cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
DISEÑADORES DE MODA SOSTENIBLE / MODA 360 V 2016

Publicado 2016-09-27 10:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Dos diseñadores y un académico compartieron sus experiencias en el auditorio de la Cámara de Comercio de Chapinero.

“La nueva generación de diseñadores son creadores de productos hermosos, duraderos y sostenibles; son también diseñadores de comunidades saludables. No les interesa la caridad, ellos quieren usar el buen diseño como una fuerza de empoderamiento social”, escribió Safia Minney, en su libro Slow Fashion (2016).   Las  funciones  que puede cumplir este diseñador –descrito por Minney– y los escenarios en los que se puede desempeñar  fueron discutidos por los invitados a la quinta mesa de MODA 360: Sandra Cabrales –diseñadora de su marca homónima–; David de los Reyes –profesor de diseño de la Universidad de los Andes–; y Ricardo Ballen –fundador de su marca homónima Ballen Pellettiere–.

 

Estos fueron los principales temas discutidos y un selección de las intervenciones aportadas por cada invitado:

1.  Sobre la moda como integridad y la necesidad de transparencia.

Ricardo Ballen –RB–:  “Desde que yo empecé a estudiar diseño, creo que lo más importante del diseño como tal son los procesos, el detrás de cámaras, el quién lo hace, el cómo se hace. Yo creo que hoy en día no es competir por competir, no es solamente llevar un producto al éxito, o al boom, sino hacerlo trascender y perdurar; y eso es lo que nosotros queremos resaltar con el taller en la tienda. El hecho de que esté el artesano fabricando ahí te da toda la confianza de que uno, la persona está en condiciones favorables; dos, estamos usando materias primas óptimas; tres, el tiempo que se demore esa persona es lo que vale el producto porque nosotros no estamos empleando técnicas modernas, que en este momento suprimen a las hombres, sino que realmente estamos retomando las técnicas antiguas de marroquinería, eso es  lo que queremos transmitir a través de esta ventana”.

David de los Reyes–DLR–: “Uno fácilmente podría juzgarla [a la moda] por muchos episodios y muchos estereotipos. La palabra moda se ha desgastado, se ha vuelto una moneda de centavito. Pero si lo vemos desde una perspectiva mucho más a largo plazo, podemos ver la moda como expresión de época, la moda como identidad en acción, como un teatro de cada persona, y siento que la moda inevitablemente dice la verdad sobre cada uno, lo pone en evidencia; incluso puede llegar a ser más íntegra de lo que uno sea o pretenda ser, así uno oculte muchas cosas más. Creo que dependiendo desde dónde se plantee la pregunta, puede ser una respuesta o la otra.

Y cuando escuchaba tu definición de integridad y los aportes de nuestros  panelistas,  pensaba que es bien difícil en una época de globalización y tercerización extrema lograr esas conexiones virtuosas y rendiciones de cuentas. Y posiblemente esa es una de las cosas más destructivas que tienen todas las industrias –y no solo esta de la moda–. Yo creo que una de las cosas que ha generado toda esta crisis de proteccionismo y xenofobia es esa opacidad que aliena a los ciudadanos en muchas partes del mundo”.

Sandra Cabrales–SC–: “Para mí Cabrales ha sido parte de la vida de Bogotá y de la moda colombiana, y creo que sigue siendo vigente porque soy fiel a la creatividad y a lo orginal, esa es su integridad. A mí me tocaron épocas donde lo diferente no era bien visto, de hecho llegaban a la tienda y la gente decía ‘¿pero quién se pone eso tan desenfadado?’. Y creo que el principio de la marca es ser fiel a la creatividad y hacer prendas originales, nobles, construidas con 100% algodón...trabajé mucho tiempo con telas colombianas, pero con la apertura le llegan a uno otras telas, pero el norte es la creatividad.

Ahora, el equipo de trabajo siempre ha estado constituido por empleadas que entiendan que lo que están haciendo es diferente, porque van a aportar algo diferente. Una prenda Cabrales es atemporal, tengo clientas que me dicen ‘me sigo poniendo la chaqueta de hace 10, 15, 20 años, porque sigue siendo vigente. Y siempre la calidad del trabajo de la gente que está alrededor de uno es un compromiso, un compromiso de tratarlos como seres humanos. Mi equipo en todas las épocas siempre ha sido parte de una familia de trabajo”.

 

 2.  Sobre los ecosistemas de la moda y sus conexiones con el territorio.

DLR: “Hay que enfocarse de una manera muy consciente en la noción de territorio, y esto tiene que ver con buscar crear esas conexiones en el espacio. Estos trabajos de los estudiantes de la carrera  lo que hacen, más que preocuparse por lo popular –de hecho esos proyectos no son tan evidentemente populares–, es preocuparse por Bogotá como un espacio complejo, creativo, que ha ocasionado el surgimiento de un montón de capacidades que están aquí.

Pero también la otra noción de territorio es que un sitio que es una megaciudad, que es ahorita una de las claves de la globalización, como lo es Bogotá, tiene una disponibilidad de recursos que permiten conectar nuevas capacidades que podrían darnos nuevos escenarios.  Y en términos de cómo esto lleva a inclusión económica,  al trabajo, y hace que las virtudes de la realidad emprendedora funcionen en la base de la sociedad, es un tema de sostenibilidad social importantísimo”.

SC: “Yo veo el Gran San, o Colombiamoda, como dos de los espacios de la industria más fuertes que tiene Colombia en lo que es la producción de jeans y de ropa interior. Que es algo que es muy bueno para la industria colombiana, porque realmente estamos muy bien posicionados en Latinoamérica y en el mundo. Ahora, en mi caso particular no soy volúmen, pero sí trato de que lo que se produce, y lo que ha salido durante muchas temporadas, se haga de la mejor forma, desde la producción hasta el servicio al cliente: siempre eres bienvenido, siempre estás abierto a lo que el cliente necesita y a dar una excelente atención.  Eso es muy de nosotros los colombianos, atender bien a la gente, ese buen servicio del producto. Para mí el servicio el primordial. Por ejemplo, en San Andresito, no estoy en posición de crítica, pero si se está invadiendo mucho del comercio de los orientales y el oriental a ti te dice ‘si no compra no toque’. Mientras que nosotros como latinos, y más el paisa, pensamos más en que uno no va a comprar y termina comprandoles. Entonces el servicio es primordial, el buen servicio al cliente”.

RB:  La base de una marca tiene que ser la creatividad y la creatividad es lo que le permite a la marca perdurar. Nosotros en Ballen Pellettiere, en Colombia, por ejemplo, limitamos las piezas: hacemos producciones limitadas de cinco artículos por diseño y por color, algunos mucho menos. Cada pieza es trabajada cuidadosamente por nuestros artesanos, son casi que exclusivas. Y ahí es donde empieza a jugar mi papel y no el del cliente,o el artesano, en cuanto a cómo volver comercializable el producto sin saturar y cómo volver el producto longevo en vida, sin la necesidad de perder al cliente porque ya me compró. Y es eso, reinventarse, renovar los clásicos y estar siempre en esta jugada de poder mantener una línea muy clara, pero poder estar reinterpretandola siempre, para que haga parte del ecosistema del mercado.

 

3.  Diseñador como un facilitador, educador y activista.

RB: “Yo creo que hay otro punto de vista, que me toca verlo cuando hago entrevistas laborales, cuando asumo personas en la fábrica, y es la actitud de los operarios de los artesanos, de la gente que trabaja.  Vienen con ese chip, esa configuración de San Victorino, y lo que queremos es llevarlos hacia ‘aspiramos lujo, aspiramos excelencia, aspiramos mejores acabados’, y ellos aspiran volumen, y volumen, y volumen, y es difícil sacárselos de la cabeza. A mí me pasaba que me decían ‘pero sus carteras son hexagonales, ¿por qué no las hacemos redondas? Gasta menos cuero, le va mucho mejor, nos demoramos menos haciéndolas’, como consejos que uno muchas veces no entiende por qué, y es por el chip de la producción y el tema masivo. El tema es cambiarles el chip. Una vez se lo cambiamos y ya las personas están trabajando en pro de la calidad, del acabado, ya ellos sienten ese amor por el producto y no por la orden de producción. Y van empezando a tener una actitud individual con cada producto, a contemplar producto por producto, orden por orden, y empiezan a hablar, a proponer, y ese es el momento en el que uno dice ‘ya estamos en el éxito’: cuando ya un artesano empieza a proponerte cosas en pro de la calidad, y en pro de mejorar el producto, y no en temas de productividad o de volverlo masivo”. 

