cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
DOS MUJERES ILUSTRADAS

Publicado 2015-10-26 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Se abren las puertas del armario y la fiesta comienza... para la entusiasta del arte y coleccionista de moda Gloria Saldarriaga.

El divertimento y la exploración que genera la moda son aprovechados al máximo por Gloria Saldarriaga. Para ella, la mujer que practica el ritual del té -blanco y en taza de porcelana- y quién renueva su memoria visual a diario asomándose a la obra de artistas plásticos, la elección del vestuario supone un juego permanente. Su vínculo lúdico con la moda la llevó sin darse cuenta a desarrollar junto a la ilustradora Natalia Swarz (Cali, 1993) uno de sus proyectos más ambiciosos: El Bestiario. 

Heródoto, San Isidoro de Sevilla, Henry de Toulouse-Loutrec y Jorge Luis Borges son solo algunos de los autores que han hecho a lo largo de la historia su propio bestiarum (en latín) para recrear a través de ilustraciones referentes a animales y figuras míticas unos mundos imaginarios repletos de fábulas y ensoñaciones caprichosas. Quizá el más famoso de los "bestiarios" en literatura es el de Julio Cortázar, palabra con la que tituló su primer libro de cuentos.

Con este antecedente basado en el dibujo y en la posibliidad de contar una historia fantástica a partir de un personaje, El Bestiario de Gloria Saldarriaga resulta salido de un espejo -quizá como aquel de Alicia en el país de las maravillas, donde nunca se sabe qué va a pasar-. El acierto de la ilustradora colombiana que vive en Barcelona, Natalia Swarz, es haber hecho acopio de unos trazos y un colorido capaces de retener la mirada por su viveza y por la precisión -como de cirujana- con la que traslada la vitalidad indómita de la consultora de arte a la serie de dibujos. "Ella ha sido una verdadera espía de lo que hago cuando subo fotos a mi cuenta de Instagram. Busqué a Natalia y comenzamos a escribirnos por chat desde julio de 2015. Ni siquiera nos conocemos físicamente todavía. ¿Puedes creer?" advierte Gloria Saldarriaga. "Claro que yo también la "espié" por Instagram" dice entre risas.

Natalia Swarz es hija de Nancy Russi, caleña de familia anglo-italiana. Una diseñadora de moda que -si bien no ejerció con marca propia- inició en solitario un negocio de ropa para bebé "Baby Look". "Le encantaba pintar y de niña se hace lo que las mamás hacen. Pasé mi infancia pintando con ella. Eramos tres mujeres: mi madre, mi hermana Andrea y yo. No entendí hasta el bachillerato que existía el oficio de la ilustración. En 2008 conocí el portafolio de Jordi Lavanda y comprendí la cercanía entre ilustración y moda"resume Natalia Swarz durante nuestra conversación por skype. Su voz es delgada y parece estár acostumbrada a la seriedad que exige trabajar desde joven. Cuando se dio cuenta que podía obtener ingresos por cuenta de su talento para dibujar, no lo dudó. "Mi primera ilustración fue de una pareja de novios que querían hacerse un regalo de Navidad emotivo y cobré 200 mil pesos".

Ante la muerte de su madre en 2010, la joven ilustradora calmó el dolor dibujando sin parar. Además resolvió cambiar su apellido original -Suárez- por uno que la identificara mejor en el mundo digital: @nataliaswarz. "Mi madre alcanzó a celebrar mis primeras ilustraciones públicas a través de su cuenta de facebook. Ella se refería a mi como la hija que tenía vena artística. Más que un estilo determinado creo que lo que me define es el hecho de dejarme guiar por mis situaciones emocionales para concebir los retratos que hago". Es curioso, Natalia Swarz tiende a mostrarse de manera nostálgica -basta ver buena parte de sus retratos- pero hizo conexión inmediata con Gloria Saldarriaga, "la mujer más divertida que conozco" dice la ilustradora.

En septiembre de 2015 se integró como asistente al desfile de la diseñadora Stella McCartney en París fashion week. Esa experiencia breve la ha marcado profundamente. "Ahora quiero irme a París, debo estar en el epicentro de la moda". Su formación, sin embargo, inició en el Capital College de Bogotá -fundado por el ex ministro de Hacienda de Colombia, Rudolf Hommes, uno de los economistas más lúcidos del país-. Allí, Natalia Swarz finalizó sus estudios de diseño gráfico. También culminó en la universidad BAU de Barcelona en junio de 2015 un posgrado en Gestión y Marcas de Moda. En mayo de 2016 terminará su segundo posgrado, esta vez en Diseño de Moda en la universidad IDEP en la capital de Cataluña.

Por su parte, Gloria Saldarriaga, se adelanta al vértigo aparentemente imparable de las selfies que impone la vida digital asociada a la moda y admite que El Bestiario es una vuelta de tuerca en este canal de comunicación masiva y abierta en el siglo XXI. "Sí, exactamente, quería hacer algo diferente a continuar con el papel de modelo en las fotografías" dice quien desfiló y participó en innumerables sesiones de moda desde los dieciseis años. "Deseaba algo más acorde con lo que me gusta y lo que soy profesionalmente: diseñadora gráfica" precisa mientras señala que trabajó durante quince años en el Taller de Edición fundado por Adelaida del Corral en Medellín (Colombia). "Hacíamos la revista Euforia de una aerolínea, brochures comerciales, revistas especializadas para marcas".

La otra mitad de su vida laboral la ha pasado entre lienzos, vacíos de esculturas y escenarios inusuales para exhibiciones artísticas como parte del tándem profesional que hizo con su esposo Juan Gallo en Al Cuadrado, la galería que fundaron juntos. En un instante, Gloria Saldarriaga -como Natalia Swarz- se vio asaltada por la muerte repentina de alguien fundamental. Juan Gallo murió y la mujer que lo acompañó durate casi dos décadas se quedó viuda con apenas cuarenta años. Su sentido del humor y una actitud tan pragmática como cuidadosa impiden, como si fuera un dique holandés, que la cascada de recuerdos arrase con su cotidianidad. "Pasan los años y parece que fue ayer cuando Juan dejó de estar aquí" comentó un día como si se tratara de una licencia que se daba para dar cuenta del tamaño de la ausencia.

Se viste sin reglas y mezcla con ganas las piezas que llenan varios armarios en su apartamento de Bogotá. Gloria juega y huye de las actitudes graves y ceremoniosas. Encuentra el doble sentido a letreros callejeros, frutas apiladas en el mercado y obras de artistas consagrados. Le espantan como si fueran moscas de pantano las instantáneas de atardeceres y de flores. Prefiere pedirle a un celador o un taxista que le tome una foto contra un muro callejero y le da verguenza revisar si quedó bien la foto. "Uy, no, cuando llego a casa las miro y si funcionan las subo a @gloriasald en Instagram".

Su audacia o buen gusto como se quiera llamar a su singular forma de vestir le han valido ser portada de revistas, figurar en cuanta foto social se publlica en el país y, desde luego, haber sido llamada una it girl. Un término bastante trivial para una mujer que resulta más bien The Girl. Medellín continúa siendo otro hogar, la ciudad donde nació y donde siempre regresa para disfrutar como si se tratara de una de las viñetas de El Bestiario con un batiburrillo alegre integrado por sus padres, hermana y múltiples amigas.

A Gloria Saldarriaga le van sucediendo las cosas y ella de manera aparentemente azarosa elige solo cuando ha resuelto consigo misma si quiere involucrarse en este o aquel proyecto. Así se lanzó a crear una jolgoriosa y comercialmente exitosa línea de carteras de mano, sobres y clutches, en compañía de la empresa de marroquinería Postino de la empresaria Ana Fernández que incluyen tigres reproducidos por un graffitero o colmillos afilados para darle sentido a su apodo de "Vampirela" en alusión a dos de sus dientes superiores. O acompaña a compradores de arte contemporáneo a ferias especializadas y les asesora en sus adquisiciones. O recibe piropos. O baila salsa desaforadamente. O hace bambolear un racimo de uvas sobre su boca. Gloria surrealista, ilustrada.

