cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Las manos virtuosas y prendas-moda

Publicado 2014-07-09 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Mujer artesana de la comunidad arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) hila lana de oveja.

Cada pieza exhibida en Expoartesano 2014 contiene una dignidad propia y conmovedora: ha sido hecha a mano. Semblanza del talento repartido por la geografía colombiana.

La palma de moriche se multiplica en los llanos orientales, por las tierras del departamento del Vichada. Allí, a orillas del río que lleva el mismo nombre, vive la comunidad cumariana a la que pertenece el indígena Fernando Gaitán. A diferencia del famoso escritor de televisión, este Gaitán guarda el talento en la manera habilidosa con la que sus manos toman del cogollo de moriche la fibra para elaborar exquisitos canastos y bandejas. Espera vender todo lo que trajo, así los compradores entusiasmados le pidan hasta los tambores de palma en los que trajo su mercancía desde allá, a más de mil quinientos kilómetros de distancia.

            A Blanca Inés Bailarín, una intuición la llevó a ser sensación en la feria. “Es la primera vez que traemos nuestras prendas para vender y ¡se las llevan!” dice asombrada y dichosa esta mujer de veintisiete años, con un hijo de seis que dejó al cuidado de su familia en la comunidad embera katío del resguardo Polines. Novecientos habitantes que residen cerca de Chigorodó, en el Urabá antioqueño. Blanca Inés muestra cómo se debe llevar su falda, una tela de dos metros de largo que se envuelve en torno a la cintura sin broches de ningún tipo, como un pareo. Las telas impresas de vivos colores con motivos geométricos y florales las compra en un almacén de Chigorodó. “Es que nosotras somos delgadas y bajitas. Por eso nos dan más vueltas” ríe mientras ajusta el paño. Las blusas son entalladas a la cintura, de mangas afaroladas y cortas. En negro, fucsia, azul y verde. Con costuras sobrepuestas de cintas brillantes. La combinación embera katío cumple, a su manera, con el rigor de la mezcla de prints (impresión sobre textil) que causa furor y tendencia en la moda. Desde Gloria Saldarriaga, autora de la columna Sombrero de Mago, que no duda un segundo en adquirir el ensamble indígena para ella hasta el consultor de moda Julián Posada que decide, más bien, anudarse el paño verde biche de la falda como foulard al cuello.

Este asunto de incursionar en la moda con su vestuario tradicional, lo siguen en la feria mujeres wayúu de la comunidad Ouliwoii (Riohacha, La Guajira) con sus mantas colgadas, ondeando como banderas, a la venta. “Estas las hemos hecho especiales para ustedes” me indica con el dedo Zoila Brito y señala una versión corta de las mantas típicas que wayúus como ella no llevarían nunca. “Así las pueden utilizar con jeans o leggins” asegura con la firmeza de una personal-shopper. Tiene razón esta representante comercial del trabajo de su etnia que reserva para hacer su trabajo las mantas más complejas, hechas en lino y con apliques bordados. No se trata solamente de que sea Artesanías de Colombia quienes les den a los artesanos la información y herramientas suficientes para que sus productos se adapten mejor al mercado de consumo, sino que ellos mismos logren tomarle la temperatura a la clientela y sepan reaccionar.

            Si bien ferias como esta de Expoartesano en Medellín o Expoartesanías en Bogotá conmueven hasta la médula por la vitalidad formidable y el volúmen de conocimientos que albergan cientos de miles de colombianos virtuosos como los artesanos, el espacio que estas vitrinas brindan a las piezas terminadas suscita al tiempo el interrogante inevitable. ¿Cómo lograr plataformas permanentes para acercar estos productos y este talento al consumidor? Traslado la pregunta a Carmen Lilia Pillimué, guambiana que vive en el resguardo de La María en Piendamó (Cauca). “Acá es donde vendemos” responde precisa. Y nomás, parece ser. Sonríe escueta cuando vuelvo a inquirir.

Sus prendas hermosas están dotadas de una paleta de color inconfudible, verdadera lectura genética de un pueblo: fucsia para el rebozo femenino –pall en guambiano- (de uso en matrimonios, fiestas y bautizos); azul eléctrico para el rebozo femenino (sobre los hombros) que es también falda en los hombres; azul cielo de tormenta con costuras visibles en fucsia sobre los hombros para la ruana masculina –turí en guambiano-. Me muestra los chumbes, cinturones tejidos en hilo croché que usan todos en la comunidad para sostener las faldas o cargar los hijos a las espaldas, tal es su resistencia. Sin botones ni cremalleras, apenas un broche (imperdible) impide que los rebozos resbalen de los hombros. Ah, y los sombreros planos tejidos en paja. O los de fieltro de media copa redonda. A Carmen Lilia también le solicitan prendas. Para ella es toda una novedad. Anota mentalmente prepararse para la próxima feria.

Quizás los colombianos le están perdiendo -con estos gestos de consumo de prendas- el miedo a compartir culturalmente. María Patricia Ramírez, tejedora de los famosos bordados de Cartago (Valle del Cauca), confirma esta impresión. “Ya no miran y se van. Ahora preguntan y compran” dice la diseñadora experta en componer el “encaje del Renacimiento”. Así se llama a la manera en que tejen el algodón (más fino) o la terlenka (más basto). La “patecabra” o “pategallina” como conocen a la franja de ensamblado del encaje (que es la misma con la que se cose un dobladillo) deja ver la piel. Ruanas, chaquetas, chales, vestidos, pantalones y hasta shorts muestran mucho más que el tradicional color blanco o crudo del encaje. Ahora un arco iris completo inunda las prendas. Alborozados colores, alborotados también.

Se respira tranquilidad en la feria. El público y los artesanos se van acostumbrando, edición tras edición, a verse y conocerse y hablar y saberse. Esto debe ser La Memoria, tal y como imaginó Alicia Mejía cuando se dio a la tarea de espolear y dirigir Expoartesano.

Publicado en las plataformas de la revista Diners, 9 de julio de 2014.

Diciembre

11

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7