cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
El otoño de Amelia Toro

Publicado 2014-10-24 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

En Bogotá se encuentra el único punto de venta de Amelia Toro en Bogotá. El 70% de su producción -hecha en Colombia- se exporta a 7 países y más de veinte puntos de venta en el mundo.

Si alguien sabe bien qué color y temperatura registra cada estación del año es Amelia Toro. La diseñadora nacida en Bogotá pasa buena parte de su vida en Nueva York. Antes, durante su etapa de formación artística, vivió en Italia, Francia y países asiáticos. Por eso, abordar una colección de otoño-invierno es según la batuta de Amelia Toro un asunto de revivir sensaciones para leerlas siempre en el estilo que caracteriza sus creaciones: nostálgica y cerebral.

Esa manera de recrear experiencias es parte del quehacer artístico que acometen los creadores. Es esa mil veces nombrada “visita al pasado” -tanto al histórico como al personal- la que suele arrojar aquel ingrediente que se necesita para dar forma y componer. En el caso de Amelia Toro, ciertas décadas de la moda (20’s y 50’s así como los 80’s), la arquitectura y la pintura en combinación con su biografía vivida en una geografía sin fronteras son las que alimentan sus colecciones. “Voy hacia atrás para detenerme en elementos que me cautivan y me nutro del presente. Con ambos elementos acabo proponiendo un pedacito de futuro cada vez que está listo mi trabajo” desgrana la diseñadora para quien el calendario está claramente dividido en estaciones –por cuenta de las exigencias del mercado de la moda internacional- y en países –según las rondas comerciales que deba cumplir-.

Acaba de presentar en Bogotá su propuesta para esa rara estación que alude al frío y a la caída de las hojas en su país de origen que es, al contrario, fundamentalmente caliente. Sin embargo, Bogotá –el lugar donde la diseñadora tiene su punto de venta en Colombia- sí registra esas temperaturas y actitudes que empatan tan fácil con el otoño-invierno. Por eso no falta el que se atreva a decir (mejor en voz baja porque corre el riesgo de ser mirado con desdén) que esta ciudad tropical a casi tres mil metros de altura en algo “se parece a Londres”.  "Bogotá siempre es otoño -dice la diseñadora- y se está volviendo muy fría. Además la personalidad de la gente en esta ciudad empata muy bien con esta estación en la que la naturaleza viva se percibe amortiguada". En simultánea la colección se comercializa, como cada línea de la diseñadora, en Canadá, Estados Unidos –en más de 15 puntos de venta en almacenes multimarca de ese país-, Suiza, Japón, Francia y Chile.

Amelia Toro sabe leer como pocos la estética y funcionalidad de cada ciclo climático. Es mujer viajera y recursiva, práctica y elegante. Además asume valientemente –como empresaria- lo que Christian Dior inventó a partir de su famosa colección bautizada como “New Look”, presentada en 1947: que los diseñadores –hoy en día exprimidos además por los grupos de inversión que espolean sus marcas- son los que imponen el ritmo al negocio de la moda con el ciclo imparable de colecciones anuales que se presentan y se agotan en sí mismas. Así las cosas, una colección otoño-invierno en Bogotá, más allá de la temperatura precisa, forma parte de un mercado visceral en el que la oferta colombiana debería cobrar cada vez mayor partido.

 Con el estilo que caracteriza su trabajo, Amelia Toro establece una secuencia de siluetas sueltas, combinación de tejidos en una sola pieza, bordes desflequados y exquisitez total en la producción. Sin embargo, esta vez la creadora de innumerables versiones del "pequeño vestido" matiza su personalidad con otras facetas que le permiten expresarse en un plano más informal (gabardina de mangas remangadas, abrigo tres cuartos en bermellón y azul denim, neopreno en tops y pantalones ajustados) y también “retro” (con el dúo cromático que Amelia Toro recupera de su maestro y mentor, Claude Montana: uva y verde aplicado en jumpers, chaquetas abiertas y en el vestido que funciona como punto de partida narrativo a toda la colección). “En febrero de este año, Montana vino a conocer mi colección en París, vestido con la misma power-jacket que le caracterizó desde que triunfara en la moda en los años 80, y fue muy preciso en decirme las piezas que le gustaban y cuáles no. Se dio cuenta del homenaje que le estaba haciendo con los colores y las siluetas de mis abrigos. Fue inevitable sentir nostalgia al lado de este maestro que no logró continuar su trabajo” revela la diseñadora.         

Una de las novedades de esta colección es, sin duda, la presencia de un atuendo de mujer-gladiadora. “El animal-print está siempre presente en geometrías y pieles en las colecciones de los diseñadores. Mi aporte personal en este territorio que tanto llama la atención es una "piel de lana con lentejuelas mate en color gris-perla que se cosen una a una sobrepuestas"" detalla Amelia Toro en referencia a esa suerte de Juana de Arco que viste con una mini-chaqueta con aspecto de armadura textil. “La tecnología está marcando la moda del siglo XXI produciendo textiles insólitos con acabados únicos. Esa es la gran novedad de nuestra época que nos permite soñar más allá de lo imaginado. Por otro lado, las pasarelas hoy son un espectáculo, más allá de la importancia de la confección de cada prenda. Me preocupa” parece decirse a si misma la diseñadora.

