cabezote
cabezote

Moda & Tradición Artesanal

La construcción de una relación virtuosa entre diseñadores y artesanos es un reto para Colombia. Todos debemos aportar para que este sector se fortalezca en la mejor dirección.

Valores de SillaVerde

Esta revista digital pertenece a la compañía SillaVerde en Colombia. Cuatro colores identifican las actividades y valores de la marca: Periodismo (humo) + Moda (lila) + Economía Naranja (durazno) + Sostenibilidad (verde) Contacto: info@sillaverde.co

LABOR CONSTANTE

Como consultora del Programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia, Rocio Arias Hofman realiza talleres dirigidos a comunidades artesanas en sus lugares de origen y fomenta la plataforma comercial MODA VIVA.

Nuestros proyectos y propósitos

Cuando inició esta singladura de SillaVerde la idea de trabajar a favor de la sostenibilidad en la industria de la moda y de incorporar la tradición artesanal en este sector de negocios fue clave para determinar el rumbo que esperamos consolidar en 2018.

fb
CADENAS DE VALOR SOSTENIBLES EN COLOMBIA

Publicado 2018-09-09 00:00:00 | Por Rocio Arias Hofman

foto

Tercera mesa del ciclo de MODA 360 en la Cámara de Comercio de Bogotá

MODA 360 / Mesa III

¿Cómo activar la sostenibilidad en la cadena de valor generada por los
clusters del sector MODA ?

Fecha: Viernes 24 de agosto de 2018 / 9am -11 am

Lugar: Cámara de Comercio de Bogotá, sede Salitre

 

Foto: @walkfreefoundation -  foto tomada por la fundación Walk Free, encargada de denunciar los  proceso de esclavitud moderna.

 

“La moda ética se refiere al impacto del diseñador, la decisión del consumidor y a los métodos de producción que afectan tanto a los trabajadores como a los consumidores, los animales, la sociedad y el medio ambiente” Sue Thomas. “Green Blur” to Ecofashion:Fashioning an eco-lexicon

 

Sue Thomas hace un llamado a la necesidad de claridad en el lenguaje usado para discutir sostenibilidad.  En su definición podemos evidenciar que moda ética no es lo mismo que moda ecológica. El segundo es un término mucho más popular pero que deja por fuera responsabilidades importantes no limitadas al medio ambiente, como aquellas que abarcan a los trabajadores y a la sociedad. Para hablar de moda ética es necesario examinar cuál es impacto ambiental y social que genera cada punto en la cadena de valor de los clusters del sector moda.

 

Entender y visibilizar la cadena de valor es el primer reto. El Reporte de Pulso de la Industria de la Moda resalta como la trazabilidad en la cadena de suministros es un requisito indispensable para poder entender el impacto social y ambiental que las empresas y sus productos están causando. En industrias como marroquinería, calzado y cuero, joyería y prendas de vestir encontramos redes de producción complejas con múltiples capas y fragmentaciones que complejizan las cadenas de suministro. Esto dificulta la identificación de riesgos y retos, así como la detección de oportunidades para mejorar la eficiencia.

 

Desde hace un par de años el grupo Lenzing nos reveló la alarmante estadística que sentencia a la industria de la moda como la segunda industria que más contamina el planeta. El motivo es principalmente por su desperdicio de agua, la contaminación del aire, la utilización de químicos y la generación de desechos sólidos. Sin embargo el recién publicado Global Slavery Index de la Walk Free Foundation revela información igual de preocupante. Su informe del 2018 revela que esta industria genera el segundo producto con mayor riesgo de haber aportado, desde algún punto de la cadena de valor, a la esclavitud moderna.  Esta condición es definida por tráfico de personas, trabajo forzado y prácticas de esclavitud como matrimonios forzados.

 

El llamado a activar procesos responsables y prácticas sostenibles en cada eslabón de la cadena de valor que integran el sector moda, es esencial para generar un cambio positivo en la industria. El lado positivo de este problema es que dedicar esfuerzos serios a garantizar prácticas sostenibles puede generar beneficios financieros para las empresas. Frank Michel, el Director Ejecutivo de ZDHC, explica que al implementar programas de análisis de la cadena de valor, las empresas no solo se han beneficiado de reducir su impacto ambiental, sino que se benefician de eficiencias en la cadena generando ahorros de 30 a 40% en los procesos. En este sentido el Global Fashion Agenda puntualiza 5 temas claves para esta evaluar la cadena de valor:

  • Condiciones de trabajo justas y seguras

  • Gasto energetico

  • Consumo de agua

  • Generación de desperdicios

  • Uso de químicos contaminantes

 

En Bogotá, el sector moda enfrenta los mismos retos en sostenibilidad, sin embargo cada cluster tiene puntos específicos en la cadena de valor en los que son más vulnerables a las malas prácticas. El clusters de cuero, calzado y marroquinería tradicionalmente usa sustancias químicas altamente contaminantes, como el cromo, para el procesamiento de las pieles y genera una gran cantidad de desperdicios por las “imperfecciones” en las mismas. El de joyería enfrenta grandes retos para garantizar que sus materias primas sean obtenidas a través de procesos de minería responsable. Finalmente el cluster de prendas de vestir batalla por garantizar sostenibilidad en puntos claves de su cadena, como el impacto ambiental de las materias primas y garantizar condiciones de trabajo justas en el proceso de confección.

 

La importancia de visibilizar y garantizar la trazabilidad de la cadena de valor es el primer paso para comprometerse con una industria sostenible. En algunos lugares este esfuerzo se ha concretado en política pública que obliga a las empresas a tener transparencia en su cadena de valor, así es el caso de California, el Reino Unido y en Australia desde el 2019. En Colombia a pesar de no tener legislación que lo obligue, algunas marcas ya han tomado acciones para crear procesos responsables y sostenibles en su cadena de valor. Little Ramonas es una empresa que produce prendas de cuero con procesos libres de cromo. Adicionalmente desde el proceso de diseño se enfocan en modelos atemporales que extiendan el ciclo de vida de las prendas. Otro ejemplo es  Alucca, la marca de joyería artesanal que se enfoca en empoderar a las madres cabeza de familia que producen sus piezas.

