cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
LOS REINOS ILUSTRADOS DE NATALIA MUSTAFÁ

Publicado 2017-10-26 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Apostada en una calle bogotana, la diseñadora se deja tomar fotos para ser observada caprichosamente desde varios ángulos.

"Debes "sentir" mentalmente y con energía la tela; de lo contrario, no transmitirás su carácter en el dibujo". El consejo es de Francis Marshall, el único artista británico que aparece en el fantástico libro "Grandes artistas de la ilustración de moda" de David Downton. La referencia no sobra para introducir justamente a una joven recién graduada de Diseño en la universidad de Los Andes de Bogotá, Natalia Mustafá, ganadora de la convocatoria de ilustración textil realizada por la revista El Malpensante para la firma de moda Pink Filosofy en 2017. 

Un pato azulado de invierno. Frutos bermellones mostrando su voluptuosa lujuria. Hongos cortados con delicadeza al través. El vaivén de unas hojas que caen temblando. Cuatro capítulos de la dramaturgia que plantea una joven colombiana sobre el escenario. Las cuatro estaciones, el tiempo que pasa. Natalia Mustafá es heredera de un oficio que cuenta con nombres gigantes inscritos en la historia de la moda contemporánea. Desde Paul Iribe a Tony Viramontes por mencionar caprichosamente apenas dos de los que admiro. David Downton -en el libro mencionado anteriormente- selecciona obras de sus colegas favoritos y el editor escribe: la ilustración de moda trata sobre la verdad de la línea, sobre el poder y la ilusión de la belleza

Releo tamaña frase y vuelvo al portafolio de Natalia Mustafá que cumple al pie de la letra este enunciado que transcribo. Su trazo es depurado y certero. Su narrativa visual, contundente. Su comprensión del signficado que otorga la moda al cuerpo, sobresaliente.

Me detengo además en el texto que redacta la creativa para explicar la elección de sus motivos gráficos. Es poético, preciso y diáfano.

Lo más importante para mí de las estaciones es que nos hacen tener más conciencia
sobre el pasar del tiempo. Por eso elegí basar mi concepto en 3 de los 5 reinos que com-
ponen la vida de nuestro planeta. Estos son el reino vegetal, el reino animal y el reino
fungi. La razón por la cual creo que esta idea se asocia a la idea del pasar del tiempo
es porque si no viéramos cambios evidentes, a lo largo del año, en estos seres vivos, tal
vez no identificaríamos realmente cada una de las estaciones: la primavera, el verano, el
otoño y el invierno.

Como las ilustraciones que envió a la convocatoria para desarrollar los estampados de la colección Seasons of the soul / Cruise 2018. Una iniciativa pionera en la cual tuve el gusto de participar inspirándola primero junto a Adriana Arboleda (cofundadora y directora ejecutiva de la compañía) y, más tarde, como integrante del jurado calificador.

No fue nada fácil tomar la decisión final. Tras el anuncio de esta convocatoria en las redes sociales de El Malpensante participaron asombrosos ilustradores enviando sus portafolios en junio de 2017. Demostraron que en Colombia existen numerosos hombres y mujeres con vocación natural (y sobrenatural) por relatar eso que Erasmo de Rotterdam llamó graciosamente “de la vestimenta” hace más de cuatro siglos.

Natalia Mustafá, sin embargo, demuestra una claridad meridiana frente a la tarea encomendada por Pink Filosofy para intervenir gráficamente textiles y siluetas de la marca. Lo resuelve en parte así: “aunque el verano y el invierno están llenos de emociones muy fuertes, son comprendidas para mí, como las dos estaciones del año que se pueden leer como pausas activas”. En contraposición, sitúa la primavera y el otoño en la categoría de los “cambios de ánimo, los represento a través del reino vegetal”.

La interacción de la moda y las artes ha sido una constante especialmente desde comienzos del siglo XX. Las técnicas artísticas y las herramientas tecnológicas cuando se combinan con talento, estética y disciplina pueden dotar a la industria del vestuario de un carácter único.

Si situamos nuestra comprensión de la moda como un punto equidistante entre el comercio y el arte, esta conversación abierta que plantea la firma Pink Filosofy con su colección nos da una oportunidad para plantear, sobre todo, un estimulante camino que recorrer.

