cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Moda y tradición artesanal: una nueva definición del lujo / Mesa VI La moda a debate 2015

Publicado 2015-07-15 08:01:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

“La razón por la que hacen esas filas en Louis Vuitton es una combinación de calidad excepcional y artesanía” dijo Bernard Arnault, de LVMH en una entrevista. Los dos factores que nombró: la calidad y la artesanía son esenciales para la creación de un producto de lujo. Pero ¿qué es el lujo hoy? En el vertiginoso siglo XXI se le podría agregar a las palabras de Arnault el tiempo, el tiempo para descansar, para disfrutar de experiencias diversas, para elaborar algo con amor.

En el contexto colombiano, con la diversidad de comunidades artesanas y lenguajes que caracteriza al país es importante pensar cuál es el rol de la artesanía y el diseño en la redefinición de dicho término. ¿Son las historias detrás de estas piezas únicas lo que las hace lujosas? o ¿puede el ritmo pausado, conectado con la naturaleza con que son producidas otro factor? 

Estas preguntas sirvieron para plantear la sexta mesa redonda de La moda a debate con participación de: Ana María Fríes –directora de Artesanías de Colombia–; Amelia Toro  –fundadora y diseñadora de su marca homónima–; Jorge Lizarazo –creador de Hechizoo–; Pilar Castaño –periodista experta en moda–; José Ignacio Casas –fundador y Manager general de MONOSAC/Studio–.

 1.    Hacia una definición del lujo:

Amelia Toro –AT–: Creo que el tiempo es importantísimo en todo lo que es el lujo, y un ejemplo es lo que estamos haciendo en éste momento esto es un lujo, que esté Pilar en Londres, Jorge en Japón, esto es un lujo. Entonces, el tiempo es muy valioso y creo que eso es un lujo.

Ana María Fríes –AMF–:  Le sumaría a esta definición de lujo del tiempo, del espacio y del estilo, que es también lo perdurable y la herencia. Me remito un poco a la arquitectura, en la buena arquitectura como el buen diseño, son esos clásicos que perduran en el tiempo, independientemente del momento o el lugar geográfico donde fueron concebidos, se mantienen bellos como las ruinas. Hay un famoso poema que citaba el maestro  Rogelio Salmona, que decía que la belleza de arquitectura, de la buena arquitectura, es que hasta la ruina, la hiedra que sube por encima de la ruina, sigue exaltando su potencia y su carga estética. Entonces, aquí nos devolvemos a un tema en un planteamiento que me parece fundamental que es reconocer el origen. Jorge que está en Japón lo ha visto, realmente han entendido y han honrado sus orígenes de manera juiciosa y continua, como una constante milenaria, potencializan las culturas y eso es trasversal  a todo, a las artes, a la arquitectura, a la gastronomía, al diseño interior,  al diseño del objeto, al diseño de la moda, entonces  ahí yo creo que devolverse a reconocer y honrar esos orígenes y encontrar que en la identidad está la inspiración.

Es ahí en donde uno empieza a trazar rumbos que pueden de verdad estimular el destino creativo de una nación y de toda una industria;  de la industria creativa, de la industria del pensamiento, de la industria del hacer, del oficio. Y sí, es increíble, nosotros tenemos unos maestros artesanos desconocidos que tienen un oficio milenario y no nos hemos  volteado realmente a mirar toda esa destreza y ese conocimiento del entorno. Incluso en mi  vida anterior de la comunicación quise hacer un paralelo entre la formación que recibimos nosotros los diseñadores y el ADN de los seres humanos que es la creatividad. Si uno se remite a la caverna, ve los dibujos de Altamira, y se da cuenta de que el hombre es una maravilla: antes de la palabra existió el dibujo,  ¿qué hizo el hombre de la caverna? Ir salir mirar, cazar, entender el entorno y luego entrar a su caverna y pintar lo que ve en el entorno, se pinta a él mismo  cazando, pinta los caballos, los bisontes, las cosas que veía y esa es su primera expresión. Por eso un poquito el tema del rescate de esta visión de los artesanos, de nuestros artesanos, es su visión original porque son comunidades que nunca se han movido de su aldea y han tenido la capacidad de producir los objetos más maravillosos, ahí nosotros tenemos que hacer un esfuerzo enorme de honrar ese conocimiento y ese pasado y encontrar una inspiración, porque la demostración es que se necesita solamente sensibilidad y observación para lograr objetos maravillosos.