DRL: “De cualquier profesional se espera que sintetice el ruido y ofrezca una respuesta: del matemático se espera que convierta información en una ecuación, y lo que creo que nos distingue a los diseñadores es que esa síntesis la hacemos en un plano que es sensible, que es de cuerpos, emociones. Todos los diseñadores se relacionan con la gente en un plano que es completamente diverso, y eso lo hace diferente a todas las disciplinas. Entonces, si tenemos que enfrentar la crisis ambiental, la urbanización acelerada, el cambio tecnológico, la respuesta de todos los diseñadores –no importa la especialidad– se le presentan a la sociedad en esos términos mucho más incluyentes, mucho más legibles que cualquier respuesta experta. Nosotros podemos crear estos espacios de cambio que sí son incluyentes, en los que la gente se reconoce. Por eso creo que el diseño se ha vuelto tan importante para las otras disciplinas, porque el diseñador se ha vuelto el gran traductor del debate social. Yo no creo que en este momento haya un problema que no pase por una instancia política muy complicada: la sostenibilidad también pasa por una complejidad en la que no hay una persona que pueda decidir desde una torre de marfil qué hay que hacer; es un espacio múltiple, con múltiples responsabilidades, sino ¿quién es el que se va a echar eso al lomo? Entonces estos espacios de discusión diversos creo que son fundamentales. 

Es por eso, que de un tiempo para acá estamos bastante convencidos, yo tal vez más que el resto, que nuestra idea de profesor de diseño estalló en mil pedazos, y que la idea del diseñador en la torre de marfil que desde el tablero de Google resuelve o le dicta cómo es que resuelve la vida a los demás, es obsoleta y fue fallida desde un principio. Los medios de creación y producción están mucho más en manos de la gente que antes, sea una máquina de coser, un plotter,  un computador, la gente está creando y produciendo en todos los niveles, uno tiende a pensar en muchachitos de ciudad avanzada que pueden ser DJ y videógrafos, pero también hay niños que con YoutuBe y un plotter están cambiando la gráfica popular o diseñadores de moda emergentes que crean moda hip hop o jean levanta cola o moda reggeatonera.”.

 

4. El universo del diseño independiente y el del diseño popular. Dos ecosistemas simbólicos.

DLR: “El video (https://www.youtube.com/watch?v=SVMGPohvKuI&feature=youtu.be) se refiere al caso del madrugón, del Gran Sam, que es impresionante porque es un clúster desde cualquier definición industrial, completamente sofisticado y que, sin embargo; emergió por prueba y error silvestre. Y cuando uno tiene una industria de este tamaño –con las sofisticaciones y dependencia que tienen de gente que tiene ahí su sustento, su negocio, sus posibilidades– entender por qué es importante es fundamental. Este proyecto en particular es de quinto semestre de la carrera de diseño donde la pregunta es: si tenemos un buffet de capacidades, un territorio construido como Bogotá, qué productos podemos formular que creen conexiones más virtuosas, más sostenibles en el tiempo. Y no solo me refiero a la relación la naturaleza, sino en las relaciones como sociedad, cómo sostener el trabajo, cómo dignificarlo. Y en este caso particular la idea inicial surgió de la observación de que el madrugón surte a muchos comerciantes de ciudades satélites, incluso de Ecuador; pero el conocimiento que tienen con su intermediario no se traslada hasta el consumidor final. Entonces, surgió del ejercicio de cómo hacemos la denominación de origen de la ropa del madrugón. Y nos encontramos con que parte de la respuesta era insertar esta lógica de “semana de la moda” que el madrugón ya ha ido organizando, con una lógica mucho más de base que es la del reinado popular.

 Y  con el ejemplo puede haber quedado la sensación de que lo popular y el lujo son mundos opuestos, y no lo son; es un continuo. Pero creo que dónde hemos fallado es que el tratamiento que se le debe dar a estos ecosistemas no es uno de ecosistemas productivos, como si fueran solo máquinas de producir muchas o pocas unidades. Sin duda la economía de escala es la que viabiliza unos procesos de inclusión, que de otro modo no podríamos tener acceso a las posibilidades de culturales que tiene la ciudad: si Sandra o Ricardo se fueran a una ciudad pequeña, muchas de las cosas que hacen se desintegrarían, porque hay una economía a escala tácita que está en el contexto que les habilita un distrito comercial, que tenga un flujo de personas con capacidad de comprar y apreciar los productos.

Pero en ambos casos lo que me parece que es sustancial es que no es un ecosistema predominantemente productivo, sino que es un ecosistema de producción de bienes simbólicos, no de bienes tangibles, no de manufactura. Si pensamos solo en términos de volumen o cantidad de material gastado, en ambos casos perdemos de vista que lo que estamos creando en los dos casos son imaginarios que se van a poner en acción:  la persona que está comprando un jean levanta-cola no lo está comprando solo porque es barato, sino para hacer una expresión de sí mismo; que no es la misma, pero que es equivalente a los caballos de Ricardo, que encuentran un momento de trascendencia gracias a todo este imaginario que Ricardo construye. Y lo que deberíamos hacer, y esto es un mensaje en clave para la cámara de comercio, no es pensar en términos de productividad, sino en  términos de cómo se sostiene un sistema de bienes simbólicos y culturales como es el de la moda; que ahí la cámara tiene una historia tremenda de éxito con Artbo, que es el negocio de vender aire, pero es el aire que mejor huele. Y lo mismo me parece que se aplica a un mercado como el de la moda, no es una lógica de manufactura e insumos. ¿Qué es lo que sostiene que el jean levanta-cola se defienda de los chinos? Posiblemente más el reggaeton que la manufactura, y lo mismo con Ballen Pellettiere: los únicos con acceso a la cultura de Artbo,  son los que tienen la capacidad para adquirir esas carteras y ese trabajo precioso de los artesanos”.

 

5.     ¿Cómo ha aportado y puede aportar el diseñador de moda al posconflicto?

RB: “Yo creo que ese ruido, y esa manera de afrontar las cosas, y de afrontar la situación tan difícil de guerra, que tuvimos en mi familia resultó en un rechazo a eso –no un rechazo a la guerrilla, ni un rechazo a los paramilitares– sino un rechazo a quedar rayados por ese ruido, y más bien como una respuesta, una contrapropuesta, a eso que nos pasó.  Desde ahí es de dónde viene la historia de mi papá que desde los ochenta está montando proyectos para reinsertados, lo hacía él de forma privada en sus fincas, y ahora lo hace de manera pública con la fundación de Panaca. 

 Y por eso tengo la oportunidad de tener cerca dentro de mi familia una fundación que se dedique a esto y quiero con Ballen Pellettiere montarle una extensión patrocinada y avalada por Ballen Pellettiere, en la que no solamente busquemos empleados que nos aporten a nosotros sino que además nosotros como Ballen Pellettiere, con las técnicas que tenemos que vienen desde Italia o desde Bogotá o desde Medellín, darles a ellos un poco mas de conocimiento. Resulta que en las guerrillas los trabajos que más hacen no es matar, lo que más hacen es artesanía, porque ellos pasan la mayoría del tiempo libre en la selva y se ponen a recoger hojitas de palma o a recoger palitos y son unos magos haciendo calados, o haciendo tejidos o haciendo nudos, y esto por ejemplo para la marroquinería es muy aplicable. No necesariamente tienen trabajar con nosotros siempre, sino que tal vez nuestro rol es formar desmovilizados para Colombia, que es lo que todas las empresas debemos en algún momento hacer, como dice mi papá: movilizarnos para que ellos sí se puedan desmovilizar”. 

SC: “Sí bueno, esta colección Chance,  es algo que hace  la Agencia de atención humanitaria al desmovilizado, el Chance del cambio, entonces se convocaron desmovilizados para que yo me reuniera con ellos, hiciera una mesa de trabajo y lográramos sacar un  producto terminado, de ropa, de marroquinería y de zapatos; trabajamos durante seis meses. Obviamente yo trabajé con el perfil del desmovilizado que ya pasó por todo el esquema de la reinserción y llevaba dos, tres y hasta cuatro y cinco años desmovilizado. Obviamente uno aprende muchos más de ellos, que lo que ellos pueden aprender de uno. En realidad no fue fácil que se vincularan a un hilo conductor con el tema de la creatividad, pero se logró y a futuro creo que ya llegará el momento donde esta marca Chance, hecha por varios desmovilizados, se vuelva pública. Pero aparte de esto, yo estuve vinculada a la Agencia de atención humanitaria al desmovilizado durante dos años, viajando a todas las zonas de conflicto con la plataforma del Ministerio de Defensa, dictando talleres creativos en las regiones de conflicto, en el Catatumbo, toda la parte del Cauca, Caloto, Corinto, trabajando con personas afectadas, ya sean desplazadas, personas que obviamente están encubiertas pero que se piensan desmovilizar, la mayoría femenino: que si una mujer tiene una máquina de coser, o tiene labor, una manualidad, es una mujer que puede salir adelante, que puede ser independiente y de verdad que uno lo que ve en las regiones desde el femenino es un dolor y una carencia enorme, entonces ese también fue un proyecto muy bello y de allí se logró una gran desmovilización del femenino de las filas”.

 

5. ¿Cómo comunicar la sostenibilidad?

RB: “Hay una ética empresarial y una cultura empresarial de que desde el principio se metan el chip las personas que trabajan con nosotros. Para que luego transmitir la actitud Ballen Pellettiere no sea un movimiento de mercadeo sino algo natural que refleje la marca, o sea no prometemos, nuestra página no está llena de compromisos ni de valores,  simplemente vamos haciendo y a larga el mismo producto y la misma gente va a ir agradeciendo eso y entendiendo nuestro espíritu”.

SC: Bueno para mi una cosa es Cabrales mi marca y otra cosa soy yo Sandra Cabrales, con lo que me he formado en mí como docente, y en mi tema social, mi contribución y la que he venido haciendo y que seguiré haciendo. Ahora en lo que se nos viene al país, lo que hago es aportar mi experiencia y lo que yo he aprendido de mí misma y de los demás, de mis alumnos, de la gente que ha trabajado conmigo y dárselo a ese proyecto, yo voy a seguir vinculada a la ACR, y vinculada a ese tema. Es decir, para mi el tema de la moda, el modismo, la creatividad y todo lo que es implica, lo quiero dar de manera que ayude a nivel social. 

DLR: “En el lugar donde estoy y por la gente con la que tengo que interactuar en ese rol de docente, posiblemente hablarles sobre la importancia de la sostenibilidad no sería necesario, porque llegan con esa noción a flor de piel. Entonces creo que es más tomárselos en serio, es decir, reconocer a todos éstos jóvenes como ciudadanos capaces, comprometidos. Entonces, el espacio de docencia debe ser uno donde como iguales discutimos lo que nos compete como ciudadanos, posiblemente eso desde un principio los empodera para que esa sensibilidad la vuelvan acciones concretas.

 

 6. Al respecto del uso de pieles en la industria y  en la sostenibilidad– en respuesta a una pregunta del público.

RB: “Yo creo que hay que buscar sostenibilidad desde el punto de vista que aplique a cada una de nuestras empresas. En el tema del cuero lo más obvio es el tema de las curtiembres, el tema de los químicos y en el tema de las pieles exóticas, es el tema de la fauna silvestre, siempre hay muchas preguntas. Y pienso que -eso lo discutíamos ahora con Sandra también- de la manera como una persona se compra cinco carteras en Zara, se compra una en Ballen Pelettiere: la sostenibilidad no es solamente solucionar el problema ambiental de las curtiembre –que todas lo estamos intentando hacer, porque siempre buscamos ser lo menos invasivos con el medio ambiente, hacer el descarte de químicos fuera de los ríos, o fuentes hídricas–.  Este no es el único problema, por ejemplo, en Colombia en el tema de pieles exóticas hay un tráfico enorme de pieles ilegales y ya eso entra en unos discursos mucho más grandes, discursos como el de las corridas de toros, o sea, temas que ya vienen a contrarrestar temas tradicionales, temas culturales, con temas de ética. Entonces yo  creo que más que puntualmente tratar yo de solucionar el tema de las curtiembres, es tratar de solucionar todo lo demás, mientras le exijo a mis proveedores que tengan un menor impacto y un mejor trabajo en pro de eso”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agosto

21

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 22 y 23 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Colombiamoda 2017

La edición 28 del principal evento de moda en Colombia reúne nombres indispensables del diseño nacional. Sus más recientes colecciones se presentan del 25 al 27 de julio de 2017 en Medellín. Aquí está un detalle sugestivo que nos ceden algunas de las marcas participantes. Bocetos, color, textiles, inspiración y más para anticipar lo que viene.

pinzas

PEPA POMBO

pinzas

DIANA CRUMP

pinzas

SOY

pinzas

PAPEL DE PUNTO

pinzas

DIANA GÓMEZ

pinzas

MULIERR

pinzas

LINA CANTILLO

pinzas

NOISE LAB

pinzas

MEV