cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
La vida múltiple de Carolina Herrera

Publicado 2013-10-14 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

La luz del día resulta de una tonalidad marmolada al interior del salón privado adecuado para las entrevistas con Carolina Herrera de Báez. Una luminosidad blanca veteada por el color chocolate de un par de almohadones de cuero sobre el sofá y por un centro de orquídeas púrpuras. La claridad bordea la figura de esta mujer crecida en una hacienda familiar en Caracas hace cuarenta y tres años. Más aún cuando viste pantalón en seda azul profundo y una blusa granate de cuello redondo moteada en blanco y oscuro. El pelo cae ondulado esta vez (pues lo ha tenido muy corto y muy largo) al nivel de ese perfil inconfundible que aparece en innumerables fotos de revistas y campañas publicitarias. Serán sus ojos becquerianos, de un azul claro, en contraste con sus cejas castañas sobre su piel pálida los que vuelven a Carolina Herrera de una belleza atemporal, como acabaron siendo también los versos más famosos de aquel poeta.

En este ambiente -donde se manifiesta Carolina Herrera con una impronta muy definida aún cuando transmite tanta liviandad- el pequeño envase de su más reciente perfume, Sublime, que reposa sobre la mesa resulta –como la cinta púrpura que acompaña su imagen- igual de imperceptible e inconfundible. Todo parece estar en un lugar preciosamente pensado. Sin embargo, la cadencia caribe de la voz de la directora creativa de fragancias de la marca Carolina Herrera (ahora bajo el paraguas de la compañía Puig) rompe el estatismo y sus palabras comienzan a llenar de brío este escenario.

“Tengo un inglés neutro, ni americano ni británico. Soy de “chupar” acentos. En español, me encanta haber guardado mi acento venezolano porque ese es mi verdadero origen” me dice de entrada cuando le pregunto por su paso por Vassar College, donde estudió su carrera de Ciencias en Nueva York. Desde luego, Carolina Herrera bien podría haber sido una de las ocho alumnas que la novelista y ensayista norteamericana Mary MacCarthy lleva a las páginas en “The Group”, una obra que transcurre justamente en ese Vassar College al que la escritora también asistió cincuenta años antes que la hija de Carolina Herrera. Un lugar ya archifamoso y exigente.

“Fue la mejor experiencia del mundo. Me parece clave pasar por una universidad norteamericana. Tienes que hacer inmersión en filosofía, literatura, arte, además del conocimiento en el área que has decidido estudiar. Siempre me interesé por la ciencia. Quería ser médico. Incluso hice Pre-Med. Pero me desvié” cuenta esta mujer que arribó al mundo del cine guiada por su curiosidad. En Los Ángeles conoció a Victoria Clay, una mexicana-francesa de la que se hizo íntima amiga. Ninguna anticipó entonces que iban a pasar más de cinco años juntas, recorriendo España tras los pasos de los jóvenes que sueñan con ser toreros. El resultado de ese periplo audiovisual y vital fue “Maletilla”: un documental de 60 minutos que presentaron en el Festival de Cine de Morelia en México en 2003 y luego ante un nutrido grupo de hombres del toreo en el Club Siglo XXI de Madrid (España).

“El resultado fue muy genuino, espontáneo, sin actores profesionales. La artista Sophie Calle nos insistió en que conociéramos a Simón Casas, un representante de toreros, para que persistiéramos en la idea de hacer el documental. Así acabamos en el sur de España, en una pequeña plaza viendo torear a José Ortega Cano. Compramos un carro muy barato, metimos las cámaras y comenzó el viaje” recuerda Carolina Herrera entusiasmada. Lo cierto es que aquellas ganas de ver mundo definitivamente la alejaron de la devoción que dice sentir por la medicina aunque guarda secretos deseos de estudiar todavía enfermería.

Su inmersión casual en el mundo taurino, en cambio, le deparó una mayúscula sorpresa: Miguel Báez “El Litri”, su novio en 2002, convertido en marido dos años después. Un torero de dinastía, la de “El Litri”, a la que incluso le tienen estatua en su natal Huelva. Cuarta generación de diestros que se inició a principios del siglo XX. Miguel Báez tomó la alternativa en 1987 en la plaza de Nimes (Francia) y en 1999 se retiró de los carteles oficiales. Digamos que a Carolina Herrera, por lo menos, ya no le tocó sufrir viendo los toros desde la barrera y pensando en Olimpia, Miguel y Atalanta, los tres hijos de ambos.  

“Soy muy cuadriculada y metódica. Mi marido dice que soy una caja pero al tiempo puedo pasarme días en una montaña soñando. Detesto la caza y me gusta el toreo. Todos esos contrastes hacen difícil que me defina en una sola dirección. Con mis hijos trato de potenciar su mejor aspecto, así me adapto a cada uno de los tres” detalla Carolina Herrera. Pero la disciplina heredada de su madre –muy estricta- es quizás lo que ha hecho posible que hoy en día pueda haberse convertido en empresaria, creadora de perfumes y entregada lectora.

"... la ingeniosa bergamota, la eterna rosa, la enigmática orquídea, la singular flor de la pasión, los atractivos pachulí y cuero..." la frase bien podría haber salido de los labios de Jean Baptiste Grenouille, el protagonista de "El perfume" -la novela escrita por el alemán Patrick Suskind- ambientada en la Francia del siglo XVIII. La descripción de los olores según los dictados del finísimo y poderoso olfato de una "Nariz" -como se conoce en el mundo de la perfumería a quien tiene tan ampliamente desarrollado este sentido- es una habilidad rara. Y Carolina Herrera la ha ido afinando junto a su equipo de trabajo desde que irrumpieran en el mercado con el famoso 212 que aludía directamente a Nueva York.

"Con CH Eau de Parfum Sublime he querido trabajar la fragancia partiendo de aquellos atributos que hacen a una mujer tan irremediablemente seductora, para después, asociarlos con los ingredientes que mejor los representan". Esta y la frase anterior figuran en el portafolio que acompaña a Sublime. En la puesta en escena que acompaña su lanzamiento no faltan las flores y el mobiliario que identifican cada una de las estéticas publicitarias de la línea perfumera de CH. Hasta Bogotá llegaron un sofá púrpura afrancesado, flores del mismo tono, pequeñas lámparas de lágrimas de cristal exactamente iguales a los que aparecen en los videos promocionales. Nada queda al azar en esta firma que cumple más de tres décadas de existencia y que se ha ido ganando dos adjetivos claves para ocupar un espacio propio en la competida industria de la moda: elegancia e identidad.

 “La perfumería para mí es muy sensorial. Forma parte de lo que me gusta hacer y lo he ido descubriendo a través de mi trabajo y del aprendizaje” precisa Carolina Herrera quien lleva los últimos cinco meses inmersa en otro territorio, el de la literatura rusa, por cuenta de unos talleres dirigidos por el reconocido historiador del arte y ensayista Francisco Calvo Serraller. “Acabo de terminar una biografía de Chéjov y me encanta hacerlo de nuevo en esta época de mi vida. Estoy releyendo de manera mucho más apasionada a los rusos. Leo en inglés porque me encantan esas traducciones”. Así, precisa, jovial, “gozosa de vivir” –como dicen los franceses- y plena de inquietudes resulta Carolina Herrera de Báez. Ella como un arquetipo que seguramente podrá encontrarse en uno de los salones de reunión de encantadores y sorprendentes personajes recreados por el escritor Iván Turgueniev en sus novelas. 

Este perfil fue publicado en la edición impresa de Diners en octubre de 2013.

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7