Transcurridos julio, agosto y septiembre, meses febriles para integrar a Natalia Mustafá en el equipo de Pink Filosofy cuya dirección creativa está a cargo de Manuela Alvarez -reconocida diseñadora independiente que apenas en febrero de 2017 asumió las riendas de esta tarea- y culminadas las estratégicas gestiones de Adriana Arboleda para entusiasmar además a la cadena Exito (y su línea de vestuario Arkiteck) y al presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, con el fin de presentar el resultado final de la colección en B Capital, principal evento de esta entidad en Bogotá, el trabajo de la diseñadora recién estrenada en el vertiginoso escenario de la moda se pudo ver, sentir y valorar.

A continuación reproducimos las respuestas de la conversación que sostuve con Natalia Mustafá en la mañana del jueves 25 de octubre de 2017 durante el desayuno oficial de presentación de la colección de Pink Filosofy. Por supuesto, la ensalada de quinua y los huevos presentamos con primor quedaron intactos sobre su plato. Sus palabras resultan hilavanadas de manera tan fluida como sus pensamientos. Una mujer de veinticinco años con ganas de expresar sus puntos de vista sobre temas de distinto calibre y que aprovecha quizá una vocación de viajera para depurar pensamientos como quien está acostumbrada a mirar en solitario objetos, personas y paisajes.

Nota: agradezco a la diseñadora haber aceptado la invitación de esbozar el cuerpo femenino con su trazo personal y haberlo cedido con el fin de publicarlo en esta entrevista.

Natalia Mustafá: Siempre había pensado en la ilustración en un ámbito editorial, me fascinan los libros. Y siempre he estado interesada en el libro-arte. Paralelamente me ha gustado mucho la moda pero la verdad nunca la había considerado como un derrotero para mi trabajo como diseñadora gráfica. En mayo de 2017 acababa de llegar de Barcelona y previamente había estado en Japón donde me terminé de enamorar de la moda. Cuando llegué estaba decidida a no emplearme y una amiga sabía que contaba con tiempo para poder entrar en un concurso. Me mandó el link y se me abrió esta puerta gigantesca.

Realmente me gradué en octubre del año pasado, llevo solamente un año graduada de la universidad de Los Andes, Diseño con énfasis en comunicación. Hice también una especialización en arte y otra en fotografía. Lo que realmente me gusta es la construcción de la imagen. Tengo una marca de joyería, me encanta la fotografía de moda, la estampación, pero no había puesto las cartas en orden. Cuando llegué y todo se empezó a organizar solo me di cuenta de que el mundo de la moda es un espacio en donde puedo de verdad hacer tantas cosas que me gustan de editorial, de ilustración, del diseño gráfico y la fotografía. Todo se ve involucrado en este mundo y me encanta empezar a hacer parte de él.

Creo que los veinticinco años que tengo son una edad en donde nada está definido. Me gusta pensar que todo son pruebas y por ahora estoy en esto y me encanta. Vamos a ver cómo me va. Creo que es un territorio subestimado por mucha gente que no tiene ni idea de moda. Me parece que es un arte y que dentro del universo del diseño es la disciplina que más explora, más investiga y más conceptual es. Estoy feliz de haberme dado cuenta de eso y de poder participar. 

Todo ha sido muy oportuno. Tuve la bendición de viajar durante tres meses por Asia (viajar es súper importante para mí) y creo que no fue gratuito estar ese tiempo conmigo misma, conociéndome, abriendo la cabeza y dándome cuenta de que el mundo es mucho más grande que uno, que su ciudad y su círculo social. Y creo que no están desasociados esos dos eventos: que haya tenido ese viaje y luego haya llegado a ganarme el concurso. Lo hice en un momento en el que estaba bien conmigo misma, estaba relajada y haciendo las cosas sin objetivo muy específico. Porque cuando uno está con ansiedad no pasa. Pero si estás tranquila, te sueltas y te dejas llevar este tipo de cosas pasan.

