cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

fb
NATALIA BOTERO NADA ENTREAGUAS

Publicado 2015-06-23 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Imagen de la colección 2015 de Entreaguas. Enfasis en diseño textil sobre lycra y macramé en la espalda.

Hay tres cosas que la diseñadora Natalia Botero (Bogotá, 1992) no puede disimular: su vocación por la moda y los negocios; su juventud y la tremenda empatía establecida con su madre, Adriana Toro Mejía, con quien comparte las vicisitudes de su empresa Entreaguas. La firma demuestra con su calidad de confección y el original uso del macramé por qué exporta la mayor parte de su producción de vestidos de baño, ropa de playa y prendas interiores hecha en Medellín (Colombia).

Formada en una familia de emprendedores de Manizales en el Eje Cafetero (zona crucial para el cultivo y la venta de café en el país), esta mujer -cuyo rostro todavía pareciera estar anclado a la adolescencia- entendió cabalmente lo que se hablaba y exigía en su casa. "Juicio, estudio, que tome buenas decisiones" dice la arquitecta y también empresaria Adriana Toro Mejía, su madre. Natalia Botero tomó buena nota de eso pero también inició su vida en solitario hasta que entendió qué quería hacer: prendas para bañarse y disfrutar del sol. La conocí por primera vez el día que estrenó un stand en Plataforma K, el evento de moda que reúne a los mejores representantes de la categoría beachwear en Colombia. Fue en Barranquilla en el año 2014. Apenas un área de 2 mt2 dotada de una mesa, dos sillas de plástico y un par de barras para colgar las prendas que la diseñadora trajo desde Medellín en varias cajas de cartón. La empresaria acalorada colgaba sus bikinis y enterizos en colores planos: blanco, crudo, amarillo mostaza, turquesa, rosa ámbar, azul guitarra. Mientras organizaba algunos catálogos sobre la mesa, alistaba su block de facturas para estrenar y se recogía el pelo ligeramente rizado en un moño, iba contando quién era, por qué se decidió a participar en la rueda de negocios que la Cámara de Comercio de Barranquilla promueve cada año en torno a este evento de moda. Ahí empezó todo para Entreaguas. 

"Involucro siempre a mi madre en el relato de mi trabajo porque ella siempre estuvo muy pendiente de estimular mis habilidades manuales. Me hablaba de croché. Al principio yo tenía muchas ideas pero no tenía conocimiento para hacer nada. En la universidad logré sentarme con dos personas expertas con las que pude compartir cómo soñaba mis productos. Ahí fue cuándo pude descifrar el código estilístico de mi marca a través del macramé" relata la diseñadora. La mayoría de los comentarios que recibe por sus prendas valoran justamente esa diferenciación y sofisticación que contiene Entreaguas.

La discreción con la que se expresa Natalia Botero puede confundirse a primera vista con timidez pero no hay tal. Simplemente, la diseñadora fue educada para demostrar con su trabajo de lo que es capaz. La diversión y las risas las deja para momentos más privados, supongo. "Hechos son amores" dicen popularmente y eso es Entreaguas, una compañía que nació con un capital inicial de $20.000.000 provenientes de los ahorros que la diseñadora logró desde que tenía diez años. "Asistí a muchas clases para formarme artísticamente desde muy niña; pinté cuadros que se vendieron en la tienda de diseño Area Loft en Bogotá y cosía prendas de todo tipo -hasta vestidos de fiesta- que vendía bien en Manizales. Mis padres posteriormente me apoyaron con la inversión en el website y en mi primera participación en la feria de Miami" relata la empresaria. En 2014, la compañía facturó $230 millones anuales que corresponden a casi 3.500 unidades de prendas vendidas tanto en Colombia como en el extranjero, de los cuales el 60% provienen de las ventas de boutiques, tiendas online y multimarcas (Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Estados Unidos, Canadá y Australia).

