cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
El hombre de la noche

Publicado 2014-01-10 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Han pasado veintiún años desde que Juan Carlos Obando iniciara su vida norteamericana. Apenas quince años antes había alcanzado a ser niño y adolescente bachiller en Barranquilla, bajo los cuidados que él mismo describe como intensos y afectuosos de su padre. Una existencia que no llega hoy a los cuarenta pero que ya está indiscutiblemente marcada por esta dualidad cultural, entre Colombia y Estados Unidos. Dos mundos que comienzan, en la madurez adquirida, ahora sí a conversar tácitamente. El hombre tropical, hedonista, fiestero, hablador y sonriente convive con el pragmático publicista que había estudiado diseño y  resolvió convertirse en creador y empresario de moda. No en cualquiera, sino en uno relevante cuya marca trascendiera a los circuitos de la moda internacional. A juzgar por el reconocimiento que acaba de recibir en Nueva York por parte de la Confederación de Diseñadores de América –CFDA- presidida por Diane Von Furstenberg y por el Vogue Fashion Fund, comandada por Anne Wintour, Juan Carlos Obando se está acercando a su objetivo. Por lo menos, ha sido ya incluido en la “Generación X”, en referencia al pequeño grupo de creadores jóvenes poseedores de una personalidad, un talento y una seriedad empresarial suficientes para hacer que la industria de la moda decida apostar por ellos, tutelarlos y abrirles las puertas.

Miami fue el punto de partida de Juan Carlos Obando. Allí fue director creativo en diversas agencias como Young & Rubicam y Saatchi & Saatchi. Pero ha sido en Los Ángeles donde encontró el lugar para iniciarse como diseñador de vestidos de noche cuyas siluetas parecen deslizarse por el cuerpo de las mujeres para animarlas a disfrutar. Volantes y lazos se encargan casi siempre de insistir en cinturas y cuellos, dos lugares geográficos esenciales para marcar el cuerpo femenino.

Aunque el diseñador hace del gris, blanco y negro su trío favorito a la hora de vestirse personalmente (por supuesto, el pantalón blanco que le remite inevitablemente a los hombres barranquilleros), él es el responsable –sin embargo- de que el color haya irrumpido en la vida nocturna de esta nueva era en Estados Unidos. Su fulminante gama de colores es empleada con fervor por estrellas del cine y personajes célebres en galas y eventos sociales. Le conocen además como “el rey de la seda”.

Hace diez años que Juan Carlos Obando no viene a Colombia, le piden que esté presente en cada Carnaval de Barranquilla pero en febrero siempre está inmerso en el calendario de las semanas de la moda. No esconde la hilaridad que le produce vivir la paradoja en la que se encuentra: pensar en cómo va a ingresar en el mercado colombiano cuando los diseñadores nacionales son los que están buscando el camino a la inversa para intentar posicionarse en Estados Unidos. Pero de resolver estos interrogantes está hecho el día a día de Juan Carlos Obando. Con risa contagiosa y tiempo para ofrecerle una conversación a los lectores de Diners, el diseñador llama generoso desde su taller en Los Ángeles y así sucede la charla:

 -       Felicitaciones, Juan Carlos, por el lugar que ocupa ahora entre marcas como Parabellum, Ovadia&Sons, Tome, Nonoo o Todd Snyder, ¿sigue viviendo de alguna manera en La Arenosa?

-       JCO: Ser barranquillero nunca se quita. Ahora vivo en otra costa, la del oeste de Estados Unidos, donde la gente es bastante calmada, una cultura casual parecida a la de Barranquilla. Este es un lugar también influenciado por lo que viene de fuera. Hace pocos años entendí cómo mis orígenes tomaban forma en mi trabajo. Cómo se refleja en mis prendas y en mi estilo. La mujer barranquillera está claramente representada en lo que hago: es sensual, colorida, le interesa mucho la moda, su sofisticación es natural. Esta mujer es una referencia para mí y seguramente para otros diseñadores en Colombia.

-       Usted cubre y descubre a la mujer con sus prendas…

-       JCO: Me enloquecen las mujeres cuando entran en un lugar y dejan a todos impresionados. No se trata de mujeres que muestren lo obvio, sino que se manifiestan de una manera más misteriosa, a través de la espalda, por ejemplo.

-       ¿Cómo inició su salto, esa manera de dar a conocer su trabajo en un mercado tan competido?

-       JCO: Del mundo de la publicidad entendí cómo contar una historia. En el caso de relatar la mía como marca de moda decidí seguir este aprendizaje. Tuve la oportunidad de presentar una primera colección en Los Ángeles y de conocer a Anna Wintour, editora en jefe de Vogue América. Fue increíble nuestro encuentro, se dio en Los Ángeles y me quedó claro lo mucho que ama la moda, lo interesada que está en impulsar a los jóvenes. Me indicaron, en 2008, que me presentara a la convocatoria de los premios en Nueva York. Fue una experiencia aterradora porque no tenía claro todavía muchas cosas inherentes a una colección pero despertó la admiración de quienes estaban allí. Fue como haberle dado a un niño de tres años un Bentley para manejarlo. No entendía exactamente cómo manejar una oportunidad tan tremenda. Pero me dio empuje, fue fundamental aunque esto sucediera en plena recesión económica. Al regresar, entendí que quería volver a presentarme para ganar un espacio de verdad. Pero debía saber antes cuál iba a ser de verdad mi estilo.

-       Un estilo que nació y permanece ligado íntimamente a las mujeres…

-       JCO: Mi mamá se ausentó de mi vida desde que yo tenía semanas de nacido. De manera que la influencia femenina vino de parte de las novias de mi papá, de acompañarlos a las fiestas en Barranquilla donde siempre me buscaban una silla para estar junto a ellos. Recuerdo muchísimo las orquestas de música tropical. Musicalmente hablando era un mundo tremendo. Los clientes que tengo ahora en Nueva York son muy parecidas a esa época: mujeres que quieren ir a bailar, que no quieren sentirse apretadas pero desean verse maravillosas. Por eso mis prendas permiten “mover las caderas” en cualquier momento.

-       En ese sentido, siento que su referencia estética pueda estar en Donna Karan para quien la libertad de movimiento en esencial, ¿me equivoco?

-       JCO: No, para nada. Siento esa cercanía al planteamiento de Donna Karan que me sugiere. Así soy yo, libero la moda para mujeres que se sienten frescas, lo hago con una experiencia muy latina.

-       En 2002 hace su primera incursión en la moda pero como autor de las fotografías que ilustran el libro de Villegas Editores sobre varias colecciones de Silvia Tcherassi. Son fotografías dotadas de movimiento, acción en el desierto y en el agua ¿Cómo valora ahora aquella experiencia?

-       JCO: Cuando hice esas imágenes vivía una época muy interesante como publicista en Miami. Era director creativo de varias cuentas, entre ellas la de Toyota para quien diseñé una campaña protagonizada por tres personajes latinos de gran fuerza y generaciones muy diferentes. Se trataba de Celia Cruz, Silvia Tcherassi y Manolo Cardona. Ahí tomé contacto con la diseñadora y me convertí además en fotógrafo de moda para su primer libro. Me permití, desde fuera, observar las creaciones de Silvia Tcherassi, admirar su visión y constatar la fuerza de la columna vertebral que atraviesa su trabajo desde Vera, su madre. Fue una experiencia claramente educativa para mí.

-       De manera que acaba sabiendo facetas del oficio de creador de moda antes de concebir su primer vestido.

-       JCO: Tengo la suerte de contar con un gran equipo de trabajo y con un socio empresarial que me apoya en todo. Así puedo diversificar mis intereses porque la moda, por sí sola, como el arte o la música de manera aislada me aburren. Me gustan en la medida en que se mezclan entre sí. Converso frecuentemente sobre este asunto con mis mentores, la presidente de la marca Proenza Schouler, por ejemplo. Sigo haciendo fotografías, lo disfruto a través de Instagram, la única red social a la que pertenezco, allí me encuentro con mis amigos.

-       Ahora que está al otro lado de la barrera ¿Hay algún fotógrafo en particular que sepa leer lo que usted quiere contar?

-       JCO: Estoy haciendo nuestra primera campaña, adivinando el concepto. Nunca imaginé esta situación después de haber sido yo el encargado de hacer campañas para tantas marcas. Por primera vez debo hacerlo para mí mismo, diseñar el lanzamiento de nuestra página web. Bruce Weber –el que ha hecho las campañas de Ralph Lauren durante años- sería el fotógrafo que podría entender muy bien mis creaciones. Es genuinamente americano pero al tiempo tiene otros matices. Ojalá resulte.

-       ¿Cómo es su método de trabajo?

-       JCO: Mis colecciones empiezan claramente por los colores. Nunca por las siluetas. Desde el color inicio la narrativa. Es laborioso porque técnicamente hay mucho trabajo, la elección del color hay que traducirla en una tela, hacer pruebas. Luego, de repente, aparecen las texturas –como la serpiente que me encanta- y más adelante una locación se vuelve detonante de todo: Nuevo México, su estética y las mujeres influenciadas por las españolas en México. Ahí surgen las mezclas étnicas con las modernas.

-       ¿El resultado final proviene entonces de esa mezcla de intuición e información?

-       JCO: Sí, así trabajo, exactamente. Me gustaría encarnar de verdad al diseñador que “liberó a la mujer norteamericana”.

-       ¿Alguna celebridad se ha vuelto realmente amiga de usted y le inspira?

-       JCO: Jessica Chastain es una de las más cercanas. Fue una de las primeras en vestirse mi ropa porque sí, simplemente por gusto y placer. Jessica es muy divertida y hablamos bastante.

-       Cuando se sugiere que la moda de la próxima era será excéntrica, auténtica, ecológica y vintage, ¿se siente parte del fenómeno?

-       JCO: Sí, estoy de acuerdo. Además ocurre algo adicional porque la gente está ahora mucho más pendiente de la moda y va a cambiar la noción de la tendencia como tal. Cada vez más personas intentan definir su propio estilo.

 Publicado en la edición impresa de la revista Diners, enero 2014.

 

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7