Si algo resulta muy "Amelia Toro" es el detalle artesanal de sus piezas en el sentido más tradicional y férreo del término: dobladillos, ensamble de cortes, concepción de las mangas y, por ejemplo, exultantes vuelos en la campana de las faldas. “Me gustan los objetos de cristal, la alfarería. Ese tipo de precisión técnica” revela. También está su otra vertiente artesana y es la que alude directamente a alguna particular técnica empleada por comunidades indígenas colombianas -poblaciones que siempre han estado presentes en su trabajo creativo y de responsabilidad social empresarial-. Este otoño-invierno 2014 en el que el negro reaparece mezclándose en buena parte de las prendas, el diseño de las "molas" (telas de vivos colores que se unen entre sí en pequeños espacios) es aplicado por la diseñadora colombiana en una sorprendente combinación visual: rosa "Schiaparelli" o rosa "mexicano", naranja amostazado y blanco arena.

"La mola ha traído color a mi vida. Es también Marruecos, una referencia estética y cultural. Me gusta aplicar esta técnica sobre crepé, por ejemplo" dice Amelia Toro con la voz queda, tan propia de ella. Tímida y atemperada, esta empresaria de la moda nacional capaz de haberse mantenido -a pesar de un par de crisis- en el mercado colombiano y el internacional hace de su forma de ser el espejo de su obra. Quizá por eso, su mezcla de textiles hablen tanto por ella: tejido de punto, sedas, satín y terciopelos. Nunca pieles, nunca cueros. Tejidos definidos y suaves que no son sometidos a estructuras herméticas. 

Los "abrigos-trenka", tan recursivos en plena época de lluvia-frío y semi-sol, se depuran cada vez más en manos de Amelia Toro. Olvídense del peso y de la sensación de una manta acalorada sobre el cuerpo. El brillo que tiene un trabajo creativo radica en buena medida en la paciencia y capacidad del diseñador para encontrar los materiales que hablen realmente por su creación. Asunto al que esta mujer, madre de tres hijos y de naturaleza curiosa, dedica buena parte de su tiempo. Aparecen así fantásticas lanas, paños y cashemere que envuelven el cuerpo y flotan a su alrededor. Dada la paleta discreta de su registro (grises, negros, chocolates) resultan un acompañante perfecto en cualquier maleta, sobre cualquier brazo.

A las líneas textiles, la diseñadora suma siempre una línea pulida de zapatos (mocasines, bailarinas y zapatos de salón), clutches y carteras de gran formato (en exquisitas pieles italianas) e incluso bodies para acariciar el cuerpo. Estas últimas prendas son motivo de obsesión personal para la diseñadora -pues nunca ha dejado de ser bailarina- y continúa enfrentándose a la pregunta sobre cómo hacer que la moda proponga una convivencia pacífica y respetuosa con el cuerpo de cada mujer. 

El tiempo apremia y la diseñadora debe siempre adelantarse a si misma. Amelia Toro está ultimando sus semanas comerciales en París y regresará a Bogotá para supervisar en su taller ubicado al noroccidente de la ciudad (donde, desde 1990, trabajan 150 personas dedicadas a la producción artesanal de cada pieza) los últimos detalles de la siguiente colección otoño-invierno, la de 2015-2016, que presentará en Nueva York en febrero del año que viene, luego en París y después en Milán y Japón. Solamente consiente en revelar que, tras indagar en archivos de museos, eligió al modisto inglés Charles James (conocido como el “escultor de la moda” en los años 40 en Estados Unidos) como su  próxima referencia histórica.

Publicado en las plataformas digitales de El Espectador, 6 de octubre de 2014

http://www.elespectador.com/entretenimiento/arteygente/gente/amelia-toro-nostalgica-y-cerebral-articulo-520494

Agosto

19

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 22 y 23 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Colombiamoda 2017

La edición 28 del principal evento de moda en Colombia reúne nombres indispensables del diseño nacional. Sus más recientes colecciones se presentan del 25 al 27 de julio de 2017 en Medellín. Aquí está un detalle sugestivo que nos ceden algunas de las marcas participantes. Bocetos, color, textiles, inspiración y más para anticipar lo que viene.

pinzas

PEPA POMBO

pinzas

DIANA CRUMP

pinzas

SOY

pinzas

PAPEL DE PUNTO

pinzas

DIANA GÓMEZ

pinzas

MULIERR

pinzas

LINA CANTILLO

pinzas

NOISE LAB

pinzas

MEV