cabezote
cabezote

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Inclusiva (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

Moda + Artesanía

En SillaVerde creamos contenidos especializados en el conocimiento de tradiciones artesanas en Colombia y la dinámica del Sistema Moda. Foros, conversaciones y material periodístico que aportan al desarrollo de negocios de moda contemporáneos con impacto social. Foto colección Moda Viva 2019 / Daniella Benedetti, Modelo Camila Curiel

Labor constante

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA. Retrato de Andrés Oyuela.

La Troja de Moda Viva

Un nuevo espacio de conversación para desmenuzar, comprender y fortalecer los retos que tenemos para elaborar un Relato Moda + Artesanía en Colombia.

Homenaje

"El artesano" de Richard Sennett es un libro indispensable para comprender la interacción entre la mente y las manos. El oficio artesanal se revela como un pozo de misterios que se van revelando si nos detenemos en esta frase del filósofo de la Ilustración, Immanuel Kant.

Colección Moda Viva

El punto de partida conceptual para desarrollar esta colección Moda Viva ha sido el de considerar esencial realizar un compromiso de viaje emocional, cultural, social y geográfico hacia las comunidades artesanas del territorio colombiano. Sólo así puede ser posible cocrear desde el diseño de moda contemporánea. Colección del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia.

Rol histórico

No es posible estudiar el devenir de la moda sin tomar en cuenta cómo las manos artesanas han sido cruciales para su evolución. Asumir este hecho histórico supone reconocer el espacio que ocupan las artesanas en el diseño contemporáneo.

Las voces de Moda 360

Durante cinco años, SillaVerde ha creado y dirigido este ciclo de sostenibilidad en la industria de la moda con la Cámara de Comercio de Bogotá. Han sucedido 34 mesas redondas en las que las voces de 112 estudiosos, diseñadores y líderes se han hecho sentir. Con ellos y ellas hemos elaborado un corpus de aprendizajes útiles para contribuir a un mundo perdurable.

La Malpensante Moda

La escritora, actriz y ex editora de la Vogue francesa, Joan Juliet Buck, retratada por Ruven Afanador y protagonista de la primera edición de La Malpensante Moda. Esta revista impresa, mayo 2020, a la venta en (57) 3167419125, Bogotá.

VÍSTETE DE COLOMBIA

En SillaVerde nos sumamos al Movimiento integrado por personas involucradas en la industria de la moda en Colombia. Una iniciativa pionera que busca posicionar y promover el trabajo de manos y mentes colombianas a través de acciones de comunicación, comerciales y de formación. Dirigido a los consumidores conscientes del siglo XXI.

fb
NUEVAS INTIMIDADES / Parte I

Publicado 2020-07-07 00:00:00 | Por Valentina Agudelo

foto

Fotografías por: Gloria Saldarriaga (extremos) y Aysha Bilgrami (centro).

Nuevas Intimidades busca revelar cómo la cuarentena ha redefinido la manera de generar contenido desde diferentes miradas o roles en quienes participan de la industria de moda, además de permitir la apertura o revelación de espacios e incluso experiencias consideradas, antes de la coyuntura, privadas. Debido a que la interacción con el espacio exterior quedó relegada, en gran medida al recuerdo, el campo de lo íntimo convertido en algo visible se convirtió en una tierra inexplorada pero rica en posibilidades.  

Hemos seleccionado las cuentas de Instagram de las cofundadoras de Makeno, Manuela Rubio y Paola BetancurGloria Saldarriaga, diseñador gráfica y creativa; Andrea Serna, presentadora e influencer; Aysha Bilgrami, joyera; Catherine Villota -fundadora de Fashion Radicals-; Carolina Castro, cofundadora agencia Grupo4; Andrés Oyuela, fotógrafo; Daniel Nystrom, artista; Mónica Holguín, directora creativa de Pepa Pombo y Vanessa Rosales, escritora e historiadora de moda.

 

MANUELA RUBIO y PAOLA BETANCUR, cofundadoras Makeno 

 


Con el canto de su gallo como música de ambientación, este par de emprendedoras colombianas resaltan la importancia de su vínculo, basado en la amistad y fortalecido desde los valores del hogar. Son un ejemplo claro de cómo la cuarentena ha logrado unir y desde Makeno, su empresa de comercialización de moda colombiana, ese ha sido su propósito principal: la compañía de diferentes profesionales de la industria de la moda, o como ellas aclaran "el acercamiento entre amigos".  

Impulsadas por la reafirmación de su modelo de negocio y no forzadas por la reinvención crean conversaciones digitales fluidas y orgánicas. En medio de risas, anécdotas y recuerdos, logran ahondar en las raíces y aflorar esas motivaciones iniciales que han llevado a tantos a amar, valorar y cuidar el ecosistema de la moda, recordándonos quiénes somos y por qué hacemos parte de ella. 

Con la misma prudencia y paciencia con la que forjaron su empresa revelan aspectos de sus casas y en ocasiones muestran a miembros de su familia. Siendo Makeno protagonista han descubierto durante la pandemia el poder de conexión que puede tener algo tan simple como una conversación en directo y cercana con la audiencia. 

SV: ¿Cómo has logrado articular la vida cotidiana con la vida profesional, todo desde el hogar? 

MR y PB: "Tenemos una gran ventaja. Aparte de ser socias, somos familia. Primero fuimos familia y después socias, somos concuñadas. Estamos casadas con un par de hermanos y además somos vecinas, entonces durante la cuarentena nuestra gran ventaja fue tenernos la una a la otra en todo momento y apoyarnos en estos altibajos que hemos tenido, porque me imagino que todos en el sector, en este y en cualquiera, hemos tenido altibajos. Es una situación muy dura, pero seguimos trabajando con todo el ánimo, sin bajar la guardia, para poder subsistir". 

"Con respecto a la interacción física que podemos tener por nuestro estilo de vida, cuando empezó el COVID, llegamos juntas a la conclusión de que nosotros no nos reinventamos. Nosotros nos reafirmamos en lo que hemos creído siempre desde la idea de negocio que fue creer en el talento nacional, no sólo como industria creativa sino también como un aporte a la economía de nuestro país, sobre todo a economías informales, y poder ser ese canal comercial de muchos emprendedores que dependen de sus sueños. Queremos resaltarlo porque ha sido nuestro mensaje constante, independientemente de si estamos bien o mal, Makeno no se reinventa, Makeno se reafirma".

¿Qué nuevas maneras o posibilidades has encontrado desde el confinamiento para llevar a cabo tu trabajo? 

MR y PB: "La nueva posibilidad que encontramos fue entregarle al mundo lo que nos ha dado nuestro negocio: relacionamiento y amistad con personas de la industria que tienen una experiencia muy valiosa o que están construyendo su experiencia; porque acá no hablamos desde el punto de vista de la fama, sino el recorrido que hizo, que está haciendo o qué tendrá por hacer y el conocimiento que tiene para compartir. Más que monetizar la venta, es entregarle al mundo esos amigos que nos ha traído Makeno en la industria creativa". 

"Todo nació con los Makeno Habla con. Nunca lo hicimos con el fin de ser un espacio publicitario o monetario. Simplemente empezamos a ver la situación y dijimos: tenemos que hacer algo para generar espacios de acompañamiento para tanta gente porque había demasiada información pesada, yo creo que por todos los medios. Además, pensamos en cuántas personas estaban viviendo solas en apartamentos o en espacios pequeños, el cual era precisamente el beneficio que Manu y yo teníamos: nos tenemos ambas familias, hijos de las mismas edades, estamos en una comunidad, vivimos en la naturaleza. Fue algo que nosotras no vivíamos, pero al darnos cuenta, de la mano de una amiga cercana, decidimos ayudar a generar espacios y contenidos relacionados con este mundo en el que nos movemos. Empezamos a llamar a ciertas personas y fue impresionante porque las respuestas fueron siempre afirmativas. Hicimos alrededor de 60 entrevistas durante la cuarentena todos los días, domingo a domingo, sin parar. Fue duro también para nosotras porque era un compromiso, era mantener un contenido de calidad, coherente y positivo frente a la industria. Sin ser comunicadoras o expertas en entrevistar, lo llevamos a cabo orgánicamente, una conversación, por eso se llama Makeno Habla con. Fue muy chévere porque aprendimos todos y conocimos lo que existe detrás de las personas. Muchos nos decían: “ustedes se volvieron nuestra telenovela” “ustedes son mi despertador de las diez de la mañana” “qué haría sin Makeno Habla con” “me rio, me desconecto, paso rico entonces”.  Yo creo que logramos ese espacio porque incluso aquellos que no lo podían ver en vivo, lo veían por la noche y cuando empezamos a bajar el ritmo, nos reclamaban. Seguido fueron, más o menos, 58 entrevistas. Las demás fueron para despedirnos. Fue un espacio que generó la pandemia". 

"La pandemia trajo el abrir los ojos de un equipo de trabajo. Muchos tuvieron que renunciar a ciertas comodidades, no solo desde el punto de vista económico, sino comodidades en el quehacer, en la dinámica del equipo, acostumbrado a tener participación internacional y clientes día a día, a llegar a cero ventas. Trae una cantidad de retos que exaltaron la importancia de la unión y el apoyo al interior de Makeno para poder generar ventas, que definitivamente es la intención de quienes tenemos empresa, tener ingresos económicos para poder subsistir. Fue un proceso de monetizar las consultorías que ya veníamos haciendo. Hemos apoyado a varios emprendedores, pero lo formalizamos y creamos unos espacios que pudieran mantener viva la empresa y quisiera resaltar que hemos hecho todo lo humanamente posible para mantener vivo nuestro negocio, aprovechando las oportunidades que da el gobierno, a través de los créditos. Hemos crecido despacio, prudentemente, conservando nuestra prioridad de ser esposas y mamás".

"Nosotros llevamos ya diez años con Makeno, con una experiencia importante a todo lo relacionado con la creación de negocios. Desde que empezamos hemos hecho asesorías a emprendedores, a marcas, a empresas y durante esta pandemia formalizamos nuestra presentación de los servicios que prestamos. No solo comercializamos productos colombianos, sino que también ayudamos a marcas colombianas".  

"Con estas consultorías es muy lindo darse cuenta que la gente sigue soñando. Aun así, nos siguen llegando marcas interesadas en entrar a la tienda cuando saben que las ventas están graves, paradas completamente. Desde el punto de vista del retail, vimos que se sigue soñando, que el mundo no se ha acabado, que siguen surgiendo nuevas ideas, que hay oportunidades para transformarse, que el tiempo se aquieta y te da la versatilidad de aprovechar cada momento del día que ya no se gasta en los desplazamientos, entre reunión y reunión. El tiempo se vuelve mucho más productivo". 

¿Cuáles de estas han llegado para quedarse?

MR y PB: "La idea es no dejar cerrado Makeno Habla con porque en el camino nos llamaron a pedirnos que querían hacer parte de las conversaciones, fue gente muy interesante y aportante y por eso abrimos nuestro canal de youtube donde pueden encontrar todas estas entrevistas y adicionalmente, seguiremos alimentándolo, pero sin una periodicidad preestablecida. En nuestra página web ya está el blog con todo el contenido". 

"Se formalizan los servicios de consultorías y se abren nuevos espacios de conversación que siguen siendo parte de la sombrilla de Makeno. A pesar de ser visto como un espacio comercial, Makeno siempre ha ido más allá en todos sus procesos y esas otras partes son algo que no habíamos mostrado o vendido.  Dentro de grupo Makeno hay otros servicios encaminados hacia el crecimiento de la industria además de nuestra tienda física y virtual".

¿Cómo ha sido la experiencia de aportar, de primera mano, a la conversación alrededor de la moda? 

MR y PB: "A mí me encanta porque he sido una mujer muy empática y disfruto el tema de las raíces. Cuando hablo de raíces no son solo las culturales, sino de dónde provienen los talentos y los gustos. Es acercarse a lo virtuoso del otro, acercarse a su historia, ver de dónde nace un legado. Muchas veces vienen de las historias familiares pero muchas otras es el mismo individuo quien engendra el legado porque no tiene una trayectoria pasada en la industria a la que pertenece, entonces para mí realmente era fantástico poder oír a esos personajes que hoy en día son amigos nuestros, pero que antes veía tan lejanos. Fue una oportunidad fascinante de acercar a esas personas que tanto admiramos al mundo".

"Estoy de acuerdo. Fue muy chévere acercarnos y acércalos a tanta gente que nos vio. Fue maravilloso aprender y conocer tanto. Pero a mí sí me costó un poco más. Fue un aprendizaje, yo creo que en la vida todos podemos aprender y mejorar cada día, pero investigábamos y leíamos para sentirnos más seguras. A pesar de ser conversaciones orgánicas y fluidas, sí me costó; me daba pena". 

¿Creen que su vinculación de manera más directa y sobre todo personal al proceso de Makeno Habla con, el hecho “ponerle un rostro” a Makeno, ha tenido beneficios para la marca? 

MR y PB: "Ha sido bastante difícil de manejar. Makeno empezó por el mismo momento en el que surgieron los blogs de moda y luego los influenciadores, mucha gente vendiendo a través de su propia imagen los productos. Eso realmente nos ha costado un poco más. Cuando se crea Makeno Habla con, se vuelve evidente que somos individuos, seguros de muchas cosas pero inseguros de muchas otras. El objetivo fue mostrarnos siempre como un equipo más que figuras de la industria o como lo quieran llamar. Es mostrar lo que hace un buen equipo de trabajo, lo que hace la amistad, lo que es ser emprendedor en este país, el esfuerzo de sacar adelante un sueño aún siendo casadas y con hijos. En definitiva, eso de mostrarnos tanto es un reto".

"Siempre hemos dicho que el protagonista es Makeno. Cuando te expones, siempre está la posibilidad de recibir críticas, pero creo que durante estos en vivos, fuimos muy cercanas, fuimos nosotras y eso causó un “engagement” en muchas personas". 

¿Cómo has consentido revelar tus espacios íntimos? ¿Ha sido una experiencia emocionante o más bien atemorizante? Describir, por favor, espacios de la casa que nunca habías pensado compartir y lo has hecho.

MR y PB: "Es exhibir lo que nos une a Pao y a mí, lo que nos diferencia y la razón por la cual somos un equipo. Yo creo que esos espacios fueron perfectos para quienes quieren ver un equipo de trabajo, lo distintas que somos, entre la prudencia y la imprudencia, la risa y la seriedad, es decir, esos parámetros que nos diferencian como persona pero que nos hacen más fuertes como equipo. Es una gran oportunidad".

"Todo fue muy natural. Pasaban cosas fascinantes, los gallos empezaban a cantar e interferían con la conexión. Al principio sufríamos con él, pero con el tiempo nos preguntaban cuando no lo oían. Se convirtió en algo emocionante". 