"Ha sido más difícil que el público en Colombia entienda el uso que hago del macramé como técnica artesanal y cómo valoro introducirlo en un concepto de moda para baño pues están acostumbrados a ver el tejido pero no aprecian tanto el resultado ligado a la moda que propongo con Entreaguas" señala Natalia Botero a la hora de explicar por qué le es más fácil conquistar con sus prendas a los compradores internacionales. "Además vender en dólares o en euros y recibir pagos puntuales en efectivo resulta mucho mejor para mi compañía" dice la diseñadora.

En la avenida Guayabal de Medellín -ciudad donde vive Natalia Botero desde que inició estudios como diseñadora en la Colegiatura de Medellín (de la que se graduó en 2014)-, está instalado su taller. El lugar ha ido creciendo poco a poco y hoy da cabida a la oficina de la Fundación Entreaguas, con la cual la empresaria da empleo a más de sesenta personas discapacitadas en el municipio de Cisneros (Antioquia) que se han convertido en la mano de obra especializada de su marca. El espacio también alberga un show-room donde se exhiben las prendas de Entreaguas que se mecen pacíficamente al vaivén de la brisa caliente que entra por las ventanas.

Son tres líneas de prendas: Inmersion (vestidos de baño con elásticos, copas removibles, más soportes, colores planos); Infinity (es drapeada sobre el cuerpo, no hay cortes convencionales, es exterior e interior. Se puede utilizar para llevar a la vista o bajo vestidos. Prendas más sensuales, al corte. La acompañan vestidos y blusas más casuales que también se pueden utilizar en la ciudad) y Edición limitada (solo se produce una vez al año. Es drapeada, cuenta con diseños textiles desarrollados con artistas. Los cover-up son en seda). La tarea de asignar precios no es fácil. A Natalia Botero le llevó a valorar su marca a un nivel lujoso, high-end. Así cuestán sus prendas. Vestidos de baño: $200.000 y $280.000. Pantalones, vestidos, blusas: entre $115.000 y $450.000.

En las instalaciones del taller de Entreaguas recibe las lycras que le compra a Protela en Colombia. Sobre las mesas de corte modelan, corten, cosen, finalizan y empacan las piezas que son enviadas desde mayo hasta diciembre a los puntos de venta. En Colombia se distribuyen en: St.Dom y Paola Mancini (Cartagena), Dulce Menta y Olga Piedrahíta (Bogotá), Makeno (Medellín) y Make a wish (Manizales). "Espero abrir mi propio punto de venta en Bogotá muy pronto. En 2015, quizá." cuenta sobriamente Natalia Botero por teléfono.

 

La natación no es su deporte favorito pero Natalia Botero demuestra con su trabajo creativo y de producción que se mueve con la soltura de una deportista cuasi olímpica en el beachwear, una categoría en la que Colombia le viene aportando cada vez más al mundo global de la moda. Ante marcas colombianas pioneras en consolidarse a nivel internacional como Onda de Mar (la compañía de referencia con sus más de 41 tiendas propias en Colombia y 6 puntos de venta en Estados Unidos así como exportaciones a 10 países, propiedad hasta ahora del fondo de capital privado Tribeca) y Agua Bendita, así como otras firmas con ímpetu empresarial: Maaji y Touché, se puede afirmar que en el segmento de lencería, ropa de baño y playa, Entreaguas logra introducirse en estas difíciles aguas con colecciones que combinan hábilmente el registro de tendencias de moda, trabajo artesanal en su confección y un lenguaje estético propio que diferencia la marca. No en vano el respetado portal online de tendencias WGSN la incluyó como "una marca para estar atentos".

Dirección Entreaguas en Medellín: carrera 52, 25-49. Piso 3. Teléfono (57 4) 2656475

http://www.entre-aguas.com/collections/lingerie-swimwear

Junio

23

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 1 y 2 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

SYLVIA ANDRADE

Formada en París, Sylvia Andrade (Bogotá, 1979) ha hecho de la sastrería clásica la identidad de sus colecciones. Experimental, vanguardista y al tiempo tradicional. El estilo de la empresaria detrás de la marca SYA se abre espacio desde Número Tres, el multimarca que comparte en Bogotá con Julieta Suárez y Laura Laurens.

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