Pilar Castaño –PC–: El lujo hoy es la manualidad. Todos los diseñadores  reconocidos están volviendo a la manualidad estaba plegada en el lenguaje de la moda a la alta costura, a lo hecho sobre medida, a lo hecho por demanda, es decir, la señora venía de Abu Dabi y tenía una cita en Dior con el señor Raf Simons y él elaboraba el vestido hecho para ella, para su cuerpo, para su dinero. Hoy en día ese oficio humilde del pescador, ese mayado de la atarraya nuestra, de nuestros mares caribeños y del pacífico es el que se está usando en tejidos de punto, en suéteres en las pasarelas del mundo.

Esos oficios manuales, esa artesanía cotidiana y utilitaria es lo que está llenando las vitrinas de casas con reconocimiento como Hèrmes, con ese tiempo del cual habló Amelia, esas carteras hechas con talabartería depurada, con pelos exóticos, con costuras manuales, eso es lo que es el verdadero lujo en la demanda hoy de la  moda: la manualidad y la manualidad es artesanal. Lo que tenemos en Colombia son manos artesanas y talentosas con otro ritmo. Con comienzo el fast fashion,  la moda desechable,  las grandes cadenas; lo que está buscando la gente hoy justamente es cambiar de ritmo, un uniquismo en la moda, eso lo vive Jorge hoy a diario en Hechizoo en sus telares, un ritmo del pasar del hilo y la lana despacio que produce una textura alucinante, deslumbrante, única, eso es lo que está pasando, que los oficios ancestrales, que los oficios manuales plagan las pasarelas, no hay una pasarela que  haya visto entre New York y Londres y la veré mañana en Milán, que no tenga crochet y macramé, es la tendencia para el 2016.  Eso es lo que vienen haciendo nuestras mujeres en Colombia desde que yo me acuerdo: mi abuela y mi bisabuela me hablaban del crochet y macramé. Entonces qué belleza saber que el mundo está volviendo, que el mundo del diseño está volviendo a sus páginas de historia, a sus raíces, a sus orígenes porque ese es el futuro del siglo XXI, por lo menos en el tema  textil y de moda .

José Ignacio Casas –JIC–:  La estadística demuestra que nunca en la historia hemos tenido tanta gente con tanto poder adquisitivo y tantas cosas maravillosas para comprar. Entonces, el lujo evoluciona ya a otro nivel, a un nivel aún más exclusivo, esa persona que está buscando el lujo no quiere tener lo que tiene la persona de al lado y es cuando empiezan a ver, a rebuscarse y a rescatar todo eso que está viendo Pilar en Londres y seguramente va a ver mañana en Milán y es dónde veo que están las oportunidades. Hoy en día, esas personas que tienen acceso a ese lujo han tenido todo y de alguna manera buscan tener cosas que nadie más tiene, que de alguna manera son cosas que se consideran casi que personales como la alta costura, casi hecha para mí.

También considero que el lujo no es una cuestión de dinero, es una cuestión de saber elegir. Todo el mundo piensa que yo, Mono Casas, compro y me la paso en las tiendas comprando todo el día, falso. Colecciono que es muy diferente a comprar, para mí el lujo es saber que tengo un par de zapatos que compre hace 30 años y hoy en día todavía me los pongo y me siento lujoso, y es un concepto interno, no es para demostrarselo a la gente. Entonces, creo que esta oportunidad que estamos viviendo aquí, ese trabajo, por ejemplo, que ha hecho Amelia con las molas, la delicia de saber que en cada una de esas chaquetas de mola que ha hecho Amelia es única, nunca habrán dos iguales, eso es lujo. No importa lo que cuestan pero son piezas únicas, y ese uniqueness que es una palabra divina  en inglés, es lo que motiva y genera esa ganas de satisfacer el lujo.

 2.    ¿Cómo relacionarnos respetuosamente con los artesanos y la tradición propia?

