cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
De la moda y sus verdades

Publicado 2013-11-26 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

 En el caso particular de quienes dibujan sobre moda –como Inslee Haynes y Katie Rodgers, dos de los cuatro ilustradores norteamericanos perjudicados en este caso, cuyas denuncias se escucharon a través de las redes sociales- la réplica de figurines y bocetos sin consentimiento de sus autores originales y además firmados como propios por otra persona ofende el único patrimonio con el que cuentan: su talento aplicado. Por no hablar de la mancha inevitable que salpica a quienes se ven asaltados en su buena fe y resultaron involucrados. Como la autora del libro, a quien Gabriela Salazar envió una carta reconociendo el plagio y asumiendo su responsabilidad.

Como Prisa Ediciones, el grupo editorial al que le tomó por sorpresa este abuso y quien enseguida tomó la valiente decisión de retirar el libro de los puntos de venta y destruir los cerca de 4.000 ejemplares impresos mientras se dilucidaba la verdad completa. Un costo elevado si se tiene en cuenta que se afectó el prestigio de una compañía justamente reconocida por su calidad y respeto a la propiedad intelectual. Mientras la familia de Gabriela Salazar se puso en contacto con la editorial para asumir directamente las consecuencias económicas y legales que ahora deberán afrontar, Pilar Castaño y Prisa Ediciones están ya pensando en reimprimir el libro, esta vez a partir de una convocatoria pública de diseñadores jóvenes. Una solución que resultará seguramente aleccionadora para todos.

Los afectados son múltiples ante un hecho semejante. Los medios de comunicación que quedamos seducidos por el poder técnico y estético de las ilustraciones firmadas por Gabriela Salazar  y lo reprodujimos (e incluyo mi espacio digital “Sentada en su silla verde”, del que retiré inmediatamente los bocetos al quedar su autoría real comprometida). Los lectores que valoraron el poder de las imágenes que acompañan el texto.  

La frontera entre copiar y no copiar es nítida. Sí. Por eso las voces se alzan airadas reclamando justicia. Es la ofensa de la mentira, la destrucción de la credibilidad. Si no se sanciona judicial y socialmente se abren grietas peligrosas entre creadores, productores de contenidos y consumidores. Comprar un Hermés pirata, por ejemplo, muestra bien el grado de batalla campal en el que vivimos. Es el caso también del diseñador Custo Barcelona que reclama ante los tribunales por el plagio que señala a la marca Desigual como imitador de sus camisetas estampadas (“Además Desigual maneja unos costos de producción contenidos y ofrece sus prendas con un precio mucho menor que Custo. Por eso ha logrado liderar este mercado”, me explicó hace unos días un experto en logística textil).

Pero hay otras líneas trazadas en la geografía de esta industria de la moda que muestran la evidente fragilidad de una moralidad múltiple y difusa. Pienso en el fabuloso descubrimiento que hiciera el prolífico artista español Mariano Fortuny a finales del siglo diecinueve al plisar la seda de manera única para lograr el diseño de su archifamoso vestido “Delfos”. Bueno, pues el diseñador Issey Miyaki, radical innovador cuya fama se debe a sus investigaciones y hallazgos para la moda,  sin embargo es también el autor de una colección bautizada como Pleats Please, un trabajo “nacido” de aquel vestido y técnica de Fortuny. ¿Asociación libre de ideas, contagio creativo, referencia inevitable, influencia? El escritor argentino Julio Cortázar aludía a la falta de originalidad plena en quienes producen a través de su imaginación y con aptitudes técnicas. ¿Refugio o subterfugio? Es frecuente encontrarse ante estos “olvidos” para dar crédito preciso a un creador.

Pero existe otro fenómeno adicional que pisa esa raya que moralmente pide no ser atravesada. Y es el que se da bajo el dichoso término de la “democratización de la moda” acuñado en un mundo que habla de manera políticamente correcta. Marcas masivas que ofrecen al público la posibilidad de vestirse según el dictado de las tendencias con precios asequibles. Cadenas como Zara –y no es la única, por supuesto- tienen como práctica habitual enviar a su ejército de diseñadores a tomar atenta nota –léase alzar figurines y bocetos- de lo que se muestra en las pasarelas de la moda en el mundo. Con este material ya están listos para replicar estéticamente colecciones que además se maquilan convenientemente para que lleguen con pocos ceros al consumidor final. ¿Y quién reclama el derecho a la originalidad del diseño, el respeto al creativo que exhibió su trabajo ante la voracidad de esta industria?

Todo este revuelo ha ocurrido en simultánea con la celebración del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo celebrado en Medellín. “El premio de Gabo”, organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, busca reconocer tres aspectos del oficio periodístico: excelencia, innovación y coherencia ética. Una profesión en la que el plagio no cabe aunque también suceda. Merece la pena recordar este trío de sustantivos una y mil veces para que los creadores –así cuenten historias de la realidad o dibujen la moda del siglo veintiuno- sepamos que no deberse, sobre todo, a la verdad significa alimentar las brasas que queman siempre al que miente.

Publicado en la edición impresa de El Espectador, martes 26 de noviembre de 2013 y en http://goo.gl/TnzFsW

 

 

Noviembre

13

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7