cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
La pasarela Fucsia, una apuesta vertical.

Publicado 2014-07-21 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

El asunto de la moda es un ovillo que merece la pena desenredar...

Ashes, de la diseñadora Vanessa Gómez, es la colección ganadora de la convocatoria que realiza anualmente la publicación en busca del diseñador revelación en Colombia. Se presenta en Medellín, el martes 22 de julio, durante el evento de Colombiamoda 2014.

Desde hace diez años, la publicación que dirige Lila Ochoa se toma el trabajo de escudriñar qué están haciendo los creadores noveles a través de un concurso que selecciona una propuesta de moda y cuyo equipo de producción, liderado por Ana María Londoño, acompaña la concepción y ejecución completa de un desfile. Esta colección ve la luz, ante el público, en el escenario creado anualmente por Inexmoda en Medellín.

El impacto que recibe el diseñador elegido en esta convocatoria va más allá de lo mediático pues los requisitos de participación exigen, entre otros, conocimiento técnico demostrado con estudios académicos y una mínima experiencia profesional que de cuenta del valor empresarial del candidato. “Les cambia la vida” adelanta Angélica Gallón, editora general de Fucsia. “Pasan de luchar solos contra la industria a mantener diálogos cercanos con diseñadores mentores de su trabajo como Olga Piedrahíta o Juan Pablo Socarrás y entender a fondo otras dinámicas que implica haber elegido esta profesión”.

La expectativa ante la presentación de Ashes, la línea femenina creada por Vanessa Gómez –tándem creativo del también diseñador Nicolás Rivera, fundador de la marca A New Cross-  resulta una buena oportunidad para tomarle la temperatura al aspecto creativo que vive el sector por cuenta de los más jóvenes –punta de lanza que exhibe además Colombiamoda 2014 con la creación adicional de las pasarelas Non-Stop este año.

Así se suscita esta conversación con Angélica Gallón (comunicadora social de la universidad Javeriana de Bogotá), una mujer que se vio abocada -después de un viaje a Estados Unidos en 2001 en el que sufrió un cambio físico enorme al engordar- a relacionarse con la ropa de una manera muy distinta a como lo había hecho hasta entonces. Comenzó a hacer prendas propias y venderlas –con cierto éxito como ella misma dice- bajo la marca “Guelique”. Pero fue su tesis laureada, basada en esta experiencia, la que enfocó su carrera. “La titulé Moda para incomodar, la política detrás del vestido. En 2008 se convirtió en cátedra en la Javeriana, como materia electiva abierta a todos los estudiantes. Una clase que dicto para entender cómo dialoga la moda con asuntos tan diversos como la economía, las enfermedades, la realidad social, entre otros temas” precisa la periodista quien también formó parte durante ocho años del equipo editorial de este periódico.

Angélica, me comenta que los integrantes del jurado del concurso Fucsia 2014 –el fotógrafo Kamo, la diseñadora Mónica Holguín, representantes de las compañías patrocinadoras Primatela y Esdén, así como Lila Ochoa-Ana María Londoño y usted misma por parte de la revista, se vieron sorprendidos este año por varias novedades. ¿Cuáles exactamente?

 Angélica Gallón (AG): “Desde diciembre de 2013 hasta abril abrimos la convocatoria. El último día llegan la mayor parte de las propuestas. Aunque el volúmen de participantes fue similar al del año pasado (una veintena), la calidad fue radicalmente diferente. En 2012 el concurso se declaró desierto porque no encontramos nada del perfil que plantea Fucsia. En 2013, Ana María Londoño visitó talleres y se dio cuenta que los diseñadores no habían seleccionado bien el trabajo que habían presentado. Así descubrió a Manuela Álvarez, la joven diseñadora. Anteriormente este espacio para nuevos talentos lo habían abierto Aldea y OnA: con nuevos materiales y siluetas, propuestas orgánicas. En la revista resolvimos apostarle a la vanguardia. Que la abstracción y un lenguaje propio sean los elementos característicos de nuestros seleccionados.

La sorpresa de este año nos la reservó la manera en que se presentaron los proyectos candidatos. Antes llegaban bolsas de plástico con las prendas. Esta vez, la comunicación generaba –de entrada- otro tipo de acercamiento. Era muy alentador y vibrante comprobar que la calidad era generalizada. Se notaba que las propuestas habían sido trabajadas durante un tiempo largo, a conciencia. Fueron seis candidatos seleccionados de los veintitrés que llegaron. De los cuales quedaron tres marcas finalistas: Carlo Carrizosa, Andrea Landa y Ashes. Nos sorprendió lo bien entrenados que estaban. Quienes no habían estudiado fuera, habían sido asistentes de diseñadores y firmas internacionales, se lograron colar en el mercado de la moda. Estos diseñadores dejaron de percibir la noción de construcción de marcas como algo pesado y hoy en día, forman parte de una nueva generación que no pelea si es diseñador o marca. Son una marca, punto. Se entienden empresarialmente y además son conscientes de lo esencial que es la comunicación de su trabajo. La generación de quienes hacían buena ropa pero que se perdían a la hora de contar cómo hacen y qué hacen ya pasó. Aquí recibimos cajas esmeradas con la narrativa en su interior, catálogos hechos por un director creativo, detalles capaces -por su calidad e impacto- de hablar por la marca.

¿Cómo “leen” la moda estos diseñadores?

AG: “Los encuentro muy alienados con las tendencias mundiales de moda. Siento que están leyendo los informes de tendencias contemporáneas. Vanguardias –japoneses y belgas- en el caso de Ashes, tribales y mujeres internacionales en el caso de Andrea Landa. Son creadores que entienden la moda como una construcción propia para estar en el mundo, más allá del mero uso de unas prendas. Se les nota, a través del styling, de la selección de sus colaboradores, de su actitud. Se nota que desean además darle una dimensión local a sus productos, ubicarlas en Colombia claramente.  Me encontré con jóvenes que –aunque hablen de vanguardia como Ashes- trabajan con sastres tradicionales, zapateros colombianos artesanales, sombreros producidos en el barrio Restrepo de Bogotá. Ashes tan internacional como local y dotado de un lenguaje propio con prendas de amplias siluetas que evocan a una mujer particular. Va a ser muy sorprendente.

Andrea Landa, lleva apenas ocho meses de regreso a Colombia después de haberse formado en el Instituto Marangoni (Milán) y ya ha ganado cierto reconocimiento. Esta diseñadora no gana porque sentimos que le era necesario una transición desde lo tribal y lo étnico que trabaja con sus prendas de cuero para que converse con otros universos más amplios. Le dijimos que se diera tiempo, que se estudiara a sí misma, que nosotras no teníamos qué decirle por dónde debe ir sino que ella debe ser consciente de lo que quiere. Se puede presentar si lo desea el año que viene.

¿Y tienen claro quiénes serán sus consumidores potenciales?

AG: “Otro factor que nos llevó a decidirnos por Ashes es justamente la claridad que tiene sobre su público consumidor. Vanessa Gómez, la diseñadora, junto con Nicolás Rivera ya han tenido la experiencia de vender la línea masculina de A New Cross en Washington y en París. Con Ashes logran depurar su propio trabajo, por ejemplo, a partir del romanticismo (caída de las telas, siluetas) para enfatizar su relación con otro público.  El valor de Ashes tiene que ver con el fondo y la forma, con su madurez para afrontar el hecho de concebir y producir moda.

Sin embargo, les veo dos problemas: sus pasarelas pasan inadvertidas porque son negras, oscuras, siempre igual. Sus prendas están llenas de detalles y en desfile no se ve nada de sus botones, sus mangas, sus acabados. El reto del desfile Fucsia es que, con esta limpieza y con estas prendas, se logre hablar a mucha más gente y logre mejor repercusión visual. Hay unos acentos naturales en ellos: su paleta, su estilo pero deben generar, en la distancia, más emociones. Por suerte tienen inspiraciones claras. Y su vínculo real con lo artesanal seguramente brillará por sí solo. Por ejemplo: los sombreros de fieltro negros hechos a mano.

La industria nacional, afectada por el contrabando de textiles, prendas y calzado terminados, le dice a los diseñadores colombianos que definan su producción en los detalles para lograr llegar al mercado internacional y diferenciarse. ¿Sí lo están haciendo, los creadores locales también creen que por ahí es el camino?

AG: Compruebo a diario que el diseñador colombiano no le tiene miedo a conquistar el mercado extranjero. Me sorprende el caso de firmas colombianas, como el de A New Cross y el beach-wear creado en Colombia, que comenzaron vendiendo fuera y luego regresaron. Pero antes de pensar en ese consumidor internacional, creo que el diseñador debe concentrarse en conquistarse a sí mismo. Que sus prendas valgan lo que quieren ser, tanto en el detalle como en el concepto. Qué comprendan bien lo que les diferencia del resto, como es el caso de vanguardia definida de Laura Laurens. Con Carlo Carrizosa, finalista en el concurso de este año, sentimos que podía ser una marca internacional pero debe ser más personal.

Por otro lado, está el ejemplo claro de diseñadores consagrados que insisten en su personalidad, tanto en Colombia como fuera de ella. Pepa Pombo, Olga Piedrahíta y Amelia Toro, por ejemplo.

Hay marcas masculinas, como Juan, que tienen clarísimo para dónde van. Todos van hoy de fiesta vestidos de Juan. Hay ahora un fast-fashion con diseño colombiano. La gente joven solo se viste de marcas. Han llegado las firmas internacionales y el mercado nacional no estaba preparado. Los diseñadores consolidados en Colombia tienen su mercado pero los nuevos tienen que democratizarse, entender bien su marca y lograr trabajar su nicho.

¿Con qué tipo de expectativas llega a Colombiamoda 2014?

AG: Es la oportunidad siempre de seguirle el rastro a los diseñadores, de comprobar lo capaces que son de perfilar sus propuestas en la pasarela. Desde luego, va a ser interesante conocer gente nueva en combinación con los diseñadores de peso. La apuesta por el diseño joven es más que necesaria, como plataforma de lanzamiento para los nuevos talentos a la que se tienen que sumarse iniciativas públicas y de consumo local. Es un proyecto colectivo en el que debemos estar todos comprometidos.

Como la moda es un fenómeno cambiante en muchos aspectos, incluso más allá de las tendencias de mercado ¿Qué tipo de retos tiene, este año, una publicación especializada como la suya para impulsar la moda en Colombia?

AG: Tenemos que acercar la moda al consumidor. Nuestro desafío es dar argumentos de fondo para que . Como publicación nos tenemos que engranar con la industria, como en Estados Unidos donde son verdaderos depuradores de la moda. No podemos estar solamente expectantes y vigilantes, tenemos que estar ahí “engranados” con la industria. Además debemos rescatar a este sector, como periodistas, del segmento puramente de farándula. Como país nos definimos enormemente a través de la moda. Le tenemos que decir a nuestros público que el tema no es hablar de trapos sino una manera de construir país. ¿Quién puede callar a la ropa si hace enormes conquistas?

Más información sobre la vigésimo sexta edición de Colombiamoda, que reúne pasarelas, compradores, industria, textiles y conferencias en el recinto de Plaza Mayor bajo la batuta de Inexmoda, en http://colombiamoda.inexmoda.org.co/es/.

Publicado en El Espectador, lunes 21 de julio de 2014. http://goo.gl/ahEIMd

 

 

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7