AT: Respecto a los artesanos creo que es importantísimos el valor, valorar, apreciar, respetar y volvernos más responsables de nuestros artesanos, de nuestra artesanía y una de las cosas que me duele en el alma es cuando la gente regatea con nuestros artesanos, cosa que bueno, nadie debería regatear con los indígenas que vienen de lejos con unas dificultades enormes en el transporte, que con mucha dificultad llegan con sus  productos a una feria, representando toda una comunidad y llegamos los bogotanos a regatear el producto que traen y eso es humillarlos.  Ahí en ese momento, estamos haciéndonos a nosotros mismos, a nuestros hijos, un daño enorme, entonces en el momento que nosotros cambiemos ese chip y le demos el valor que merecen nuestros artesanos, el precio que merece la artesanía que ellos hacen, la mochila, el canasto, en ese momento va a cambiar el diseño en Colombia y podemos llegar muy lejos. Eso para mí es el principio de todo el valor que nosotros le demos a nuestra herencia, a nuestra cultura y empieza desde la gente que está educada, que tiene una educación que puede apoyar, ayudar, que puede comprar los productos de nuestros indígenas.

Además, el diseño caray no viene de los diseñadores, el diseño ya está. Es que en los indígenas ya está todo ahí, lo único es ayudarlos a que a ese producto le paguen lo que ellos se merecen , lo que dice Jorge, no es llenarlo de lentejuelas, de cristalitos, es respetar sus productos. Primero, ellos no son una industria, ellos nunca se van a industrializar, porque ellos trabajan al ritmo de la naturaleza, que es un ritmo muy distinto del ritmo de nuestras ciudades, o el ritmo de la moda que a ellos no les importa  primavera-verano,  otoño- invierno, esa no es la naturaleza del indígena.  Entonces hay que respetar el tiempo del indígena, el diseño del indígena y más bien buscarlo y ayudarle a que se valore y se venda el producto de ellos tal cual. Porque esa es nuestra historia, esa es nuestra herencia, no tenemos que cambiarlo, lo que estamos haciendo es dañando, perjudicandolos a ellos, cambiando nuestra cultura y perdiéndola. Yo lo que único que hago es trabajar con unas comunidades y tratar de apoyarlos para que se siga vendiendo su trabajo. 

JL: Siento que sigo siendo ese mismo indígena que sigue sorprendiendo a propios y ajenos con el brillo de ese metal, pero no solo sorprendiendo a propios y a ajenos, yo mismo me sorprendo todas las veces cuando viajo por el país y cuando veo lo que tenemos como herencia cultural. Y sí creo que hemos hecho una gran labor de reconocer a nuestros artesanos, creo que el tema más difícil es justamente que en la medida en que más conocemos técnicas y nos metemos un poco más adentro de nuestro país, hay muchos personajes que inescrupulosamente abusan del conocimiento de nuestros artesanos y creo que va a ser un tema grande de debate esto que estoy diciendo. Porque  sí creo que el artesano debe ser protegido, no sé de qué manera pero el saber artesanal no es un momento, el saber artesanal ha sido un desarrollo a través del tiempo y es un desarrollo a través del tiempo que tenemos que cuidar nosotros como colombianos y como seres humanos. Veo en primer lugar lo que hay en el país y lo que hemos hecho por la artesanía, así como veo otros países en los que hay una herencia cultural enorme como Brasil o como Argentina, en donde hay seguramente mucho más de lo que tenemos nosotros y nadie hace nada, entonces remitiéndome un poco  al tema del metal sí, me encanta el metal, no he logrado sacármelo de la cabeza, no he logrado sacárselo a nadie de la cabeza, nosotros somos nuestro ADN metal, pero antes que nada nuestro ADN es Colombia y sí preferimos siempre mirar hacia adentro y no hacia afuera. 

 Y en este ejercicio, si bien el diseñador debe aportar,  debe aportar hacia la comunidad artesanal, más que hacia lo personal, porque lo que se ve normalmente, en varias de las intervenciones, es que utilizan la técnica, utilizan la comunidad, pero dejan a la comunidad afuera, entonces hay que ser muy cuidadosos. Cuando el diseñador educado en la universidad, en la academia, entra en contacto con la comunidad, a veces  son grandes desastres para las comunidade. De allí vemos que salen mochilas wayú llenas de cristales chinos, de allí vemos que salen mochilas wayú llenas con calaveras de Damien Hirst. Por eso pienso que debemos ser muy cuidadosos en cómo se aproxima el diseñador de academia hacia las comunidades  artesanales.

