cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
EL LÁPIZ QUE HABLA

Publicado 2016-02-20 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Juan Manuel Ramírez posee una mano adiestrada y un talento definido por el dibujo desde hace veinte años.

El dibujante Juan Manuel Ramírez (Cali, 1974) y la moda forman un tándem creativo. Es difícil saber quién se alimenta más del otro. Si el artista gracias a la temática que le arroja a diario la industria a través de sus creadores, inspiraciones y motivos estéticos o el sector de moda por cuenta del talento de un hombre que mira delicadamente los engranajes de un mundo tan comercial como artístico.

Vivió en Venezuela diez años de su infancia. Al regresar a Bogotá, estudió Artes Plásticas en la Universidad Nacional. "Desde la mitad de la carrera me enamoré del dibujo. Todos mis proyectos los resolvía dibujando. Varias personas fueron conociendo mi trabajo y comenzaron a solicitarme ilustraciones. El Museo del Oro, en sus sedes de Bogotá, Cartagena, Armenia y Santa Marta, me invitó a explicar con dibujos y textos cómo se hacían las piezas exhibidas y ahí continúan para el público".

Juan Manuel Ramírez lleva casi dos décadas solamente dedicado al dibujo. Por eso, ha logrado decantar bien la importancia de esta técnica con la que se expresa artísticamente. "El dibujo lo propongo como obra de arte finalizada así esté aparantemente sin terminar. Considero erróneo quienes piensan que el dibujo no está en la categoría de la pintura y la escultura, por ejemplo". Le encanta que sus trazos resulten tan expresivos. Hace también bocetos a color y aclara que permanece indagando dentro del concepto del dibujo. "El realismo no es el fin, tampoco el hiperrealismo. Me interesa más que quien esté viendo un dibujo mío -así tenga color- sienta que está observando algo abstracto".

El dibujante consume muchas horas del día haciendo desfilar -en libros, videos, fotografías digitales- imágenes frente a sus ojos. De Jim Dine, Giacometti, David Hockney, Leonardo da Vinci, Rembrandt dice aprender siempre. Sus manos permanecen alerta, listas para volcarse sobre libretas que le regalan e incluso sobre páginas de libros. Con el instrumento que se presente para hacer sus trazos (desde colores, lápices, carboncillo e incluso con pasteles y óleos) emprende su tarea. En plastilina también elabora "bocetos", una suerte de pequeñas esculturas que él califica como "porcelanas de las abuelas".

En 2013, Juan Manuel Ramírez se instaló en el bar Mai lirol darlin en Bogotá para dibujar algunas horas cada semana. Como Toulousse Lautrec y Degas, también se emparrandaba y acompañaba el dibujo con un par de cervezas. "No puedo dibujar tomando, es difícil lograr la precisión de la mano y de la mirada. No sé cómo hacían ellos". De esta experiencia salió una serie de dibujos que reflejaba el espacio del bar (esquinas, rincones) al estilo de Edward Hopper con esos ambientes de poca luz. El bar lo cerraron pero el material del dibujante existe guardado en los cajones de su casa.

A la moda llegó intencionalmente porque a Juan Manuel Ramírez le gusta dibujar sus camisetas. Con esa propuesta se presentó en el taller de la diseñadora Olga Piedrahíta. La creadora prefirió, en cambio, que dibujara sobre lonas para luego ella inventar vestidos de novia. Durante una época, el dibujante fue artista de la galería de arte Casas Riegner. Sin embargo, regresó a la sede de Olga Piedrahíta para dibujar y dibujar a diario desde el interior del espacio que sirve como galería, boutique y taller. "Más que estar involucrado en la moda, siento que tengo una relación estética muy particular con Olga Piedrahíta. Así acabé dibujando una cuchara sobre la fachada de su almacén".

El dibujante enfatiza que rehúye los pedestales en que se suben los artistas y prefiere permitir que sus trabajos se aprecien en todo tipo de escenarios como habitaciones, platos o zapatos. Algunos de los "lienzos" que ha intervenido con sus trazos delicados y firmes.

Hoy en día, el artista compra vajillas blancas sin esmaltar de la fábrica Tybso (Bogotá) para dibujar sobre ellas. Una vez las interviene con rosas ("me causa mucha curiosidad este tema porque en los restaurantes populares encuentras ese tipo de flores sobre las mesas. Retomo esta referencia -mezclada con dibujos que se hacían a finales del siglo XVIII en Francia- y las hago en mayor tamaño para interventir los platos. Esta flor tiene una carga kitch buenísimo"). Ramírez desata sus iniciativas en terrenos que también huyen de la etiqueta intelectual. A través de su cuenta en Instagram @juan_ramirezramirez comercializa este trabajo al que le dedica ágilmente sus días. "Dibujo muy rápido. Un plato lo hago en dos tardes, por ejemplo". Quien está atento a la destreza del dibujante es su hijo, Martín. Con solo ocho años ya se ha embarcado en un par de proyectos a "cuatro manos" con su padre.

 

 

Aplicado a la moda, el dibujo ha sido siempre defendido por los ilustradores frente a la fotografía porque esta técnica permite una expresividad única. Según Ramírez "el dibujo permite a través de las manchas una estética increíble. Es otro mundo". Le pregunto si le obsesiona que sus obras permanezcan en el tiempo dado que aplicados sus dibujos sobre zapatos, chaquetas o vestidos estas prendas se deterioran y algún día pierden su uso. "No me molesta para nada". Manifiesta también su deseo de intervenir más piezas de diseñadores como pantalones y faldas. "Me hicieron una propuesta para intervenir lencería pero no hemos logrado resolver bien cómo hacerlo pues no se trata de realizar el diseño gráfico para estas prendas. Casi que se trata de concebir y acometer un dibujo único para una pieza única".

Diciembre

13

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Maestros ancestrales 2017

La revista Fucsia, Artesanías de Colombia y el INALDE se unieron este año para la iniciativa "Maestros ancestrales". En esta, algunas marcas locales como Isabel Henao, Aldea, MAZ interactuaron y co-crearon cápsulas con la comunidad wounaan, wounaan pour y embera.


pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA