórmula es cuando se pierde’. Y es verdad, siempre hay que reinventarse desde su ADN, que ahí está lo complicado de lo que se está hablando de arte vs negocio, no deben ser competencia, sino complementarse. 

LAN: Lo que tiene que ver con ADN de marca, me perdona Luc, pero yo doy clase y en mis clases siempre doy el ejemplo de Onda de Mar, porque es una empresa de acá, que ha tenido una inversión extranjera, pero que me encanta la transformación de la marca y es cómo la marca pasó de vender vestidos de baño a estilo de vida, a ropa de playa. Tú tendrás los conceptos mucho más claros pero en términos prácticos, finalmente en ese cambio de vestidos de baño a ropa es lo importante, tú lo ves desde el punto de venta –te sientes en una casa en Cartagena–. Pero más allá de eso, es cómo eso ayuda a ampliar el portafolio de producto, es el hecho de que entendieron a su consumidora, que además de que necesita vestidos de baño necesita tener vestidos para el día en la playa, pero también unos para la noche y que además tienen niños que necesitan prendas de vestir, tienen un esposo que también necesita y amplían el portafolio. Entonces, cuando hablamos de modelo de negocio, creo que es muy importante entender ese ADN de la marca y con eso poder ampliar mis ocasiones de uso.

 3.    El modelo de negocio, una claridad necesaria para el éxito de las marcas

LAN: Hay que hablar del modelo de negocio porque yo creo que un poco el producto queda atrás y lo clave es cómo le llego al cliente, cómo facilito su compra. Tú ahorita me preguntabas que cuáles eran esos momentos difíciles para transmitir todo eso, y siento que es un cambio de mentalidad, porque si bien el producto tiene que ser perfecto, tiene que ser de muy buena calidad, tener un buen diseño, hoy en el mundo se está hablando de cómo le llego al cliente, de cómo le facilito la compra. 

Entonces quería hablar de eso, poner sobre la mesa esta visión de la moda, no solo orientada a las prendas. Hablamos de sistema moda y de cómo se va conectando con otras industrias que enriquecen nuestro producto, nuestra mirada, nuestro negocio. Entonces, cuando hablamos de modelo de negocio, viéndolo cómo facilito una compra.

Un caso es el de Sony que sacó unos audífonos a prueba de agua y, en la campaña en Nueva Zelanda, no los vendía en las tiendas de tecnología sino en donde la gente los necesitaba; ¿dónde se necesitaban esos audífonos? En el gimnasio, en los clubs, donde la gente vaya a entrar a una piscina. Entonces yo creo que esos conceptos son los que la industria de la moda y el diseño necesitan empezar a implementar porque, si bien mi producto tiene que ser maravilloso, tengo que poner todo mi talento, todo mi ADN, mi capacidad creativa, en cómo llegarle al cliente.

 4.    ¿Hay un ADN Colombiano?

LG: Colombia tiene un estilo de vida a la colombiana, es decir que aquí ustedes con sus puentes maravillosos la gente está acostumbrada a irse de vacaciones cortas y ¿cuál es la ventaja? Que se desarrolla cierto estilo para la gente que le gusta la moda. Si usted se va de puente de tres días, pues no va a repetir ropa, si se va un mes es normal que lo haga, es bastante interesante explotarlo y volverlo un código de moda. También Colombia tiene una diversidad de climas: frío, caliente. El famoso paseo a tierra caliente, etc., hace que haya un estilo de vida. En la mayoría de Colombia las fincas todavía tienen pinta de fincas, especialmente en Antioquia, no han cambiado mucho, pero en países como en Argentina, donde también tienen la costumbre de tener una casa de recreo, estas se han vuelto una obra de arte. Colombia hace doce años empezó esa tendencia, eran las señoras del jet set las que tenían sus casas de campo que eran casi más lindas que la de todos los días. Esta es la dirección que yo creo que va a tener el sector lujo de Colombia. La gente va a empezar a celebrar el país, que la casa en Cartagena no sea una imitación de la casa en Italia.

LG: Sobre esto he pensado dos cosas,  que hay una resistencia fuerte, hoy es mucho más fácil, es decir, hoy ya la gente se pinta de colores de la bandera, pero más atrás, por ejemplo 2003, donde ahí en ese momento este discurso no era tan obvio. Tuve muchos problemas con eso porque en un momento yo quería tener unas camisetas con íconos colombianos sobre las camisetas y la diseñadora colombiana era ‘no, porque esto le resta luxury a la marca,  porque se vuelve muy de celebrar lo que es colombia’. Yo diría primero que es normal que un país que ha vivido un trauma como Colombia la identidad nacional esté dolida, es un proceso. Pero a diferencia de otros países: si yo digo México, se identifica con algunas cosas, que uno puede asociar, tiene una identidad fuerte. Un país, unos diseñadores, pueden decidir ‘vamos a ir hacia lo artesanal’ un poco como lo ha hecho Perú, que se asocia al arte indígena y primitivo, en el buen sentido de la palabra.

Colombia ha estado entre esas dos cosas, lo artesanal y lo que no. Lo que todavía falta es el trabajo de la gente de Marca Colombia, que es construir un Colombian Style que no sea artesanía y pluma sino una forma de vestir, porque existe. Yo puedo ir a una fiesta en Miami y puedo ver las colombianas e identificarlas por su forma de vestir, los hombres todavía no se visten muy bien. 

LAN: Me llama mucho la atención escuchar a un extranjero hablar de esa esencia que tiene Colombia y es una realidad de que nos educaron mirando a Europa, a Estados Unidos, y eso se ve en el producto. Uno mira las pasarelas acá muchas veces parece que estuvieran cualquier parte del mundo, menos Colombia. Entonces quería que hiciéramos una reflexión de cómo hacer para valor más lo nuestro. Finalmente hay un concepto por encima de modelo de negocio que es estrategia y este es el camino para ser únicos, y en ese camino hay una cantidad de elementos de Colombia que son supremamente únicos para tener marca y diseño único. Y es algo que a los colombianos nos pasa, que no miramos hacia adentro, hacia nuestras raíces. Y hay que mirarlo porque ahí hay un gran diferencia. ¿Qué será lo que nos pasa que no lo logramos reflejar en producto, en pasarela?

LL: Una de las premisas era diseño independiente colombiano, y desde ahí, lo hemos convertido en una fortaleza y ese ha sido el punto más fuerte del colectivo. A grosso modo, hablo por todos, eso fue lo que nos unió y de hecho la gente que invitamos son diseñadores independientes colombianos, y eso es lo que ha atraído a los medios, a los compradores. Y ya desde un punto de vista personal, también creo que los colombianos nos caracterizamos por ser fans de los otros y no de nosotros. Cuando yo hice la estrategia de marca para lanzarla en el mercado internacional esa fue una de las cosas que tenía en la mira. Como hicimos ese lanzamiento fue volver lo ordinario, extraordinario. Yo toda la vida crecí con los militares y viendo sus telas y yo dije, ahí hay un valor...yo no me voy a ir a Europa a trabajar la seda que ellos trabajan mil veces mejor y a hacer estos vestidos tipo Versace, porque uno: no me va a quedar igual y dos: no voy a competir con una gente que ya tiene una trayectoria. Cogimos las telas militares, las transformamos, es una fibra que se llama ripstop, y a partir de ahí también fue con todo lo del post-conflicto, estamos trabajando con talleres de los militares y hacer como una re-interpretación del territorio. Si ustedes miran muchas colecciones es el material militar transformado, que aparte es muy fuerte porque es el mismo material que usan los guerrilleros y los paramilitares y fue eso lo que conceptualmente también cautivó la atención.

 5.    ¿Cómo cultivar la relación con el consumidor?