Dice que le hubiera gustado estudiar otra carrera adicional pero reconoce que la impronta visual que le dejó el diseño gráfico es uno de sus bienes más preciados. "Con El Bestiario quiero "fotos ilustradas" para intervenir en el instante, tal y como se exige en redes sociales pero con un lenguaje más eficaz" y es que el fin de este proyecto es vincular activamente a marcas comerciales al personaje que se relaciona de una manera permanente con el clóset y con un entorno artístico. "Es un juego entre bestia y vestuario" revela Gloria Saldarriaga, quien fue la autora del nombre de este bautizo ilustrado basado en su propia personalidad. Acostumbrada a reírse de todo y también a burlarse de sí misma, la serie de viñetas representa también un desafío para mantenerse como funambulista en el lado más hilarante sin caer en el cinismo.

Moda y su expresión gráfica son, por tanto, el puente en el que se encuentran con total naturalidad ambas mujeres. Es la experiencia profesional que les marca y que las une. Dice el genial ilustrador británico David Downton que una ilustración comunica cosas que una fotografía no logra hacer. Quizá el comentario encuentra eco en la vivencia de Natalia Swarz "Es que los dibujos hablan por mí" cuenta la dibujante que de día trabaja en la creación de estampados para la empresa francesa DEVEAUX y quien de noche se dedica a sus proyectos personales en la casa. "Ahí es cuando habló con Gloria sobre ideas y temas para El Bestiario". En menos de una hora, cuando ha precisado bien el enfoque, logra realizar el sketch y se lo envía a la compañera de aventura ilustrada que vive en Bogotá. "Ahora es más fácil porque lo más complejo y demorado fue comprender quién era Gloria Saldarriaga". Para poder construir su personaje, la creativa le pidió fotos de todo tipo a la consultora de arte: "de la nariz, de los ojos, de espaldas, de todo...". Finalmente fue "la energía que ella irradia" -dice Natalia- lo que sirvió para volverla un personaje ilustrado de piernas y brazos muy largos, pelo desordenado y un rictus de expresión en el rostro. "La sonrisa apenas se insinúa".

"El humor y la frescura son difíciles de lograr. Queremos, tanto Natalia como yo, que nuestro trabajo no sea producido hasta el extremo". Esa espontaneidad que transmiten en cada viñeta -sin embargo, sí está muy pensada. Es decir, preproducida- es la marca de ambas mujeres, la manera cómo desean sentirse en relación con el público. "Queremos evitar la falsedad que se vive en las redes sociales cuando se prepara todo para un registro fotográfico que pretende ser perfecto. Es una manera de vivir de manera más relajada el mundo digital" afirma Natalia Swarz, ferviente seguidora de @manrepeller, @carolinedemaigret y @camtyox, por ejemplo.

La imagen que hizo Carmen Triana de la lilustradora da fe de sus declaraciones. De rodillas en el piso, dibuja, colorea y expresa sin prevenciones el torrente que le inunda. "¿Eres capaz de trabajar así, en el suelo? "¡Sí! En verdad trabajo en cualquier parte, en el piso, en la mesa y hasta en la cama. No me gustan los escritorios chiquitos y trato de moverme siempre, entonces..en cualquier lado trabajo" me responde vivaz en uno de sus correos electrónicos. 

Las 15 viñetas que llevan creadas hasta el 31 de octubre de 2015 no obedecen a un calendario establecido. Lo que sí es seguro es que su multiplicación a partir de la relación de Gloria Saldarriaga con su armario y también con temas candentes como la lucha contra el cáncer de seno, los partidos de fútbol de la Selección Colombia, el día de Brujas, las ferias de arte o los viajes anticipan lo que podría convertirse fácilmente en una publicación impresa. Pero amanecerá y veremos porque con estas dos intrépidas mujeres lo mejor que se tiene es lo imprevisibles que resultan.


Diciembre

12

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Maestros ancestrales 2017

La revista Fucsia, Artesanías de Colombia y el INALDE se unieron este año para la iniciativa "Maestros ancestrales". En esta, algunas marcas locales como Isabel Henao, Aldea, MAZ interactuaron y co-crearon cápsulas con la comunidad wounaan, wounaan pour y embera.


pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA