cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

fb
CREATIVIDAD E INNOVACIÓN PARA UN NEGOCIO SOSTENIBLE / Moda 360 Mesa IV 2016

Publicado 2016-08-25 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

El diseño independiente, la academia y el retail estuvieron presentes en la cuarta mesa de MODA 360

“Transformar nuestra industria, de tal manera que pueda afrontar los retos sociales y ecológicos que tiene, es una misión inmensa, pero  realizable” dijo  Francois-Henri Pinault –CEO del grupo Kering. Y lo es, en la medida en que las marcas y empresas de la industria busquen soluciones creativas e innovadoras que les permitan enfrentar los retos de la actualidad y la sostenibilidad.

En el cuarto debate de MODA 360, conversaron al respecto FELIPE BUITRAGO –investigador y autor del libro “La economía naranja”–; OLGA PIEDRAHÍTA –fundadora y diseñadora de su marca homónima– y ANA PATRICIA URREA – Socia y Directora Creativa de Ellipse Lingerie, con la fundadora y periodista de www.sentadaensusillaverde.com ROCÍO ARIAS HOFMAN, en la Cámara de Comercio de Chapinero. 

Estos fueron los principales temas abordados:

 1.    ¿Cuál es el rol del creador en una industria creativa?

Felipe Buitrago: A mí me gusta decirle muy claro a la gente creativa: ¡usted puede ser muy talentoso, pero su talento es como el petróleo: el petróleo está debajo de la tierra y así no sirve para absolutamente nada, alguien tiene que extraerlo, refinarlo, transformarlo, distribuirlo y alguien tiene que consumirlo’. Ahora, si yo entiendo que tengo un talento que tiene que ser refinado, tengo que buscar los expertos en refinación: hay gente que es emprendedora, hay gente que sabe de derecho, hay gente que sabe de logística, de producción, de distribución, y gente que sabe de mercadeo. Si yo no entiendo que yo solo no puedo, que yo puedo más cuando comparto, entonces me va a costar muchísimo trabajo ser sostenible. Porque a menos de que sea un genio, y de esos no hay ninguno en el mundo que yo conozca, no se puede ser al mismo tiempo el creador, el productor, el distribuidor y, además, el consumidor. 

Entonces, si yo entiendo que yo hago parte de una cadena de valor, tengo todo por delante. Porque entonces yo entiendo que soy un creador, que experimento, observo y transformo esas observaciones  y esos materiales en ideas. Y estas son producidas por otras personas que tienen el talento para hacerlo. Lo que es importante acá es que no se puede solo.

Olga Piedrahíta: Yo llevo casi treinta y cinco años en el oficio, un oficio que he asumido desde la exploración. Podría decir que el motor hna sido el error y la pasión por el oficio. Y de unos ocho años para acá, he elegido estar en un taller donde las prendas que se producen son esas, con esas inspiraciones, con esos toques, con esa esencia. Afuera están pasando muchas cosas, hay muchísima competencia, pero no me interesa tanto eso. Me interesa es contar lo que va pasando en Olga Piedrahíta, la inspiración soy yo, lo que va sucediendo en mi observación del día a día, viajo con eso, esa es mi maleta y eso es lo que tengo. Y me nutre mucho más estar rodeada de pensamientos distintos, miradas distintas...me interesa dialogar con las distintas miradas; y es así cómo hemos hecho para construir ejercicios para relacionarnos con otras disciplinas. Lo que hago no es arte,  y no pretendo que sea arte, pero sí pretendo oxigenar los ejercicios desde diferentes perspectivas.

Ana Urrea: Todas las empresas en la parte de la creatividad siempre tienen un gran respeto hacia el creativo, porque ellos son los que leen lo que es la marca y los productos son lo que refleja la marca. Y para mí los creativos dan mucho en las empresas, no solo en el producto, sino en cómo se comunica, cómo es todo alrededor de la empresa. Sí existe esa situación de que hay que masificar un poco más, porque hay más gente que quiere  lujo. Y yo creo que hoy en día el mercado de lujo no es para un solo segmento: yo veces subo y veces bajo: puedo tener hoy una cartera Louis Vuitton y tener también una camiseta súper básica de Target. Y por eso las marcas dicen ‘cómo no doy esa oportunidad de que todo el mundo lo tenga, sin perder esa creatividad’. Y yo en las empresas en las que he estado nunca me he sentido aprisionada en que cuando tengo que masificar y tenga que poner la creatividad a un lado. Sí hay momentos, en los que hay que tener algo más económico –yo también asesoro una empresa que es de productos súper masivos, económicos y ahí la creatividad es un poco menor, pero no es nula.

 

2.    ¿El tamaño importa?

Olga Piedrahíta: No, para mí no es tan importante el tamaño. Yo estoy muy contenta con cómo estamos proyectando lo que tenemos. Y no me cabe la menor duda de que ya la generación siguiente, que es Danielle, le va a sacar a ese corazón y a esa idea mucho partido. Yo sigo macerando y cocinando todo lo que está pasando, estamos multiplicando maneras de trabajar y estoy segura que esa generación verá qué hace con eso. Pero en este momento lo que hago es lo que me interesa.

Ana Urrea: Yo sí sueño con el tamaño, con ser una empresa que le pueda llagar a muchas mujeres, no solo a las colombianas y latinoamericanas.

Felipe Buitrago: Para la economía naranja lo que importan son los tamaños porque hay muchas dimensiones, desde el punto de vista de las políticas públicas, desde la economía. Entonces, hay tamaños que nos importa que sean pequeños, como el caso de Olga, necesitamos pequeños talleres con un impacto grande pero cuya ambición no es el mercado grande, sino mantener la experimentación creativa.

Hay otros tamaños que queremos que sean grandes, como el de Ana, porque eso es precisamente lo que permite que esto funcione. Ayer estaba en Smart Films y alguien me preguntaba por el tema de propiedad intelectual y yo le decía vea, a veces pensamos de una manera muy parroquial y queremos proteger nuestras propiedad intelectual, pero no nos importan los demás. Y les digo ‘bueno, este año que Colombia estrena cuarenta películas nacionales en salas de teatro, ¿sería posible que hubiera salas de teatro para mostrar las películas colombianas, sino existiera Hollywood para justificar la de esas salas de teatro en primer lugar?’ Entonces los tamaños a nosotros nos importan porque necesitamos mercados grandes que jalonan el comercio, necesitamos mercados medianos que le imprimen cierto dinamismo, y necesitamos mercados pequeños que son absolutamente innovadores, que pueden tomar riesgos que una marca grande no puede tomar sin exponerse a una quiebra masiva. Y en todos los aspectos necesitamos que todo funcione, porque sino no hay empleos, no hay impuestos, no hay exportaciones no hay valor agregado que le permita a la gente vivir de esto.

 

3.    Ideas, bienes creativos, mentefacturas. Conceptos esenciales para la industria de la moda.

Olga Piedrahíta: Esa exploración de ideas la tenemos. Yo diría que el primer multiplicador es la gente, eso ha sido una gran experiencia para mí, el cuestionamiento de las jerarquías. Y más allá de eso ya viene lo otro que es cómo vamos a representar esas ideas con los materiales, y ahí siempre surgen muchas ideas más, lo que hacemos es un laboratorio que las  multiplica y no sé eso cómo se mide. Pero la consecuencia es después de las ideas, la representación que se le da con el equipo le da un valor agregado a la pieza. 

Nuestro está concebido como oficios a la vista. ¿Qué quiere decir esto? Que el cliente puede subir, mirar cómo se hace una pieza, conocer a cada una de las personas maravillosas que hace la prenda o la moldería o los que están generando ideas en el otro espacio, o yo que estoy por allá haciendo lo que sea, o Rosa que está abajo. En fin, porque nos interesa exponer de dónde salen las ideas, cómo se representan y conversar con los clientes para ser multiplicadores del oficio. En el día a día, constantemente estamos recibiendo  a los clientes que entran no solamente a probarse un vestido, sino que quieren saber ese vestido que tiene ese color, que tiene ese estampado, de dónde viene: por qué esa tela….de todo lo que se trata bajar segundo piso al primer piso las ideas.

Felipe Buitrago: Uno de los temas que tal vez en el libro, “La economía Naranja”, planteamos pero no percibimos la importancia de profundizar es que cuando hablábamos de bienes y servicios creativos los queríamos llamar mentefacturas, porque no obstante hay un elemento en ambos en los que participa el insumo de la idea, de la comprensión de un nicho.

Ahora hablábamos de que una camisa para mí puede ser muy valiosa pero para ti no. Entonces, la idea y el valor que hay detrás de la idea es lo que la convierte en mentefactura. Encontrar el valor simbólico, el valor personal de ese bien, es muy superior a su valor básico de uso, en el caso por ejemplo de la lencería. Hay una función utilitaria de la lencería, pero la razón por la cual la mayoría de las mujeres van a comprar cierto tipo de lencería es muy personal, como dice Ana, es un tema de sentirme mejor conmigo misma, de expresar mi feminidad, mi identidad, de tener una relación con mi pareja, con mis amigos. Y esa diferencia en el valor simbólico versus el valor de uso en el bien o servicio es lo que lo convierte en una mentefactura.

Desde el punto de vista de las mediciones que se hacen en este momento en el mundo, hay varias aproximaciones, pero hay un consenso de que alrededor del 6% del PIB mundial está basado en las industrias de la creatividad. Eso no es una cifra menor.

Ana Urrea:  Cuando hablamos de la idea y la creación,  nosotros estamos pensando en  el diseño y la venta de este producto, pero también estamos pensando en los sueños de las mujeres. Y decimos ‘¿cómo le hacemos realidad esos sueños?’. Y cuando ellas llegan a la  tienda de Ellipse, las niñas que están en contacto con nuestras consumidoras ya han tenido una educación en cómo deben ser unas cómplices de las clientas, en cómo abordarlas, cómo hacerles la pregunta correcta para que la mujer no se sienta muy atiborrada por ellas. Para nosotros, el valor está en que cuando la clienta cuando ve todo esto junto, lo que nosotros le decimos el valor percibido,  ella dice ‘sabe qué, me lo llevo’, porque todo es tan lindo alrededor, es como un 360, todo tiene que acompañar al producto.

Otra parte creativa tiene que ver con que la ropa interior es la prenda que está más cerca al cuerpo de la mujer. En la parte de cómo una mujer usa su ropa interior porque es una segunda piel. Nosotros en Ellipse estudiamos mucho el cuerpo, de manera de que no lo deformemos y que la mujer se sienta bonita. Para nosotros la parte de creación está en que la prenda debe quedar perfectamente sobre el cuerpo, porque es tridimensional –no es una moldería plana. 

 

 4.    Sostenibilidad como perdurabilidad de las marcas y empresas de moda

 Olga Piedrahíta:  Yo no tengo una fórmula para perdurar. Para mí es vivir en el presente con el oficio y la pasión. Una ruta muy interesante porque las prioridades en un momento fueron unas y en este momento son otras. Sigo siendo la misma, con variación, con reflexión, con kilómetros, con una muy buena observación, pienso que soy muy curiosa. Mi bitácora de vuelo siempre es la intuición y, nuevamente, la confianza de que de dónde vienen las ideas es desde mi software. Hay que contar una cosa que puede confundir un poco, y es que yo voy a dar a dos mundos: el primero es el mío como Olga Piedrahíta y el segundo es Daniela mi hija, que tiene una pequeña empresa y aproxima clientes más grandes. Ella es el motor de los proyectos más visibles de la compañía. Tiene una pequeña oficina a tres pasos de la mía y me dice tengo un cliente mamá y te voy a articular a tal proyecto. Entonces yo viajo a otro lugar, contratada por Daniela para sus proyectos, que me interesan porque a mí me gusta salirme de mi nicho de confort, tener nuevos estímulos donde necesito de herramientas nuevas, eso me oxigena. Pero Olga Piedrahíta es donde cuento lo que quiere contar. 

 Lo importante es que trabajamos con nuestra gente que tiene pasión por el oficio y yo creo que ese es un multiplicador importantísimo. Ellos también pueden transmitirle a cualquier clienta o cliente todo lo que cada uno está haciendo –Ana Urrea: Como consumidora de Olga, para mí sus prendas me hacen sentir única. Entonces yo creo que ella puede perdurar porque mucha gente está buscando eso.

Felipe Buitrago: Claramente, el tema es que cómo generalmente lo más visible puede ser un ZARA con su rápida rotación de colecciones, que obviamente hace mucho ruido. ¿Por qué hace mucho ruido? Por lo que hablábamos hace un rato: esas dinámicas que han permitido expandir la clase media, media alta, que puede consumir con esa velocidad ese tipo de productos y, además, tiene esa afinidad, porque eso no va solo; eso va de la mano.

¿Pero qué pasa? Esta misma dinámica que ha venido creando este mercado, ha venido dejando una vacante en la parte más alta de la pirámide, donde hay una necesidad por productos cada vez más personalizados. En una entrevista que me hicieron hace unos diez meses en la Radio Pública Nacional de Estados Unidos, me pidieron que les hablara de las artesanías y lo les dije que ‘hace veinte años la gente compraba un juego de cubiertos y ya porque lo necesitaba. Hoy en día, la gente está contando una historia, porque cuando tiene los cubiertos sobre la mesa y la gente llega a comer a su casa, la persona quiere contar que esos cubiertos vienen de guatemala fabricados por la tribu no sé qué, con una técnica ancestral y ese tipo de cosas’.

Y lo que hace Olga es precisamente eso, no es artista pero sí es artesana, y tiene historias para contar detrás de sus productos y eso es lo que le permite a la mujer que describe Ana sentirse única con sus prendas. Ese es un nicho que nunca ha desaparecido, pero que hoy en día está cobrando mucho más valor. Y que exista un taller como el de Olga  formando las siguientes generaciones, dando esa posibilidad de contar historias y personalizar los productos es definitivamente sostenible. Ahora, no todo el mundo se puede dedicar a eso, y no todo el mundo tiene el olfato o el talento, o la intuición de desarrollarlo. Habrá gente que tiene una habilidad mejor para leer un mercado que se mueve más rápido y que responde a las dinámicas que, por ejemplo, tiene ZARA. Entonces, lo lindo de esto es eu tenemos un espectro grandísimo y que está en expansión y que crea muchas oportunidades.

 

5.    La crisis y el cambio. Escenarios de oportunidad

Felipe Buitrago: La realidad es que tenemos un mundo por delante lleno de posibilidades. Ahorita estamos en plena expansión de la tecnología 4G en nuestros celulares, pero ya vimos hacia dónde va el tema de la realidad aumentada con un juego como POKEMON GO, y este todavía es deficiente porque está anclado a una tecnología insuficiente. Viene el 5G viene el internet de las cosas, y esto implica redefinir muchos comportamientos de la artesanía, la lencería...porque si yo puedo tener una lencería que me mide el ritmo cardíaco mientras hago deporte, eso tiene efectos en el diseño desde la forma, hasta las estéticas. Y lo que se viene es masivo. La pregunta es, ¿nos estamos preparando para permitirle a la creatividad y a la innovación ir tan lejos como sea posible y generar nuevas ideas en Colombia? ¿Estamos aprendiendo como diseñadores a relacionarnos con los programadores? ¿Estamos aprendiendo nuevos materiales? ¿Estamos aprendiendo a leer las posibilidades de nichos? Eso es el mundo en el que vamos a estar cada vez más inmersos en los próximos veinte años. Y hay tres cosas que uno tiene que hacer: una, que es lo que dijo Ana, relacionarse. Uno no puede solo, no es lo que uno sabe hacer sino quién sabe lo que uno puede hacer. La segunda, es leer mucho, es esto que Olga hace que es leer el mundo, ser curiosos, aprender de lo que nos rodea. Y lo tercero, es que hay que dejar a un lado el odio por las matemáticas, porque de otro modo jamás le voy a poder contar a mi red lo que yo hago de forma que ellos puedan entender de manera genérica.  Y tampoco voy a poder organizar lo que yo observé en un plan que sea vendible Y lo más grave es que cuando yo llegue a negociar con alguien que sí sabe de números, me va a dar por la cabeza. Entonces, no tengo que ser experto, sino entender lo mínimo para negociar mi valor dentro de la cadena de valor.

 

Ana Urrea: Respecto a mi trayectoria con Ellipse, Cuando la familia salió de Leonisa, dijimos sigamos creando porque queremos tener empresa, dar empleo, para nosotros es algo muy importante. Y creamos una empresa que se llama Lebón y empezamos de cero, fue supremamente duro. Nadie nos conocía, era ropa interior, exterior y de casa, y finalmente hoy es una empresa muy exitosa. Pero cuando nosotros estábamos haciendo este estudio dijimos, ‘o empezamos de cero o cogemos una empresa que ya tenga algún reconocimiento en el mercado de la marca y el hacemos el twist con lo que habíamos estudiado’. Poner todo lo que nosotros queríamos en la marca Ellipse es de mucha disciplina, mucho amor a las cosas que se hacen, mucha curiosidad, implica pensar yo qué tengo que hacer para que estas ideas se vuelvan realidad.

 

Lo que nosotros encontramos en Ellipse es que era una marca que tenía una recordación muy linda, las mujeres decían ‘Ellipse, ay sí, yo la conozco, es una marca muy bonita, no la uso’ o ‘sí fue la ropa interior que tuve en mi primera boda’. Entonces nosotros vimos un potencial porque la marca tenía un reconocimiento en algún segmento. Y realmente fue fácil porque tenía cierta similitud con lo que nosotros nos habíamos soñado. E hicimos unos cambios, pero fueron fáciles porque ya teníamos una investigación de lo que queríamos hacer. Nosotros lo que queremos en Ellipse, en la perdurabilidad, es coger el alma de todas las mujeres, y que todas las mujeres de Colombia digan ‘usé es brasier Ellipse’.

 6.    Respecto al valor de lo local para ser competitivos en el mercado global –en respuesta a una pregunta hecha por el público.

Felipe Buitrago: El tema ahí es que lo que hace una diferenciación de un producto creativo en el mercado global es lo local. Hay unos elementos genéricos de adaptación al público: obviamente si estoy haciendo lencería tengo que tener en cuenta las proporciones dominantes en el mercado colombiano, que son diferentes al del ecuatoriano y muy diferentes a las del mercado ruso. Son temas de tallas, de formas, que no tienen nada que ver con las estéticas locales, pero que afectan el diseño. Pero si yo estoy hablando de qué colores, qué texturas, qué patrones voy a seguir, ahí ya puedo meter elementos locales. Es muy poco probable que ciertas figuras antropomorfas de nuestras culturas vayan a hacer algo sobre lo cual una persona construya patrones de lencería en Rusia, es algo que casi que solamente se puede se puede crear en Colombia y solo teniendo una relación íntima con esa tradición, con esa cultura que me permite reinterpretarla en un producto novedoso. 

Octubre

23

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 22 y 23 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

Colombiamoda 2017

La edición 28 del principal evento de moda en Colombia reúne nombres indispensables del diseño nacional. Sus más recientes colecciones se presentan del 25 al 27 de julio de 2017 en Medellín. Aquí está un detalle sugestivo que nos ceden algunas de las marcas participantes. Bocetos, color, textiles, inspiración y más para anticipar lo que viene.

pinzas

PEPA POMBO

pinzas

DIANA CRUMP

pinzas

SOY

pinzas

PAPEL DE PUNTO

pinzas

DIANA GÓMEZ

pinzas

MULIERR

pinzas

LINA CANTILLO

pinzas

NOISE LAB

pinzas

MEV