"Ha sido una exposición natural. El nivel sigue respetando ciertos límites. Por ejemplo, mi esposo es muy reservado y mis hijos son adolescentes, entonces tratamos de ser muy respetuosos. La cotidianidad es de todos, pero la exponemos solo en nuestras redes sociales personales. Siempre hemos tenido unos protocolos frente a la organización y ya estaban tan estandarizados e interiorizados, que lo vimos como un proceso muy normal. Desde que nació nuestra empresa, respetamos el tiempo con nuestras familias. Durante la pandemia determinamos cuales iban a ser nuestros horarios laborales y por fuera de ellos, no hablamos de negocios y disfrutamos en familia. La dinámica ya estaba instaurada desde mucho antes".

"Lo que hemos mostrado ha sido algo muy natural. No entregamos más información de la que debemos entregar porque igualmente nosotras no vivimos de eso ni somos figuras públicas. Lo hacemos de manera orgánica para nuestra familia y amigos".

¿Sientes que hay algo que creías indispensable para tu vida profesional, algo de lo que creías depender y que descubriste no ser cierto? O, por el contrario, ¿reafirmaste su importancia? 

MR y PB: "Creíamos que para que pudiera existir Makeno, tenía que vender productos de diseñadores. Hoy sabemos y reafirmamos que Makeno es un puente del diseño colombiano, de los emergentes de la industria. Makeno es un equipo de trabajo reflejado por Manuela y Paola en unión y qué hace visibles muchas otras estrategias que se van realizando en la industria. Este espacio de Habla con, que empezó justo antes de la contingencia, se programó todos los días a las 10 am y de repente, había montones de en vivos, entonces de pronto estamos haciendo estrategias que son oportunas". 

"Luego está el aprovechamiento del e-commerce y cómo tener otro canal que nos había costado tanto montar, porque también hay que hablar de las dificultades como emprendedores y cómo retarnos a editar unos espacios para ser monetizados. Sabemos que Makeno había sido siempre un canal comercial, pero hoy reafirmaos que es un espacio que va más allá de la venta y donde se construyen unos lazos muy fuertes en la industria". 

Durante la cuarentena, ¿crees que ha sido tu trabajo el que ha influenciado tu intimidad o, por el contrario, es la intimidad la que ha permeado tu vida laboral? 

MR y PB: "Nosotras respiramos Makeno día y noche. Esto ha sido un negocio que nos ha hecho crecer no solo económicamente; nos ha hecho crecer profesional y personalmente. Makeno somos nosotras, esa es nuestra esencia, es estar al lado de los esposos, es tener unos hijos. No hay una diferenciación entre negocio y vida, es decir, Makeno es nuestra vida también". 

¿Cuáles han sido algunas de las conclusiones más valiosas que han podido recopilar con las entrevistas de Makeno Habla con?  

MR y PB: "Como comenzamos la entrevista: nosotras nos reafirmamos, no nos reinventamos. Somos una industria muy diversa, somos una industria que genera muchísimo empleo en nuestro país y dependemos del consumo definitivamente. Algo que en el 98% de las entrevistas lo mencionábamos es que la moda no es superflua, no es vanidad. La moda habla del ser, de nuestra historia, de nuestra cultura y comunica lo que somos. Siempre hemos visto la moda más allá: generadora de empleo, historia, contenido e identidad".

"Algo en lo que muchos coincidían y nos lo hacían saber era el agradecimiento por compartir tanto conocimiento. Los entrevistados fueron demasiado generosos en compartir su historia de vida, su inspiración y sus triunfos, lo que conecta a quienes siguen esos espacios".

 

GLORIA SALDARRIAGA, diseñadora gráfica y creativa 

 


Que la belleza le gane al miedo. Este es el mensaje que nos compartió la diseñadora gráfica y coleccionista, toda una referencia original en el plano artístico y de la moda en Colombia. Esteta y ecléctica a partes iguales, Gloria descubrió cómo darle un nuevo significado a la ropa en una reevaluación simultánea de sus espacios íntimos: vistió su casa con sus propias prendas. Se permitió explorar y vivirla a cabalidad, reencontrando cada rincón e impregnándolo con su esencia. Aquella que define como su refugio, un espacio pleno de rituales que se consuman ante altares paganos. A través de ellos valora, agradece y compone cada objeto que que la acompaña y que no solo despierta viejos recuerdos sino logran desencadenar nuevas memorias.

SV: ¿Cómo has logrado articular la vida cotidiana con la vida profesional, todo desde el hogar? 

GS: "Estar muy pendiente del tiempo, de las horas para descansar, para comer, para trabajar porque a veces, cuando se está confinado, el tiempo se pasa a mil. El tiempo y el mundo siguen girando entonces hay que ser muy consciente de él. También con un ejercicio que hago todos los días de saber qué fecha es porque con esa falta de contacto con el exterior, el tiempo se vuelve indefinido; eterno. Tener claro el día y la hora para poder controlar esa parte entre tiempo en casa y tiempo profesional".  

¿Qué nuevas maneras o posibilidades has encontrado desde el confinamiento para llevar a cabo tu trabajo?

GS: "La forma de cómo expresarme. Creo que en este confinamiento he visto a más personas, aunque sea por otros medios o plataformas. Ha sido un proceso de desarrollar esa parte de comunicación. Creo que el contacto, no físico, pero el contacto de podernos ver y hablar ha sido muy especial, el poder desarrollar esta otra manera de poder comunicarnos". 

¿Crees que estás nuevas formas de comunicación han llegado para quedarse?

GS: "Puede ser. Hay muchas reuniones en las que el contacto físico es importante pero no tiene que serlo siempre. Creo que estas nuevas aplicaciones para poderse reunir pueden funcionar perfectamente a nivel profesional. Creo que el 50% de estos encuentros profesionales se pueden hacer de manera digital". 

¿Cómo has consentido revelar tus espacios íntimos? ¿Ha sido una experiencia emocionante o más bien atemorizante? Describir, por favor, espacios de la casa que nunca habías pensado compartir y lo has hecho.

GS: "Yo soy muy esteta, me gusta ver la belleza todos los días entonces he disfrutado cada espacio, todos los rincones. Me he sentado en todas las sillas de mi comedor, en distintos puestos de la mesa porque es increíble como la mente se adapta a la rutina, a la monotonía. He hecho el ejercicio de vivir todos los espacios de mi casa porque creo que la belleza es una forma de ganarle al miedo ante esto tan desconocido. He tratado de estar rodeada de ella. Rodeada de belleza no es simplemente que todo tenga que ser estéticamente perfecto o bello, sino la forma en la que yo la veo. La belleza para mí es la música nueva, arreglar la biblioteca, ver libros que tenía y no me acordaba. 

Es desarrollar la capacidad de que la belleza le gane al miedo. He hecho unos ejercicios muy bonitos porque pienso que soy animista. Me fascina todo el poder que tienen los objetos para acompañarte, para recordar momentos; para mí los objetos son muy importantes. Desde el principio empecé a hacer altares paganos. Compraba fruta en el mercado y como estaba en ese proceso de valorar y de ver cada cosa, precisamente porque hay que limpiarla y desinfectarla, fue una manera de aoreciar lo que comemos, compramos o lo que llega a nuestra casa. Al principio decía: que pereza mercar porque hay que coger huevo por huevo a limpiar todo, pero ha sido una forma de meditación, de exaltar y agradecer todo lo que llega a nuestra casa. 

Por ejemplo, con el mercado de fruta, las clasificaba por colores, las lavaba, secaba. Ha sido un “perfomance” o un ritual muy bonito con los alimentos. 

Todo lo he puesto en fotografías en mi Instagram porque es mi vivencia íntima expuesta".

¿Sientes que hay algo que creías indispensable para tu vida profesional, algo de lo que creías depender y que descubriste no ser cierto? O, por el contrario, ¿reafirmaste su importancia? 

GS: "Disciplina, esa es como la parte que hace que funcione todo. Para levantarte, para vestirte, una disciplina que te dé placer. Por ejemplo, para qué tender la cama si voy a estar acá todo el día, o ¿para qué me voy a arreglar si voy a estar en casa? Pero creo que en estos momentos de soledad es cuando nos damos cuenta cuánto nos queremos a nosotros mismos. Mantener la casa arreglada, comprar flores; todo es para uno". 

Durante la cuarentena, ¿crees que ha sido tu trabajo el que ha influenciado tu intimidad o, por el contrario, es la intimidad la que ha permeado tu vida laboral? 

GS: "Yo no tengo una vida laboral muy activa. No tengo oficina, no tengo que ir a cumplir un horario, pero me he dado cuenta que la casa es como un refugio, es todo: podemos trabajar, podemos disfrutar, podemos vivir. Es nuestro templo para todo". 

La revista Axxis tiene un artículo bastante interesante sobre el estilo y los contrastes representativos de tu apartamento. Como una persona a la que no le intimida exponer su espacio, ¿qué lugar o lugares describirías como íntimos dentro de tu hogar?

GS: "Nunca he mostrado mi closet porque no me gusta. Es mi espacio íntimo. Casi siempre muestro espacios pequeños: un florero, un candelabro, detalles puntuales con los que se pueden imaginar cómo es el resto del espacio". 

¿Cómo fue tu experiencia creativa de la mano de Alado para el ejercicio colaborativo de transformación de tu guardarropa?  

GS: "De verdad fue un ejercicio muy bonito de cuarentena y no sé por qué no lo han tomado tan en cuenta porque fue un “statement”. 

Al principio de este confinamiento hablaba mucho con los diseñadores: ¿qué va a pasar con la ropa? A mí ni me provocaba pasar por mi closet porque la gente lo estaba organizando, los diseñadores seguían sacando sus colecciones y yo no sabía cómo pensar en la ropa en este momento, que estábamos enfocados solamente en el presente porque no teníamos ni idea del futuro. Yo les decía a ellos que en este momento, estaba viendo a la ropa como una compañía en mi refugio. La quería tener en mi cama, en mi comedor, en un sofá; esa ropa que fue o es significativa para mí, no la quería ni regalar ni vender, pero quería que siempre me acompañara. Nos acordamos de ese momento histórico después de la Segunda Guerra Mundial o como en la película “Lo que el viento se llevó” en la que la gente arranca las cortinas de su casa para hacerse sus vestidos y dije ¿por qué no invertimos eso? Para que la ropa que quiero me cobije. La ropa que guardo, que me gusta, que es especial, ¿por qué no tenerla acá en mi casa?   Que sea parte de todos esos accesorios que tiene el hogar. Entonces escogí de mi closet varias prendas que quería o tenían un valor significativo y ellos hicieron esta tela o manta de patchwork con todos los retazos. Al principio estuve en Bogotá, ahora estoy en Medellín y sigo con mi manta. Si un día tengo pico y cédula, que aquí se maneja por pico y cédula, puedo salir y quiero ir al campo, llevo mi mantica y la uso para el picnic, la uso si está haciendo frío para acobijarme, para ponerla en un mueble; va a estar presente y es mi ropa. 

Me parece que fue abrir nuestra mente. La ropa puede ser parte de nuestra vida cotidiana sin tenerla que vestir, sino vestir la casa con nuestra ropa". 

En una de tus entrevistas (con la Revista Fucsia), mencionas que la razón detrás de algunas de tus colecciones es limpiar, “ya sea el alma o la energía”. ¿Cómo ha influenciado el confinamiento en tus procesos de limpieza tanto externa como interna?

GS: "Muchísimo. Sobre todo interna, tanto así que no me gusta nombrar el virus; la palabra. Limpia de pensamiento. Muy al principio dejé de ver noticias relacionadas a la situación para no angustiarme porque estuve absolutamente sola en mi apartamento en Bogotá durante dos meses. Parte de mi salud mental era no ver ni cifras ni nada referente a lo que estaba pasando. 

Ahora, más decantado todo, estoy en Medellín, más acompañada, el clima influye mucho, y sí estoy más abierta a saber de esta crisis. 

Es saber diferenciar entre lo que me hace daño, aquello que ensucia mi mente, no lo dejo entrar. No soy muy esotérica, de energías, pero sí entendí bien que este virus es un ser vivo y que, como una planta, si la cuidas, obviamente nace y crece, pero si la rechazas y tienes una energía más alta, no entra. He estado muy pendiente de estar limpia y fuerte".   

 

ANDREA SERNA, presentadora, influencer y embajadora de marcas

 


Exploración y positivismo, palabras claves para la presentadora de televisión. Aunque solemos concluir que las mujeres que trabajan en medios de comunicación masivos viven de su imagen y están siempre expuestas, el confinamiento obligado revela partes de sus vidas que no conocíamos. Ha abierto, en cierta medida, una brecha entre el contenido que deben generar como embajadoras de una marca, por ejemplo, y lo que son ellas desde su individualidad, con gustos y aficiones. 

Siempre desde su propia comodidad y prudencia, comenzó a descubrir cómo su intimidad le aporta calidez y cercanía a aquello que desea comunicar, buscando además ser una influencia positiva en momentos de crisis. 

SV: ¿Cómo has logrado articular la vida cotidiana con la vida profesional, todo desde el hogar? 

AS: "Fue un proceso, las primeras semanas de la cuarentena, en medio de la adaptación que tuvimos que vivir, no le encontraba fácil cabida al trabajo, estaba concentrada en alivianar la situación para mi hija de 5 años, así que me enfoqué en acompañarla. A crear un universo donde pudiera tener unos días divertidos, educativos, lindos... Sinceramente las primeras semanas era difícil sintonizarme con el trabajo, principalmente por mi tipo de labores; muchos proyectos aplazados, otros cancelados, todo muy confuso. Con el paso de los días, cuando ya en casa logramos acoplarnos, empecé a organizar lo que podría ser una nueva agenda. Empecé por trasladar ideas a los equipos con los que trabajo sobre cómo podríamos retomar algunos temas desde casa, fue gradual, así que poco a poco me fui organizando".

¿Qué nuevas maneras o posibilidades has encontrado desde el confinamiento para llevar a cabo tu trabajo? 

AS: "Muchísimas, incluso he grabado un par de comerciales, para medios digitales, aquí en mi casa, claro, siendo no solo la conductora, sino quien decide el mejor tiro de cámara, ambientando el fondo, etc. Las redes sociales han sido un espacio fundamental para llevar a cabo mi trabajo en esta época, tener la posibilidad de conectarse en los en vivos de Instagram ha sido maravilloso, no solo por trabajo. He presentado eventos corporativos por Zoom y Facebook, aprendí a editar mis propios videos; definitivamente el mundo digital nos ha facilitado la vida, a todos".

¿Cuáles de estas han llegado para quedarse? 

AS: "La interacción como tal, en sus nuevas formas, ha llegado para quedarse". 

¿Cómo has consentido revelar tus espacios íntimos? ¿Ha sido una experiencia emocionante o más bien atemorizante? Describir, por favor, espacios de la casa que nunca habías pensado compartir y lo has hecho.

AS: "Durante estos meses, he intentado ser generosa con mis espacios, antes los cuidaba mucho más, pero al estar todos en la misma sintonía, viviendo lo mismo, el hecho de ceder y permitir mostrar más de lo usual, sobre la cotidianidad, es algo que ha sucedido de manera natural. De todas maneras, sigo siendo reservada y prudente. No vivo sola, en casa habita mi familia así que debo ser cuidadosa, por ellos, al final quien trabaja de cara a un público soy yo, no quienes viven conmigo. No es fácil "abrir las puertas" de tu casa, pero lo he hecho hasta donde me siento cómoda, incluso usando como escenario lugares que jamás pensé; los baños por ejemplo. De igual manera, debo decirlo, lo he hecho gustosa".

¿Sientes que hay algo que creías indispensable para tu vida profesional, algo de lo que creías depender y que descubriste no ser cierto? O, por el contrario, ¿reafirmaste su importancia? 

AS: "Valoro profundamente trabajar en equipo. Es algo que extraño. Aunque ahora deba hacer muchas cosas que usualmente haría con varias personas, no cambiaría el hecho de estar rodeada de personas que potencializan tu labor; lo que he descubierto es que se puede ser más flexible". 

Durante la cuarentena, ¿crees que ha sido tu trabajo el que ha influenciado tu intimidad o, por el contrario, es la intimidad la que ha permeado tu vida laboral? 

AS: "Inevitablemente sucede en las dos vías, todo está transcurriendo bajo el mismo techo, el trabajo y la intimidad se cruzan todo el día. Claro está que, por mi tipo de trabajo, la intimidad del hogar le ha dado un toque de calidez a mi trabajo, a lo que comunico, al cómo lo hago ahora, ha sido una influencia positiva".

¿Cómo ha sido el proceso de volver al formato de entrevistas que hiciste durante tiempo en televisión y que hoy ha tomado forma a través de IGLive?

AS: "Divertidísimo, gran parte de los formatos que he presentado en televisión han sido en vivo, pero esta experiencia es muy diferente. Es maravilloso mezclar la sensación de un directo, no solo con la informalidad de las redes sociales, sino con la interacción con quienes te están viendo; te sientes acompañado, se evidencia el con quién estás hablando, más aún, sabes en tiempo real qué les parece tu propuesta, es fascinante".

¿Qué ventajas o desventajas has encontrado al tener que enfocarte en generar contenido desde ti misma y no solo para las marcas que representas? 

AS: "Es todo un trabajo de exploración. Cuando trabajas para una marca, hay un mensaje claro y específico que debes comunicar. Cuando simplemente estás compartiendo algo sobre ti, debes entrar a revisar qué habilidad o conocimiento puede ser interesante o entretenido para los demás, o qué no sabes pero te gustaría aprender en compañía de quienes te siguen; después viene el cómo. Más que ventajas o desventajas, son procesos diferentes pero que en el fondo, los une la creatividad".

 

AYSHA BILGRAMI, joyera

 


Entre hacer relevos con su esposo, encontrar el goce en cada minuto con su pequeña hija Laila y descubrir maneras de consentir a sus clientas, todo ha sido aprendizaje. Encontró valor, sobre todo, en el trabajo en equipo, tanto en su vida profesional como en su vida laboral. Aunque la pandemia cerró la posibilidad de viajar, descubrió nuevas maneras de alzar las alas y desplazarse a través de los sabores en su cocina, de los recuerdos de sus viajes, de sus raíces transcontinentales e incluso a través de Google. 

Sin lugar a duda, extendió su familia. Desde su propio joyero y vendedora, su madre quien trabaja con ella y la chiquita que danso sus primeros pasos le muestra cómo priorizar el tiempo y valorar cada segundo, hasta el enchapador, los mensajeros, el fundidor y demás eslabones del equipo humano con el que trabaja; dice haber creado con ellos un vínculo estrecho, perdurable y realmente organizado. Tanto ellos como sus clientes son parte indispensable de su empresa y con la cuarentena, logró hallar el balance entre la marca, lo que quiere comunicar, cómo hacerlo y su esencia creativa-productiva. 

SV: ¿Cómo has logrado articular la vida cotidiana con la vida profesional, todo desde el hogar? 

AB: "El trabajo en equipo entre mi esposo y yo ha sido clave. Quién trabaja primero, quién está con la niña, quién hace ejercicio; un poco jugar relevos con él. Ha sido la única manera de poder organizarnos. Vida personal ha sido casi que todo el tiempo porque estamos encerrados, la niña demanda mucho tiempo. La verdad cada minuto lo tengo contado, cada minuto es una locura porque debo trabajar, empacar un envío, cocinar, limpiar. Yo no he tenido tanto tiempo para reinventarme que es la palabra de moda de la cuarentena". 

¿Qué nuevas maneras o posibilidades has encontrado desde el confinamiento para llevar a cabo tu trabajo? 

AB: "Realmente he tenido mucho tiempo para pensar nuevas maneras de comunicar la marca. Desde el comienzo he pensado cómo vender joyas, que no son cosas del día a día. Aquí encerrada me obligué a pensar nuevas maneras de comunicar y cómo hacerlo con el poco tiempo que tenía, entonces sí se volvió todo un poco más íntimo. Empecé a publicar más cosas de mi intimidad y empecé también a disfrutar el poco tiempo que tenía. Creé piezas nuevas a partir de pedazos que me quedan sobrando de las fundiciones. Traté de optimizar el poco tiempo que tenía e inyectarlo creativamente, disfrutándolo. Aprendí a priorizar muy bien y a no estresarme. Si no me alcanzaba el tiempo que tenía, pues mañana se hace, porque se puede hacer. Entre el cansancio de enseñarle a nuestra hija a dormir con mi esposo, levantarse a las cuatro de la mañana, aprendí a aprovechar el tiempo". 

¿Crees que este nuevo método ha llegado para quedarse? 

AB: "Claro. Creo que lo que no se puede hacer hoy, sí se puede hacer mañana. Descubrí que mi hora más productiva es de las siete a las diez de la noche porque nadie me llama, nadie me está buscando, mi hija está dormida y trató de encontrarme y darme esas horas para trabajar. Descubrí qué horas puedo dedicarme para cosas personales, para hacer ejercicio. Ese método de priorizar se tiene que quedar. Me ha permitido encontrar tiempo para mí, más tiempo para mí hija. El trabajo es muy importante, nos da de comer, pero no debo ser tan obsesiva. Fui por mucho tiempo una workaholic, trabajo todo el día, me levanto pensando en algo y el hecho de ser mamá me ha ayudado porque al principio tuve muchos problemas en balancear mi vida privada, el trabajo y mi hija. Aprendí a disfrutar. Mi hija los primeros cinco meses iba conmigo a la oficina y me ayudó a entender la importancia de pasar tiempo con ella. Hoy a las cinco salgo a ver perros con ella. Lo que no alcancé, no lo hice. Lo hago mañana o me trasnocho un poquito. Encontrar el goce en las cosas personales sí es algo que se va a quedar y el tema de priorizar y organizarse mejor. También lo he aplicado mucho a mi equipo de trabajo, con mi vendedora que también es mamá. He tratado de transmitirles eso". 

¿Cómo has consentido revelar tus espacios íntimos? ¿Ha sido una experiencia emocionante o más bien atemorizante? Describir, por favor, espacios de la casa que nunca habías pensado compartir y lo has hecho.