PC: A nivel moda, esa identidad de país debemos buscarla todos, no solo con una prenda elemental  única y bonita, sino con una producción  de cadena, que es lo que le compete Ana María y es lo que debe lograr.  Que esos artesanos se puedan fusionar con los diseñadores actuales egresados de universidades  y que el trabajo de los dos, la visión del nuevo diseñador y la visión del veterano artesano, se pueda fusionar en una proyección de país, en una producción de cadena, sería la panacea y el ideal, sería el verdadero lujo.

Y estoy de acuerdo totalmente en que puede ser desastrosa esa relación , pero también puede ser providencial, como es el caso de lo que llevo haciendo y que ahora estoy contigo Jorge  en Cucunubá. Llevamos en Cucurúa 8 años interviniendo y fusionando con diseñadores de la talla de María Luisa Ortíz, Juan Pablo Socarrás, Juliana Rodríguez, Angel Yañez, que se ha acercado pacientemente a oír las historias, porque lo que tienen estos artesanos y campesinos cundi-boyacenses son historias que contar, y las han ido tejiendo y las han ido produciendo en una forma maravillosa. Tiene que existir un respeto y una distancia, curiosamente es paradójica la cosa pero es verdad, tiene que existir una distancia dentro del acercamiento para que ellos sigan haciendo sus ruanas cundi-boyacenses, con sus ovejas y todo el tema. Pero lo que están aportando estos diseñadores de universidad son el colorido, sin cambiar el diseño y la filosofía. Pero la fusión debe existir porque si no hay fusión no hay  avance. 

AMF:  Primero que todo,  para mí este tema de asumir Artesanías de Colombia es un reto, que no solamente lo asumo de manera personal, con una verdadera entrega y como un servicio  de devolverle al país un poquito de lo mucho que  he recibido. Me sumo a las palabras de Amelia porque me parece que nosotros sí tenemos que entrar a una dinámica de devolverle a la tierra lo mucho que nos ha dado, esto es un tema de construcción colectiva, el tema no es de Artesanías de Colombia, el tema es de los artesanos de Colombia y es de país. Entonces, aquí hay una ruta que debe involucrar a toda la cadena, debe involucrar desde las fibras de origen con que se trabaja, la comunidad artesanal, identificar las destrezas, las técnicas, los potenciales de esas comunidades artesanales en su capacidad productiva debe involucrar a los diseñadores, a la academia. Es decir, a los diseñadores veteranos que ya han recorrido un trecho importante en su ejercicio profesional y se han dado cuenta, aquí tenemos tres ejemplos de diseñadores talentosos que entendiendo el valor del tema artesanal, pero también a la academia que tiene una enorme responsabilidad de formar diseñadores que estén de alguna manera en coherencia con la realidad del país. 

Yo creo que tenemos que mirar hacia adentro, Colombia es Colombia, Colombia no es Italia, nosotros no tenemos una industria del calibre de la industria europea, nosotros tenemos que reconocer donde están las oportunidades y donde está el talento y la destreza. Porque, además, la tenemos desde el origen, de nación y de tierra, nosotros tenemos una habilidad manual y una habilidad artesanal, con una habilidad productiva, que estamos desconociendo. Entonces,  creo que aquí hay una invitación para voltearnos a mirar esas comunidades artesanales con enormes potencialidades y destrezas manuales,  que en el momento en que se vinculan al diseño se genera un valor agregado único, que me adhiero aquí a la opinión que aquí plantea el Mono de la exclusividad, de ese uniqueness que se busca en el mundo del diseño: aquí hay un tema de comunicación, porque finalmente el diseño es comunicación, es como el proceso de seducción: o se enamora o lo ignoras. Ese elemento diferencial que es la identidad, que es el lenguaje, que es la calidad, que es la destreza, es la posibilidad de ofrecer ese elemento diferenciador, y yo creo que los diseñadores deben tener la conciencia y la responsabilidad de voltearse a mirar y trabajar con estas comunidades, porque allí está el elemento diferenciador que nos va a sacar de lo local y nos va a volver verdaderamente universales.

