cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
Del fique al denim, una innovación textil colombiana

Publicado 2018-02-15 08:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

El fique es una planta que puede llegar a medir de 2 a 7 metros y durar entre 10 y 30 años.

La hojas largas y carnosas del fique pueden llegar a tu clóset, gracias a una investigación para su acondicionamiento que inició como la tesis de la maestría de Maria Clara Restrepo, en diseño de producto con textiles tecnológicos. Esta fibra podría suplir la demanda de algodón –de denim específicamente– que hay en el país y servir como insumo de exportación. El prototipo actual se desarrolló en conjunto con Colciencias, la UPB –Universidad Pontificia Bolivariana– y Expofaro. Hablamos con Maria Clara Restrepo sobre este proyecto, sus aspectos técnicos, propiedades de la fibra y posibles mercados: 

Adela Cardona –AC–: Cuéntanos sobre la investigación y prototipo de fibra de fique cottonizado que desarrollaron. ¿Por qué elegieron el fique?

Maria Clara Restrepo –MCR–: Porque a partir de una investigación del sector nos dimos cuenta de que en Colombia la fibra que más consume es el algodón. Pero aproximadamente la mitad de este debe ser importado, básicamente de Estados Unidos. Además, Artesanías de Colombia tiene a su disposición 114 fibras que usan los artesanos para desarrollar sus productos.  Teniendo en cuenta que el país es rico en recursos naturales, empezamos a buscar qué fibra podría acondicionarse para suplir esta necesidad de algodón.

Además, ya había trabajado con el fique con artesanos de los municipios de Antioquia, en un proyecto de la gobernación. También influyó en la decisión que el fique es la segunda fibra más importante en Colombia después del algodón. Ha sido usado desde tiempos prehispánicos y es un cultivo que solo se produce acá en Colombia y tiene una cantidad importante de hectareas producidas a nivel nacional.

Teniendo esa fibra, empezamos a ver qué posibilidades había de acondicionarla, porque es una fibra muy gruesa y tosca,  que a todo el mundo dice que pica mucho. Nos dedicamos, entonces, a ver cómo acondicionarla para volverla un hilo que pueda ser usado en desarrollo de textiles para vestuario.

Ahí se empezamos a investigar los procesos de cottonización, que ya habían a desrollado desde hace mucho tiempo en Polonia, a principios del siglo pasado, pero solo aplicados a fibras como el lino y el cáñamo. Nosotros empezamos a acondicionar el proceso para el fique.

AC: ¿Qué propiedades tiene esta fibra?

MCR:El principal beneficio está en la planta como tal. Todos sabemos que el algodón es una fibra espectacular, pero la fibra no lo es. Porque por ser un monocultivo erosiona el suelo, se le pegan muchas plagas entonces hay que echarle pesticidas que contaminan los sustratos. Es además una planta que cuando se recoge el algodón se tumba y se vuelve a sembrar. Mientras que el fique esuna planta rústica como una penca, por decir la sávila. Son plantas  que retienen agua en sus hojas, entonces no necesitan gran cantidades de agua. Ellas se enraízam profundamente y son antierosivas, no erosionan el suelo. Y las atacan pocas plagas. Eso evita el uso de tantos peticidas y químicos. Fuera de eso, la planta puede producir fibra hasta por 20 años, entonces, no hay que estar cortando y resembrando. Desde ese punto de vista es mucho más amgable con el medio ambiente.

AC: ¿Nos puedes contar el proceso desde la plata hasta la fibra?

MCR: La fibra sale de la planta de fique, del género furcraea. Los agricultores cortan la hoja y en un desfibrador mecánico retiran la carnosidad de la misman y sacan la fibra. La lavan, la extienden al sol y la secan. Luego nosotros compramos la fibra y para hacerla parecida al algodón la cortamos en pedazos de 3.5. Para que quede del mismo largo del algodón. Ahí ya entran unos procesos químicos en los que no puedo profundizar porque estamos en proceso de patente. Puedo decir que son químicos que se utilizan comúnmente en la industria textil. El primero es un proceso alcalino y el segundo es uno de blanqueo. Luego se le hace una especie de suavizado y se seca. Todos esos pasos juntos son el proceso de cottonización y la fibra queda con el tacto muy similar al algodón.

Todo el proceso que sigue se hace en la maquinaria normal en la que se procesa el algodón. Van a unas hiladoras de anillo y ahí se hace la mezcla de algodón con fique y se saca un hilo común y corriente. Esta mezcla se hace por un tema técnico, porque agregarle algodón mejora la cohesión de las fibras. Ya que este tiene una propiedad en su morfología que hace que sea muy bueno para hilar. Las fibras como el fique no la tienen.  Por eso, hacerlo 100% fique no es posible en ese tipo de hilados.

Después va un proceso de tejeduría, el mismo que se utiliza para cualquier fase textil de vestuario. Se teje en una sarga 3x1 que es la de denim. Finalmente se le hace a la tela los acabados normales de un denim o de cualquier base textil.

AC: ¿Esos químicos son tóxicos para el ambiente o las personas que producen la fibra?

MCR: Los químicos que usamos son los que se usan usualmemte en la industria textil. No hay ninguno nuevo. Y por ser químicos sí tienen algún efecto nocivo. Sin embargo, como estamos aliados con Expofaro, que es el mayor productor de Levi’s en Colombia, ellos tienen por normativa de afuera un tratamiento muy exhaustivo de las aguas. La idea siempre ha sido que si se monta una planta a parte de Expofaro, que tenga todo el proceso de manejo de aguas, que se pueda reutilizar.

Sin embargo; nosotros en este momento estamos empezando a mirar  otros proceso diferentes como el ozono o las encimas, para cottonizar la fibra que eventualmente puedan reemplazar estos productos químicos .

AC: ¿Cómo está compuesto equipo de investigación?

MCR: Yo soy diseñadora industrial y cuando pasamos el proyecto a Colciencias el grupo se comformó con: una ingeniera química, que se llama Cristina Castro; una una ingeniera textil, que se llama Maria Camila Amaya; y la persona líder del proyecto que se llama Jorge Manrrique, que es especialista en gestión tecnológica.

AC: ¿Cuál es la naturaleza de la alianza que se hizo con Expofaro?

MCR: Eso tiene que ver con la patente. En este momento van 50% la Universidad Pontifica Bolivariana, 50% Expofaro. Ya en el momento de la comercialización, o de que se quiera hacer algo con la patente o el producto,  se habla si alguno de los dos está interesado en venderle a la otra parte o si comercializan y van por partes iguales. O si se vende la patente a un tercero.

AC: ¿Qué mercados objetivo posibles le ven a este proyecto?

MCR: El proyecto todavía está en una fase de validación, pero ya en usuario. Obviamente estamos pensando en un mercado interno donde se pueda usar todo el tema de origen, producto local, autenticidad. Pero también estamos pensando en unos mercados afuera tipo Canadá, Europa, donde aprecian estos temas de sostenibilidad, de fibras de origen, naturales, de ayuda al agricultora, a las economías locales campesinas, donde todos estos temas sostenibles son muy importantes a la hora de la decisión de compra.

AC: ¿Tienen algún aproximado del costo de la fibra?

MCR: Hemos hecho estudios de costos, pero todavía no a escala. Tenemos que escalar el proceso a nivel industrial. Ya hemos hecho pruebas industriales y en maquinaría de prendas pero no hemos hecho una producción en masa. Lo que te puedo contar con seguridad es que un kilo de fique cuesta 2000 pesos y un kilo de algodón vale 5.500. Hay una diferencia con la cual se puede jugar para hacer el proceso de acondicionamiento. Sabemos que el precio si no va estar inferior al menos sí muy parecido al del algodón.

AC: ¿Están llevando a cabo alguna otra investigación actualmente?

MCR: Con nuestro equipo  estamos empezando a desarrollar viscosas a partir de fique. La viscosa es otro tipo de hilo que ds también a partir de celulosa, el mismo componente que tienen los vegetales y el fique también tiene celulosa. Estamos extrayendo la celulosa para desarrollar un filamento. El proceso de hilado de la viscosa es diferente al del algodón, para este se entorchan las fibras. Para la viscosa se hace una sustancia y se tira por una especia de ducha  y sale un filamento. Como se produce en laboratorio, o en una empresa, no como sale de la naturaleza, yo puedo darle la finura que quiera al hilo. Esos hilos de viscosa son muy suaves. En ese caso podría construir filamentos muy finos para desarrollar telas muy delgadas. Y estamos en proceso de experimentación de otras de otras fibras naturales.


Junio

23

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

BOGOTÁ FASHION WEEK (Bogotá): 24 al 27 de ABRIL

MODA 36O con IDENTIDAD (BFW Bogotá): 25 y 26 ABRIL

COPENHAGEN FASHION SUMMIT (Copenhagen): 15 al 16 MAYO

EXPOARTESANO (Medellín): 29 de JUNIO al 8 de JULIO

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

La Vida Animada
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La vida animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por la periodista y literata ADELA CARDONA y por LEIDY DÍAZ, asistente administrativa. Trabaja siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía creativa en el desarrollo de nuevos proyectos.

Bogotá Fashion Week 2018

La identidad colombiana es el hilo conductor de la segunda versión de Bogotá Fashion Week organizada por la Vicepresidencia de Competitivida de la Cámara de Comercio de Bogotá. Esta plataforma de negocios de moda ha hecho un proceso de curaduría y formación con los diseñadores elegidos para presentarse en pasarela y performance de vestuario, joyería, marroquinería y zapateria. 

pinzas

Snakers

pinzas

Bendita Seas

pinzas

Lina Cantillo