AB: "Yo antes mostraba, no mi casa, pero sí mis cosas personales un poco más. Luego me recogí para que la marca fuera más marca que persona y en estos momentos, sí he mostrado mi casa y mis lugares íntimos. Más que mis espacios, he empezado a mostrar a mi hija en mis redes personales. Mostré mi baño, que en realidad es el baño de mi mamá, pero esa fue la casa en la que viví mucho tiempo. Fue mi baño y quise compartirlo porque fue un recuerdo mío de cómo ella transformó mi espacio. He compartido mucho mi cocina y esa intimidad mía con la cocina, que amo. Viajo a través de los sabores y he hecho un Instagram TV. Para mí la comida es muy importante, es lo que más disfrutamos mi esposo y yo, he compartido muchas recetas que me recuerdan a mi familia en Pakistán. No voy hace dos años y me hacen mucha falta. También el día de la madre compartí una foto bailando en la sala que son cosas que nunca hacía porque me gusta dejar mi casa aparte. Pero lo he hecho con ganas porque al final yo soy la marca. También siento que las quería mostrar, quería humanizar e invitar a la gente a ver cómo estaba viviendo la cuarentena, para relacionarnos todos en la misma situación de estar encerrados. 

Más que mostrar mis espacios íntimos, he mostrado mis vivencias íntimas. Mostré fotos de viajes a Pakistán y un viaje a México porque mi marca habla de culturas. Viajar a través de las culturas es lo que me inspira a crear mis joyas, quería compartir esos recuerdos. Son cosas del ADN de la marca que a veces se pierden en la cotidianidad por estar vendiendo". 

¿Sientes que hay algo que creías indispensable para tu vida profesional, algo de lo que creías depender y que descubriste no ser cierto? O, por el contrario, ¿reafirmaste su importancia? 

AB: "Reafirmé que el equipo es indispensable. He vuelto a hacer tareas que no tenía que hacer porque por ejemplo por logística, mi vendedora hacia envíos, pero ella vive en Soacha entonces no se puede en estos momentos. He vuelto a empacar, a hacer cosas que había delegado hace mucho y he descubierto muchas cosas por mejorar. Pero el equipo ha sido indispensable, la división del trabajo ha permitido continuar con la empresa. No solo la gente que está en Bogotá directamente en mi empresa sino también los eslabones externos como el enchapador, la persona que funde; me preocupé mucho por su bienestar porque sí siento que ellos son la parte esencial e indispensable de mi empresa. 

Tanto en mi vida personal reafirmé lo indispensable del equipo. Ha sido como una familia que se extendió y en la que nos hemos empezado a ayudar mucho más.

He repensado espacios como mi oficina porque como estamos online, ha quedado en el limbo. Quiero volver a tener ese espacio para mí, pero al mismo tiempo digo, ¿será que sí es necesario? 

Indispensable también los mensajeros, sino mi empresa no serviría. Son ellos los que han permitido seguir vendiendo a través de la página web, la cual hice el año pasado y todos los días me doy un abrazo por haber hecho ese esfuerzo; sino la pandemia me habría cogido sin las herramientas para poder vender". 

Durante la cuarentena, ¿crees que ha sido tu trabajo el que ha influenciado tu intimidad o, por el contrario, es la intimidad la que ha permeado tu vida laboral? 

AB: "Mi trabajo siempre ha estado permeado por mi vida íntima. La marca tiene mi nombre, es un poco mi ADN personal, fusión de culturas, soy colombo pakistaní, mi mamá trabaja conmigo; entonces en ese sentido mi vida íntima siempre ha estado ahí. Ahora está mi casa que es diferente. La casa llena de joyas, empaques; ha sido esa la diferencia: he traído el trabajo a la casa, pero en mi casa el trabajo siempre ha estado presente desde mi vida íntima. No me ha parecido tan diferente solo que el lugar ahora es el mismo como espacio. 

Como imagen, como marca, yo he hecho un trabajo de que fuera más marca y menos Aysha. En este momento estoy encontrando el balance, porque las personas sí quieren ver un poco de eso, pero la idea es que la marca pueda perdurar y pueda desprenderse de mí. Entonces en este momento, el traer la oficina a la casa, me ha ayudado mucho a volver a la raíz y encontrar un balance entre la marca y yo, ese tono diferente". 

¿Cómo crees que ha influenciado el confinamiento en la indagación, el descubrimiento o la exploración de tus orígenes transcontinentales? 

AB: "Sí y no. Siento que ese cuestionamiento sí ha estado más presente pero tampoco he podido inyectarle tanto porque como estoy confinada, no he podido hacer mis indagaciones de viajar, de ir a bibliotecas, de ir a ver películas; el hecho de no poder viajar así sea a Chía, lo ha hecho más complejo. Para mí cambiar de ambiente y ver cosas fuera de lo cotidiano es lo que mueve mi inspiración: ver una ruana diferente, un tejido diferente. Con ese tema ha sido fácil y difícil porque no he podido inyectarle tanta multiculturalidad al depender solo al computador. No me ha parecido tan fluido, aunque he aprendido a hacer muy buenas investigaciones en Google. Ese también ha sido un ser indispensable para mí para poder viajar a través de las culturas". 

Activar el cuidado de las joyas, detener la mirada sobre la inspiración y su significado se han convertido en “servicios” que ofreces desde tu marca. ¿Cómo han respondido las clientas?

AB: "Yo activé la marca durante las primeras semanas de pandemia. Pensé, si estamos encerrados, ¿qué hacemos? ¿cómo les hablo a las clientas? ¿cómo les vendo algo sin vender una joya? Que no es algo indispensable o que te vayas a poner con la misma frecuencia, me parecía incómodo. Dije, no me compres, pero limpia lo que tienes. Abrí mi canal de Instagram TV. Son videos que puedo hacer yo y eso ha sido parte del acercamiento a mí y las clientas. Les mostré cómo limpiar las joyas en casa y les encantó. Lo que he tratado de hacer es consentirlas. Como mi equipo de trabajo, mis clientes también son indispensables y me he dado cuenta que tengo una red de clientes fieles. Entonces nos hemos dedicado a cuidarlas y a darles herramientas para que se sientan cómodas y felices con la marca. Les hemos dado garantías, kits de limpieza, les hemos enseñado cómo medirse el dedo para pedir un anillo entonces incluso los esposos han entablado una relación con nosotros para dárselos de regalo, les enseñamos como usar sus orejeras o earcuffs. Fue un acercamiento de cómo usar sus cosas y combinarlas con otras nuevas. Mi empresa no solo quiere venderte sino enseñarte a disfrutar lo que ya tienes, precisamente por el material que usamos. La plata asegura que una joya pueda tener ciclos de vida, limpiándola para que quede como nueva o fundiéndola y creando una nueva. Además, toda mi materia prima es plata reciclada de radiografías. Estas tienen un recubrimiento de plata que permite que la imagen quede fija. Eso también ha sido un proceso nuevo. Les he contado a mis clientas y las he invitado a sacar sus radiografías, tratando de sensibilizarlas. Yo las dono a mi proveedor, enseñándoles a darle una segunda vida a su basura. Para mí los ciclos son super importantes y los uso mucho en la simbología de las joyas. El objetivo es darle herramientas a las clientas para que me recuerden sin tener que estar comprando siempre y agradecer esa fidelidad que tienen con la marca. Empezó con videos, terminó con un descuento por mi cumpleaños del 34%, la edad que cumplí y ahora estoy pensando en planes de crear para ellas; en vez de estar buscando más, consentir a las que ya están ahí". 

 

CATHERINE VILLOTA, directora editorial Fashion Radicals Magazine 



A pesar de que su dinámica laboral no cambió en gran medida ya que siempre ha trabajado desde su hogar generando contenidos editoriales para su plataforma virtual, esta situación le ayudó a reafirmar la importancia de Fashion Radicals y lo cómoda y segura que se siente en él. 

Desde el ejercicio periodístico, como una observadora externa, hizo también una pausa al verse enfrentada a una oleada mediática vertiginosa y como ella bien lo señala, insostenible. La información se volcó a las redes sociales donde no existe la misma rigurosidad ni profundidad analítica según la editora de moda. 

Resaltó la función de la moda como testigo de fenómenos culturales, económicos y políticos; como expresión social. Incluso ella, como cuerpo que expresa, extraña el simbolismo de vestirse para salir pues afirma que la sensación cerebral es distinta y que es una manera de comunicar sin palabras; de comunicarse a través de esa red intrínseca que ha formado desde que halló su senda en la comunicación de moda.

SV: ¿Cómo has logrado articular la vida cotidiana con la vida profesional, todo desde el hogar? 

CV: "La verdad para mí no ha sido un cambio muy radical porque siempre he trabajado desde casa, es decir, mi oficina siempre ha estado en casa. La dinámica de tener que salir para ir a trabajar no existía. La diferencia fue que mi espacio de trabajo lo tenía que compartir con otras personas en la casa precisamente porque ellas sí salían y ahora no tanto, entonces eso dificultaba la intimidad de estar en trabajo yo sola en casa, mientras compartía con mi esposo o con otras personas. Esa fue la única variación en mi rutina o mi cotidianidad. 

En lo profesional, trabajar desde casa siempre me ha gustado, siempre ha sido un espacio que aprecio y disfruto muchísimo entonces no me pareció difícil quedarme ni trabajar desde casa. Seguí con la misma disciplina, las mismas situaciones. Sin embargo el trabajo y su exigencia sí cambió porque de alguna manera el ritmo de mis clientes disminuyó o me pusieron en pausa durante los meses de abril y mayo, entonces me quedé quieta en esa dinámica de generar contenido para mis clientes y eso lo volqué a proyectos más personales, proyectos que tenía en el cajón, y esto me permitió ir evacuando esas cosas que estaban ahí como por ejemplo escribir, desarrollar una novela corta, como hablar con los amigos de la industria sobre qué estaba pasando, qué podíamos inventarnos. De esa sensación salió Coloquio Futura que fue una creación que hicimos Caty Villota y Felipe Espinosa, la agencia 3cero2 y Fashion Radicals como espacio periodístico; de esas charlas como conversaciones sobre qué va a pasar, qué estás haciendo, cómo sientes la dinámica y de ahí sale la iniciativa. Fue el trabajo en casa y que mis clientes me pusieran un tiempo en pausa, lo que permitió que yo volcara mi atención a proyectos que tenía en el tintero o que salen de conversaciones entre los colegas". 

¿Cómo se dio la concepción de Coloquio Futura y la alianza con 3cero2? 

CV: "Nació realmente de conversaciones con Felipe. En esa dinámica comenzamos a pensar que podíamos crear. Él ya había empezado con un proyecto que se llama PAL, me contó al respecto y me dijo que quería hacer algo relacionado a los eventos virtuales pero para sobrepasar el tema de los lives (refiriéndose a Instagram), más efímeros. Nos dimos cuenta que tanto él como yo, siendo parte de la industria, teníamos un sistema de networking con el cual podíamos mirar qué hacer. Eso convocó a otra reunión con el resto del equipo 3cero2 donde comenzamos a pensar cómo unir toda esta red para conversar sobre el futuro. ¿Qué va a pasar con nosotros? ¿Qué va a pasar con la industria de la moda? Los diseñadores se agrupan como diseñadores, como creativos, pero los estamos detrás, los periodistas, los editores, los productores, ¿qué podemos reflexionar? ¿A quienes invitamos y por qué esos que están detrás podrían contar otra historia? De esa conversación en equipo nació Coloquio Futura, nació la idea de que sea una sola pregunta, que tuvieran un espacio de cinco minutos para que fuera una ponencia, de que Felipe moderara un grupo y yo otro y finalmente la lista se alargó enormemente. Teníamos la ilusión de que podría surgir otro coloquio con otros líderes de áreas diferentes de la industria de la moda. La invitación siempre fue afirmativa y eso nos motivó mucho. Luego miramos las herramientas digitales que existían. La agencia se enfocó, desde su experiencia, en la producción, en la realización, en el ir a fondo y ser disciplinados con los cronogramas para que se sintiera más robusto y compacto. Yo, desde mi ángulo, dándole la comunicación periodística, mirando cómo formular la pregunta para que sean personas que contesten de manera muy práctica y concienzuda, para que se generaran unos insights importantes. También desde Fashion Radicals, recopilar toda esa información para crear un documento con las conclusiones y que quede como un testimonio escrito virtual. 

Ha sido un trabajo en equipo. Nos unimos, logramos poner una fecha y tuvimos la disposición. Yo lo veo como algo positivo del mundo virtual y es que es mucho más ágil en términos de convocar porque no te obliga a trasladarte". 

¿Cómo ha sido el desarrollo de las conversaciones en el Coloquio Futuro y qué conclusiones has podido sacar del proceso? 

CV: "Pienso que este tipo de encuentros son importantes desde el ámbito emocional para todos los que estemos implicados, no solo los creadores sino también los invitados. El unirnos, volvemos a ver y conversar sobre lo que nos apasiona nos reconforta; es un tema de generar entusiasmo en momentos de duda. Eso para mí fue muy importante. 

También el hecho de conseguir voces con experiencia y que cada uno se preparó para contestar la pregunta, eso me pareció muy valioso. Sin que lo otro no sea serio, el valor de Coloquio Futura es que esto se sentía con verdaderas ganas de hacerlo bien porque en realidad venimos consumiendo información como si consumiéramos fast fashion; es vertiginoso, es agobiante y es insostenible. Entonces cuando suceden estos espacios un poco más robustos, más serenos y con mucha más preparación, se siente como un gran alivio y un gran respiro porque estás recibiendo información que no genera esa angustia que provoca el consumo desenfrenado de información. 

También sentí que todos los líderes estaban muy sintonizados, es decir todos ven el futuro desde unas gamas transversales, todos sienten que hay unos matices con los que se quieren comprometer como el tema de la sostenibilidad, de la identidad, como la unión de la industria, como el tema de la aceleración y no la recesión, como el tema de la reflexión frente al periodismo de moda más allá de las tendencias, una reflexión importante sobre la función de la moda como expresión cultural, como expresión social, como expresión individual; un reafirmar que la moda va mucho más allá del vestuario y que representa unos fenómenos, que es simbólica y es testigo y voz de lo que pasa cultural, política y económicamente. 

Fue una mirada hacia lo local, eso también fue importante. Una mirada de enfocarnos y profundizar en lo que somos para crear. 

A mí como editora de moda, escucharlo, me reconfortó enormemente. Generó entusiasmo". 

¿Qué ventajas y desventajas has encontrado del llevar a cabo el periodismo de moda desde la quietud del confinamiento?

CV: "Desventajas. Por ejemplo, ahora viene Colombiamoda y sentimos que no está pasando nada porque no hay ese movimiento físico. Me preparo para viajar o para entrevistar, me invitan al prelanzamiento o voy al showroom de los diseñadores, generar entrevistas; eso me parece que cambió enormemente porque aunque se pueden hacer muchas cosas desde lo virtual, todavía se siente todo muy quieto. Cuando es físico, se sentía con meses de anticipación la emoción y el agite. 

También considero que el ámbito periodístico se redujo a las redes sociales y eso no es malo, pero sí cambia las dinámicas y las sensaciones de publicar, de analizar, porque el canal es distinto. La información, aunque pueda ser la misma, es diferente desde la profundidad y siento que todo se ha volcado a las redes sociales, a ese vértigo de consumo insostenible de información y eso me ha cuestionado mucho. He generado yo misma una pausa en producir contenido. Ahora me frené ante ver tanto, produzco menos, pero de mejor calidad. La página de Fashion Radicals se ha vuelto mucho más lenta y la red social se ha movido más. Eso ha cambiado las dinámicas de cómo se mueve la información. 