 

Esta será la premisa a desarrollar en la tercera mesa redonda del programa MODA 360 en

2018. Un ciclo creado y dirigido por Rocio Arias Hofman (periodista y politóloga), CEO de

SillaVerde, especialmente para la Cámara de Comercio de Bogotá. Este es su cuarto año

consecutivo de reunir a los stakeholders del macro sector de la moda en Bogotá para

enfatizar en el conocimiento de la industria y los retos de sostenibilidad que ésta enfrenta

para entrar de manera positiva y creciente en el mundo del siglo XXI. La entrada es libre,

previa inscripción en el website de CCB. El público puede participar a través de preguntas

previamente escritas y entregadas al equipo de atención en el auditorio.

 

MODA 360 cuenta con EXPOR MANIQUÍES en Colombia como aliado, una compañía

brasileña líder en su segmento en América Latina, y cuyas piezas no solo revisten

vanguardia en diseño sino en sus procesos de investigación y producción de nuevos

materiales, más sostenibles que reducen la huella ambiental y perduran más tiempo en su uso.

 

Este es el cuarto año del ciclo de MODA 360, un proyecto en conjunto con la Cámara de Comercio de Bogotá que reunir a los stakeholders del macro sector de la moda en Bogotá para enfatizar en el conocimiento de la industria y los retos de sostenibilidad que ésta enfrenta. En esta ocasión el tema central fue entender y visibilizar la cadena de valor como un primer reto. La trazabilidad en la cadena de suministros es un requisito indispensable para poder entender el impacto social y ambiental que las empresas y sus productos están causando. Los invitamos a nuestra próxima mesa el Jueves 20 de Septiembre donde discutiremos sobre ¿Por qué la educación es fundamental en la creación de un sistema de

moda sostenible y comercialmente exitosa?

 

Invitados MESA III

MODA 360 | 2018

 

JUAN CARLOS CALDERÓN

Presidente de ACURTIR

Representante del Cluster de Cueros.

 

Es el presidente de ACURTIR, la Asociación de curtidores de Villapinzón y Chocontá. También es el Director de Fenalcuero, organización que agrupa a las asociaciones de curtidores de Cundinamarca y aporta en la fundación y manejo del centro tecnológico del cuero, liderando los procesos de legalización de las curtiembres de Villapinzón y Chocontá. Su formación es como Ingeniero químico de la Universidad Nacional de Colombia, experto en procesos de producción en curtiembre. Desde el 2014 se desempeña como Gerente General de  Biocueros Colombia.




MANUELA ALVAREZ

MAZ Manuela Alvarez

 

Como CEO y Directora creativa de MAZ Manuela Álvarez esta diseñadora ha construido una empresa que ha transformado su propuesta de valor hacia la sostenibilidad y que en el camino ha logrado hitos importantes como ganar el concurso de “se busca diseñador”, mostrar su colección en Colombiamoda y la semana de la moda en París y ganar el premio a mejor nuevo diseñador de Infashion. Desde el 2017 Manuela asumió la dirección creativa de la marca colombiana Pink Filosofy. Ha trabajado con marcas importantes como Olga Piedrahita, Bettina Spitz y Tomaso Stefanelli. Su formación fue como diseñadora de modas en el Instituto Marangoni en Italia. Ha participado en el programa de la revista Fucsia Maestros artesanos 2 veces.




ANGELA SOTOMONTE

FUNDADORA DE GEAN & DUFFY

www.geanduffy.com



 

Es la fundadora y Directora de Gean & Duffy, donde es consultora de modelos de negocio. Su experiencia se fundamenta en la planeación, el mercadeo y la gerencia de empresas dentro de las “Industrias Creativas y Culturales”. Pertenece al selecto grupo de expertos en Gerencia de Marca del programa de AFIN de Inexmoda, es profesora en el diplomado “Mercadeo Estratégico de Moda” de la Universidad EAFIT y docente en la facultad de diseño de la Universidad de los Andes. Es profesional en Administración de Empresas  de la Universidad de Western Sydney, Australia y tiene un Master en Gestión de Empresas de Moda, Diseño y Experiencia de la Escuela de Negocios SDA Bocconi, Italia. 

 

 

NURIA CARULLA

MAESTRA DISEÑADORA DE JOYAS

mp-escuelataller.com

 

 

Maestra artesana de joyas, Nuria Carulla se ha convertido en una de las exponentes más valoradas de la joyería contemporánea en Colombia. Reconocida con una mención de honor de la UNESCO a la artesanía, el Premio Lápiz de Acero en dos ocasiones y La Medalla a la Maestría artesanal en el año 1995. Es empresaria directora de su propia marca de joyería “Nuria Carulla Joyas”. Estudió Gemología en el  Instituto Geológico y Minero de España, Joyería en la Escuela Massana de Barcelona y Grabado en la Universidad de Los Andes, Bogotá. Ahora es docente en la Escuela Taller Materia Prima donde se dedica a la trasmisión del oficio artesanal.



Informe Mesa II

 

MODA 360 / CCB

“¿Cómo activar la sostenibilidad en la cadena de valor generada por los
clusters del sector MODA ?”

 

 

“En sostenibilidad no se trata solo del compromiso de una empresa, sus políticas o el monitoreo que hagan. Realmente se trata de tener un enfoque holístico que defina cómo se ven los riesgos para ellos como empresa y qué medidas tomarán para abordarlos” Esta afirmación de Kilian Mooter, el Director de Know The Chain, nos sirve como mapa de navegación de la conversación de la tercera mesa en el ciclo de MODA 360 2018. La experiencia colectiva de precursores locales en sostenibilidad de los clusters de vestuario, joyería y marroquinería y cuero nos llevan  a revelar cuales son las buenas prácticas, los retos y las lecciones aprendidas cuando se toma la decisión consciente de ser sostenible en Colombia. Como lo señalan nuestros invitados la responsabilidad no recae en un solo en un punto de la cadena de valor, el retro se materializa cuando entendemos que la transparencia en la cadena de valor es un llamado a la colaboración, la co creación y a dar el paso extra en impulsar un cambio cultural.   

 

En esta conversación nos acompañó: Juan Carlos Calderón (Representante del Cluster de Cuero y Presidente de ACURTIR); Manuela Álvarez (CEO de MAZ Manuela Álvarez y Directora creativa de MAZ y de Pink Filosofy); Nuria Carulla (Maestra Artesana de Joyería y creadora de Nuria Carulla Joyas) y Ángela Sotomonte (Fundadora y Directora de Gean & Duffy), conversaron conRocío Arias Hofman (Periodista, fundadora y editora de SillaVerde) el 24 de agosto del 2018, en la Cámara de Comercio de Salitre, en la ciudad de Bogotá, (Colombia). Estos fueron los temas que trataron:

 

 

1.    La diferencia entre “Moda Ética” y “Moda Ecológica”.

 

Juan Carlos Calderón -JCC-: Nosotros desde el sector curtidor en Villa Pinzón  entendemos lo ecológico como lo que tenemos que hacer. Específicamente, la parte responsable. ’Sanos de la mente’ es la parte responsable delo que usted produce y que tiene un residuo, que tiene un vertimiento  y tratarlo. Pero ya la parte ética va más allá, porque si yo me voy a meter en un negocio yo por lo menos pienso en las consecuencias que va a tener antes de hacerlo, porque si en algo hemos fallado es que hemos visto todo desde el punto de vista normativo, tal vez ecológico: qué hay que hacer, qué no hay que hacer, si tiene que limpiar todo la mugre,. Pero lo ético va más allá. Mi labor como curtidor, mi labor como empresario,  ¿hacia dónde va? Entonces, entendiendo la curtición como que nosotros tomamos un subproducto de la industria cárnica, o del gusto que tenemos muchos todavía por comer carne; entendiendo esto, estamos al servicio de un producto que se pudre, que es una proteína, que se descompone y contamina, que le trae mil problemas a los rellenos sanitarios, y que lo tenemos que volver a hacer algo útil para la sociedad. Que al hacer este proceso no preste un servicio por un lado y dañe el medio ambiente por otro.  Lo fundamental, lo básico es que siempre sea ecológico. Lo ético es siempre ir un poco más allá.

 

Ángela Sotomonte -AS-: El tema marca para todos,(para el sistema e inclusive para otros modelos de negocio que no necesariamente están dentro de las industrias creativas del circuito moda) ha venido siendo, digamos, una especie de controversia para los diferentes negocios. En el caso puntual del sistema, generalmente lo que estamos encontrando es una dificultad en el alinear los conceptos, porque alrededor de esto el tema marca tiene mucho de efímero y por eso el tema de marca. Me gusta recalcar lo que dijo Juan Carlos sobre la ética: ir más allá, porque tiene que ver con las personalidades que un negocio quiere imprimir y quiere, digamos, proyectar. Pero así mismo tiene que ver con un planteamiento estratégico, con una coherencia que debe haber con cada uno de los temas que se deben tener en cuenta para plantear un negocio de forma sostenible, coherente, que se pueda proyectar con el tiempo y que no sea solamente una solución temporal.

 

Lo que quiero dejar ahí  es el origen. El origen que tiene mucho valor y  cómo ese origen se traduce cuando definimos atributos esenciales de marca,  o sea, los intangibles.Si yo les pregunto a ustedes, ¿cuál es el atributo que más los define?, y ustedes me dicen “soy honesto, soy una persona honesta” yo siempre digo que ese no debería ser un atributo que te defina. …  Yo debería poder asumir que tú eres honesto.. Y vuelvo a lo de Juan Carlos: lo ecológico es lo que debería ser. O sea, debe haber un atributo que te defina mejor que ese, porque yo no asumo cuando te conozco que eres un ladrón, ,que me vas a robar.  ¿Me hago entender? Eso tiene que ver mucho porque finalmente recapitulo la esencia, la identidad de ese puente en el que nosotros insistimos.

 

2.    Cómo trabajar éticamente con comunidades artesanas como actores dentro de la cadena de valor.

 

Manuela Álvarez -MA: Yo creo que la palabra es cambio. Todo lo más bonito que le llega a uno en la vida es por casualidad. Una de esas casualidades es Maestros Ancestrales. Yo creé mi marca y cuándo lo hice tuve el placer de ganarme el “Se busca Diseñador” de Fucsia. Yo ahí estaba buscando mi voz como creativa independiente y precisamente por medio del trabajo, que ha sido uno de mis grandes motores de vida, no solamente económica sino personal y sentimentalmente, me llegó la oportunidad de trabajar con comunidades indígenas. Yo siempre había tenido una gran inquietud, pero dentro de mi ignorancia no sabía cómo desarrollar esta inquietud en algo real en algo tangible. Es decir, yo sabía que yo tenía un llamado a encontrar más de mí misma por medio de los saberes ancestrales de nuestras comunidades, pero no sabía cómo llegar a estos saberes. Por ejemplo, recordaba cuando estaba en el colegio hablando del trabajo ético con comunidades indígenas y yo no sabía cómo llegar a ellas, porque a lo que llegábamos en el colegio era ir a tomar yagé a la Mesa y esa la mayor muestra de nuestra identidad indígena que yo conocía y que no resonaba en mí.   Maestros es el primer proyecto. Hace un año fuimos a trabajar con las comunidades indígenas del Chocó que son los Gunadul y los Embera Chamí, que son comunidades increíblemente generosas, como todos nuestros indígenas (cuando se acerquen a ellos lo verán); pero tienen una particularidad y es que dentro de esta zona del Chocó, y específicamente Quibdó, llegan los que son desplazados de la violencia. Entonces, generalmente para todas las comunidades su zona de asentamiento es clave y es sagrada porque es parte de toda la cultura que ellos necesitan tener, no solo para vivir, sino para continuar siendo la cultura que son esos chagras y sus huertas y de donde sacan toda la parte vegetal,de aceites esenciales y de medicinas ancestrales, etc. Estas comunidades tienen una particularidad: no tienen su terreno. Entonces, llegamos nosotros a repartir, de una manera súper coloquial, trabajo, pero sin entender que esta comunidad tiene una necesidad particular.Cuando uno entiende eso y comienza a trabajar con ellos  se hace un cambio y es que se responsabiliza. Porque no hay posibilidad de que uno llegue a trabajar con estas personas y no sentir una gran responsabilidad. Uno se hace preguntas, primero, porque yo no sabía que eso estaba pasando; segundo,por qué yo que genero algo que pongo en el mundo, no estoy hablando de este tema, porque claro yo no soy ni política ni antropóloga, no hago parte de Artesanías de Colombia, pero yo soy colombiana y yo soy una creativa colombiana y no había querido oír lo que estaba pasando porque uno cree que no oye, pero lo está buscando. Yo llegué al Chocó y dije “wow, yo no puedo seguir hablando de diálogos personales como si en el mundo sólo existiera mi generación, mis mujeres emprendedoras empoderadas y yo Y el resto, ¿dónde está?” Y no sólo eso sino que encontré dentro de ellos y dentro de la parte indígena, no sólo de Chocó sino también de las comunidades del Putumayo, que mi identidad es inminentemente indígena; que parte de ese sinsabor que yo a veces sentía dentro del mundo de la moda y del sistema de la moda,  era por una superficialidad que no iba conmigo y que yo no entendía, que me hacía sentir tan desconectada con mi propia profesión. Tanto que muchas veces sentía que de pronto yo no debía ser diseñadora de modas, porque mi personalidad no se conectaba. Se conectó cuando me dije que como soy inminentemente indígena tengo una responsabilidad y un cambio por hacer al hablar de nuestras comunidades por medio de lo que yo sí sé hacer que es ropa y colecciones que digan algo más. Por eso yo creo que la palabra más bonita que Rocío pudo haber dicho es cambio, porque cambio fue que yo encontré en este tema. Y volviendo al tema de sostenibilidad y ética, dentro de un mundo tan globalizado como en el que estamos el tema que de think global, act local tiene todo el sentido. Nosotros como latinoamericanos y como colombianos tenemos todavía más de donde trabajar, porque tenemos nuestras comunidades vivas y también es nuestra responsabilidad hacer que sigan viviendo.

 

Nuria Carulla -NC: Yo me formé como artista y comencé a trabajar con Artesanías de Colombia. En ese momento, tuve que hacer un cambio en mi cabeza, en mi mentalidad, porque yo trabajaba siempre en piezas únicas y las vendía en exposiciones. Entonces, tuve que pensar “bueno los artesanos no son artistas, ¿cómo voy a llegarles? ¿Cómo voy a transmitirle a un artesano mi conocimiento?” Ahí comencé a ver cómo enseñarles a hacer colecciones y cómo enseñarles a hacer una pieza ícono o madre, para derivar de ahí haciendo más piezas que ayuden a la productividad y al orden en la productividad. También pensaba en cómo conectarme con las comunidades porque uno al principio llega pensando que sabe un montón y cuando se llega, uno no sabe nada. Los artesanos tienen un conocimiento enorme de su oficio de su entorno y tienen un ojo muy educado en el cual uno tiene que creer. Aprender de esa conexión de tú a tú con el artesano, de ese respeto al oficio que hacen y al oficio que tienen y de lo que representan para nosotros como país ese conocimiento y esa identidad. Es importante trabajar para que eso no se muera, para que ellos puedan ganarse la vida porque sino los artesanos no se ganan la vida, los oficios se pierden . Nosotros como diseñadores podemos hacer mucho. Como lo que hizo Manuela, de ir a trabajar con los artesanos, estar con ellos y ayudarles a desarrollar cosas nuevas. Generalmente  los buenos diseños son los que respetan y dejan al artesano seguir como con su tradición de oficio. Nosotros lo que hacemos es ponerles una visión distinta para llegar a otros mercados.


 

3.    El proceso de tomar la decisión de ser una empresa sostenible: implicaciones y retos.

 

MA: Yo quisiera decir que sí, la verdad es que desde dos años pedimos las fichas técnicas de las telas. Voy a comenzar por arriba esto es un paño peruano comprado, se los digo sin ningún problema, en Pisatex;  sus dueños tienen una buena trazabilidad de sus telas, porque ellos hacen el rastreo de cada uno de sus proveedores. Esto es un paño peruano cuando uno pide la ficha técnica, porque no solo se entera cuál es su origen, sino también de qué está hecho. Por ejemplo, esta es una mezcla de lana peruana con políester. Pero ahí, por ejemplo, yo no sabría de dónde sale el políester, si es reciclado (que sería lo ideal), no lo sabría. En el tema de la artesanía,  lo hacemos nosotros mismos. Esto es de una artesana nuestra que se llama Flor Albita y ella hace toda la parte manual de nuestra marca. Esto es una seda mix, también con poliéster. Esta tela, por ejemplo, es de Textiles y Moda; hay un bache muy fuerte y es que cuando nosotros les pedimos las fichas técnicas, en T&M no están acostumbrados a que nadie les vea la ficha. Quiero ser muy honesta: en el momento en el que yo empecé a pedir fichas, todavía no estaba hablando de sostenibilidad y todavía no había trabajado con las comunidades indígenas. La comencé a pedir porque tenía que irme a presentar una colección en París en un showroom y allá si le piden a uno la trazabilidad de la tela, cosa que en está muy bien. No lo hacen en el sentido sostenible, lo hacen para que si uno dice que es seda, sea seda real. Pero a partir de ese momento yo me acostumbré a pedir la ficha y, por ejemplo, aquí en Bogotá me parecía completamente absurdo que tuviera que hacer un proceso de dos semanas, en el que tenía que hablar casi con tres personas de la misma empresa, para que me llegara la ficha técnica, cosa que debería ser pues básica.  La misma vendedora que me vende la tela debería saber de dónde es esta tela y que contiene esta tela, pero estamos tan acostumbrados a no pedir esto que precisamente me toca un proceso de casi dos semanas por tela para que me llegara finalmente la ficha técnica; y a veces pasaban cosas tan locas como que no me llegaba la ficha técnica sino que me llegaba el recibo de compra del proveedor. Lo único que veía yo era que me subían casi cuatro veces el precio de la tela, pero de resto nada más. .

 

Yo sí quiero decir es que acá tenemos un problema serio. Nosotros mismos no estamos pidiendo esta ficha técnica, lo que hace que las mismas empresas textileras no sientan la necesidad de mostrarnos su origen.  Yo la comencé a pedir como un tema de venta en el exterior más que como un tema de sostenibilidad. Y cuando uno es consciente, poquitico menos ignorante, se da cuenta que tiene sentido pedir las fichas técnicas y la trazabilidad. Por ejemplo en Pink Philosophy, para cerrar esta intervención, estamos viendo telas de China que tienen una fama tenaz y tienen toda la razón. Pero hay muchas empresas que sí tienen trazabilidad, entonces lo que hacemos es pedir un documento que tienen ellos  y el es un documento en donde dice: Qué tipo de empresas son, qué clase empleados tienen y cómo se maneja la parte ética de los empleados. Obvio, es un documento que puede ser fácilmente manipulable, pero por lo menos al pedirlo la gente empieza a tener la conciencia de que al entregarlo tiene un documento de ley y uno mismo genera esta presión a la hora de comprarlo.

 

AS: Si se les va a poner en términos del negocio, es un plus, es un valor agregado que se le da a la marca. No solamente el hacerlo, sino tener la libertad y coherencia de comunicarlo, de contarlo, porque sé que puedo hacerlo responsablemente. Esto se puede dejar como una información propia y secreta, pero hoy en día la posibilidad que tenemos de hacerlo transparente de comunicarlo se vuelve un beneficio en el valor que la marca tiene; o, sin duda, volverse en un prejuicio para el valor de la marca. Es lo que le pasa constantemente a estas marcas globales, hay valor de marca en sectores especializados que suben y bajan con los años; ese valor que algunos llaman trademark o knowhow, para algunos es un activo importantísimo para el día en el que la marca se quiera vender, pues tiene un valor relevante, entonces esto o suma o destruye. Acá hay un recurso invaluable y lo cierto es que hay un universo para transformar si se hace bien a través de este recurso aún por explorar.



JCC: Uno sabe que estar en el sector cuero  es tener el estigma de que somos los mayores depredadores del río.Sobre todo porque estamos ubicados en la Cuenca alta, donde nace el río; ahí el río de alguna manera es un bebé,  un caudal muy pequeñito, comparado con el que se ve en el puente de guadua en la calle ochenta. Y siempre el estado del río en todas sus partes, siempre que pasaba un tramo negro y maloliente sus habitantes dicen “estos curtidores de Villa Pinzón como tienen el río de sucio”. Y la verdad sí nosotros sí tenemos parte de la culpa de eso que baja, pero no toda. Cada quien tiene parte de la carga que va allí. Nosotros los curtidores, si trabajamos  24/7 los 365 días, tenemos la capacidad de verter en el río de 200 a 300 litros por segundo. Bogotá, según los datos, tiene la capacidad de verter de 25 a 26 metros cúbicos por segundo sin tratar. En Salitre tratan cuatro metros cúbicos por segundo. Yo no digo que no tengamos la culpa, sino que cada quien tiene su pedazo de responsabilidad. La primera parte para empezar a solucionar el tema que no apareció el 2004 con ciertas variaciones; en el 2014, en el segunda instancia, lo que había que hacer era descontaminar el río  y se dieron setenta órdenes relacionadas con el tema de los vertimiento. Y uno mira lo que está pasando y es que viene alguien de afuera y llega el sector ve que el río es verde; si se sube un poquito más, lo ve todavía cristalino y que produce aún papas. .Es una zona preciosa. ¿Por qué estamos a la orilla de un río? Porque nuestro insumo básico y fundamental es del agua, sino estaríamos en medio del desierto sin ningún problema sin que nadie nos molestará, pero estamos a la orilla de los ríos aquí y en todas partes del mundo. Cuando viene el técnico nos dice “ustedes tienen una falta de método para tratar los residuos de todos ustedes, ¿tienen un sitio donde capacitarse? ¿Dónde actualizarse?  ¿Qué tecnología tienen?” No, no tenemos donde capacitarnos ni actualizarnos. “¿Y ustedes cómo están de la norma? ¿Ustedes están cumpliendo con lo ecológico? ¿Están cumpliendo la parte legal?” No tampoco. “Están mal, están grave. Van a desaparecer como los dinosaurios, no como los curtidores”. Y lo grave es que uno está metido en eso por hacer de pronto rentable la empresa, por la supervivencia, y si no lo que viene es la desaparición de mi empresa y con ello de 130 empresas que había en el censo del 2014. Ahí es donde uno se pone a pensar: bueno, hay que hacer algo. Ya no podemos seguir así, entendiendo que que como curtidores debemos entender la sostenibilidad, tenemos hacer más con menos, a producir cosas mejores cada día,  respetar la naturaleza, cumplir normas. Estar en un gana gana con todos los interesados . Eso es para nosotros sostenibilidad, es recibir el recurso y entregarlo como lo recibimos. Recibimos el agua en unas condiciones y la entregamos tal y como la recibimos. Eso es sostenibilidad.

Lo más difícil es saber que uno tiene que invertir en eso teniendo otras necesidades, pero hay que hacerlo porque es la parte ecológica. Pero la sostenibilidad también tiene que venir desde la norma, desde la ley, tiene que ser rentable; la sostenibilidad no puede ser una carga, tenemos que repartirla por todo el cluster para que realmente opere en el tiempo, que no sea moda ,sino que sea durable, estamos hablando del planeta. Nosotros invertimos en eso, porque creemos que debemos hacerlo. Yo tuve la fortuna de tener un título, pero en Villapinzón no es lo normal: somos muy pocos los que  tuvimos la ventaja de pisar las puertas de una universidad. Hacer todo esto en cierta manera lo ayuda a uno a tener una metodología, a querer el cambio, a tener ciertas ventajas en comparación a alguien que aprendió el oficio de su padre, y heredó unos métodos y unos procesos donde no tuvo la oportunidad y la fortuna de capacitarse. También obviamente la resistencia al cambio es más fuerte y resulta que uno no va cambiando pero el el planeta sí cambia.

 

4.    Retos propios de la cadena de producción de Joyería y Marroquinería y cueros.

 

NC: Bueno, estamos horrorizados con lo que pasa con la extracción de los metales en Colombia. Están acabando con los ríos, con las comunidades que vivían de la extracción del Oro de una forma artesanal; ahora vienen con las dragas, acaban con el lecho del río, botan químicos al río y todas las comunidades se ven afectadas. La gente en el Chocó pasó de salir a pescar su poquito de oro, cogido en una batea de una forma muy artesanal , a tener que caminar kilómetros para ir a buscar el poquito de oro.  El deterioro es tanto en los ríos como en la gente. Nosotros lo único que podemos hacer es comprar materiales que sepamos cuál es su procedencia. Pero hay algo de lo que no hemos hablado y es que lo que produzcamos no sea por producir cualquier objeto. Tenemos que tener en cuenta el valor de los materiales y no comenzar hacer cantidades de cosas que no sirven para nada y que a los dos días se van a dañar. Todas esas empresas que trabajan en lo barato, que hacen cosas que en dos días se desbaratan, derrochan materiales. Como consumidores ya no tenemos esos hábitos de que una prenda dure muchos años. Ahora uno bota a la basura a los dos días y no importa porque cambia la moda. Yo creo que tenemos que volver a lo que hacían los abuelos cuando una prenda se dañaba, que era que cambiaban el cuello atrás y se daban la vuelta a la camisa y esa camisa seguía sirviendo. Todas las medias se remendaban, se cosían y uno seguía con la misma media; la ropa pasaba de uno a otro. Hay que economizar y hay que hacerlo también al producir, ser muy consciente de que lo que producimos es excelente, es de una alta calidad ,es bonito, es duradero en el largo tiempo. El diseño que es bueno no pasa de moda. Yo veo cosas buenas que hoy en día están vigentes, entonces hay que apostarle a eso.

JCC: Bueno el cromo hace parte del estigma.  Siempre lo hemos manejado los curtidores porque el cromo, me perdonan por la lección de química, el cromo tiene dos especies con sus valencias: el cromo + 3 y el cromo + 6. Resulta que el cromo más 6, que ya está súper recontra estudiado ,tiene muchos problemas es cancerígeno, teratogénico, es bioacumulable tiene otras 20 o 30 joyas ahí detrás. El cromo + 3, que tampoco es que sea un santo, tiene varias características como que es bioacumulable, pero no es ni cancerígeno. Por algún desconocimiento siempre se piensa que en las curtiembres usamos + 6. Hace muchos años, cuando yo empecé a trabajar en mi primera curtiembre en el año 84, todavía se hacía ese proceso cromo para curtiembre + 3 a partir de producto que se llama Biocromato de potasio con ese material y por el camino pasamos por el cromo + 6. En este momento no hay cromo +3 y el cromo 6 siempre aparece ND no detectable en los análisis. Por eso es el mito pero realmente los curtiembres no hay cromo, a no ser que haya habido una cosa extraordinaria de reducción Que puede pasar muy raro Pero puede pasar.

 

 

5.  Cómo integrar a todos los actores en cada puntos de la  cadena de valor para garantizar sostenibilidad y responsabilidad en cada paso.

 

Laura Calderón (hija de JCC): Digamos que es algo muy importante cuando uno habla sostenibilidad e incluso nosotros como proveedores no podemos hacerlo finalmente. Nosotros llegamos hasta el cuero. ¿Cómo hacemos para que todas estas características de la sostenibilidad permeen en toda la cadena de valor? Nosotros pensamos que hay que hablarlo con los diseñadores, que son los que finalmente ponen el producto en manos de los consumidores finales. Hay que crear ese puente, ese diálogo entre el diseñador y el empresario; dialogar sobre  qué quiere, que tiene una idea, que tiene un concepto, que tiene una profesión, que quiere desarrollar una colección. ¿Cómo hablar y dialogar con los proveedores, que en nuestro caso somos nosotros, que somos quienes hacemos el cuero? Incluso podemos ampliar mucho más las fronteras porque yo también soy diseñadora, estamos acostumbrados a que uno trabaja con lo que tiene, con lo que encuentra en el mercado. Si nosotros dialogamos entre nosotros podemos crear cosas muy interesantes y ampliar un poco esa frontera que tenemos de trabajar, supuestamente trabajar cocreación, trabajar de la mano, porque a mí me proponen una cosa y miro cómo lo materializamos, cómo un concepto se puede materializar en un material, que a su vez refuerza mucho más una colección con los productos y realmente ese es el planteamiento: ¿cómo conseguir la sostenibilidad? ¿Cómo la logramos entre todos los eslabones? Porque si entre todos los eslabones estuviéramos charlando esta cosa realmente se vuelca y podríamos realmente, entre todos, permear la sostenibilidad en todos los negocios y en toda la cadena de valor en Colombia. Esa es la responsabilidad que tenemos con el mundo y con las personas que usan nuestras cosas. Entonces el diálogo es crucial y justamente es cerrar estos puentes, ponerle  escaleras a los puentes de comunicación entre toda la cadena.

 

6.  Construir un modelo de negocio escalable con base transversal en la sostenibilidad.

 

NC: Pues sí me costó mucho trabajo pensar en  la producción, pero finalmente entendí que me había aportado mucho en mi trabajo como artista, porque en las piezas que uno hace generalmente no hay una corrección, entonces son muchos prototipos. O sea, si uno va de uno a otro se van corrigiendo cosas, pero cuando uno hace un prototipo para ser industrializado tiene que pensar en más asuntos: en el tamaño, en quién lo va a llevar, en el precio, el precio valor percibido. Son un montón de cosas que uno como artista nunca piensa, ni quiere pensar, pero también hay algo que a mí me gusta mucho y es que la gente que no tenga un poder adquisitivo tan alto pueda tener una pieza hecha por uno. Los artistas por medio de piezas unicas solo llegamos a hacer piezas para gente con un poder adquisitivo alto, en cambio con las piezas de producción, más o menos, todo el mundo puede tener algo hecho por uno. Entonces eso me gustó mucho y se vuelve uno más práctico y más productivo porque se pasa de hacer unas 15 y 20 piezas al año, a hacer 400.  Y eso no lo podría hacer sin aprender a sistematizar la producción y a corregir todos los problemas que salgan y a saber que ciertas cosas hay que simplificarlas para que lleguen a todo el mundo y que los diseños muy complicados tienen tres clientes. Entonces aprender todo eso me ha parecido importante y sobre todo poderlo transmitir y enseñarlo a mis alumnos.

 

MA: En MAZ han pasado cosas muy peculiares y es que ahorita estamos cambiando el modelo de negocio porque nos dimos cuenta que nuestra marca no podía mirar atrás y no podía volver a cerrar los ojos a las cuestiones sociales. Queremos que tenga un valor  tan intenso que pueda llegar a cambiar nuestro modelo de negocio y nuestra vida. En MAZ no podemos ni queremos volver a mirar atrás y no trabajar con alguna comunidad. Es decir yo no puedo saber si quiero trabajar siempre con mis comunidades indígenas, pero siempre sí voy a tener estas inquietudes sociales y van a haber muchas personas que nos van a necesitar, llámense  comunidades lgbt, llámese comunidades de presos, etc. Hay muchos cosas por hacer. Entonces esta pregunta es un poco chistosa porque nuestro primer cometido antes era, definitivamente, vender lo que más se pudiera, como ahorita el tema es no vender por vender, sino vender generando un valor , entonces están pasando cosas como que estamos generando muchísimo más interés, posiblemente muchísimas más ventas. Sabemos que contamos con una limitación (y no quiero que suena peyorativamente): nosotros trabajamos con artesanos que están en diferentes partes de Colombia, pero así mismo debemos producir. Entonces pues por ejemplo yo he tenido varias pasarelas y varias colecciones y yo siempre había vendido las muestras, las muestras es el primer prototipo y es el que sale en la pasarela y las meramente por necesidad . Cuando yo comencé a generar un valor tan importante y tan interno y tan profundo con mis propias prendas, después del desfile embera, que es justamente el que estoy haciendo, no las vendí.

 

La razón es que precisamente esta fue la colección hizo todo el  chip y todo el cambio de marca. Pero más allá de eso es que fue el primer elemento artesanal de manos artesanas indígenas que yo tenía en mi poseer de marca. Como persona no lo iba a vender, por más de que yo sí necesitaba la plata. Por un respeto hacia la labor del artesano hemos generado una organización interna muy distinta que antes no teníamos. Todavía necesitamos la plata, pero la estructuras ya nos obliga a ser más respetuosos, incluso no sólo con la labor del oficio, sino con nuestra propia labor. Entonces, oyendo lo que decía Nuria, yo todo el tiempo estoy pensando en mi cabeza en el slow fashion. Cuando hablamos de slow fashion tenemos todos como una definición un poco errada que creemos que es moda lenta por tema de tiempo. Se trata, más allá de desacelerar la producción, de generar realmente un una conexión del producto con el tiempo, una relación profunda del relato. Es decir yo no generó ninguna relación real con un producto de Zara o de H&M porque sencillamente es una cosa de necesidad. Creemos que es una necesidad porque vamos lo compramos y lo desechamos.  Cuando uno sabe que un producto específicamente fue creado, digamos en este caso de MAZ, con unos valores más éticos, valores esenciales sobre promover y potencializar nuestra cultura y ayudar a que los saberes ancestrales no se pierdan, las personas que por alguna razón están interesadas en eso compra la prenda, pagan el valor, pero la sostienen y la mantienen en el tiempo. Y, como decía Nuria, el diseño tendría que ser lo suficientemente perdurable en el tiempo para que no sea de fácil desecho. Pero más allá de la buena calidad, es que yo ya generé una conexión emocional con ese producto, de eso se trata el slow fashion. Entonces ya viéndolo de esa manera la producción sí ha cambiado. Digamos que nosotros ahí estamos, en  escalas más pequeñas, que si alguien quiere reproducirla pues se la reprogramamos a un cliente específico sin problema. Pero nosotros también estamos viendo que tenemos que ser conscientes con los tiempos de los artesanos. Está pasando algo increíble y es chévere, para los que estén interesados en comenzar a trabajar con artesanías y con artesanos y con comunidades indígenas: y es que las mismas comunidades están viendo el valor de su propia cultura artesanal , entonces lo que están es delegando artesanos líderes en cada comunidad. Es importante saber que este tema de sostenibilidad y ética cambia incluso la misma empresa de uno, como decía Ángela, no es solamente que se pueda usar, si no es un tema que tiene que tener un espíritu real adentro para que este tipo de cosas puedan pasar.

 

 

7.  Sellos de sostenibilidad a propósito de discutir que representa ser “Made in Colombia”.



AS: Yo le creo a la iniciativa, esto se convierte en sello. Además hablemos un poco de las modas. Lo que pasó en su momento con el Incontec  y con los sellos de la calidad y con la moda de la calidad, que con el tiempo se volvió un deber. Ahora está de moda el discurso de la sostenibilidad y que hay una responsabilidad en esta trazabilidad de la que estamos hablando. Lo importante es que cada vez nos vamos haciendo más conscientes y lo que sí es cierto y esto sí es un mensaje muy importante es que si hacen parte del negocio sí hay que creerles a estos sellos,  y hay que tenerlos porque ya empiezan a ser parte estructural de lo que somos como negocio y de lo que somos como marca. No es negociable tener o no calidad. Yo soy completamente amiga de que estas iniciativas, pero son relevantes e importantes en la medida en la que yo tenga claro quién soy, en qué parte de la cadena estoy, con qué modelo de negocio estoy trabajando, para quién lo estoy haciendo. En todo esto hay una cantidad de variables: qué producto ofrezco, qué comunicación utilizo, cuál es mi estrategia de marca, cuáles son los canales de distribución y cuál  es el paso a paso de quienes están involucrados. Porque de lo contrario este sello simplemente se convierte en un papeleo más. No se trata de cumplir con un checklist de documentos y de papeles, que de alguna manera yo me levanto el papel y miró a ver cómo cumple con el requisito. No es eso. Es que depende del mío yo soy yo, no soy el papel de Zara, ni el de Pink Philosophy ni el de Manuela. Es el mío, como marca.

 

JCC: No es que crea, sino que es necesario. Necesitamos ese influjo, ese apoyo en general. Que desde el consumidor se pueda averiguar por la cadena de producción,  que si el manufacturero quiere conocer la cadena de producción a uno le digan “bueno usted tiene que tener estos y estos requisitos”. Y lo que alguna vez yo comentaba, hay que empezar desde nosotros la veeduría. Que cuando uno llegue a hablar con un manufacturero lo primero que le pregunten a uno sea “bueno, ¿ustedes ya solucionaron el tema ambiental? Porque el distribuidor me está preguntándome que si es de cuero viene de una curtiembre limpia, que sí cumple por lo menos con la parte ecológica, con la parte ambiental”. Sonará utópico, pero a futuro quisiéramos la etiqueta hecho en Villapinzón, para que cuando usted vea la etiqueta por ahí pegada en alguna parte de su zapato, de su billetera o de su bolso  usted diga claro “este cuero no tiene cromo, este cuero no tiene trabajo infantil, no tiene trabajo esclavo, se gasta muy poco agua, tiene una ecoetiqueta”. Pero ya por lo menos el tema de la ecoetiqueta” lo estamos lo empezando a trabajar y el tema del libre de cromo también lo estamos trabajando ya. Para nosotros sería fundamental el apoyo del consumidor, que comience a preguntar esto y que no sea como siempre lo último. Que puede ser un poco más costoso pero, está hecho de manera responsable, porque así soy yo responsable, porque puedo comprar cosas responsables.

 

Conoce+ Mesa II

 CONOCE +

 

Estudios:

1. Pulse of Fashion Industry, Global Fashion Agenda 2018.

PÁGINAS 7-8 Se enfocan en la importancia de la transparencia en la cadena de valor en el marco de medir cómo está la industria en los temas de sostenibilidad

2. GLOBAL SLAVERY INDEX, Fundación Walk Free

La metodología que se encuentra detrás de sus cálculos de estimaciones incluye medidas de vulnerabilidad, evaluación de respuestas del gobierno, mapeo de productos de riesgo G20, así como el análisis de factores de riesgo en el sector pesquero.

 

3. KNOW THE CHAIN

KnowTheChain es un recurso para empresas e inversores para comprender y abordar los riesgos del trabajo forzoso dentro de sus cadenas de suministro globales. El estudio del 2016 hace un benchmarking con la industria de la moda muy interesante que permite ver patrones comunes en la industria

Podcast:

1. "WARDROBE CRISIS". Episodio 48, Anna Gedda en la metas de sostenibilidad y los retos de H&M.  ¿Puede la moda rápida ser sostenible? ¿La circularidad cambiará fundamentalmente las cosas? ¿Qué tal la transparencia de la cadena de suministro, la colaboración y los recursos de bombeo en la innovación textil? ¿Todo esto está eclipsado por la sombra de la superproducción?

 

Conclusiones Mesa II

 

CONCLUSIONES

 

-La clave para poder garantizar procesos sostenibles y responsables en cada punto de la cadena de valor se encuentra en la colaboración. Crear puentes de diálogo entre diseñadores,  empresarios, costureros, artesanos y proveedores es la única forma de lograr la co creación necesaria para garantizar transparencia en empresas pequeñas o grandes.

 

-La sostenibilidad necesita permear capas  más profundas de la cultura en la cadena de valor. Los proveedores no están acostumbrados a exigir transparencia a quienes les dan la materia prima. A su vez los diseñadores no acostumbran pedir fichas técnicas o pruebas de transparencia a sus proveedores. Las prácticas de sostenibilidad como pedir fichas técnicas son escasa y no son un proceso rutinario de las transacciones en Colombia hoy.

 

-El consumidor tiene el poder de ser el catalizador. Tomar acciones con las decisiones de compra diarias impacta el curso de la demanda del mercado hacia empresas con la sostenibilidad como fundamento de sus prácticas y su producción. Exigir transparencia en los productos que compran es el primer paso.

 

-La diferencia en moda ecológica y moda ética consiste en la intención de ir más allá. La moda ecológica es importante y se trata de garantizar que el impacto al medio ambiente sea el menor posible. La moda ética, en cambio,  necesariamente exige examinar cada proceso y las condiciones de cada persona que interviene en ese proceso.

 

-Es importante que las marcas realmente implementen procesos sostenibles como fundamento de su modelo de negocio y no como valor agregado. La sostenibilidad no debe ser tratada como una estrategia de mercadeo, debe ser parte de los valores core de la empresa.

Octubre

22

2018

Calendario MODA EN COLOMBIA

COLOMBIAMODA (Medellín): 24 al 26 de JULIO

CALIEXPOSHOW (Cali): 28 al 30 de SEPTIEMBRE

BCAPITAL (Bogotá): 17 al 19 de OCTUBRE

BARCÚ (Bogotá): 24 al 29 de OCTUBRE

LAFS (México): 8 al 11 de NOVIEMBRE

MODA VIVA EN EXPOARTESANÍAS (Boogtá): 5 al 18 de DICIEMBRE

La Vida Animada Moda 360
La Vida Animada
chanel
Elogio de la lectura

Sección dedicada a las reseñas de libros cuyos autores tratan asuntos directamente relacionados con la industria de la moda o temas que resultan seductores abordajes a propósito de la estética, la indumentaria y su efecto social, económico, ambiental y político. Leemos con pulcritud y reseñamos obras de variados géneros. Ficción y no ficción cuentan con este espacio en SillaVerde.

La última de las mujeres elegantes -decía- fue Forzane, que inventó una nueva silueta femenina con poses que parecían de un canguro . ¿Recuerdan sus mañanas en la avenida del Bois con su inmensa sombrilla? Podía haber sido abocetada con la línea de una elipse. Después de ella ya no ha habido nadie más. En El Espejo de la Moda de Cecil Beaton (Editorial Vergara).

"Reparó en la presencia de su madre cuando esta lanzó un suspiro quejumbroso. Estaba muy erguida bajo aquel sombrero que llevaba como una bandera de su imaginaria dignidad. Julian tuvo el perverso impulso de quebrantar su entereza." En Cuentos Completos, Todo lo que asciende tiene que converger de Flannery O' Connor. (Editorial Debolsillo)

Bitácora de citas...
e-mail
Sobre nosotras

“Esta revista digital la elaboramos en Bogotá, la ciudad asentada sobre una silla verde, tal como sugiere el escritor Germán Arciniégas al referirse a las montañas orientales que la resguardan.”

ROCIO ARIAS HOFMAN es politóloga y periodista en radio, prensa, televisión y medios digitales. Nació en Madrid y vive en Colombia desde 1994.

En 2012 crea sentadaensusillaverde.com para investigar, escribir y publicar historias sobre la industria de la moda. Sus piezas periodísticas aparecen también en El Espectador, Fucisa, Diners y Vogue Latinoamérica. Participa en conversaciones, foros y actividades académicas. Jurado de los Premios Cromos de Moda 2014; Premios de Diseño Lápiz de Acero 2015, categoría Moda; Premio Festilana 2016; "Se busca diseñador Fucsia" 2016 y 2017. 

En 2017 lanza la plataforma audiovisual La Vida Animada en el canal Youtube en alianza con la firma Expor Mannequins.

Como empresaria funda la compañía SILLAVERDE SAS y la agencia Relatos a fuego lento, enfocadas en la creación de contenidos de moda con énfasis en sostenibilidad y tradición artesanal. Consultora de Artesanías de Colombia desde 2015. Dirige el ciclo de debates MODA 360 de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2015.

En la actualidad, cuenta con un equipo integrado por VALENTINA OSORIO, especialista en comunicaciones e innovación digital y por VERÓNICA SANTAMARÍA, estudiante de Diseño.

Trabajamos siempre en alianza con otras empresas y especialistas de la economía naranja en el desarrollo de nuevos proyectos que fortalezcan las industrias creativas.

EDITORIAL GRÁFICO

Alicia en el país de las maravillas es el punto de partida para tantas actividades creativas. Una de ellas la protagoniza el talento de Amalia Restrepo con esta serie que hemos titulado Alicia a una tinta. SillaVerde y la ilustradora colombiana, mezclamos estos fabulsos dibujos y textos escritos a propósito del vestuario y la temática heredada de Lewis Carroll.

pinzas

Amalia Restrepo 1

pinzas

Amalia Restrepo 2

pinzas

Amalia Restrepo 3

pinzas

Amalia Restrepo 4

pinzas

Amalia Restrepo 5

pinzas

Amalia Restrepo 6

pinzas

Amalia Restrepo 7