cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Hilos que hablan solos

El cumare proviene de un árbol de la región amazónica en Colombia. Muy preciado por su resistencia, es objeto de estudio en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con miras a desarrollar nanotecnología aplicada a esta fibra vegetal para crear un nuevo textil.

"DRESS UP" DE AMAAALIA

La ilustradora colombiana Amalia Restrepo muestra con su serie de animales que lucen accesorios en qué consiste la banalidad o la inmensa astucia del mundo de la moda.

CAS A PORTER

Kika Vargas y Bibi Marini abren un espacio para el diseño que revela la personalidad de las creadoras colombianas. Moda, accesorios, mobiliario y libros. En CC El Retiro, Bogotá.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

¡FELIZ 2017!

Con la ilustradora Amalia Restrepo nos pusimos a la tarea de crear una pieza que pueda acompañarlos de enero a diciembre de 2017. Aquí está: es la SillaVerde interpretada por @amaaalia. Es una tarjeta-calendario que pueden obtener físicamente escribiendo a info@sillaverde.co

fb
Correr la verja no es fácil

Publicado 2015-07-29 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Ordenados, puntuales, limpios visualmente y con un estilismo pulido, así resultan los desfiles en Colombiamoda.

La audacia es asunto de unos pocos. La comodidad dentro del diseño es un rasgo más frecuente en los talleres de algunos creadores nacionales. Así han transcurrido los desfiles de las primeras veinticuatro horas en Colombiamoda 2015.

Esta vez, Inexmoda hizo un gráfico muy ilustrativo para explicar en qué consiste la “carrera” de un diseñador en Colombiamoda. Se trata de una escalera de cuatro peldaños. En el primero en orden ascendente figura “Latinoamérica habla”,  el concurso creado en 2004 para seleccionar tres ganadores entre los estudiantes de diseño que presentan por escrito y con boceto el concepto de su propuesta de moda. Este año se presentaron ciento veinte y la mayoría son colombianos. El furor ha crecido pero persiste una dificultad común: “les cuesta mucho expresarse correctamente, formular su visión de la moda a través de siluetas, estilo y narración” afirma Catherine Villota, integrante del jurado. Sin embargo, la muestra de los quince finalistas en una rampa del recinto ferial de Plaza Mayor da fe de sus ganas de experimentar, sin prejuicios, con siluetas y materiales que se curvan misteriosamente o capas con cuello cisne incorporado.

El Cubo es una pasarela al aire libre, apenas cubierta para proteger el desfile del sol picante que se arrebola sobre Medellín. Segundo peldaño para los diseñadores noveles que apenas estrenan sus marcas comercialmente y cuya experiencia en una producción de moda completa es inexistente. Cuentan con el apoyo de patrocinadores y así pueden mostrar decentemente sus colecciones. “Hardcoresilver” presenta ropa deportiva y, sin embargo, poco embebida en la ropa urbana que tanto uso hace ahora de tenis, leggins y chaquetas bomber. ¿Más contenidos? Quizá, aunque la presentación que prometen los “Epicos” –diseñadores participantes en el programa “Épica” que promueve la Alcaldía de Medellín para apoyar a emprendedores de moda- o una firma como “Little Ramonas” seguramente romperá algunos moldes.

Andrea Landa se presentó en la franja “Non-Stop”, el tercer peldaño de la escalera. Es joven, formada en el Instituto Marangoni de Milán, especialista y apasionada del cuero, trabajadora y consciente de lo que implica ser empresaria de moda (su familia cuenta con una fábrica de marroquinería y Andrea asumió la función de directora creativa de su firma). Lleva tres años en el mercado nacional y tras el furor que causaron sus primeras piezas en un círculo reducido pero influyente de consumidoras de moda, la pregunta ha sido: ¿hacia dónde va su talento para trabajar de manera artesanal y novedosa el cuero, ese material no apto para todos?

En 2014 introdujo unas sedas para ampliar las referencias de sus piezas y el tiro no salió acertado. Quedó finalista en la convocatoria de “Se busca diseñador” de Fucsia en 2015 y el jurado le advirtió qué tenía por mejorar si deseaba ser realmente una ganadora. Hizo caso. Y se acaba de ver en Colombiamoda. Con una colección impecable de principio a fin, tanto en su calidad de confección como en el descubrimiento de nuevas posibilidades para el cuero a través de vestidos acuchillados, capas reversibles que retoman la noción del patchwork y el uso de algún crepe de magnífica caída, la diseñadora puede cambiar la tensión nerviosa de su rostro por satisfacción. Se atrevió y lo logró. Está graduada seguramente para el siguiente peldaño aunque le falta recorrer el arduo camino del reconocimiento –no solo mediático- sino comercial, el que realmente va a marcar el tamaño de su apuesta creativa.

 Por su parte, Natalia Londoño y Daniella Battle se tomaron las cosas con mucha más suavidad en esa misma franja de “Non-Stop”. Si bien sus pasarelas resultaron limpias y coherentes visualmente, con un lenguaje textil y de color bien enhebrado desde el principio hasta el final (sobriedad en vestidos blancos y grises que se acampanan en el caso de Londoño y siluetas ajustadas en pasteles de Battle), no había cómo crear emoción suficiente. Redundan en sus propuestas  sin correr la verja.

Algo parecido le sucedió a una de las más veteranas de todas, la reconocida Francesca Miranda. Era la protagonista estelar de esta edición veintisiete de Colombiamoda. La representante del cuarto peldaño de la escalera, de los que han logrado llegar lejos. Tenía para ella sola la gran intervención que se hizo en uno de los coliseos deportivos de la ciudad con el apoyo de Argos y la presencia más nutrida de la semana dada la capacidad del lugar y su poder de convocatoria. Con una primera fila tan bien surtida que será envidiada por ello. Sin embargo, su colección “AluSinante” quedó en una abundante exhibición de fastuosos vestidos vinculados al mundo de las novias confeccionados cuidadosamente en el taller que la reconocida diseñadora tiene en Barranquilla y desde donde exporta a Estados Unidos, Japón y países árabes. Textiles bordados a mano, rasos impecables, cuerpos elaborados en mesh.

¿Y qué pasó? No renunció a un gramo de su identidad pero tampoco hizo la tentativa de probarse fuera de si misma, con siluetas distintas a las tan hábilmente resueltas por la abundante oferta de fiesta y celebración. Como si ya hubiéramos visto su desfile, como si su propia contención se transformara en el aplauso contenido que el público le dio. Algunos memes –como el de una “Daisy” coqueta- comenzaron a circular inmendiatamente y el coctel transcurrió en conversaciones que preferían no abordar el tema del desfile.

El cierre de la primera jornada de Colombiamoda corrió por cuenta de Pepa Pombo y entonces volvió a quedar clara la tesis de esta crónica. El que se atreve con ganas, gana. Sin duda.  Sus diseños textiles cada vez más diversos y locuaces funcionaron como dulces para paladares golosos.

Mónica Holguín no solo ha transformado la paleta de color de la marca fundada por su madre sino que aporta cada vez más piezas de interés: carteras en tejido de punto con asas acrílicas al modo de los antiguos bolsones para guardar las agujas; enterizos que se anudan por delante en la cintura, tops que dejan la espalda al descubierto; bodies en rojo y blanco; maxi gabanes con bolsillos visibles en color de contraste. Probar, ensayar y mostrar. Así se arriesga una de las firmas más reconocidas del país.

Jorge Duque con “Latina Estéreo” entró derechito por dónde radica su especialidad: divertir y entusiasmar a las seguidoras de piezas de diseño. La complicidad que el diseñador plantea siempre con el cuerpo femenino a través de corsés, maxi-faldas y tops no deja lugar a dudas sobre su capacidad para no repetirse gracias a su empeño por experimentar con nuevos textiles (en el caso de sus siluetas más reconocidas): cuero como madera, mallas y cristales. Quería poner a bailar salsa al público y logró soltar los ánimos de los casi siempre estirados a orillas de una pasarela.

Las gorras ribeteadas de perlas grandes y adornadas con broches, los brassieres sobrepuestos sobre camisetas de algodón y blusas, las sandalias metalizadas e intervenidas sobre el dorso del pie fueron tres argumentos de Leal Daccarett para editar su desfile con ritmo. Lo más contundente, sin embargo, es la manera en que demuestran dominar el manejo de colores planos y llevarlos a lujosos textiles.

Aún así se contienen. Mezclan tan bien como un barman especializado en cocteles chic, ofrecidos en Nueva York , Amsterdam, México o Bogotá pero no crean recetas completamente nuevas. Su capacidad de sorpresa radica más en la impronta de un primer encuentro con estas piezas de volantes invertidos sobre el torso o de faldas esplendorosas en su vuelo bajo. Luego te quedas con ganas de mucho más. “Seguramente serán los próximos deseados para Moda Operandi –después de Johanna Ortiz, la primera colombiana en ingresar al afamado portal online-“ comenta Claudia Mendoza, curadora radicada en Miami.

De Andrés Pajón se pueden decir varias cosas muy precisas: diseñador perseverante, antioqueño, elegido para formar parte del grupo de creadores que la Alcaldía Mayor de Medellín apoya bajo el programa “Épica” –de los 52 solo 25 reciben como Pajón asesoría y acompañamiento para construir exitosos modelos de negocio de moda-, encantado con las celebridades, el brillo, los flashes y las alfombras rojas. 

Su colección es tan audaz como puede serlo una JLo deslumbrante pero reiterada en su uso de piel, escote y corte de vestido sobre las caderas. Ya la vimos, ya la vimos. Sin embargo, Pajón ordena bien sus dorados, sus plumas rosadas y amarillas, sus minishorts con chaquetas, sus vestidos líquidos que acaban con un cierre en un solo tobillo. Es juicioso y cose de verdad, impecable, con sus manos. Su madre lo apoya desde siempre y por eso lloró emocionada cuando su hijo le pidió que le acompañara en el saludo sobre la pasarela. Los aplausos retumbaban. Mis dudas sobre su capacidad de transgresión y aporte a la moda nacional también.

Este artículo también ha sido publicado en www.revistadiners.com

 

Junio

28

2017

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 25 al 27 de JULIO

ECOSISTEMA ARTE (Bogotá): 1 y 2 de SEPTIEMBRE

CALI EXPOSHOW (Cali): 20 al 23 de SEPTIEMBRE

B CAPITAL (Bogotá): 18 al 20 de OCTUBRE

FERIAS DE ARTE (Bogotá): 26 al 29 de OCTUBRE

EXPOARTESANÍAS / MODA VIVA (Bogotá): 6 al 19 de DICIEMBRE

chanel
Albies Channel
e-mailMis Tweets
Elogio de la lectura

"Esta es mi técnica, resucito a través de la ropa. Tanto es así que me resulta imposible recordar lo que hice, lo que me sucedió, a menos que recuerde lo que llevaba puesto. Siempre que desecho un suéter o un vestido, desecho parte de mi vida. En "Chicas bailarinas" de Margaret Atwood (Lumen).

"No se atrevía a seguir mirando al espejo. No podía enfrentarse a todo ese horror: el vestido de seda de un amarillo pálido, tontamente pasado de moda, con su falda larga y sus altas mangas y su cintura y todas las cosas que le parecieron atractivas en el libro..." en La señora Dalloway recibe. Virginia Woolf ("El vestido nuevo". Editorial LUMEN).

"En la mesa de al lado había una dama maravillosa con unos hombros preciosos, una espalda recta y un vetido tan divino que me daban ganas de llorar. Era tan bonito porque ella no necesitaba pensar cómo conseguirlo, se notaba solo con verlo" en La chica de seda artificial. Irmgard Keun (Editorial Minúscula, 2004. Primera vez publicada en 1932).

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre la autora

“Esta revista digital la elaboro en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

Rocio Arias Hofman es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 creó sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias detrás de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en los medios colombianos El Espectador, Fucisa Diners. Participa en conversaciones, foros y eventos académicos relacionados con la industria de la moda y sus protagonistas. Ha sido jurado de los PREMIOS CROMOS DE MODA 2014, PREMIOS DE DISEÑO LÁPIZ DE ACERO 2015, categoría Moda, CONVOCATORIA "SE BUSCA DISEÑADOR" 2016 Fucsia y PREMIO FESTILANA 2016. 

Como empresaria ha creado SILLAVERDE -Portal de la moda en Colombia-, una compañía a través de la que edita y produce contenidos para distintos formatos periodísticos que acercan la información de moda al público. Consultora de Artesanías de Colombia. Dirige el ciclo MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cofundadora de la FUNDACIÓN MALPENSANTE con el escritor y columnista Andrés Hoyos. Una entidad sin ánimo de lucro que crea contenidos vinculados a las artes y produce festivales, exposiciones y encuentros con el público en torno a la lectura. 

SYLVIA ANDRADE

Formada en París, Sylvia Andrade (Bogotá, 1979) ha hecho de la sastrería clásica la identidad de sus colecciones. Experimental, vanguardista y al tiempo tradicional. El estilo de la empresaria detrás de la marca SYA se abre espacio desde Número Tres, el multimarca que comparte en Bogotá con Julieta Suárez y Laura Laurens.

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ

pinzas

MAZ