Desde mi esencia y la profundidad, el ejercicio periodístico sigue siendo igual, pero sí siento que se ha perdido la mirada analítica porque los canales que están expuestos masivamente no te exigen esa rigurosidad. Es más efímero de lo que era antes. Se ha perdido el ejercicio de validarse en canales periodísticos más potentes". 

Ese seguimiento de la realidad ya no se puede constatar en vivo. La reportería y los editoriales de moda, ¿cómo se han transformado?

CV: "Pienso que hay que seguir apostándole a estos espacios, espacios que generan en medio de la virtualidad, una sensación de validación. Hay que seguirle apostando a ser plataforma para hablar de moda, de diseño, de creatividad, de innovación y de cultura, no solamente en una red social. Se necesitan estas plataformas porque siento que le dan fundamento, donde se sostiene la información. Yo siento que la red social es demasiado etérea". 

¿Qué nuevas maneras o posibilidades has encontrado desde el confinamiento para llevar a cabo tu trabajo? 

CV: "Todavía no tengo una estrategia clara. Pero instintivamente, siento que lo mejor es, en vez de montarte a eso tan insostenible, generar un paso atrás o como yo siempre digo, dejar las redes sociales en el asiento de atrás y tú sigue sostenido en tu esencia y en tu propósito. Yo siento que lo que Fashion Radicals está haciendo es una pausa. Esa pausa tiene pros y contras. Entre los pros está que te genera análisis y puedes comenzar a dar información mucho más elaborada. Por el lado de los contras, está el hecho de perder audiencia y tráfico, en un tema más estadístico. Esas cosas se pierden, pero se compensan con ser más auténtico y no desviarte de tu propósito.

Siento que, con esta aceleración del universo virtual, habrá que validar el universo análogo, es decir, lo social. El ser humano necesita su realidad para comunicar virtualidad entonces cada vez valido más lo real, las vivencias y los mementos reales. Sin eso, siento yo que el mundo virtual no tendría suficiente contenido. 

También me ha permitido dedicarme a proyectos personales, tener una mirada hacia cosas que cosas que veía lejos, pero puedo dedicarle el tiempo sin olvidar lo otro, generando que el panorama se abra". 

¿Cómo has consentido revelar tus espacios íntimos? ¿Ha sido una experiencia emocionante o más bien atemorizante? Describir, por favor, espacios de la casa que nunca habías pensado compartir y lo has hecho.

CV: "Para mí ha sido reconfortante esta intimidad y este espacio en casa porque además de que lo disfruto, estar en casa me ha hecho sentir segura. Los espacios de mi casa los disfruto enormemente, no tengo problema en quedarme todo el día aquí. El mostrar mis espacios íntimos no lo he sentido como una obligación, pero por ejemplo, estoy todo el tiempo aquí en mi estudio y se ha convertido en mi escenario frente al universo virtual y me gusta. No me parece intimidante sino al contrario, esto es lo que soy. Esta intimidad me ha fortalecido, me he sentido tranquila y he estado a gusto". 

¿Sientes que hay algo que creías indispensable para tu vida profesional, algo de lo que creías depender y que descubriste no ser cierto? O, por el contrario, ¿reafirmaste su importancia? 

CV: "Desde el ejercicio como editora de moda, yo misma, como cuerpo que expresa, me ha hecho falta el simbolismo de vestirme de moda colombiana para salir a un evento, que es distinto a vestirte en casa. La sensación cerebral y la simbología es distinta. El tema de arreglarte porque eres editora de moda y tu cuerpo es una forma de expresarlo me ha hecho falta. Pero lo reafirmo aún más, es decir, a pesar de que hay ropa que no me he puesto, reafirmo más que necesita ser llevada y la importancia de seguir apostándole al diseño colombiano. 

Me hacen faltas esas dinámicas de poder estar en espacios físicos para poder expresar a través de mi cuerpo la moda o lo que pienso que es la moda. Me parece importante en el ejercicio de mi trabajo porque no solamente comunico en palabras y escritos, sino también a través de mi cuerpo". 

Durante la cuarentena, ¿crees que ha sido tu trabajo el que ha influenciado tu intimidad o, por el contrario, es la intimidad la que ha permeado tu vida laboral? 

CV: "Yo pienso que ambas. Siento que para mí no son polos opuestos, sino que es una red, una relación íntima; intrínseca. Podría decirse que como soy una persona independiente, freelance, entonces lo laboral y lo íntimo todo el tiempo están en una amalgama. Siento que mi ejercicio periodístico con la intimidad es completamente compatible y están todo el tiempo el uno con el otro". 

Julio

03

2020

Calendario MODA EN COLOMBIA

BOGOTÁ FASHION WEEK / Bogotá: APLAZADO POR CORONAVIRUS

MODA VIVA EN EXPOARTESANO / Medellín: APLAZADO POR CORONAVIRUS

COLOMBIAMODA / Medellín: 27 de JULIO al 2 de AGOSTO

BCAPITAL / Bogotá: 15 y 16 de OCTUBRE

LATIN AMERICAN FASHION SUMMIT, Cartagena: OCTUBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Bitácora de citas...
e-mail
SillaVerde

Esta compañía tiene su sede en Bogotá -"la ciudad asentada sobre una silla verde"- tal como alude el escritor Germán Arciniégas a las montañas orientales que la resguardan.

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nace en Madrid y vive en Colombia desde 1994. Es CEO de SillaVerde, compañía que cuenta con un equipo de jóvenes investigadoras -Verónica Santamaría y Valentina Agudelo- afines al diseño sostenible, a la lectura y al marketing digital.

PORTAFOLIO DE SERVICIOS:

1. Investigación periodística sobre la industria de la moda y elaboración de contenidos editoriales propios para esta revista digital, el podcast Talking Closet, la serie audiovisual La Vida Animada y la cuenta @sillaverde en Instagram.

2. Consultoría sobre Tradición Artesanal y Sostenibilidad: para el 

- Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia y de la plataforma comercial MODA VIVA (desde 2015)

- Dirección y creación del ciclo de debates MODA 360 -especializados en sostenibilidad de la industria- para la Cámara de Comercio de Bogotá (2015-2019) y la franja de conocimiento de Bogotá Fashion Week (2018 y 2019) 

3. Servicios periodísticos y editoriales:

- Dirección editorial de la revista impresa La Malpensante Moda  (mayo 2020) con la Fundación Malpensante

- Publicación de colaboraciones en El Espectador, El Malpensante, Fucsia, Diners y Vogue Latinoamérica

- Concepeción y participación en conversaciones, foros y actividades académicas 

 

 

Archivo
RASGOS de SillaVerde

Ofrecemos contenidos editoriales sobre la industria de la moda especializados en:

* SOSTENIBILIDAD

* TRADICIÓN ARTESANAL

Elegimos trabajar en conjunto con el sector público y privado en Colombia. Contribuimos a fortalecer alianzas y a diseñar oportunidades de negocio con un sentido social, ético y productivo. 

pinzas

CRECER EN REPUTACIÓN

pinzas

TENDER PUENTES ENTRE PERSONAS Y SECTORES

pinzas

CONTENIDOS ORIGINALES

pinzas

INFORMACIÓN, ANÁLISIS Y CONOCIMIENTO

pinzas

PRODUCIR CON SENTIDO

pinzas

MODA CON PERSONALIDAD

pinzas

PENSAR GLOBAL, ACTUAR LOCAL