 

El orden es fundamental para llevar a cabo cualquier proyecto. Colecciono libros de ilustración, collage, arte. Y lo primero que hice fue mirar y mirar y mirar. Eso fue un punto de inspiración importante en comparación a los otros competidores: que mis referentes no fueron moda, en términos de tendencia, sino en la naturaleza. Como sabes, mi propuesta se basó en tres reinos de los cinco que habitan nuestro planeta. Y tengo un libro que me gusta mucho que me regaló mi hermana, que se llama "Ilustración científica", ese fue el punto de partida. Después me senté a escribir qué significaban para mí las estaciones y por eso también fue importante haber acabado de llegar de Barcelona y vivirlas por experiencia. Porque vivimos en Colombia, un país del trópico, y no tenemos esos cambios. En Bogotá vivimos las cuatro en un día, pero es otra cosa cuando de verdad el ciclo del comportamiento y de todo se rige bajo la época del año en la que estamos. En Barcelona estuve en la entrada de la primavera, saliendo del invierno y en la llegada del verano. Con esas ideas sobre las estaciones, me puse a escribir y ya junto con referentes y texto comencé a ilustrar. Fueron muchos intentos antes de llegar a lo que quería.

Antes era muy análoga. Pero desde que aprendí a ilustrar en photoshop, que es el programa en el que ilustro, lo hago ahí. He leído sobre muchos ilustradores y dicen que lo que más admiran de los ilustradores es el error. Y a mí me parece que eso pasa más con el dibujante y no con el ilustrador. El ilustrador no necesariamente planifica perfectamente lo que va a hacer, porque uno también sobre la marcha va puliendo cosas o se le van ocurriendo nuevas ideas. Pero creo que el ilustrador a diferencia del dibujante lo que hace, o por lo menos lo que yo hago, es plasmar un imaginario que tiene en la cabeza muy claro y lo logra plasmar de la mejor manera posible. Las herramientas digitales me han dado eso: la posibilidad de recrear esos imaginarios lo mejor que puedo.

No sé si es una ventaja o una desventaja como artista, pero tengo una paleta de color súper específica en mi cabeza. Siempre pienso en pálidos, en pasteles, de repente resalto con algún naranja fuerte o algún amarillo fuerte. Pero creo que tengo una paleta de color muy definida y eso fue otra facilidad que tuve en el concurso porque nos proporcionaron una paleta de color con la que yo me sentía identificada. Empezando porque la marca se llama Pink Filosofy yo desde que tengo memoria adoro el rosado más que cualquier otro color. Y se ha vuelto un problema en términos de trabajos hacia clientes, me dicen ‘¿por qué rosado?’. Y creo que es difícil racionalizar por qué nos gustan los colores, pero el rosado me parece un color súper poderoso y está en armonía con el resto de la paleta de color. La sensación que la gente tiene que sentir cuando ve esos colores jamás va a ser negativa, porque son colores que te transmiten armonía. Eso es el rosado tal vez para mí.

Es muy importante que una ilustración tenga un concepto, obviamente. Porque creo que la existencia de la ilustración en el mundo es un poco eso: ilustrar un texto, una canción, ser el acompañamiento de algo. Para mí es poesía visual y por eso necesariamente tiene que estar planteando algo que le dé la vuelta a la realidad. Si no estamos reflejando la realidad meramente.  Y para eso mejor meterse en otros medios como fotografía. La ilustración tiene que tener un gancho que nos haga cambiar de perspectiva. Eso por un lado. Por otro lado es esencial que sea muy limpia. Que tenga la mejor resolución posible, porque hay cosas hermosísimas pero que se dañan con la mala factura. Ser pulido y ser limpio en el trabajo en general es lo más importante.

La ilustración sí tiene mucho trabajo por hacer, por eso me parece una iniciativa muy linda la que hicieron en Pink Filosofy, porque es abrir la puerta. Es importante que la ilustración juegue un rol relevante en el mundo textil y la estampación. Porque la moda como tal es muy valiosa y habla mucho de al expresión humana pero me parece que surge mucho a partir del cuerpo. Mientras que la ilustración le da un imaginario más de la cabeza. Cuando la moda y la ilustración se juntan, puede haber una sincronía entre el cuerpo y la cabeza.

 

Elegí las siluetas en la presentación que nos mandaron del brief, que fue muy completa. Ellos nos dieron todas las herramientas necesarias para poder conformar algo. Eso es un poco lo que hago con todos mis clientes cuando hago branding. Stalkear a Johanna y a Adriana en Instagram, a la marca Pink Filosofy, miré detenidamente más de una vez la presentación, y creo que igual terminó siendo ropa que me gusta mucho a mí. Con la que me siento cómoda e identificada. Entonces empecé por hacer montajes con las siluetas que habían puesto en la presentación, pero no se veía suficientemente bien. Con eso no les iba a vender la idea de los estampados oversize en el espacio. Entonces, en pinterest me puse a buscar ropa que estuviera en la línea de lo que había estado mirando que fuera blanca para poder hacer el montaje.

El hongo lo cogí al revés para Pink Filosofy porque lo que te decía de que es importante darle otra mirada a las cosas. Ahora estoy haciendo una colección para los estampados que voy a presentar en Colombiatex, que es uno de los premios en enero. Y quiero trabajar con mariposas porque creo que es una figura que la cultura popular nos ha dicho que es muy hermosa pero ya no es tan hermosa porque se han encargado de representarla de forma que no está a la altura de una mariposa real. Entonces quiero resignificar esta idea de uno de los insectos más bellos que habitan nuestro planeta. Quiero hacerlo con este ejercicio de hacerlo oversize, que casi que lo que te pones en el hombro se todo un ala de la mariposa y no como una pequeña mariposa. Y con los hongos me pasó lo mismo. Cuando llegué a Pink Filosofy, después de ganarme el concurso, ellas estaban matadas con los hongos sobretodo porque me dijeron que había que darle la vuelta a la propuesta porque ‘tenemos que ser comerciales, tenemos que llegarle a la mujer Pink Filosofy que es una señora adulta’. Y ahí les preocupaba lo de los hongos, pero luego no porque la forma como los representé fue con figuras muy florales, que siempre son una zona segura en el mundo de la moda. Fue lindo rescatarlos porque no tenían apariencia de hongos sino de figuras más orgánicas. Finalmente no lo pudimos sacar por razones de procesos y técnica. Pero también va a ser una de las colecciones con las que me quiero lanzar en Colombiatex. Sé que voy a tener mi propio stand y creo que no puedo pasar por alto la marca con la que he estado trabajando, y sé que es más costoso, pero creo que vale la pena trabajar con fibras naturales o nuevos materiales. 

En mi cabeza pienso en abstracto muchas veces, pero me cuesta aterrizarlo. Y creo que la ilustración por ser una disciplina que se mueve entre el diseño y el arte, dentro del mundo del arte es importante reconocer que queremos hacer cosas que salen de manera distinta. En mi cabeza quiero hacer las cosas con paletas de color distintas, más abstractas, pero creo que lo más importante es ser fiel a mí misma y a lo que me sale. Porque una cosa es la planeación y otra es lo que la mano y el ojo van soltando. 

De los veinte finalistas, hace poco mi novio me había regalado un libro de Daniel Liév que admiro muchísimo. Me gusta mucho su trabajo porque tiene un componente conceptual muy interesante. También admiro a Luisa Fernanda Castellanos, la que ganó mención de honor. Me parece que el juego que hace con colores y formas es muy interesante. Y es alguien que uno sabe que de entrada está pensando lo que está haciendo para un mundo textil. Fiorella Ferroni, que hace más que todo collage. Natalia Suárez, que tiene un colectivo que se llama Los Naked. Estaba parada al lado de muchas personas que admiro muchísimo y espero poder seguir aprendiendo de ellas. Porque me gané el concurso pero no quiere decir nada más. 

La moda juega un papel muy importante en la figura humana. Me parece muy loco cómo nos hemos sentido con nuestro cuerpo dependiendo de la tendencia. En los años sesenta, Marilyn Monroe era el ícono y estaba bien ser más robusta y rellena. Hoy en día la moda se ha equivocado en vendernos un imaginario de una mujer muy delgada que inclusive en otros países menos occidentalizados entenderían como una mujer enferma. Creo que parto de ahí un poco. No estoy diciendo que no haga dietas o que no busque la delgadez, pero lo hago para encontrar un equilibrio dentro de mis propios estándares. Me parece importante que aceptemos nuestros cuerpo, esa base con la que nacimos. Cuando uno encuentra esa aceptación, todo se vuelve más fácil. 

 

Diciembre

14

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Maestros ancestrales 2017

La revista Fucsia, Artesanías de Colombia y el INALDE se unieron este año para la iniciativa "Maestros ancestrales". En esta, algunas marcas locales como Isabel Henao, Aldea, MAZ interactuaron y co-crearon cápsulas con la comunidad wounaan, wounaan pour y embera.


pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA