cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
DIATRIBA -de amor- CONTRA ESTEBAN CORTÁZAR

Publicado 2016-03-03 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

A pesar de las redes sociales y de la corriente vertiginosa del mundo digital que logra acercar casi todo, un diseñador emblemático como Estebán Cortázar parece estar en otra galaxia. Al menos, así puede percibirse desde Colombia, su país de origen y donde se le echa de menos.  

Needless to say. I always knew” (“No hace falta decirlo. Siempre lo supe”) con esa frase, Esteban Cortázar marca una de las fotos que aparece en su cuenta de Instagram. Se trata de una instantánea espontánea que alguien hizo de él a comienzos de los 90. Qué foto valiosa. El niño Esteban de diez años mira de frente a la cámara. Dos ojos oscuros que se anclan a quien está mirando. Viste un saco azul marino de cuello ribeteado por dos franjas blancas. Los detalles están en la cabeza cubierta por una banda de lentejuelas azules y en la nariz firme que delinea con exactitud el centro de su cara delgada. La boca resulta generosa y no se ríe. ¿Qué supo el diseñador?, ¿qué adivinó desde que tuvo conciencia de sí mismo?, ¿cómo fue todo eso?, ¿Mientras tanto, gente anónima le escribe hoy cosas como “Vos sos un teso” y celebridades de varios continentes le envían emoticones alborozados.

Haciendo cuentas, estos veinticinco años que median entre ese retrato conmovedor tomado seguramente en Miami Beach –donde vivió de adolescente con su padre, el pintor Valentino Cortázar- y las fotos que registran su vida actual en París –donde trabaja- o las que demuestran su actitud descomplicada-seria-gozosa en varios rincones del Mediterráneo o en La Guajira colombiana, le han rendido de veras a Esteban.

Es un hombre libre en el más envidiable sentido de la palabra. Y responsable en el más estricto sentido del término. Desde chiquito se disfrazó con la ropa de su madre Dominique y dio rienda suelta a sus ganas de teatro participando durante sus años de infancia en las presentaciones de Misi en Bogotá. Siente nostalgia permanente por el tiempo que vino después en La Florida rodeado de modelos, fotógrafos y productores que elegían locaciones de infarto para editoriales que daban la vuelta al mundo. “En el verano de 1999, Kal Ruttenstein (director de moda de Bloomingdale’s) me invitó a su oficina para que le mostrara mis bocetos y le acompañé a los desfiles de Nueva York” relata Esteban en su página web. En 2002 estrenó en las vitrinas del reputado almacén multimarca su primera colección. Y desde entonces no paró de presentarse en las semanas de moda en esa ciudad hasta que en 2007, con veintitrés años, fue contratado como director creativo de la casa Emmanuel Ungaro en París.

En 2009, el diseñador renunció al codiciado cargo por encontrar contrario a su percepción de la moda el nombramiento de la actriz Lindsay Lohan como consultora creativa de las colecciones que él debía realizar para Ungaro, aparentemente para aumentar la visibilidad mediática de la firma a través de la polémica norteamericana.

Inmediatamente después de su salida, la periodista y consultora de moda Pilar Castaño le propuso a Esteban crear una colección especial para la cadena Éxito –a través de su filial de moda Dietexco- en Colombia. Y en julio de 2010, Esteban Cortázar fue una realidad sobre la pasarela de Colombiamoda en Medellín y enseguida para cientos de consumidoras de la cadena de retail en el país. Primera y última vez –por ahora- que la mente creativa y empresarial de este colombiano tan bien dotado se haya sentido aquí.

Este recuento en formato de ráfaga sobre la carrera del diseñador más internacional que haya tenido Colombia (el caso del también genial Haider Ackerman no se puede contar igual pues vive desde niño plenamente integrado en un entorno europeo y africano) es esencial para alimentar esta diatriba dirigida en realidad a la industria de la moda nacional. De nada sirve reclamarle a Esteban su ausencia. Lo que en verdad importa es que su conocimiento técnico, poderío estético, comprensión de la cultura latina y trayectoria comercial contagien de manera continuada y efectiva los círculos de moda locales.

Me atrevo a aseverar además que resulta un imperativo lograr que muchos más jóvenes (sin ser requisito sine qua non que sean tan niños como lo fue Esteban, claro) expresen ese “No hace falta decirlo. Siempre lo supe” y que además sean capaces –como él- de lograr hacer realidad su fascinación determinante por una condición, por una actividad precisa. Algunos dirán que hace falta siempre estar en “el sitio y el lugar correctos”. Es posible pero es inexacto. Cuántos no han rumbeado con Naomi Campbell o Kate Moss alguna vez en la vida, cuántos no se habrán encontrado por ahí con Mario Testino o con Herb Ritts; cuántas personas no habrán tenido algún tipo de contacto con Anne Wintour. Eso no tiene tanto misterio. La mayoría de ellos cuenta a lo sumo con una selfie aduladora o con un momento de inspiración groupie en su memoria.

Lo que de verdad reviste importancia es quiénes han logrado capturar la atención en el despiadado negocio de la moda con algo interesante de verdad. Y eso es lo que tiene Esteban: formación técnica, estética y mental. El lo expresa claramente cuando dice “quiero explorar el futuro de la moda y he decidido hacer mis colecciones accesibles en las tiendas rápidamente tras haberlas presentado en pasarela”. El diseñador cuenta actualmente con el apoyo financiero del grupo británico MH Holding. Su marca homónima se comercializa a través de varios portales online de moda como net-a-porter.com, barneys.com, ssense.com, bergdorfgoodman.com, matchesfashion.com y  farfetch.com. Al tiempo vende sus prendas femeninas en boutiques de Londres, París, Milán y Moscú así como en varios países: China, Beirut, Arabia Saudita, Kuwait, Bahreim.

2015 ha sido un año especialmente importante para la moda colombiana. Por vez primera en el país comienza a consolidarse la plataforma comercial del almacén multimarca de diseño gracias a empresarios privados audaces que han entendido por fin lo vital que resulta dar espacio a los talentos nacionales que no cuentan –la inmensa mayoría- con puntos de venta propios. StDom (Cartagena); Liza Concept Store, The Backroom, Bogotá Fashion Lab, Casa Santamaría y 84-24 (Bogotá); Makeno (Medellín) demuestran no sólo que hay diseñadores competentes sino que existe un público creciente capaz de entusiasmarse con sus propuestas de calidad en diseño y confección.

Universidades como la Colegiatura y Bolivariana en Medellín; Jorge Tadeo Lozano y Los Andes en Bogotá o centros de formación en diseño y mercado de moda como LCI Internacional desarrollan mejor su oferta educativa pues comprenden que la moda es un fenómeno global al que deben incorporarse los talentos que pasan por sus aulas.

Entidades como Inexmoda, Cámaras de Comercio en varias ciudades y Artesanías de Colombia impulsan cada vez con mayor convicción programas novedosos o lideran iniciativas que deben fortalecer la industria de moda nacional.

Los diseñadores con más experiencia y reconocimiento en el mercado saben que no pueden quedarse quietos frente a la innovación y los más jóvenes –a los que llamo la Generación D+E (por su doble preparación como diseñadores y emprendedores) son cada vez más y sus intereses se diversifican hacia el trabajo artesanal, la cadena del retail, el conocimiento de los orígenes de su territorio y la conciencia de sostenibilidad en el mercado.

¿Quién está atento a que toda esta maquinaria se engrane con la fuerza necesaria y Colombia, por fin, juegue un papel relevante en el llamado Sistema Moda? A pesar de las buenas noticias relatadas en los párrafos anteriores, no es suficiente. Son precisos muchos más esfuerzos y coordinación entre los sectores que intervienen en la industria.

Esteban Cortázar puede apreciarse como un caso insólito en la moda colombiana. O más peligroso aún, como alguien que tuvo oportunidades porque estuvo precisamente por fuera del país y no se hizo localmente. Pero debe leerse también como un aldabonazo para salir del sopor y darse cuenta que no podemos seguir siendo indolentes ante personas capaces. Las verdaderas revoluciones no las hacen las ideas ni los desarrollos tecnológicos sino los seres humanos.

En este sentido, esta diatriba sí se devuelve algo –y con amor- contra el diseñador porque su presencia y capacidad de interlocución entre la moda local e internacional es más necesaria que nunca.

Diciembre

12

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Maestros ancestrales 2017

La revista Fucsia, Artesanías de Colombia y el INALDE se unieron este año para la iniciativa "Maestros ancestrales". En esta, algunas marcas locales como Isabel Henao, Aldea, MAZ interactuaron y co-crearon cápsulas con la comunidad wounaan, wounaan pour y embera.


pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

ISABEL HENAO

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA

pinzas

CAROLINA SEPÚLVEDA