LG: Nosotros tomamos una decisión que es  no pedirle a las consumidoras lo que quieren. Porque en moda si uno le pide a la gente lo que quiere, probablemente seguiríamos todos en pareo y desnudos. Nosotros no lo hacemos, hay marcas que sí lo hacen, seguimos soñando en ser creadores de tendencia, a propósito, las creadoras tienen una libertad bastante grande...ellas crean todo lo que quieran y luego nos sentamos a ver cuál de las locuras va a salir, pero a nivel creativo no hay límites, cuando ya tienen su colección nosotros decimos de las X referencias salimos con 100 referencias, de las que vemos que 60 sean style y 20 nuevas. Lo feo es editar, decir va este o no y ahí es un poco arbitrario, con fotos, investigación y es un proceso doloroso en el cual alguien pierde su bebé.

Estamos todavía muy lejos de ser tan atrevidos como quisiéramos, a qué me refiero, tuvimos el atrevimiento de reproducir para Agua Bendita casas de tierra caliente, haciendas y entonces, ¿ahora qué? Es un poco el rol que yo cumplo de empujar para que la gente salga de lo usual.

LAN: Cuando yo creo un modelo de negocio  debo partir de la propuesta de valor, que es la esencia de mi negocio. Y es qué estoy haciendo por la vida de los demás. Hoy los negocios no son como eran antes, me tengo que preguntar qué soy capaz de hacer por  la vida de alguien. Por eso se habla tanto de que el consumidor está en el centro del negocio, se habla tanto del ser humano, de la felicidad, de qué podemos hacer por la vida de un ser humano que está a mil, que tiene mucho trabajo, que está muy estresado, entonces preguntarse qué necesidades tiene, para ver qué voy a hacer por él. Por eso la importancia de definir el cliente, que ya no es mujer de 35 años que le interesa la moda. Hoy el cliente se define por qué siente, qué vive, qué sueña.

 6.    ¿Cómo convencer a los inversionistas y al público en general de que la moda es un pilar de la economía?

LG: Yo creo que todavía estamos en la fase experimental, ¿a qué me refiero? Nosotros fuimos los primeros, TK nos siguió y creo que hasta que haya salidas exitosas no se va a generar confianza. Porque nadie duda que la moda sea un sector exitoso, el problema es que la moda es un sector muy arriesgado porque una mala conexión y de repente las ventas se dividen en dos. Imaginemos que Onda de Mar no fuese colombiana sino americana, italiana o brasileña, hoy hubiera una fila de gente queriendo comprar la marca porque tiene el brand awareness, una compañía italiana con la cuota de Onda de mar sería un éxito. Todavía la gente dice sí ¿pero esto se exporta? Nosotros tenemos tiendas en Estados Unidos, Costa Rica, Venezuela, tuvimos tiendas en Europa que están funcionando muy bien. Todavía existe una resistencia al concepto, pero eso es parte de la apuesta, mostrar que no solo somos una marca colombiana exotica, somos una marca colombiana que se puede vender en la quinta avenida en Nueva York. Ese es básicamente el desafío que hasta que nosotros tengamos un éxito comprobado, los otros van a estar muy tímidos, si lo logramos, van a llegar trenes a invertir. 

Abril

23

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

BOGOTÁ FASHION WEEK (Bogotá): 24 al 27 de ABRIL

MODA 36O con IDENTIDAD (BFW Bogotá): 25 y 26 ABRIL

COPENHAGEN FASHION SUMMIT (Copenhagen): 15 al 16 MAYO

EXPOARTESANO (Medellín): 29 de JUNIO al 8 de JULIO

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La vida animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por la periodista y literata ADELA CARDONA y por LEIDY DÍAZ, asistente administrativa. Trabaja siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía creativa en el desarrollo de nuevos proyectos.

Bogotá Fashion Week 2018

La identidad colombiana es el hilo conductor de la segunda versión de Bogotá Fashion Week organizada por la Vicepresidencia de Competitivida de la Cámara de Comercio de Bogotá. Esta plataforma de negocios de moda ha hecho un proceso de curaduría y formación con los diseñadores elegidos para presentarse en pasarela y performance de vestuario, joyería, marroquinería y zapateria. 

pinzas

Snakers

pinzas

Bendita Seas

pinzas

Lina Cantillo