cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
Entrevista a la Silla Verde

Publicado 2014-07-10 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Rocio Arias Hofman, autora de la Silla Verde, contesta el riguroso cuestionario que le propone el periodista Ricardo Rondón.

Arias Hofman, periodista independiente y politóloga española, radicada en Colombia desde hace varios años, y cofundadora con el escritor, columnista y editor colombiano Andrés Hoyos, de la Casa Malpensante, marca la diferencia con su estilo, urdido en la práctica y la sensibilidad que le ha brindado su amplia experiencia en la reportería, con un agregado particular que evoca al gran Gay Talese -su padre José fue sastre-, el de saber confeccionar una crónica, un perfil, un retrato, con la técnica y las minucias de un aplicado modisto: boceto, trazo, corte y sutil acabado, sin perder el hilo ni dejar hebras sueltas. La sobriedad de la escritura.

La autora de ‘Sentada en su silla verde’ es colaboradora habitual de El Espectador, Editora de Moda de la Revista Diners y jurado de los Premios Cromos de la Moda.

La Pluma & La Herida la entrevistó.

RR (Ricardo Rondón): ¿Cómo se contempla la moda desde su escenario natural, la “silla verde”?

SV (Silla Verde): Muy particular. Es un espacio privado, estupendo para desplegar libros sobre el piso mientras encuentro y reviso fotos, textos. Desde ahí hago uso del tiempo para darle vuelta a las ideas; desgrabar entrevistas; inventar títulos y temas; organizar citas y reportería; subir contenidos al mundo digital que me inventé…

RR: Eso de la 'silla verde' es un homenaje al maestro Germán Arciniegas, ¿verdad?

SV: Sí, justamente gracias a uno de esos días dedicados a releer encontré hace tres años esa manera intrigante y hermosa con la que el escritor bogotano aludía a la ciudad. Para él, Bogotá está asentada sobre una silla verde –la cordillera oriental- y, desde ahí, se despliega. Bueno, escribo desde un lugar situado cerca de esa montaña y veo lo que relata Arciniegas. Como quería ubicar geográficamente el espacio digital sobre moda en Colombia que comenzaba a concebir y, además, me encontraba sentada en mi silla preferida, el guiño del escritor brilló como un rayo.

RR: ¿En asuntos de moda sería un contrasentido aplicar el viejo refrán de que el hábito no hace al monje?

SV: Es como lo de aquel dicho de “la mona, aunque se vista de seda, mona se queda”. Depende de la intensidad de significado que le de cada persona a la ropa. Pueden ser verdad o no. Si el vestuario que eliges forma parte de tu personalidad es posible que no haya hábitos que demostrar ni sedas que disfracen monas.

RR: Moda: ¿arte, oficio o profesión? ¿O las tres a la vez?

SV: Vocación, más bien. Me intriga, disfruto casi todos sus ángulos y además tengo la suerte de haberla convertido en algo más que una fascinación personal. Es un reto periodístico diario. En ese sentido, sí vivo la moda como un oficio.

RR: ¿Qué diferencia hay entre el glamour impuesto y la virtud legítima de saber llevar una prenda?

SV: Es estimulante comprobar cómo las personas que viven con intensidad hacer y mostrar moda (creadores, especialistas o sencillamente consumidores) acaban viviéndola de manera anárquica, sin decálogo. Eso sí, como en todas las disciplinas, es gente que además demuestra tener talento para hacerlo.

RR: ¿Se puede lucir elegante distante de las imposturas mediáticas y las etiquetas?

SV: Los seguidores de Oscar Wilde, si le hacían caso en todo al escritor irlandés, podían resultar ridículos para muchos pero aplicaban el dandismo al extremo y seguramente se sentían elegantísimos. Honoré de Balzac nos legó su famoso tratado sobre el asunto. Es un territorio al que siempre conviene volver porque los códigos son un ejercicio de ilusionistas.

RR: Definitivamente la elegancia es un don, o ¿qué es al fin de cuentas?

SV: Lo dije en la respuesta anterior. En la última frase: podría ser un repertorio digno de ilusionistas. Técnicamente hablando sí hay personas cuyo físico transmite nítidamente algo especial, el aire del que hablan los franceses, la actitud que señalan la cultura anglosajona, como se quiera. 

RR: Gianni Versace dijo alguna vez que no creía en el buen gusto. ¿Qué opina al respecto?

SV: Que el buen gusto existe y está claro porque existe su opuesto: el mal gusto. En relación con las artes, no te puedes escudar en la subjetividad para desviar la atención sobre la diferencia entre buen y mal gusto. Cavalli, otro italiano como Versace, no desprecia la definición y más bien se encarga de reivindicar con sus brillos y “animal prints” entalladísimos un estadio del gusto.

RR: O estuvo más acertada Coco Chanel cuando dijo que la moda está en el cielo, en la calle, en la cotidianidad, en lo que está pasando…

SV: Bueno, es que ahí encuentras moda a borbotones. Nuestra vida cotidiana y la vida histórica, si se quiere ver con perspectiva, se ve reflejada en la moda.

RR: ¿Son los modistos una suerte de cirujanos, ávidos de esa materia prima que es la mujer vestida de carne, en el caso de las modelos?

SV: No sé, no me he encontrado el primero que me hable así del “objeto de su obsesión”.

RR: Se lo digo por el célebre postulado de Margarita Riviere: “La moda como creación, ha muerto, pero ha dejado un heredero: el culto al cuerpo”.

SV: Margarita Riviére escribe desde la sociología y desde la antropología. Creo que el enfoque que hace esta española estudiosa es sobre la relevancia del cuerpo físico en nuestra sociedad occidental. Pero eso lo iniciaron griegos y romanos. ¿Sino qué otro mensaje nos transmiten las esculturas clásicas?

RR: ¿Qué es lo primero que observa en un modelo o en una modelo en pasarela a la hora de recaudar apuntes para sus crónicas?

SV: Digamos que las modelos son excelentes cuando no se perciben o cuando se integran con la narrativa del diseñador hasta el punto de expresarse por él. Porque su trabajo consiste en mostrar prendas, no más. Las mejores del mundo lo saben bien, por eso son –paradójicamente- inolvidables.

RR: ¿Cómo es su trabajo de campo en el taller del diseñador(a)? ¿Qué es lo que más le llama la atención del artista y su obra?

SV: Esa reportería debe ser persistente y me tengo que adaptar lógicamente a los tiempos y al ritmo de trabajo de cada diseñador. Cuando se me ocurrió abordar la moda en Colombia desde la colección de reportajes que titulo “Talleres”, entendí que iba a tener que dedicarle muchas horas al tema. Hay creadores nocturnos y otros diurnos. Unos prefieren salir a buscar materiales y reunirse con sus proveedores por la mañana y otros en cambio solo funcionan ante la mesa de corte en horas de madrugada. Con paciencia por parte de los diseñadores y algo de la mía, voy hilando el encaje laborioso que me gustaría ofrecer a los lectores al finalizar esta serie. Para que podamos caer en cuenta del talento portentoso, del oficio difícil y abnegado, de la exigencia de un trabajo creativo que se valida si resulta exitoso empresarialmente. En Colombia hay una cantidad relevante de diseñadores en ese nivel. Urge mostrarlos desde este ángulo. Quizá así el público los valore en su dimensión y decida comprar moda colombiana en lugar de preferir siempre firmas extranjeras. 

RR: ¿Coincide con Agatha Ruiz de la Prada cuando afirma que en teoría la moda cambia cada seis meses, y sin embargo todo el mundo se viste igual?

SV: Ella es muy original y perspicaz. Sí, así suele suceder. Pero cualquier teoría corre el riesgo de ser desmontada en tres segundos con varios ejemplos.

RR: ¿O será, como rubricó Yves Saint Laurent, que un buen diseño puede soportar la moda unos diez años?

SV: Es que la esencia del oficio de crear prendas que no solo cubran sino que embellezcan el cuerpo y hablen por él en una época y en un país determinado no radica en la temporalidad. Pervive en el registro histórico, es inspirador más adelante. YSL sigue siendo observado, replicado, admirado. Nunca va a desaparecer por mucho que sus colecciones hablaran el lenguaje rápido y vertiginoso del mercado. Su traje chaqueta para las mujeres simplemente secularizó la moda en el siglo XX. ¿Quién da más?

RR: ¿No cree que con la moda pasa lo mismo que con la historia: una sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente, sólo que con diferente etiqueta?

SV: Más bien diría que la moda ocurre al ritmo de la Historia hasta un punto porque la moda, en muchas ocasiones, ha demostrado ser una “adelantada”. Es parte de su desfachatez, de su capacidad para revolucionar, de su encanto inmenso.

RR: Hay mucha gente, sobre todo en Europa, que se “enferma” de moda, que delira de moda, que vive en función de la moda. Ya lo decía la famosa Carrie Bradshaw: “Me gusta tener mi dinero donde lo pueda ver: colgado en el armario”.

SV: Bueno, el comentario del personaje es gracioso. Y seguramente hay mucha paciente con síntomas raros asociados al consumo de moda. Pero, por ejemplo, Valerie Steele –la directora del FIT (Fashion Institute of Techology) en Nueva York- conoce a profundidad la moda, la goza y la ha vuelto su objeto de estudio. Sin embargo, no es una voraz consumidora.

RR: ¿Cuáles sus diseñadores favoritos del mundo y por qué?

SV: Me interesan los lenguajes que inventan ciertos diseñadores. La manera única y mágica que tienen para asomarse al mundo y describirlo. Desde la escuela de Amberes hasta Mariano Fortuny. El abanico es profuso.

RR: ¿Y de Colombia?

SV: Respondo lo mismo que en la pregunta anterior. Añado, sin embargo, que me interesan desde Angel Yañez hasta Carolina Sepúlveda y Ashes.

RR: ¿Qué le abona y qué le tacha a Silvia Tcherassi?

SV: Ejerzo en mi vida diaria de periodista que cuenta historias sobre moda. Los jueces están sentados en el jurado de un concurso.

RR: ¿Y a Esteban Cortázar?

SV: Sería magnífico contar con él presente en el país, pero entiendo que su vida  profesional se ha desarrollado fuera.

RR: ¿Cuál es la diseñadora colombiana revelación del momento?

SV: Cualquier respuesta pecaría de ingenua porque mañana habrá otra. Así de veloz es el mundo de la moda.

RR: ¿Sí es Colombiamoda la gran vitrina de la moda en Latinoamérica, como registran los medios en los últimos años?

SV: Inexmoda, con Alicia Mejía durante 16 años y con Carlos Eduardo Botero durante los últimos seis años, ha consolidado un evento de envergadura indiscutible a nivel continental. ¿Quién tiene mejor registro, a quién le sirve más esta vitrina? Es una pregunta abierta muy interesante.

RR: ¿Qué opina de las imitaciones?

SV: Reprobación total al plagio, a la copia, a la ley del mínimo esfuerzo, a la ignorancia y a la connivencia con un mercado que “se hace el de las gafas” para desconocer qué es falso y qué es verdadero.

RR: ¿Cree que en la moda como en los toros, nadie tiene la última palabra?

SV: Y en gastronomía, literatura, poesía, artes plásticas, baile, tampoco nadie es un Pope aunque varios finjan que lo son.

RR: ¿Cómo es su ropero?

SV: Elaborado. Conseguido poco a poco, durante más de 16 años –cuando estrené mi primer sueldo bueno trabajando en televisión-, para así poder hablar a fondo de moda creada en Colombia.

RR: ¿Qué es lo primero que se ve cuando abre su armario?

SV: Apretuje y el brillo de unos zapatos.

RR: ¿Es de imaginar que debe tener más de dos armarios?

SV: Es más fácil imaginar cómo una pareja comparte un armario.

RR: ¿Hasta dónde puede llegar la vanidad de Rocío Arias Hofman?

SV: No tengo termómetro para medirla. Supongo que dentro de unos límites.

RR: ¿Hay que ser una “malpensante” para escribir de moda?

SV: Eso habría que preguntárselo a los nacidos bajo ese signo zodiacal y anímico.

RR: ¿Qué prendas no se pondría por nada del mundo?

SV: Vestidos apretados, camisetas cortas, zapatos malos.

RR: ¿Ha lucido pavas?

SV: Tengo la suerte de haberle comprado a María Luisa Ortiz tres magníficos sombreros de la época en la que los hacía. Le ruego que siga y nada. Ahora estoy buscando los de Madame Crepé.

RR: ¿Y bufandas multicolores que llegan hasta los tobillos?

SV: No sé, si hace frío y no hay nada más a mano, de pronto.

RR: ¿De qué celebridad le gustaría llevar un diseño?

SV: Más bien me encantaría conocer a varios diseñadores portentosos. Algún día…

RR: ¿Alguna vez quedó fascinada con una prenda de segunda en el rastrillo madrileño?

SV: El Rastro es mi infancia solamente. En esa época seguía a mis padres entre los puestos. Un día compré con mis ahorros una pesada mesita de noche, absurda. 