 3.    Sobre la sostenibilidad laboral:

AT:  Amo Colombia, este país me dio la oportunidad de educarme por fuera, de tener las oportunidades que he tenido desde muy joven y regresé a Colombia por muchas razones y me propuse devolver eso e inicié un taller en donde he ido capacitando mujeres para lograr una calidad óptima, para poder competir en el mercado extranjero con un producto de última calidad. Porque siempre iba a las ferias y me encontraba con Colombia y el narcotráfico, era un tema doloroso y difícil en todas las ferias a las que asistí por muchos años, entonces era una lucha  porque nosotros podemos ser mejores, tener mejor calidad que cualquier producto del mercado francés o italiano, entonces fue de alguna manera también una lucha personal: por qué no puede haber un diseñador colombiano, por qué todos tienen que ser franceses, italianos, americanos. Entonces esa ha sido digamos una de mis luchas durante 20 años, el capacitar y tener los talleres con personas que tengan y puedan producir prendas de mejor calidad, no solo para mi marca sino cuando ellos por motivos personales se retiran de la empresa o viajan a otras ciudades puedan sostenerse, puedan hacer productos de principio a fin y puedan hacer una chaqueta, una falda. Nosotros no trabajamos en cadena, nosotros hacemos la prenda completa, esto para mi es fundamental en el proceso. Es importantísimo porque llegan a ser artesanos completos en su arte y eso es fundamental para poderse sostener, para poder sostener a sus familias y es lo que nosotros llevamos haciendo hace mas de 20 años.

4.    Factores fundamentales para la creación de un círculo virtuoso:

Jorge Lizarazo: Creo que más allá de pensar que el artesano es un sobreviviente, yo creo que el artesano va a estar mucho más allá que lo que voy a estar yo en la vida y a Dios gracias eso va a suceder. Creo que una de las cosas que más necesita realmente la artesanía colombiana es que los mismos colombianos conozcan la artesanía, que en lugar de tener un país invitado de honor, como normalmente tenemos países invitados de honor, tengamos región invitada de honor y nosotros sepamos  que los indígenas del amazonas son de la tierra y del cielo y que se casan entre ellos para que su sangre no se cruce, que son mucho más inteligentes de lo que normalmente creemos que ellos son, que no son los malos –normalmente nos referimos a una persona mala como “el indiazo aquel”– no, me muero de la pena, los indígenas no son malos, los indígenas son las personas más extraordinarias  y con más sabiduría que hay que guardar, hay que valorar  la raíz del colombiano. Y hasta que nosotros no entendamos eso estamos muy lejos de lograr que el valor de la artesanía se respete, que el artesano se respete y vamos a seguir mirándolo como si fuera lo que tradicionalmente hemos mirado, como un objeto más, pero no realmente como nuestra herencia cultural.

Pilar Castaño: Estoy totalmente de acuerdo con Jorge,  creo que ellos son los que nos están enseñando a nosotros, aquí los que invadimos fuimos nosotros, no ellos.  Creo totalmente que hay que rescatar y resaltar esa manualidad, esa labor individual y ese cambio de ritmo y de tiempo que tienen ellos. Y me siento muy satisfecha con personajes como Amelia que de verdad, de verdad trabaja, se sumerge, investiga, para resaltar la tradición de nuestros indígenas, lo mismo que Adriana Santacruz, lo mismo que tantos otros diseñadores como Hernán, Hernán fue el primer diseñador que se fue y se metió en los talleres momposinos a entender la filigrana y a conocerla y a popularizarla, por decirlo así, no solo por ser el un momposino, sino porque lo llevaba en el alma y hoy miren a dónde ha  llegado la filigrana momposina.

Creo que a ésta gente hay que escucharla y traer lo mejor de ellos hacia ese mundo nuestro, que es un mundo vertiginoso, caótico y comercial. Desde luego que hay que entender su comercio y así ha sido desde sus comienzos, al principio lo que usaban era el trueque y cambiaban la sal por las yerbas y sus tejidos por la piel, en fin, eso ha sido desde siempre y debe seguir siendo así. Amelia dice que el indígena tiene sus diseños y en eso yo no estoy de acuerdo, vuelvo a mi chaquetica de Amelia azul clara, con lentejuelas maravillosa y Amelia trajo la riata del Putumayo, pero sin el diseño de Amelia esa riata nunca se ha visto como se ve.

Por eso creo en la fusión, creo honestamente en la fusión, y creo que es una labor maravillosa de Artesanías que cada día se puede fortalecer más. Creo que es un tema de lenguaje, de fusión, de tiempo, como lo dijo el Mono,  que todo eso se puede convertir en un gran lujo y es el lujo colombiano hacia el mundo y desde luego que lo podemos lograr con ferias, con investigación, con la academia, en el caso de la Tadeo con Pastora, con tantas personas talentosas de buena voluntad que quieren fusionarse y explanar y adelantar. Creo que el solo hecho, Rocío, de esta rueda que lograste hoy,  de traernos, de tenernos aquí juntos, eso hace que la panorámica se amplíe y que nos concienticemos, mientras tengamos todos el mismo lenguaje y mientras vayamos caminando hacia el mismo lado, pero con distintas visiones, esto es providencial y  me siento muy feliz de haber hecho parte de esto y creo que es por ahí, concientizar a nuestros jóvenes que lo nuestro, lo ancestral, es lo maravilloso y que desde luego otras civilizaciones son fantásticas pero poseemos la propia, la nuestra, la de la tierra.

AMF: Quiero conectarme con lo que acaba de decir Pilar de que sí es importante el diseño,  es importantísima la visión depurada de un diseñador como lo ha demostrado Amelia, como lo ha demostrado Jorge; porque es gracias a esa depuración y a ese respeto, a esa mirada de intervenciones sutiles y elegantes, que logran unas piezas de verdadera calidad. Eso me parece que es una apuesta, primero, porque  no hay la pretensión en la aplicación, en el manejo, en la depuración, sino que hay una entrada respetuosa, sutil y cariñosa, que logra de verdad destacarse en el escenario.

JIC:  A mi gustaría complementar todos estos conceptos diciendo que así como la parte académica tiene una responsabilidad, la responsabilidad también está en esa gente joven, esas nuevas generaciones que se han dado cuenta que lo más importante no es el bling bling de ser el diseñador,  sino también el que está detrás de esa bambalinas, de toda esa industria que apoya eso que logra el diseñador, ahí es donde está la esencia de todo esto. Me dio mucha tristeza, la semana pasada recibí una llamada de un estudiante del SENA en marroquinería, que me pedía que le diera trabajo porque quería ser marroquinera, un oficio que está totalmente en vía de extinción y el SENA decidió acabar con el programa porque no tenían suficientes estudiantes inscritos. Entonces, yo creo que hay  una responsabilidad  académica que cabe, pero también una falta de interés porque no tiene dignidad ese oficio tan maravilloso como es el de todas esas personas que están por detrás, los patronistas, los confeccionistas, toda esa gente es donde está la solidez y ojalá que por medio de Artesanías logremos consolidar y hacer programas que realmente empoderen y valoren y le den mucho orgullo a esas nuevas generaciones, ya que son campos de mucha oportunidad de aquí en adelante.

 5.    El asunto del comercio justo

AMF: Realmente es bien complejo y también la invitación que hace Amelia, por favor no regateen, cada pieza de cada artesano es un tema realmente de horas infinitas de trabajo con una dificultad enorme del entorno, de consecución de materias primas, del tiempo que requieren. Hay un video  que en algún momento los voy a invitar a mirar que se está montando en nuestra página web de Artesanías de Colombia, una señora que uno no sabría la edad, puede tener 70 u 80 años, hay que pensar que la gente en el campo al estar expuesta a las inclemencias del tiempo la edad es difícil calcularla, pero es una mujer que se monta en un canoa río arriba rema, se baja con un machete corta el bejuco, lo echa a la espalda, lo monta en la canoa río arriba, otra vez llega a su casa, baja el bejuco y lo deja secando durante días hasta que la materia prima está lista para ser tejida. ¿Eso tiene precio? Cuánto valen esas horas de esfuerzo, además de hacerlo en una actividad verdaderamente pacífica. Es gente que no abandona su actividad o sea porque es que lo preocupante es la deserción, salir de la actividad del artesano, que se pueda dedicar a lo suyo, o a las balas, o al narcotráfico, o la construcción, es decir evitar la deserción del artesano es fundamental y hay que reconocer el tiempo, el esfuerzo y las condiciones que hay detrás. Entonces lo del comercio justo es un tema que hay que trabajar profundamente y eso es de generar  conciencia social de con quién está uno haciendo un negocio, uno tiene que hacer un reconocimiento al trabajo.

Diciembre

17

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7