RR: ¿Cuáles son sus accesorios más frecuentes?

SV: Grabadora, iPhone, agendas, brillo de labios, un buen bolígrafo, mis tarjetas y un reloj.

RR: ¿Cuál es su cartera más preciada?

SV: Esa categoría de “más preciado” se la reservo a mis hijos.

RR: ¿Cuántos pares de zapatos tiene?

SV: No sé. Siempre aparece un par olvidado en el fondo del armario.

RR: Muy poco se le ve de tacón alto, ¿por qué?

SV: Arrastro una biografía de ex bailarina que no se hizo profesional. Y, sin embargo, el espíritu y la fascinación por el baile persiste. Por eso, los zapatos tienen que ser cómodos para poder bailar si se presta cualquier ocasión. Y los tacones muy altos no son los mejores aliados.

RR: ¿Está de acuerdo con la matemática francesa Gabrielle de Breteuil cuando soltó en un desfile en París su célebre frase: “Las mujeres necias, siguen la moda; las pretenciosas, la exageran; y las mujeres de buen gusto, pactan con ella”?

SV: La idea es conversar contigo misma para ir intuyendo quién eres y cómo te gusta vestirte. ¿No?

RR: Permítame un lugar común: “No hay mujeres feas sino mal informadas”: ¿Se cumple esa sentencia?

SV: Es que la consejería de moda me queda grande. No es mi tema.

RR: ¿Cuesta mucho vestir elegante en Colombia?

SV: Cuesta comprar piezas elaboradas a mano y cuyo diseño sea excepcional. Aquí y en China.

RR: ¿Sale más cómodo económicamente vestir bien que comer bien?

SV: Depende. Habría que preguntarle a alguien de chequera absurda como un ruso, por ejemplo.

RR: Otra vez Coco Chanel: “el perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha”. ¿Cuál es el suyo?

SV: Desde hace muchos años, “Chance” de Chanel. Es muy simbólico para mí.

RR: Se habla del ‘espíritu’ de un diseño, que no es su marca: ¿Cuál es?

SV: Al revés, las marcas son las que logran imponerse y brindarle al diseño el oxígeno necesario para ser audaz y diferente.

RR: ¿Qué admira y resalta de Carolina Herrera?

SV: Su porte bailarinesco. 

RR: ¿En qué momento un diseño alcanza ese difícil grado poético del que hablaba Gianfranco Ferré?

SV: Digamos que lo interesante es que lo haya dicho un arquitecto como él.

 RR: Rematemos con esta de Óscar Wilde: “Desde el punto de vista artístico, la moda es una intolerable forma de la fealdad que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses”. ¿Y qué es la moda para usted, Rocío?

SV: Un punto equidistante entre el comercio y el arte. También una forma de expresarme  en simultánea desde mi mundo privado y desde el oficio que aprendí haciendo periodismo.

Arias Hofman, periodista independiente y politóloga española, radicada en Colombia desde hace varios años, y cofundadora con el escritor, columnista y editor colombiano Andrés Hoyos, de la Casa Malpensante, marca la diferencia con su estilo, urdido en la práctica y la sensibilidad que le ha brindado su amplia experiencia en la reportería, con un agregado particular que evoca al gran Gay Talese -su padre José fue sastre-, el de saber confeccionar una crónica, un perfil, un retrato, con la técnica y las minucias de un aplicado modisto: boceto, trazo, corte y sutil acabado, sin perder el hilo ni dejar hebras sueltas. La sobriedad de la escritura.

La autora de ‘Sentada en su silla verde’ es colaboradora habitual de El Espectador, Editora de Moda de la Revista Diners y jurado de los Premios Cromos de la Moda.

Publicado en http://laplumalaherida.blogspot.com

Agosto

21

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 22 y 23 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Colombiamoda 2017

La edición 28 del principal evento de moda en Colombia reúne nombres indispensables del diseño nacional. Sus más recientes colecciones se presentan del 25 al 27 de julio de 2017 en Medellín. Aquí está un detalle sugestivo que nos ceden algunas de las marcas participantes. Bocetos, color, textiles, inspiración y más para anticipar lo que viene.

pinzas

PEPA POMBO

pinzas

DIANA CRUMP

pinzas

SOY

pinzas

PAPEL DE PUNTO

pinzas

DIANA GÓMEZ

pinzas

MULIERR

pinzas

LINA CANTILLO

pinzas

NOISE LAB

pinzas

MEV